“La huel­ga estu­dian­til en Que­bec. Una pri­ma­ve­ra arce de cua­dros rojos*”

Todo empe­zó por la deci­sión del gobierno de Que­bec de aumen­tar un 75%, en un perio­do de cin­co años a par­tir de la sesión de oto­ño de 2012, la matri­cu­la­ción uni­ver­si­ta­ria que actual­men­te es de 2.168 dóla­res por un año com­ple­to (10 cur­sos de 3 cré­di­tos). La matrí­cu­la se inde­xa­ría con la infla­ción en años ulte­rio­res. Esta pro­po­si­ción ha sido pos­te­rior­men­te esca­la­da a sie­te años en lugar de cin­co. En Que­bec, la edu­ca­ción es gra­tui­ta en las escue­las públi­cas en todos los nive­les de ense­ñan­za excep­to a nivel uni­ver­si­ta­rio. Fue el resul­ta­do de la “Revo­lu­ción Tran­qui­la” de los años 1960, den­tro del mar­co de una impor­tan­te refor­ma del sis­te­ma de edu­ca­ción tras el perio­do de la “Gran Oscu­ri­dad” del régi­men auto­ri­ta­rio del pri­mer minis­tro Mau­ri­ce Duples­sis. La gra­tui­dad de la ense­ñan­za uni­ver­si­ta­ria, con­si­de­ra­da como muy one­ro­sa enton­ces, era un obje­ti­vo a lograr en el medio pla­zo. Como miem­bro de la UNESCO, Cana­dá tam­bién ha sus­cri­to, entre otras cosas, el Pac­to inter­na­cio­nal rela­ti­vo a los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les que en el artícu­lo 13 esti­pu­la: “la ense­ñan­za supe­rior debe hacer­se igual­men­te acce­si­ble a todos, sobre la base de la capa­ci­dad de cada uno, por cuan­tos medios sean apro­pia­dos, y en par­ti­cu­lar por la implan­ta­ción pro­gre­si­va de la ense­ñan­za gra­tui­ta”.

Aun­que este obje­ti­vo nun­ca se reali­zó, Que­bec sigue sien­do la pro­vin­cia de Cana­dá don­de la matrí­cu­la uni­ver­si­ta­ria es menos ele­va­da. En esto se apo­ya el gobierno para sos­te­ner que se impo­ne un ajus­te al alza y que los estu­dian­tes deben “pagar su jus­ta par­te” en la finan­cia­ción de la for­ma­ción de la que se bene­fi­cian. “Con­ge­la­do” duran­te 20 años a su nivel de 1968, 500 dóla­res por cur­so, el pre­cio de matri­cu­la­ción uni­ver­si­ta­ria se tri­pli­có al prin­ci­pio de los años 1990, y des­pués de nue­vos aumen­tos de 100 dóla­res por año duran­te los cin­co últi­mos años se ha lle­ga­do a los 2.168 dóla­res de la actua­li­dad. El nue­vo aumen­to gra­dual en sie­te años que debe entrar en vigor en oto­ño lo ele­va­rá a 3.946 dóla­res en 2018 – 2019. El gobierno sos­tie­ne que esta can­ti­dad no hará más que poner al día la suma de 1.968 dóla­res tal y como hubie­ra aumen­ta­do al rit­mo de la infla­ción duran­te este perio­do de 50 años.

En pri­mer lugar este razo­na­mien­to rom­pe con el con­sen­so gene­ral que era redu­cir las tasas has­ta la gra­tui­dad, con­si­de­ran­do que la edu­ca­ción es un bien común en el que tan­to los cos­tos de finan­cia­ción como sus ven­ta­jas deben ser com­par­ti­das por el con­jun­to de la colec­ti­vi­dad. Pero tam­bién des­cui­da los “gas­tos cone­xos” o “gas­tos ins­ti­tu­cio­na­les obli­ga­to­rios”, que se agre­ga­ron a la matrí­cu­la en los últi­mos años has­ta lle­gar hoy a can­ti­da­des que se ele­van a 650 dóla­res por año.

Una movi­li­za­ción pode­ro­sa

Acti­va­da a prin­ci­pios de febre­ro, la huel­ga, que ha entra­do en su quin­ce­na sema­na el 21 de mayo, ha movi­li­za­do cen­te­na­res de miles de estu­dian­tes en los cam­pus de los cole­gios y en las uni­ver­si­da­des e inclu­so ha expe­ri­men­ta­do bre­ves huel­gas en soli­da­ri­dad en algu­nas escue­las de secun­da­ria. Las pro­tes­tas estu­dian­ti­les se han carac­te­ri­za­do por un sin­nú­me­ro de accio­nes de soli­da­ri­dad, por la orga­ni­za­ción de pique­tes des­ti­na­dos a blo­quear el acce­so a las aulas uni­ver­si­ta­rias y de los cole­gios que fue­ron deci­di­das por vota­ción demo­crá­ti­ca en favor de la huel­ga, por cen­te­na­res de mani­fes­ta­cio­nes en varias ciu­da­des, por gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes de las cua­les las del 22 de mar­zo, 22 de abril y 22 de mayo, que reu­nie­ron más de 200.000 per­so­nas en Mon­treal, y por mani­fes­ta­cio­nes noc­tur­nas regu­la­res la 29ª de las cua­les tuvo lugar el 22 de mayo. Las movi­li­za­cio­nes se han carac­te­ri­za­do tam­bién por una vio­len­ta repre­sión poli­cial que ha rea­li­za­do miles de deten­cio­nes y pro­vo­ca­do gra­ves heri­das a los mani­fes­tan­tes ata­ca­dos con porras, gas pimien­ta, bom­bas de soni­do y balas de plás­ti­co o de cau­cho de las uni­da­des de cho­que de las bri­ga­das anti­dis­tur­bios. Opues­tos a la vio­len­cia y deci­di­dos a excluir­la de sus filas, el movi­mien­to estu­dian­til ha sido, sin embar­go, inca­paz de erra­di­car la acción de mato­nes infil­tra­dos en las mani­fes­ta­cio­nes, lo que ha pro­por­cio­na­do un pre­tex­to a las accio­nes bru­ta­les de la poli­cía y ha ser­vi­do de argu­men­to al gobierno deseo­sos de atri­buir­les la res­pon­sa­bi­li­dad de actos van­dá­li­cos come­ti­dos por ele­men­tos aje­nos a las movi­li­za­cio­nes. Mon­treal vibra coti­dia­na­men­te al son de las patru­llas que se des­pla­zan en trom­ba de un lugar al otro al son de los mani­fes­tan­tes, y de los heli­cóp­te­ros que vigi­lan las ope­ra­cio­nes des­de el cie­lo.

El movi­mien­to huel­guis­ta ha mani­fes­ta­do una extra­or­di­na­ria madu­rez polí­ti­ca y una excep­cio­nal deter­mi­na­ción en la defen­sa de la volun­tad de cam­biar las cosas. Ha hecho pal­pa­ble y de mane­ra con­tun­den­te la arro­gan­cia y el carác­ter retró­gra­do de una cama­ri­lla en el poder que está pre­pa­ra­da para todo por tal de pre­ser­var sus pri­vi­le­gios y sus valo­res obso­le­tos. Ha demos­tra­do un inmen­so talen­to y una remar­ca­ble crea­ti­vi­dad en vin­cu­lar a la acción mili­tan­te el arte vivo de la resis­ten­cia. Lo hemos vis­to en las pan­car­tas, car­te­les, letre­ros, dis­fra­ces, maqui­lla­jes, el des­nu­do par­cial de algu­nas mani­fes­tan­tes con los pechos pin­ta­dos con un sim­ple recua­dro rojo, pero tam­bién en el tea­tro, la paro­dia y la can­ción. A modo de ejem­plo, remi­to a los lec­to­res y lec­to­ras de este artícu­lo a los vídeos “Lip­dub rou­gey “Tri­bu­nal du peuple des con­dam­nés d’avance”, y la can­ción de Aria­ne Mof­fatt titu­la­da “Jeu­di, 17 mai 20121, acce­si­bles en inter­net.

La resis­ten­cia estu­dian­til se ha gana­do el cari­ño y apo­yo de la pobla­ción. Entre los ense­ñan­tes en pri­mer lugar, pro­fe­so­res y aso­cia­dos de cole­gios y uni­ver­si­da­des, y sus sin­di­ca­tos, fede­ra­cio­nes y cen­tra­les. La agru­pa­ción “Pro­fe­so­res con­tra el aumen­to”2 en par­ti­cu­lar, cons­ti­tui­da des­de el prin­ci­pio de la huel­ga, ha mul­ti­pli­ca­do las ini­cia­ti­vas de apo­yo a los estu­dian­tes, en los pique­tes y con diver­sas ini­cia­ti­vas, al igual que los orga­nis­mos de defen­sa de los dere­chos y las liber­ta­des y nume­ro­sas per­so­na­li­da­des. El círcu­lo de artis­tas les ha ofre­ci­do un sóli­do apo­yo. Cabe men­cio­nar la gala de Jutra, que reco­no­ce todos los años a los par­ti­ci­pan­tes del ámbi­to del cine que­be­qués, don­de una mayo­ría de artis­tas exhi­bie­ron el cua­dro rojo sím­bo­lo de las movi­li­za­cio­nes. Las mues­tras de apo­yo a la cau­sa estu­dian­til están tam­bién muy exten­di­da entre la pobla­ción en gene­ral.

Los “dere­chos indi­vi­dua­les” enfren­ta­dos a los dere­chos colec­ti­vos

Ni que decir tie­ne que los opo­nen­tes a la acción estu­dian­til no han repa­ra­do en esfuer­zos para blo­quear­les el paso, en pri­me­ra línea el gobierno del Par­ti­do Libe­ral diri­gi­do por el pri­mer minis­tro Jean Cha­rest. Feroz­men­te deci­di­do a aumen­tar el cos­te de matri­cu­la­ción, ha cerra­do la puer­ta a cual­quier con­ce­sión y se ha nega­do a nego­ciar con las aso­cia­cio­nes estu­dian­ti­les, con­tan­do con un reflu­jo del movi­mien­to que nun­ca lle­gó. No con­sin­tió empren­der un diá­lo­go con las aso­cia­cio­nes estu­dian­ti­les has­ta que in extre­mis, des­pués de 11 sema­nas de huel­ga, se hizo evi­den­te que los cur­sos corrían el ries­go de estar irre­me­dia­ble­men­te com­pro­me­ti­dos. Aún así, lo ha hecho con una acti­tud de no-reco­no­ci­mien­to de la acción estu­dian­til como movi­mien­to colec­ti­vo de huel­ga deci­di­do demo­crá­ti­ca­men­te por las aso­cia­cio­nes que repre­sen­tan a los estu­dian­tes, y un no-reco­no­ci­mien­to de éstas como ver­da­de­ras orga­ni­za­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas de los mis­mos. Des­pués de haber recha­za­do dis­cu­tir con la par­te más radi­cal del movi­mien­to, la Coa­li­ción Amplia para una Soli­da­ri­dad Sin­di­cal de Estu­dian­tes (CLASSE) 3 bajo el pre­tex­to de que la coa­li­ción recha­za­ba con­de­nar explí­ci­ta­men­te la vio­len­cia, Cha­rest ha final­men­te acep­ta­do con­tra su volun­tad por­que la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios (FEUQ) 4 y la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes de Ins­ti­tu­tos (FECQ)5 habían exi­gi­do su par­ti­ci­pa­ción. Una cuar­ta fede­ra­ción, la Mesa de Con­cer­ta­ción Estu­dian­til del Que­bec (TACEQ)6 tam­bién ha for­ma­do par­te de las dis­cu­sio­nes.

Las úni­cas nego­cia­cio­nes que han teni­do lugar entre el gobierno y las cua­tro agru­pa­cio­nes se lle­va­ron a cabo a lo lar­go de 20 horas con­se­cu­ti­vas. Empe­za­ron el 4 de mayo para ter­mi­nar al día siguien­te, a pesar de que se pro­du­cían vio­len­tos enfren­ta­mien­tos entre mani­fes­tan­tes y poli­cías en la peque­ña ciu­dad de Vic­to­ria­vi­lle dón­de el Par­ti­do Libe­ral reu­nió su Con­se­jo Gene­ral para ale­jar­se de Mon­treal. El resul­ta­do de las nego­cia­cio­nes fue un acuer­do en el que a los repre­sen­tan­tes estu­dian­ti­les les toma­ron el pelo. Afor­tu­na­da­men­te, este acuer­do fue recha­za­do masi­va­men­te por los miem­bros de las cua­tro orga­ni­za­cio­nes. Recha­zan­do reto­mar las dis­cu­sio­nes y ale­gan­do al mis­mo tiem­po que se encon­tra­ban en un calle­jón sin sali­da y la urgen­cia de salir de él, el gobierno recu­rrió a la impo­si­ción de una ley de excep­ción de extre­ma seve­ri­dad, intro­du­ci­da por un pro­yec­to de ley desig­na­do como pro­yec­to de ley 78.

Antes de la adop­ción de esta ley, los estu­dian­tes que se opo­nían a la con­ti­nua­ción de la huel­ga se diri­gie­ron a los tri­bu­na­les para pedir que orde­na­ran reto­mar los cur­sos, ale­gan­do su dere­cho a reci­bir los ser­vi­cios por los cua­les habían paga­do. Los jue­ces del Tri­bu­nal Supe­rior que se ocu­pa­ban de estas deman­das han otor­ga­do e impues­to, con­tra las más ele­men­ta­les con­si­de­ra­cio­nes peda­gó­gi­cas, que las cla­ses se den a uno, dos, tres o cua­tro estu­dian­tes, en nom­bre de su supues­to “dere­cho indi­vi­dual a los estu­dios”. La res­pues­ta estu­dian­til con pique­tes masi­vos ha hecho que las admi­nis­tra­cio­nes de los cen­tros afec­ta­dos se die­ran cuen­ta de la impo­si­bi­li­dad de cum­plir con estos man­da­tos. Nos encon­trá­ba­mos fren­te a la abe­rran­te situa­ción en la que los pro­fe­so­res están for­za­dos por un orden judi­cial a dar cla­ses a un ínfi­mo puña­do de estu­dian­tes con el ries­go de ser acu­sa­dos de des­aca­to y, si se die­ra el caso, de enfren­tar­se a penas de pri­sión.

Es difí­cil no ver aquí una ana­lo­gía entre el lla­ma­do “dere­cho indi­vi­dual a los estu­dios”, de las sen­ten­cias, y el lla­ma­do “dere­cho indi­vi­dual al tra­ba­jo” que pre­ten­de garan­ti­zar en los Esta­dos Uni­dos los así lla­ma­dos “right-to-work laws” o “leyes de dere­cho al tra­ba­jo” en vigor en 23 Esta­dos con­ser­va­do­res con­cen­tra­dos en el sur y en el oes­te del país. Frau­du­len­ta­men­te desig­na­das como leyes de “dere­cho al tra­ba­jo”, estas leyes anti-sin­di­ca­les reco­no­cen, de hecho, un dere­cho a los tra­ba­ja­do­res refrac­ta­rios de boi­co­tear la acción sin­di­cal, y bene­fi­ciar­se de las ven­ta­jas nego­cia­das por el sin­di­ca­to sin ser miem­bros y sin asu­mir los gas­tos de su finan­cia­ción.

El gobierno no ha deja­do de insis­tir que la huel­ga estu­dian­til no era una huel­ga, aun­que ella haya sido vota­da demo­crá­ti­ca­men­te por la mayo­ría de voces en las asam­bleas debi­da­men­te cons­ti­tui­das, sino un “boi­cot” de los cur­sos deci­di­do de mane­ra indi­vi­dual por cier­tos estu­dian­tes. Según el gobierno, estos últi­mos siem­pre podían, si así lo deseban, “boi­co­tear” sus cur­sos, pero no se les per­mi­tía, en nom­bre de una acción colec­ti­va inti­mi­dar el “dere­cho indi­vi­dual a los estu­dios”. La ley 78 afir­ma este pre­ten­di­do “dere­cho indi­vi­dual a los estu­dios” y hace añi­cos el reco­no­ci­mien­to del dere­cho a deci­dir colec­ti­va­men­te una inte­rrup­ción de los cur­sos. El gobierno no pue­de asu­mir que los estu­dian­tes recu­rran como los tra­ba­ja­do­res a la medi­da de pre­sión que es la inte­rrup­ción del tra­ba­jo, es decir la huel­ga.

El alcan­ce excep­cio­nal de la ley 78

La ley 78 orde­na a los pro­fe­so­res a repren­der el tra­ba­jo y a cum­plir todos los debe­res rela­cio­na­dos con sus fun­cio­nes, sin inte­rrup­ción, retra­so, reduc­ción o alte­ra­ción de sus acti­vi­da­des nor­ma­les. Se prohí­be que una aso­cia­ción de asa­la­ria­dos, sus diri­gen­tes, inclu­yen­do a los por­ta­vo­ces y a sus miem­bros, par­ti­ci­pen en una acción con­cer­ta­da que impli­que el incum­pli­mien­to de estas obli­ga­cio­nes. Se esti­pu­la que nadie pue­de, por acto u omi­sión, inter­fe­rir el dere­cho de un estu­dian­te a reci­bir la ense­ñan­za y prohí­be toda for­ma de reu­nión en el inte­rior de un edi­fi­cio don­de se pro­por­cio­nen estos ser­vi­cios, así como en un radio de 50 metros de las ins­ta­la­cio­nes. La ley decre­ta que una aso­cia­ción, o una fede­ra­ción de aso­cia­cio­nes, es soli­da­ria­men­te res­pon­sa­ble de los per­jui­cios cau­sa­dos por los miem­bros que la incum­plan y esta­ble­ce la obli­ga­ción de indem­ni­za­ción en mate­ria de res­pon­sa­bi­li­dad civil según los daños supues­tos.

La ley 78 pre­vé que, si una aso­cia­ción de estu­dian­tes es decla­ra­da cul­pa­ble de algu­na tra­ba en el fun­cio­na­mien­to nor­mal de las acti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, será pri­va­da de sus loca­les, de su mobi­lia­rio y de otras ven­ta­jas, así como de las coti­za­cio­nes rete­ni­das, a razón de un tri­mes­tre por cada día de inte­rrup­ción. La ley 78 vul­ne­ra la Ley de acre­di­ta­ción y finan­cia­ción de aso­cia­cio­nes de estu­dian­tes que des­de los años 1960 ha dado reco­no­ci­mien­to ofi­cial a las aso­cia­cio­nes de estu­dian­tes. Es la mis­ma exis­ten­cia de aso­cia­cio­nes de estu­dian­tes lo que se encuen­tra así ame­na­za­do por la ley de excep­ción.

En caso de infrac­ción de cual­quier dis­po­si­ción de la ley, ésta esta­ble­ce mul­tas que van de 1.000 a 5.000 dóla­res para un indi­vi­duo, de 7.000 a 35.000 dóla­res para un diri­gen­te o por­ta­voz de una aso­cia­ción y de 25.000 a 125.000 dóla­res para una aso­cia­ción. Estas sumas son dobla­das en caso de rein­ci­den­cia.

Mucho más allá del obje­ti­vo de la reanu­da­ción de las cla­ses, la ley regu­la toda for­ma de mani­fes­ta­ción limi­tan­do a 50 el núme­ro de per­so­nas más allá del cual se debe obte­ner un per­mi­so para orga­ni­zar­la. Una deman­da a este efec­to debe entre­gar­se a la poli­cía al menos ocho horas antes y el iti­ne­ra­rio debe ser des­ve­la­do, lo que con­vier­te en ile­gal toda mani­fes­ta­ción espon­ta­nea des­en­ca­de­na­da por cual­quier moti­vo y por cual­quier orga­ni­za­ción. El cuer­po poli­cial que reci­be la deman­da tie­ne el poder de modi­fi­car este iti­ne­ra­rio. Con esta ley que esta­rá vigen­te has­ta julio de 2013 el gobierno bus­ca impo­ner la “paz social” has­ta des­pués de las pró­xi­mas elec­cio­nes que deben cele­brar­se antes de esa fecha. En esta mis­ma línea la ciu­dad de Mon­treal adop­tó un regla­men­to obli­gan­do a los orga­ni­za­do­res de mani­fes­ta­cio­nes que des­ve­la­ran sus iti­ne­ra­rios, de lo con­tra­rio se con­si­de­ra­rían ile­ga­les. Tam­bién decre­ta­ron como ile­gal lle­var más­ca­ras en las mani­fes­ta­cio­nes.

Una ley abru­ma­do­ra­men­te recha­za­da

La ley 78 ha sido seve­ra­men­te denun­cia­da por la pobla­ción en gene­ral, por los sin­di­ca­tos, las aso­cia­cio­nes demo­crá­ti­cas y nume­ro­sas per­so­na­li­da­des que han con­de­na­do las vio­la­cio­nes de dere­chos de aso­cia­ción, expre­sión y mani­fes­ta­ción, y ver en ella los gér­me­nes de un Esta­do Poli­cial. Algu­nas peti­cio­nes han reu­ni­do ya las fir­mas de cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos y se han ini­cia­do pro­ce­sos para impug­nar su lega­li­dad. La orga­ni­za­ción de estu­dian­tes más radi­cal, la CLASSE, ha lla­ma­do a la des­obe­dien­cia civil para opo­ner­se. Para medir el gra­do de opo­si­ción a esta ley, cabe men­cio­nar que cuen­ta inclu­so entre sus filas con el Cole­gio de Abo­ga­dos7 el decano del cual ha decla­ra­do que la ley “vio­la los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les y fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos” y que “la mag­ni­tud de estas limi­ta­cio­nes de liber­ta­des no es jus­ti­fi­ca­da para alcan­zar los obje­ti­vos del gobierno”. Lamen­ta­ble­men­te, el Cole­gio ha con­de­na­do la vía de la des­obe­dien­cia civil como medio de con­tes­ta­ción, carac­te­ri­zán­do­la como una inad­mi­si­ble dero­ga­ción del Esta­do de Dere­cho.

Res­pec­to a las limi­ta­cio­nes al dere­cho de mani­fes­ta­ción, estas se desa­fían cada día en la calle. La noche mis­ma de la adop­ción de la ley 78, 15.000 per­so­nas des­cen­die­ron a las calles de Mon­treal y cen­te­na­res en otras ciu­da­des, como Que­bec, Sher­broo­ke y Gati­neau, can­tan­do: “No es una ley espe­cial lo que nos va a some­ter. ¡Huel­ga gene­ral inde­fi­ni­da!” o “La ley espe­cial, a mi me la suda”8. Más de 250.000 mani­fes­tan­tes de todas las eda­des, de Mon­treal y de otras regio­nes de Que­bec, mos­tra­ron su recha­zo des­fi­lan­do por las calles de Mon­treal el 22 de mayo al medio día, en el día 100 de huel­ga. Simul­tá­nea­men­te, mani­fes­ta­cio­nes de tama­ño más modes­to tuvie­ron lugar en varias ciu­da­des de Que­bec. Esta mis­ma noche, tuvo lugar en Mon­treal la 29ª mani­fes­ta­ción noc­tur­na con­se­cu­ti­va con­tra el aumen­to de las matri­cu­las y, a par­tir de aho­ra, la “loi matra­que9.

El apo­yo a la huel­ga tam­bién se ha exten­di­do fue­ra de Que­bec, en par­ti­cu­lar al Cana­dá inglés don­de los men­sa­jes de soli­da­ri­dad y apo­yos finan­cie­ros han sido envia­dos por la Fede­ra­ción Cana­dien­se de Estu­dian­tes, la Aso­cia­ción Cana­dien­se de Pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, el Sin­di­ca­to Cana­dien­se de la Fun­ción Públi­ca, los Tra­ba­ja­do­res Cana­dien­ses del Auto­mó­vil, el Sin­di­ca­to de Comu­ni­ca­cio­nes, de la Ener­gía y del Papel, así como Nue­va York y París don­de ha habi­do mani­fes­ta­cio­nes el 22 de mayo.

Esta for­mi­da­ble movi­li­za­ción de estu­dian­tes, y tam­bién de per­so­nas de toda pro­ce­den­cia y de todas las eda­des, no solo expre­sa el apo­yo a las rei­vin­di­ca­cio­nes estu­dian­ti­les. Expre­sa el har­taz­go de la pobla­ción fren­te a unos diri­gen­tes polí­ti­cos corrup­tos y arro­gan­tes, cul­pa­bles de frau­de y de abu­so del poder. Es impor­tan­te saber que en el momen­to en que el gobierno Cha­rest adop­tó su “loi matra­que”, comen­za­ron las labo­res de la Comi­sión de inves­ti­ga­ción públi­ca sobre la colu­sión y la corrup­ción en la adju­di­ca­ción de con­tra­tos públi­cos en el sec­tor de la cons­truc­ción. Cha­rest lle­va­ba más de dos años blo­quean­do la crea­ción de esta comi­sión de inves­ti­ga­ción. Esta inves­ti­ga­ción tie­ne por obje­ti­vo des­cu­brir los víncu­los entre el cri­men orga­ni­za­do, los con­tra­tis­tas de la cons­truc­ción, las con­sul­to­ras de inge­nie­ría y la finan­cia­ción ocul­ta de los fon­dos elec­to­ra­les de los par­ti­dos polí­ti­cos, en espe­cial del Par­ti­do Libe­ral.

El tra­ba­jo de esta comi­sión de inves­ti­ga­ción ha reve­la­do la pre­sen­cia en una cena bené­fi­ca orga­ni­za­da por la dimi­sio­na­ria minis­tra de Edu­ca­ción, Line Beau­champ, de una figu­ra cono­ci­da de la mafia ita­lia­na de Mon­treal. Line Beau­champ se hizo famo­sa por repre­sen­tar la línea dura con­tra las movi­li­za­cio­nes estu­dian­ti­les. Por otro lado, el alcal­de de Mon­treal, Gérald Trem­blay, se ha vis­to sal­pi­ca­do por la deten­ción por par­te de la Uni­dad per­ma­nen­te anti-corrup­ción de su ex bra­zo dere­cho, Frank Zam­pino, anti­guo pre­si­den­te del comi­té eje­cu­ti­vo de la ciu­dad de Mon­treal, así como de una dece­na de sus cer­ca­nos cola­bo­ra­do­res bajo las acu­sa­cio­nes de frau­de, com­plot y abu­so de poder!

El cos­te míni­mo de las rei­vin­di­ca­cio­nes de los estu­dian­tes

En el pre­su­pues­to del año 2012 – 2013 pre­sen­ta­do el pasa­do 20 de mar­zo, el gobierno esta­ble­ció en 279 millo­nes de dóla­res la con­tri­bu­ción neta de los estu­dian­tes a la finan­cia­ción de las uni­ver­si­da­des deri­va­da del aumen­to del pre­cio de matri­cu­la­ción pre­vis­to para 2016 – 2017. Esta can­ti­dad, que no repre­sen­ta más que el 0,3% de los ingre­sos pre­su­pues­ta­rios pre­vis­tos para 2016 – 2017, podría obte­ner­se por el gobierno, aña­dien­do sim­ple­men­te un esca­lón de con­tri­bu­ción a los impues­tos del 28% sobre la ren­ta de los par­ti­cu­la­res que per­ci­ban ingre­sos supe­rio­res a 125.000 dóla­res10. Así, sim­ple­men­te, los ciu­da­da­nos más pudien­tes, antes que a los estu­dian­tes pobres, pue­den “pagar su jus­ta par­te” para que las uni­ver­si­da­des obten­gan los recur­sos nece­sa­rios para man­te­ner y mejo­rar su cali­dad.

Aun­que la cues­tión no está inme­dia­ta­men­te en el orden del día, en una bata­lla con­tra el aumen­to del pre­cio de matri­cu­la­ción uni­ver­si­ta­ria, es útil saber que el cos­te anual de alcan­zar la gra­tui­dad de la uni­ver­si­dad sería del orden de 600 millo­nes de dóla­res y que podría finan­ciar­se exclu­si­va­men­te con la impo­si­ción de las ganan­cias de capi­tal, de las empre­sas y de los par­ti­cu­la­res. El resul­ta­do de no hacer­lo ha com­por­ta­do gas­tos fis­ca­les, es decir, un rega­lo a los pudien­tes, de 830 millo­nes de dóla­res en 201111. Ya es hora de dejar de impo­ner a los jóve­nes que­be­que­ses la car­ga de la finan­cia­ción de este bien común que es la edu­ca­ción y de empe­zar a medir los ingre­sos a los que el gobierno renun­cia a tra­vés de sus gene­ro­sas medi­das fis­ca­les res­pec­to a las empre­sas y a los más ricos. Que­rien­do obs­ti­na­da­men­te meter la mano en los bol­si­llos de los estu­dian­tes para aumen­tar la finan­cia­ción de las uni­ver­si­da­des, el gobierno se equi­vo­ca de bol­si­llo. Debe­ría, más bien, recau­dar­lo en aque­llos estra­tos mejor tra­ta­dos por los pri­vi­le­gios del sis­te­ma fis­cal. Siguien­do el camino de la arro­gan­cia y del com­ba­te en la reta­guar­dia, el gobierno ha pro­vo­ca­do el des­en­ca­de­na­mien­to de un excep­cio­nal movi­mien­to por­ta­dor de gran­des aspi­ra­cio­nes.

Louis Gill, 22 de mayo de 2012.

Tra­du­ción de Ivan Gor­di­llo para Mar­xis­mo Crí­ti­co

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

* Como sabrán los lec­to­res y lec­to­ras el arce es el árbol típi­co de Cana­dá; y los cua­dros rojos se refie­re a la insig­nia que han adop­ta­do los estu­dian­tes para sim­bo­li­zar su lucha, un sim­ple cua­dro de color rojo han luci­do en sola­pas, pan­car­tas, car­te­les y ban­de­ras. NdT

1 “Lip­dub rojo”, “Tri­bu­nal del pue­blo de los con­de­na­dos de ante­mano” y “Jue­ves 17 de mayo” seria la tra­duc­ción de los títu­los de los vídeos suge­ri­dos por el autor y que per­so­nal­men­te reco­mien­do el visio­na­do para enten­der lo que aquí se expli­ca sobre las accio­nes del movi­mien­to. NdT.

2 “Profs con­tre la haus­se” en el ori­gi­nal fran­cés. NdT.

3 Coali­tion lar­ge pour une soli­da­ri­té syn­di­ca­le étu­dian­te. CLASSE, en sus siglas en fran­cés. NdT.

4 15 aso­cia­cio­nes de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que agru­pan 125.000 miem­bros.

5 23 aso­cia­cio­nes de ins­ti­tu­tos que agru­pan 80.000 miem­bros.

6 70.000 miem­bros de tres uni­ver­si­da­des.

7 Barreau de Que­bec en el ori­gi­nal fran­cés. NdT.

8 En el ori­gi­nal fran­cés, y con­ser­van­do la sono­ri­dad : « C’est pas une loi spé­cia­le qui va nous fai­re plier. Grè­ve géné­ra­le illi­mi­tée ! » o « La loi spé­cia­le, j’m’en câlis­se ».

9 Como se ha popu­la­ri­za­do dicha ley. Lite­ral­men­te “ley porra” o “ley que apo­rrea”.

10 Hay tres esca­lo­nes impo­si­ti­vos sobre la ren­ta de par­ti­cu­la­res en Que­bec. Las tasas de impo­si­ción son de 16% sobre las ren­tas infe­rio­res a 39.060 dóla­res, 20% sobre las ren­tas com­pren­di­das entre 30.061 y 78.120 dóla­res y 24% sobre las ren­tas supe­rio­res a 78.120 dóla­res.

11 Minis­te­rio de Finan­zas de Que­bec. Gas­tos fis­ca­les, Edi­ción 2011, p. VIII.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *