Rein­ter­pre­tan­do la Pri­ma­ve­ra Ára­be- Manuel Nava­rre­te

Ses­go ana­lí­ti­co

Si hay algo que la izquier­da debe­ría tener meri­dia­na­men­te cla­ro es que los medios de comu­ni­ca­ción son mul­ti­na­cio­na­les y, en con­se­cuen­cia, cons­tru­yen sus noti­cias en fun­ción de los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les.

Sor­pren­de, por tan­to, ver que para muchos auto­con­si­de­ra­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas las revuel­tas en los paí­ses ára­bes serían, al igual que para la pren­sa o la tele­vi­sión bur­gue­sas, “con­cen­tra­cio­nes pací­fi­cas” de “indig­na­dos” con­vo­ca­das por “face­book o twit­ter” en con­tra de “dic­ta­do­res popu­lis­tas” y en pos de ins­tau­rar una “demo­cra­cia” bur­gue­sa.

Una visión tan tre­men­da­men­te ses­ga­da (y anti­mar­xis­ta) sólo pue­de pro­ve­nir de la mis­ma inge­nua auto­com­pla­cen­cia que lle­va a muchos al frí­vo­lo paci­fis­mo, a tra­tar de con­ven­cer a la poli­cía de nues­tra inma­cu­la­da bene­vo­len­cia, a idea­li­zar la mani­fes­ta­ción (con­ver­ti­da en un paseo fol­cló­ri­co y guay más pro­pio de Car­linhos Brown que de obre­ros real­men­te preo­cu­pa­dos por su dra­má­ti­ca situa­ción) como el úni­co méto­do de lucha posi­ble.

¿El úni­co? No. Tam­bién está el cir­co elec­to­ral, al que muchas capi­llas tra­tan de pre­sen­tar­se. Y todo ello en un momen­to en el que, pre­ci­sa­men­te, las masas empie­zan a com­pren­der que “lo lla­man demo­cra­cia y no lo es”, que “no nos repre­sen­tan” y que, en suma, votar qué par­ti­do te macha­ca­rá des­de el par­la­men­to no es demo­cra­cia. Olvi­dan­do, por tan­to, el papel que debe tener una orga­ni­za­ción de van­guar­dia. Retra­san­do el nivel de con­cien­cia de las masas. Refor­zan­do su alie­na­ción polí­ti­ca y sus ilu­sio­nes demo­crá­ti­co-bur­gue­sas.

Cau­sas pro­fun­das

Tal vez por­que todo está inter­re­la­cio­na­do, cla­ri­fi­car lo acae­ci­do en el mun­do ára­be pue­de ayu­dar­nos a mejo­rar nues­tro diag­nós­ti­co sobre las tareas pen­dien­tes aquí, en la metró­po­li del impe­rio. Y es que, des­de una pers­pec­ti­va mar­xis­ta (o sim­ple­men­te seria) las raí­ces de las revuel­tas ára­bes no deben bus­car­se en la esca­sa “divi­sión de pode­res” o en las imper­fec­tas “Cons­ti­tu­cio­nes” de esos paí­ses, sino en la depen­den­cia eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra de esos paí­ses, el enor­me endeu­da­mien­to inmo­bi­lia­rio de los hoga­res, la geo­po­lí­ti­ca de los hidro­car­bu­ros y el inter­ven­cio­nis­mo de los dis­tin­tos blo­ques impe­ria­lis­tas.

No esta­mos ante movi­mien­tos “espon­tá­neos”, sino ante diná­mi­cas popu­la­res de lar­ga dura­ción, que hun­den sus raí­ces en las Revuel­tas del Pan de los años 70 y 80, que fue­ron pro­vo­ca­das por los pro­gra­mas de ajus­te estruc­tu­ral o, por emplear la nomen­kla­tu­ra actual, por los “pla­nes de aus­te­ri­dad” del FMI.

A fina­les de 2010 se vol­vió a pro­du­cir un repun­te his­tó­ri­co de los pre­cios mun­dia­les de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Esta fue la chis­pa que hacía fal­ta para des­en­ca­de­nar el pro­ce­so. Pero si las cau­sas no son las que nos decía la tele, tam­po­co lo fue­ron los méto­dos. El sabo­ta­je, el blo­queo de carre­te­ras, la huel­ga y el enfren­ta­mien­to direc­to con las fuer­zas del orden fue­ron la ver­da­de­ra cara de la pri­ma­ve­ra ára­be, más allá de paci­fis­mos idea­li­za­dos que olvi­dan que si el gol­pe lo reci­bes sola­men­te tú, la vio­len­cia no des­apa­re­ce sino que per­pe­túa la injus­ti­cia, y que la India pos­te­rior a Gandhi siguió y sigue sien­do una socie­dad de cas­tas.

Ade­más, la olea­da huel­guís­ti­ca en Egip­to, por ejem­plo, se desa­rro­lló con­tra la volun­tad de la Fede­ra­ción Nacio­nal de Sin­di­ca­tos Egip­cios, que repre­sen­ta algo simi­lar a las CC OO y UGT del Esta­do espa­ñol. En Túnez suce­dió casi exac­ta­men­te igual: las huel­gas fue­ron pro­mo­vi­das por los tra­ba­ja­do­res, total­men­te al mar­gen de la Unión Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res Tune­ci­nos, que las recha­zó explí­ci­ta­men­te. Lo mis­mo podría decir­se en el caso de Arge­lia: la Unión Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res Arge­li­nos era con­ci­lia­do­ra y opues­ta a las movi­li­za­cio­nes. Esto es algo de lo que muchos auto­de­no­mi­na­dos anti­ca­pi­ta­lis­tas, con su insis­ten­cia en seguir den­tro de los sin­di­ca­tos del régi­men (CC OO y UGT) para “cam­biar­los des­de den­tro”, debe­rían apren­der.

Caren­cias orga­ni­za­ti­vas

La pri­ma­ve­ra ára­be ha care­ci­do de líde­res o acto­res polí­ti­cos cla­ros. Nada más fácil de idea­li­zar para un sec­tor inge­nuo del Movi­mien­to 15‑M. Sin embar­go, ha sido esa caren­cia de estruc­tu­ras cla­ras que fun­cio­na­ran como el ger­men de un nue­vo Poder Popu­lar el que ha hecho nau­fra­gar los pro­ce­sos. Inclu­so en aque­llos casos en los que los gobier­nos han sido tum­ba­dos, como en Túnez y Egip­to, ha sido impo­si­ble evi­tar que la gober­nan­za sea con­quis­ta­da por hom­bres de nego­cios que aho­ra se repar­ten los car­gos en los minis­te­rios y ace­le­ran las pri­va­ti­za­cio­nes.

Las revuel­tas han ata­ca­do la par­te visi­ble de los sis­te­mas polí­ti­cos, como por ejem­plo las fami­lias en el poder. Pero no han arre­me­ti­do con­tra el entra­ma­do de dis­po­si­ti­vos de rapi­ña eco­nó­mi­ca teji­do por esas y otras fami­lias. De este modo, las legí­ti­mas revuel­tas popu­la­res pare­cen haber sido derro­ta­das, al ser apro­ve­cha­das por una oli­gar­quía que, ade­más, ha agra­va­do las divi­sio­nes con­fe­sio­na­les y etno-cul­tu­ra­les exis­ten­tes, apar­te de acor­dar con el impe­ria­lis­mo la segu­ri­dad de las inver­sio­nes extran­je­ras y la de Israel, así como el con­trol de la emi­gra­ción o las pri­va­ti­za­cio­nes desea­das por las mul­ti­na­cio­na­les.

Vis­to esto, y a des­pe­cho de mucho indig­na­do, nadie serio pue­de decir que la ausen­cia de acto­res polí­ti­cos cla­ros y de lide­raz­gos ha sido posi­ti­va en pos de la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos de estos movi­mien­tos.

Mani­pu­la­cio­nes impe­ria­lis­tas

Tam­bién habría que hablar de Bah­réin, cuyo levan­ta­mien­to fue sofo­ca­do por una inter­ven­ción mili­tar sau­dí, sin reci­bir la menor soli­da­ri­dad por par­te de una pro­gre­sía euro­pea (y, lo que es peor, a menu­do euro­peís­ta) que, tal vez, espe­ra­ba a que la tele le avi­sa­ra de que debía con­de­nar estos actos per­pe­tra­dos por un país ami­go del rey y de las petro­le­ras.

Pero, sin embar­go, el pun­to más polé­mi­co de este asun­to ata­ñe a lo acae­ci­do en Libia y Siria. Comien­zan aquí las curio­si­da­des. A dife­ren­cia de lo suce­di­do en Túnez, Egip­to, Arge­lia, Marrue­cos o Bah­rein, los gobier­nos de los paí­ses impe­ria­lis­tas sí se han pro­nun­cia­do inme­dia­ta­men­te para apo­yar a los “rebel­des” libios y sirios. Otro dato sig­ni­fi­ca­ti­vo es que, a dife­ren­cia de en el res­to de paí­ses, en Libia y Siria el movi­mien­to obre­ro no ha teni­do nin­gún pro­ta­go­nis­mo en esta revuel­ta (los comu­nis­tas sirios, direc­ta­men­te, han adver­ti­do de una ope­ra­ción orga­ni­za­da des­de el exte­rior y simi­lar a la de Libia).

San­tia­go Alba Rico nos ha recor­da­do que no debe­mos sim­pli­fi­car las cosas hacien­do, auto­má­ti­ca­men­te, lo con­tra­rio de lo que hagan nues­tros gobier­nos o medios de comu­ni­ca­ción. Y es cier­to. Sin embar­go, tam­po­co debe­mos caer en los siguien­tes peli­gros:

  1. El orien­ta­lis­mo de creer que todo lo que ocu­rra en todos los paí­ses ára­bes va a ser exac­ta­men­te lo mis­mo, ana­li­zan­do reali­da­des tan com­ple­jas como una sim­ple uni­dad.
  2. El error de con­si­de­rar que los pro­ce­sos son sim­ples, es decir, que no pue­den tener fases suce­si­vas en las que se modi­fi­quen sus acto­res o su carác­ter de cla­se.

Este segun­do error es par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te, por­que impo­si­bi­li­ta enten­der lo acae­ci­do. Y es que el pro­ce­so libio ha teni­do dos fases cla­rí­si­mas, que, sor­pren­den­te­men­te, pare­cen haber pasa­do inad­ver­ti­das a los más com­ple­jos pen­sa­do­res:

  1. En un pri­mer momen­to, se pro­du­je­ron una serie de pro­tes­tas en la Cire­nai­ca, real­men­te repri­mi­das por el gobierno libio (aun­que, sí, dicha repre­sión fue­ra osten­to­sa­men­te exa­ge­ra­da por la pren­sa capi­ta­lis­ta).
  2. Pero pron­to se entró en una segun­da eta­pa: con la reso­lu­ción 1974 de la ONU se creó una “zona de exclu­sión aérea”, que supo­nía, hablan­do en pla­ta, bom­bar­dear a las tro­pas libias, supues­ta­men­te para fre­nar la repre­sión. Sin embar­go, inme­dia­ta­men­te, los bom­bar­deos de la OTAN se des­via­ron hacia un obje­ti­vo muy dife­ren­te y no auto­ri­za­do por la reso­lu­ción: derro­car al gobierno y reem­pla­zar­lo por un gobierno basa­do en los títe­res del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción.

Es decir, den­tro del pro­ce­so libio exis­ten dos fases suce­si­vas: la pri­me­ra, podía ser apo­ya­da por la izquier­da, en tan­to que legí­ti­ma movi­li­za­ción popu­lar. Pero la segun­da, al ser lide­ra­da por el reac­cio­na­rio CNT, y ade­más en alian­za con la OTAN (que no tie­ne en su agen­da apo­yar pro­ce­sos eman­ci­pa­do­res), no pue­de ser defen­di­da por nadie que se con­si­de­re de izquier­das.

Con­fu­sio­nes sem­bra­das

Sin embar­go, la con­fu­sión fue sem­bra­da por inte­lec­tua­les como Gil­bert Ach­car, vin­cu­la­do al NPA fran­cés, que defen­dió que, en este excep­cio­nal caso, la OTAN tra­ta­ba de “sal­var vidas”, ya que la repre­sión de Gada­fi era para este inte­lec­tual más letal que la pro­pia OTAN. Eso mis­mo afir­ma­ban preo­cu­pa­dos unos medios de comu­ni­ca­ción que, no tan apo­ca­líp­ti­cos, han silen­cia­do duran­te déca­das las atro­ci­da­des come­ti­das por el Esta­do terro­ris­ta de Israel con­tra la pobla­ción pales­ti­na.

No fal­ta­ron tam­po­co par­ti­dos trots­kis­tas como el anti­guo PRT (que aho­ra ha usur­pa­do las siglas de “Corrien­te Roja”) insis­tien­do en la idea de que cual­quier posi­ción anti-inje­ren­cis­ta impli­ca­ba “ali­near­se con un dic­ta­dor como Gada­fi”, a pesar de que ellos mis­mos mos­tra­ran una pos­tu­ra anti-inje­ren­cis­ta sólo unos años antes, cuan­do se per­pe­tró la inva­sión con­tra el Irak de Sadam Hus­sein (tirano don­de los hubie­ra y repre­sor del pue­blo kur­do).

Por suer­te, los sec­to­res más sanos de la izquier­da com­pren­die­ron ense­gui­da que el apo­yo al pro­ce­so era sen­ci­lla­men­te inad­mi­si­ble para alguien de izquier­das, a la vis­ta del carác­ter de cla­se del movi­mien­to real­men­te exis­ten­te tras el ini­cio de la segun­da fase del pro­ce­so libio. Un movi­mien­to gol­pis­ta arma­do con arma­men­to pesa­do por la OTAN, como esci­sión del poder de Gada­fi, lide­ra­do por anti­guos cola­bo­ra­do­res (e inclu­so ex minis­tros) de éste, ade­más de por los fun­da­men­ta­lis­tas reac­cio­na­rios de Al Qae­da, y lejos de corres­pon­der a unos par­ti­da­rios de cual­quier tipo de demo­cra­cia popu­lar.

Las tri­bus del Este iban con­quis­tan­do terri­to­rios en detri­men­to de las del Oes­te y, a dife­ren­cia de lo suce­di­do en Egip­to y Túnez, nin­gu­na fuer­za obre­ra o al menos civil ha repre­sen­ta­do un con­tra­po­der fren­te al CNT. La pobla­ción negra del sur de Libia y los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes del Áfri­ca sub­saha­ria­na han sido masa­cra­dos por los “rebel­des”. El CNT ha acor­da­do con los paí­ses de la OTAN impli­ca­dos en la inva­sión y el derro­ca­mien­to de Gada­fi la prio­ri­dad en los futu­ros con­tra­tos del petró­leo y el gas libios (una rique­za natu­ral eva­lua­da en 400.000 millo­nes de dóla­res). La Sha­ria o Ley Islá­mi­ca ha sido ins­tau­ra­da, sin espe­rar a nin­gu­na con­sul­ta popu­lar.

Inexis­ten­tes rec­ti­fi­ca­cio­nes

Pero, eso sí, nadie en la izquier­da ha vis­to la nece­si­dad de rec­ti­fi­car. Lejos de rec­ti­fi­car, muchos se empe­ñan en caer por segun­da vez en la mis­ma pie­dra, defen­dien­do el carác­ter bucó­li­co y revo­lu­cio­na­rio del CNS (Con­se­jo Nacio­nal Sirio), a todas luces simi­lar al CNT libio. Y todo pare­ce indi­car que harán lo pro­pio en Irán o cual­quier otro país cuan­do la pren­sa y la OTAN lo requie­ran.

Y, sin embar­go, por supues­to Libia no era Cuba. No era un mode­lo a seguir. Lle­va­ba años abrien­do sus puer­tas a las mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras. El gobierno era auto­ri­ta­rio. Pero no debe olvi­dar­se un hecho: los medios de comu­ni­ca­ción bus­ca­ron seña­les de mise­ria en Libia para tra­tar de expli­car la revuel­ta que se esta­ba pro­du­cien­do. Fue en vano.

Esta­mos hablan­do del que era el país con mayor nivel de vida de Áfri­ca. Un país que con­ta­ba con fuer­tes polí­ti­cas socia­les (en agua, elec­tri­ci­dad, vivien­da), nume­ro­sos cré­di­tos (a menu­do a fon­do per­di­do) y gene­ro­sas sub­ven­cio­nes esta­ta­les, posi­bi­li­ta­das por unos gran­des ingre­sos petro­le­ros para una pobla­ción no muy nume­ro­sa. Se pien­se lo que se pien­se de Gada­fi, la des­apa­ri­ción de todas esas polí­ti­cas socia­les que ha con­lle­va­do la lle­ga­da al poder del CNT es una noti­cia catas­tró­fi­ca des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria.

Con­clu­sio­nes

Pero lo sé: muchos pen­sa­rán que no debe­ría haber intro­du­ci­do el párra­fo ante­rior. No fal­ta­rá el lis­to que diga que eso impli­ca “apo­yar dic­ta­do­res”. Debe­ría estar acom­ple­ja­do, por opor­tu­nis­mo y cobar­día polí­ti­ca. Debe­ría silen­ciar reali­da­des socia­les por mie­do a lo que digan de mí. Sin embar­go, creo que, al menos, ten­drá que admi­tir­se que el hecho de que la pobla­ción vivie­ra con dig­ni­dad pue­de emplear­se como irre­fu­ta­ble argu­men­to de que esa rebe­lión popu­lar de la Cire­nai­ca, impo­ten­te y mino­ri­ta­ria, sólo pudo ser cata­pul­ta­da al poder des­de el exte­rior.

Por otro lado, des­de el Esta­do espa­ñol, poco podía­mos hacer por pro­vo­car una desea­ble revo­lu­ción que aca­ba­ra con Gada­fi e ins­tau­ra­ra un poder socia­lis­ta en Libia para pro­fun­di­zar las con­quis­tas socia­les. Sin embar­go, sí podía­mos gene­rar una corrien­te de opi­nión públi­ca opues­ta a las aven­tu­ras impe­ria­lis­tas del ejér­ci­to espa­ñol y de la OTAN, en pos de dete­ner sus inmi­se­ri­cor­des bom­bar­deos, de impe­dir la sali­da de los avio­nes. ¿Aca­so lo hici­mos?

Las lec­cio­nes que pode­mos extraer de las revuel­tas ára­bes, de sus derro­tas y de sus ins­tru­men­ta­li­za­cio­nes están cla­ras. No debe­mos emplear los pode­res del sis­te­ma, inclu­yen­do a sus sin­di­ca­tos ven­di­dos, sino que debe­mos gene­rar nues­tro pro­pio con­tra­po­der popu­lar. No debe­mos con­ten­tar­nos con aca­bar con las mani­fes­ta­cio­nes más odio­sas y super­fi­cia­les del sis­te­ma, dejan­do el poder vacío, sino que debe­mos ocu­par el poder y trans­for­mar­lo. No debe­mos con­fiar en las “revo­lu­cio­nes de colo­res” que pro­mue­va el impe­ria­lis­mo, sino tener un cri­te­rio pro­pio e inde­pen­dien­te de los medios de comu­ni­ca­ción.

Hemos habla­do de derro­tas, pero el mun­do es una cal­de­ra. Tal vez vaya­mos per­dien­do, pero no hemos per­di­do. Tal vez no sean tiem­pos tan malos para los revo­lu­cio­na­rios. Los pode­res tiem­blan ante unas masas que comien­zan a des­per­tar, a com­pren­der que las car­tas están mar­ca­das, que hay que rom­per la bara­ja.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *