La dimen­sión geo­po­lí­ti­ca de lo desa­rro­lla­do en Gre­cia- KOE

Tra­dic­ción Boltxe Kolektiboa

No es úni­ca­men­te el mie­do al efec­to domi­nó lo que pue­de preo­cu­par a varios de los cen­tros inter­na­cio­na­les y paí­ses pode­ro­sos. No es sim­ple­men­te un tema de tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas o shocks que ali­men­tan los intere­ses a lo ancho del mun­do. Nues­tro país ha esta­do en el epi­cen­tro de las riva­li­da­des y pro­ce­sos inter­na­cio­na­les. Ello podría ser por tan­to un fallo de ima­gen en el que algu­nos pro­ce­sos autó­no­mos están diri­gién­do­se hacia una situa­ción desa­rro­llán­do­se, sin la con­si­de­ra­ción de las inter­fe­ren­cias en tér­mi­cos de estra­te­gias de juga­do­res, tác­ti­cas, tram­pas, reor­ga­ni­za­cio­nes, nue­vas alian­zas, desa­fíos y dobles juegos.

Obje­ti­va­men­te, los resul­ta­dos de las elec­cio­nes del 6 de mayo han crea­do un nue­vo ambien­te. EL fallo del gobierno grie­go es un gol­pe para el pro­yec­to polí­ti­co euro­peo bajo la “Mer­ken­li­tis”. Gre­cia no es Hun­gría (el cen­tro geo­grá­fi­co de Euro­pa), pero está en el cen­tro de pun­to cen­tral del sis­te­ma cen­tral inter­na­cio­nal de con­tra­dic­cio­nes. Es un pun­to de reu­nión y de aso­cia­ción de esas con­tra­dic­cio­nes. Con­tro­lar esta situa­ción es de par­ti­cu­lar impor­tan­cia para la mani­pu­la­ción del ambien­te polí­ti­co. Gre­cia no es úni­ca­men­te un cone­ji­llo de Indias para las polí­ti­cas que, tras haber sido tes­ta­das aquí, serán expor­ta­das a otros Esta­dos de la Unión Euro­pea. Gre­cia tie­ne tam­bién una impor­tan­cia cen­tral para equi­li­brar las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. De esta mane­ra, el papel del gobierno grie­go es crí­ti­co para los pla­nes geo­es­tra­té­gi­cos hechos para Euro­pa así como para la par­te orien­tal del Mediterráneo.

Fuer­za popu­lar y balan­ce político

El últi­mo y más nove­do­so ele­men­to (y qui­zás el menos espe­ra­do de todos) es la apa­ri­ción del “fac­tor popu­lar” que, eli­gien­do a SYRIZA como su expre­sión en la esce­na polí­ti­ca cen­tral, ha crea­do una nue­va situa­ción y está for­zan­do a reajus­tar todos los esce­na­rios ines­ta­bles. Sien­do éste así, es útil ir a tra­vés de la retó­ri­ca para ver cua­les son los obje­ti­vos reales. ¿Le intere­sa a Esta­dos Uni­dos for­ta­le­cer una Euro­pa ger­ma­ni­za­da? ¿Cuál es el impac­to de las nue­vas alian­zas rene­go­cia­das entre los pode­res de Esta­dos Uni­dos, Rusia, Israel y Euro­pa? ¿Para qué exten­der los “mer­ca­dos” (y sus des­pro­por­cio­na­dos efec­tos) influen­cia­dos por los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de varios jugadores?

Enton­ces, ¿por qué todos esos acto­res se unie­ron con­tra SYRIZA? y ¿cuál es el sig­ni­fi­ca­do de esa alian­za? ¿Cuá­les son los obje­ti­vos que les unen con Gre­cia y espe­cial­men­te con­tra el movi­mien­to popu­lar de izquier­das? ¿Bajo qué esce­na­rios diri­gi­rían sus esfuer­zos hacia la ani­qui­la­ción del movi­mien­to popu­lar? Dis­po­nen de muchos nive­les y meca­nis­mos para el apo­yo de sus polí­ti­cas y no úni­ca­men­te el chan­ta­je eco­nó­mi­co. Sería inge­nuo pen­sar que todo depen­de­rá de la uti­li­za­ción de los ins­tru­men­tos finan­cie­ros. Los ele­men­tos polí­ti­cos, el con­trol polí­ti­co, inclu­yen­do la neu­tra­li­za­ción de la izquier­da y la posi­bi­li­dad de un gobierno de izquier­da, es par­te del plan del enemi­go y es un esce­na­rio des­ple­ga­do de la actual gue­rra psi­co­ló­gi­ca. El alu­bión coor­di­na­do de ata­ques y pre­sio­nes rea­li­za­do para resis­tir ante SYRIZA (que se pre­sen­ta como pro­ba­ble gana­dor de las elec­cio­nes) es el pre­lu­dio del esce­na­rio veni­de­ro, el cual se des­ple­ga­rá en un futu­ro próximo.

SYRIZA ame­na­za el equi­li­brio interno polí­ti­co de las fuer­zas que han sido desig­na­das por el poder del Occi­den­te en Gre­cia. Por ejem­plo, los tem­blo­res en la euro­zo­na, la reor­ga­ni­za­ción polí­ti­ca en Euro­pa, la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis, el atas­co del G8, el des­do­bla­mien­to de la com­pe­ten­cia entre Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia y las ambi­cio­nes de Rusia y Chi­na, todas ellas se unen a la pér­di­da de con­trol polí­ti­co en Gre­cia en un momen­to crí­ti­co. Dete­ner a toda cos­ta SYRIZA es un obje­ti­vo fun­da­men­tal, como lo evi­den­cia las tram­pas reser­va­das para ello, la pro­pa­gan­da de esti­lo mili­tar, las pre­sio­nes y los chan­ta­jes que han sido emplea­dos. Su pri­mer obje­ti­vo es que SYRIZA no gane las elec­cio­nes, enton­ces se podrían rege­ne­rar las polí­ti­cas del “Memo­ran­do” (acuer­do entre el Gobierno de Papa­de­mos y de los repre­sen­tan­tes del FMI, la UE y el BCE). Eso faci­li­ta­ría la con­ti­nua­ción de los equi­li­brios polí­ti­cos que han exis­ti­do en los dos años anteriores.

Si este plan de jue­go no resul­ta, enton­ces se vol­ve­rá a apli­car la pre­sión direc­ta sobre SYRIZA para que aban­do­ne los lími­tes de la polí­ti­ca del Memo­ra­dum con lige­ras correc­cio­nes. Y si esto no se pue­de con­se­guir, deto­na­rán en las manos del gobierno de izquier­da, en la for­ma de una “bom­ba polí­ti­ca”, la ban­ca­rro­ta direc­ta, expul­sión de la Euro­zo­na, sali­da del euro, etc. Y todo ello, con el obje­ti­vo de una rápi­da sali­da de ese gobierno, y de la des­truc­ción de la izquier­da griega.

Con­flic­to agudo

Res­ta­ble­ci­do el equi­li­brio polí­ti­co en Gre­cia y acep­ta­da la nue­va polí­ti­ca esta­ble­ci­da, ven­drá el con­flic­to agu­do entre los pro-memo­ran­dum y los anti-memo­ran­dum. Un repo­si­cio­na­mien­to de las fuer­zas inter­na­cio­na­les será rea­li­za­do sobre el resul­ta­do de este con­flic­to y las ten­sio­nes que cau­se en Euro­pa (espe­cial­men­te en el este del Medi­te­rrá­neo y los Bal­ca­nes). En esta coyun­tu­ra, las con­si­de­ra­cio­nes polí­ti­cas de carác­ter román­ti­co o ino­cen­tes o con dog­ma­tis­mos rígi­dos no son constructivas.

El actual poder de las per­so­nas anti-memo­ran­dum se encuen­tra en la velo­ci­dad y la diná­mi­ca que poseen. Esto es, la expe­rien­cia gana­da en los dos años de luchas en nues­tro país y su actual trans­for­ma­ción en un cen­tro polí­ti­co de inte­rés. Este pro­ce­so se cen­tra alre­de­dor de SYRIZA así como alre­de­dor de Ale­xis Tsipras.

Al mis­mo tiem­po, los pro-memo­ran­dum se encuen­tran frag­men­ta­dos y des­le­gi­ti­mi­za­dos. Su apo­yo con la bur­gue­sía grie­ga está divi­di­do y sin gran­des reser­vas polí­ti­cas. La diná­mi­ca del movi­mien­to popu­lar, la gra­ve natu­ra­le­za de los pro­ble­mas actua­les y el pro­ce­so elec­to­ral veni­de­ro, crea­rá una posi­bi­li­dad real para el movi­mien­to popu­lar para ven­cer en la prác­ti­ca cual­quier pre­pa­ra­ción débil en con­tra (des­de el des­igual mayor poder polí­ti­co). Para poner todo esto en prác­ti­ca en bene­fi­cio del movi­mien­to popu­lar, la polí­ti­ca de rup­tu­ra (lo que son con­di­cio­nes nece­sa­rias y una fuen­te de vita­li­dad) debe­ría basar­se en una valo­ra­ción del equi­li­brio polí­ti­co de las fuer­zas más que en el sim­ple voluntarismo.

La gra­ve­dad del momen­to (y la apues­ta aso­cia­da con el resul­ta­do elec­to­ral) deman­da una con­cien­cia de dimen­sio­nes inter­na­cio­na­les de este con­flic­to. Esto es, la com­pren­sión de la gran impor­tan­cia de esta resis­ten­cia y de las fuer­zas exter­nas que sim­ple­men­te “no harán nada”. Ellos están direc­ta­men­te envuel­tos –aun­que cier­ta­men­te no al lado o apo­yan­do al movi­mien­to popular.

¡Oiga­mos de nue­vo el mensaje!

El memo­ran­dum ha sido una polí­ti­ca de con­quis­ta por par­te de Ale­ma­nia, pero con esti­lo euro­peo. Sin embar­go, la des­truc­ción de la euro­zo­na es aho­ra más pró­xi­ma que nun­ca. Des­de aquí, se ha abier­to la pre­gun­ta de que será lo que con­ti­núe como “Euro­pa” o inclu­so cuan­tas “Euro­pa” habrán (la del nor­te, la del sur, etc.). Todas las seña­les apun­tan en el sen­ti­do de que los pla­nes se han pre­pa­ra­do para ello. Quie­nes se bene­fi­cia­rán de estos movi­mien­tos es otra pre­gun­ta que tam­bién se ha abier­to. ¿Qué fuer­zas polí­ti­cas serán refor­za­das o emer­ge­rán? La “pecu­lia­ri­dad grie­ga” se ciñe al pri­me­ro de ellos y en pri­mer lugar el sur­gi­mien­to del movi­mien­to popu­lar que ha con­se­gui­do carac­te­rís­ti­cas polí­ti­cas. Un movi­mien­to que está conec­ta­do con la izquier­da y cons­ti­tu­ye una cuña roja en el “pun­to débil” de Euro­pa. Todas las polí­ti­cas y todas las prác­ti­cas lide­ra­rían aho­ra al for­ta­le­ci­mien­to y desa­rro­llo de este blo­que popu­lar pro­gre­sis­ta. El eslo­gan “Por una Gre­cia dife­ren­te, en una Euro­pa dife­ren­te” debe ser la base del pro­gra­ma, polí­ti­ca­men­te, comu­ni­ca­ti­va­men­te, eco­nó­mi­ca­men­te y social­men­te. Sólo este camino es posi­ble para tener una sali­da segu­ro para Gre­cia y su gente.

Tras un año del movi­mien­to en la pla­za, oiga­mos otra vez el men­sa­je: ver­da­de­ra demo­cra­cia, inde­pen­den­cia nacio­nal, eman­ci­pa­ción social – ¡coger vues­tro Memo­ran­do e iros de aquí! El nue­vo día trae una nue­va pers­pec­ti­va, y per­mi­te espe­rar el ascen­so. Para hacer jus­ti­cia a todas esas espe­ran­zas nece­si­ta­mos una visión glo­bal, ser abier­tos en nues­tro pen­sa­mien­to, y en las con­tra­dic­cio­nes que han barri­do esta esqui­na de Euro­pa aho­ra odia­da por los espe­cu­la­do­res. Una esqui­na de Euro­pa lla­ma­da Grecia.

Rudi Rinal­di (miem­bro del Secre­ta­ria­do de la KOE, Orga­ni­za­ción Comu­nis­ta de Grecia)

Publi­ca­do en Dro­mos nº 117, 26 de mayo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *