Sen­de­ro Lumi­no­so tie­ne nue­va direc­ción y sigue ope­ran­do en la zona del Valle del Río Apurimac-Ene

Una ban­da de rebel­des lide­ra­da por tres her­ma­nos des­nu­dó las fallas de la lucha anti­sub­ver­si­va y no sólo ridi­cu­li­zó al Gobierno peruano en el epi­so­dio del secues­tro y libe­ra­ción de 36 obre­ros, sino que figu­ró ante la socie­dad como los líde­res de un nue­vo Sen­de­ro Lumi­no­so enrai­za­do aho­ra en el valle que pro­du­ce más cocaí­na en el mundo.

Se tra­ta de los her­ma­nos Quis­pe Palo­mino, quie­nes al fren­te de unos 500 mili­tan­tes han elu­di­do y a la vez gol­pea­do a la fuer­za públi­ca en los últi­mos años en la intrin­ca­da sel­va del valle del río Apurímac-Ene.
La gue­rri­lla mató a ocho sol­da­dos y poli­cías envia­dos a res­ca­tar a los secues­tra­dos que tra­ba­ja­ban en el yaci­mien­to gasí­fe­ro más gran­de del país, en la sel­va de Cuz­co, veci­na del valle, en un fias­co que le cos­tó el pues­to a los minis­tros de Inte­rior y Defensa.
Al final, los sen­de­ris­tas libe­ra­ron a los rehe­nes por su pro­pia volun­tad, lo que ‑suma­do a la con­fian­za que han gana­do de la pobla­ción local, neta­men­te cam­pe­si­na y coca­le­ra- les ha per­mi­ti­do mover­se libre­men­te y hacer­se a un terri­to­rio pro­pio y sobe­rano, inex­pug­na­ble para las fuer­zas policiales.

La idea de un Sen­de­ro Lumi­no­so que resur­ge for­ta­le­ci­do, ha des­per­ta­do temo­res pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos en la socie­dad perua­na que vivió las con­tin­gen­cias pro­du­ci­das por un movi­mien­to que era muy pode­ro­so hace dos décadas.
«La ban­da de los Quis­pe Palo­mino es una fuer­za muy poten­te, móvil y resis­ten­te», dijo el ana­lis­ta de temas mili­ta­res Die­go Moya-Ocam­pos del gru­po de exper­tos IHS/​Janes. «En tér­mi­nos de armas, (su) arse­nal inclu­ye una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de explo­si­vos, rifles de asal­to AK, ame­tra­lla­do­ras pesa­das, rifles FN, cohe­tes lan­za gra­na­das, minas anti­per­so­na­les, revól­ve­res y mache­tes (así como radios de doble trans­mi­sión y pane­les móvi­les solares)».

Aun­que los ana­lis­tas no creen que el gru­po sig­ni­fi­que una ame­na­za fue­ra de la zona don­de ope­ra, su efec­ti­vi­dad mili­tar se ha refi­na­do y su arse­nal es cada vez más sofis­ti­ca­do en par­te a los ingre­sos que reci­ben por cobrar lo que alias José lla­mó «impues­tos de gue­rra» a nar­co­tra­fi­can­tes por cada kilo de cocaí­na que transportan.

Des­de 2008, cuan­do el Gobierno de Alan Gar­cía ins­ta­ló bases mili­ta­res y envió a las fuer­zas arma­das a com­ba­tir los rema­nen­tes sen­de­ris­tas en el valle del río Apu­rí­mac-Ene, los rebel­des han mata­do más de 70 efec­ti­vos mili­ta­res y poli­cia­les, han embos­can­do patru­llas, les han dis­pa­ra­do fran­co­ti­ra­do­res y han hecho deto­nar minas artesanales.
«Ha sido un fra­ca­so estre­pi­to­so, sola­men­te han habi­do derro­tas, ni una vic­to­ria», dice el exmi­nis­tro del Inte­rior, Fer­nan­do Rospigliosi.
«Si com­pa­ra­mos el Sen­de­ro del 80 con el Sen­de­ro de aho­ra, el Sen­de­ro de hoy mili­tar­men­te tie­ne un avan­ce tre­men­do… saben hacer des­pla­za­mien­tos, fabri­car armas arte­sa­na­les, son dies­tros, por ejem­plo en mor­te­ros, caza­bo­bos», dijo el ana­lis­ta de terro­ris­mo y nar­co­trá­fi­co Pedro Yaran­ga. «(El ejér­ci­to) en nada ha cam­bia­do lo que actua­ban hace 32 años».
Las fuer­zas del orden son envia­das a com­ba­tir­los con cha­le­cos anti­ba­las sin el blin­da­je ade­cua­do y racio­nes de ali­men­tos ven­ci­dos, según reve­la­ron denun­cias hechas por medios locales.

En julio de 1999, cuan­do fue cap­tu­ra­do el enton­ces líder de Sen­de­ro Lumi­no­so «Cama­ra­da Feli­ciano», el Gobierno peruano cele­bró el inmi­nen­te fin del gru­po rebelde.
Pero enton­ces, los Quis­pe Palo­mino empren­die­ron la tarea de reor­ga­ni­zar a las diez­ma­das hues­tes, a replan­tear las estra­te­gias de su revo­lu­ción, y se empe­ña­ron en cam­biar la ima­gen de Sen­de­ro Lumi­no­so a los ojos de la población.
Para ello, los her­ma­nos se des­mar­ca­ron de Abi­mael Guz­mán, fun­da­dor e ideó­lo­go de esa gue­rri­lla, cap­tu­ra­do en 1992, a quien lla­man «trai­dor» por haber plan­tea­do, des­de la cár­cel, un acuer­do de paz.
«Nos com­por­tá­ba­mos (en el pasa­do) como delin­cuen­tes, como terro­ris­tas, pero hoy no somos terro­ris­tas», dijo Jor­ge Quis­pe Palo­mino, «Cama­ra­da Raúl», el ter­ce­ro en la actual línea de man­do del gru­po rebel­de y el mayor de los her­ma­nos, en una entre­vis­ta con­ce­di­da des­de la sel­va a un perio­dis­ta peruano a fina­les de 2010.
Para con­ven­cer a la pobla­ción de que ellos cons­ti­tuían un nue­vo Sen­de­ro Lumi­no­so, que no ase­si­na civi­les, ni dina­mi­ta obras públi­cas ni infra­es­truc­tu­ra como hace 30 años, los rebel­des reco­rrie­ron pue­blo por pue­blo pidien­do dis­cul­pas dicien­do que habían cam­bia­do, reve­ló en 2009 Víc­tor Quis­pe Palo­mino, alias «Cama­ra­da José», líder del gru­po insur­gen­te, a un perio­dis­ta del Canal 2 que lo entre­vis­tó en la selva.

«Cuán­ta pena hemos pasa­do ante el pue­blo, y en cuán­tos pue­blos nos hemos auto­cri­ti­ca­do, dura, amarga(mente)», dijo el cabe­ci­lla, por quien Esta­dos Uni­dos ofre­ce una recom­pen­sa de cin­co millo­nes de dólares.
Se deno­mi­nan a sí mis­mos reden­to­res comu­nis­tas de los pobres, de ideo­lo­gía maoís­ta, que resis­ten a los «impe­ria­lis­tas» que dicen explo­tar el país. Su obje­ti­vo final es el derro­ca­mien­to del Esta­do pero reco­no­cen que son un gru­po peque­ño en medio de una lar­ga y com­ple­ja lucha. Pare­ce que no reci­ben nin­gún apo­yo inter­na­cio­nal y lla­man a Esta­dos Uni­dos su prin­ci­pal enemigo.
«Al pue­blo tene­mos que edu­car… bajo una con­cien­cia volun­ta­ria, no coac­ti­va­men­te», dijo alias Raúl.
Hijos de un sen­de­ris­ta, Mar­tín Quis­pe Men­do­za, que murió bru­tal­men­te a manos de cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos en defen­sa pro­pia, los Quis­pe Palo­mino reser­van su fero­ci­dad para los com­ba­tes con los miem­bros del ejér­ci­to y la policía.

«Raúl», de 53 años, es el cere­bro del gru­po rebel­de, dice el exper­to Yaran­ga. Tras la caí­da de alias Feli­ciano, «Raúl» hizo creer a los mili­ta­res que con­ven­ce­ría a su her­mano «José» de depo­ner las armas. Pero todo fue una tram­pa y los rebel­des con­si­guie­ron matar a cua­tro ofi­cia­les al derri­bar un heli­cóp­te­ro en el que se tras­la­da­ban ofi­cia­les del ejér­ci­to para la espe­ra­da rendición.
Las auto­ri­da­des no vol­vie­ron a ver más a «Raúl», a quien habían deja­do libre para que con­tac­ta­ra a su hermano.
En un encuen­tro con perio­dis­tas en el valle del río Apu­rí­mac-Ene, pocos días des­pués que los obre­ros fue­ran libe­ra­dos, hace un mes, Mar­co Anto­nio Quis­pe Palo­mino, «Cama­ra­da Gabriel», el menor de los her­ma­nos, se jac­tó de su supe­rio­ri­dad sobre las fuer­zas arma­das. «Uste­des vean: ¿quien está sien­do derro­ta­do?», dijo.
Ade­más de la humi­lla­ción de los mili­ta­res, el padre de un poli­cía ase­si­na­do tuvo que cami­nar por la sel­va para recu­pe­rar per­so­nal­men­te el cadá­ver de su hijo.
El pasa­do 12 de abril, la poli­cía perua­na arres­tó a un hom­bre acu­sa­do de haber lava­do por años al menos 100 millo­nes de dóla­res per­te­ne­cien­tes a la guerrri­lla. La per­so­na, Alex Gutié­rrez Man­ta­ri, se encuen­tra reclui­do en una cár­cel limeña.
Gutié­rrez pro­veía a los líde­res sen­de­ris­tas ali­men­tos y gaso­li­na, y cuan­do per­so­nal­men­te entre­ga­ba la mer­ca­de­ría en los cam­pa­men­tos rebel­des a ori­llas del río Man­ta­ro, se iba car­gan­do una mochi­la lle­na de dóla­res y a veces euros, según el tes­ti­mo­nio de deser­to­res rebel­des rese­ña­da en docu­men­tos ofi­cia­les a los que tuvo acce­so esta cronista.
Una tes­ti­go, cuya iden­ti­dad se man­tie­ne en reser­va por razo­nes de segu­ri­dad, decla­ró en dicho docu­men­to que la pare­ja de «Raúl», alias «Isa­bel», le dijo que Sen­de­ro Lumi­no­so exi­ge a los nar­co­tra­fi­can­tes un «impues­to» de tres dóla­res por kilo de cocaí­na que deseen movi­li­zar a tra­vés de su zona de acción.
El pro­duc­to de las cobran­zas, le dijo, es guar­da­do en peque­ños con­te­ne­do­res de plás­ti­co y escon­di­dos bajo tierra.
«Nues­tro pue­blo, el cam­pe­sino coca­le­ro, no es nar­co­tra­fi­can­te… Ellos son tra­ba­ja­do­res», dijo «José» a su entre­vis­ta­dor, el perio­dis­ta Fer­nan­do Luce­na, en 2009.
Con la liqui­dez de dine­ro con que cuen­tan, los rebel­des lle­gan a los pue­blos y pagan a los luga­re­ños el doble o tri­ple por cada galli­na o car­ne­ro que com­pran, según el ana­lis­ta Yaranga.
«(Los pobla­do­res) pien­san: este gru­po que vie­ne nos ayu­da, nos pro­te­ge, ¿que pro­ble­ma nos hace­mos?, para qué lo vamos a enfren­tar?», agre­gó Yaranga.
El Gobierno es cons­cien­te de que el avan­ce de los sen­de­ris­tas en dicho valle obe­de­ce, en bue­na medi­da, a la ausen­cia de un esta­do indi­fe­ren­te. Por ello, el pre­si­den­te Ollan­ta Huma­la ha anun­cia­do la cons­truc­ción de carre­te­ras, hos­pi­ta­les, escue­las y el impul­so a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria de la zona.
La popu­la­ri­dad de Huma­la cayó cin­co pun­tos en el últi­mo mes a 51%, según un son­deo nacio­nal de la con­sul­to­ra Ipsos Apo­yo, mien­tras que el 70% de perua­nos cree que esa gue­rri­lla está ganan­do la gue­rra en dicho valle, según otra encues­ta de la fir­ma encues­ta­do­ra GFK.
El exmi­nis­tro del Inte­rior y gene­ral reti­ra­do de la Poli­cía, Remi­gio Her­na­ni, dice que Sen­de­ro Lumi­no­so ha des­ata­do una espe­cie de gue­rra de gue­rri­llas que se debe com­ba­tir con labo­res de inte­li­gen­cia, ámbi­to de la Poli­cía Nacio­nal, y no con una gue­rra fron­tal como están hacien­do las fuer­zas armadas.
Al fin y al cabo, dice Her­na­ni, ha sido la Poli­cía la que logró los mayo­res éxi­tos con­tra Sen­de­ro Lumi­no­so, la cap­tu­ra de Guz­mán, y del «Cama­ra­da Arte­mio», en febre­ro pasado.
«En la poli­cía hay gen­te muy com­pe­ten­te y muy capaz, pero que no está en estas ope­ra­cio­nes (en el valle del río Apu­rí­mac-Ene)… y si hay algu­nos, no tie­nen ni la auto­no­mía ni el mane­jo eco­nó­mi­co (para tra­ba­jar)», dijo.

VRAE: Jefe sen­de­ris­ta ‘Gabriel’ difun­dió dis­cur­so a tra­vés de una radio comunitaria
por Gio­van­na Castañeda
El cabe­ci­lla de Sen­de­ro Lumi­no­so en el VRAE, Mar­tín Quis­pe Palo­mino, cama­ra­da ‘Gabriel’ emi­tió un comu­ni­ca­do del Par­ti­do Comu­nis­ta del Perú-Mar­xis­ta-Leni­nis­ta-Maoís­ta (PCP-MLM) a tra­vés de una radio
comu­ni­ta­ria en la zona.
Según el dia­rio Correo, este dis­cur­so fue inter­cep­ta­do por miem­bros de inte­li­gen­cia ubi­ca­dos en el VRAE.

En el men­sa­je, ‘Gabriel’ desa­fió a las ope­ra­ti­vos que
desa­rro­lla el Esta­do en esta área de la sel­va con domi­nio de columnas
sen­de­ris­tas y ase­gu­ró que están muy pre­pa­ra­dos para com­ba­tir con­tra las
FF.AA y Poli­cía Nacional.
De acuer­do con la infor­ma­ción, Quis­pe Palo­mino empe­zó el dis­cur­so dicien­do textualmente:
Un men­sa­je del Par­ti­do Comu­nis­ta del Perú, (…) la guerra
popu­lar demo­crá­ti­ca, de resis­ten­cia nacio­nal anti súper imperialista
yan­qui, yan­qui feu­dal que se desa­rro­lla en el Perú des­de hace 32 años es para barrer

la opre­sión súper impe­ria­lis­ta y eman­ci­par definitivamente
al pue­blo y a la nación perua­na, para el cual hace­mos un llamamiento
patrió­ti­co para cons­truir un fren­te uni­do demo­crá­ti­co revolucionario
anti súper impe­ria­lis­ta yan­qui, yan­qui feu­dal, por la cual defendemos
libres nues­tros intere­ses y pro­pie­da­des…, nues­tros cul­ti­vos, nuestros
recur­sos natu­ra­les, la ama­zo­nia, y nues­tra patria.»

En este men­sa­je radial, el her­mano de Víc­tor Quis­pe Palo­mino, recha­za tam­bién la
deno­mi­na­ción de “nar­co­te­rro­ris­tas” que se le ha atri­bui­do y acu­sa al
Esta­do de haber “chi­le­ni­za­do” a los mili­ta­res y poli­cías. Asimismo,
acla­ró que su accio­nar es dife­ren­te al de Abi­mael Guz­mán Rei­no­so, ex cabe­ci­lla de Sen­de­ro Luminoso.

“Lo de terro­ris­mo y nar­co­te­rro­ris­mo es una inju­ria de estos
reac­cio­na­rios, para pin­tar­nos de negros y ata­car­nos… y, aho­ra esta
tipi­fi­ca­ción es ela­bo­ra­da, por los espe­cia­lis­tas de la guerra
sico­ló­gi­ca, de la CIA, de la MOSSAD Israe­lí y a tra­vés de sus
pri­va­ti­za­dos medios de comu­ni­ca­ción des­orien­tan, con­fun­den y manipulan
com­ple­ta­men­te la acti­tud de los hom­bres”, dijo ‘Gabriel’.

fuen­te: web redac­ción mule­ra (Perú)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *