Aun­que el impe­ria­lis­mo se vis­ta de seda- Luis Brit­to Gar­cía

1
El pro­ble­ma de la eco­lo­gía no es sólo eco­ló­gi­co. Si algo nos ense­ña la Teo­ría Gene­ral de los Sis­te­mas, es que todos los ele­men­tos de un sis­te­ma inter­ac­túan entre sí. La eco­lo­gía no es un mero pro­ble­ma de gases, flui­dos y espe­cies: es un pro­ble­ma de la acción coer­ci­ti­va de los cuer­pos polí­ti­cos sobre el medio humano que a su vez ope­ra sobre el medio ambien­te. No hay mejo­ra eco­ló­gi­ca sin mejo­ra polí­ti­ca.

2
La acción huma­na sobre la Eco­lo­gía pare­ce regi­da has­ta el pre­sen­te por una lógi­ca mate­má­ti­ca que es a la vez para­dig­ma cul­tu­ral, el de la Teo­ría de los Jue­gos. Una varian­te de ésta se ocu­pa de los lla­ma­dos Jue­gos Suma Cero, en los cua­les la ganan­cia de una par­te se hace a cos­ta de la pér­di­da de las otras, sis­te­ma­ti­za­dos por Oskar Mor­gens­tein y John von Neu­man en 1944 en su libro The Theory of Games and Eco­no­mic Beha­vior (Heims, Ste­ve J.: J. von Neu­man y N. Wie­ner (1 y 2); Sal­vat Edi­to­res, Bar­ce­lo­na 1986). En el mode­lo mate­má­ti­co del capi­ta­lis­mo, una de las tres fuer­zas pro­duc­ti­vas, el Capi­tal, se ali­men­ta de la explo­ta­ción y el des­gas­te de las res­tan­tes: la Natu­ra­le­za y el Tra­ba­jo, y des­pla­za hacia éstas todas las con­se­cuen­cias nefas­tas del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. El capi­tal de las gran­des poten­cias logra tales obje­ti­vos en estre­cha com­pli­ci­dad con el Esta­do, al tiem­po que pre­ten­de que los Esta­dos de los paí­ses peri­fé­ri­cos se abs­ten­gan de toda inter­ven­ción eco­nó­mi­ca.
3
Así, el gran capi­tal, mien­tras se coli­ga con el poder públi­co del Esta­do, inten­ta des­pla­zar la ges­tión de las res­tan­tes fuer­zas de pro­duc­ción hacia la esfe­ra de lo pri­va­do. Por ello pre­ten­de que la defen­sa del Tra­ba­jo esté esen­cial­men­te en manos de aso­cia­cio­nes pri­va­das, como los sin­di­ca­tos; y pos­tu­la que la ges­tión de la Natu­ra­le­za debe depen­der tam­bién esen­cial­men­te de entes pri­va­dos: las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les, las mino­rías étni­cas, y las Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les Eco­ló­gi­cas, con gran fre­cuen­cia finan­cia­das por las pri­me­ras. La lla­ma­da Green Eco­nomy, a pesar de algu­nas de sus pos­tu­la­cio­nes sen­sa­tas, pre­di­ca que la natu­ra­le­za debe ser some­ti­da al jue­go de un mer­ca­do que a su vez está domi­na­do por el gran Capi­tal. Como bien denun­cia el “Gru­po de arti­cu­la­ción inter­na­cio­nal de la Cum­bre de los Pue­blos por Jus­ti­cia Social y Ambien­tal” en su mani­fies­to de 12 de mayo de 2012 en Río de Janei­ro: “El falli­do mode­lo eco­nó­mi­co, aho­ra dis­fra­za­do de ver­de, pre­ten­de some­ter todos los ciclos vita­les de la natu­ra­le­za a las reglas del mer­ca­do y al domi­nio de la tec­no­lo­gía, la pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za y sus fun­cio­nes, así como de los cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les, aumen­tan­do los mer­ca­dos finan­cie­ros espe­cu­la­ti­vos a tra­vés de mer­ca­dos de car­bono, de ser­vi­cios ambien­ta­les, de com­pen­sa­cio­nes por bio­di­ver­si­dad y el meca­nis­mo REDD+ (Reduc­ción de emi­sio­nes por defo­res­ta­ción evi­ta­da y degra­da­ción de bos­ques)”.
4
Exa­mi­ne­mos el com­por­ta­mien­to de esta alian­za entre Capi­tal y Esta­do en el pri­mer actor eco­ló­gi­co del mun­do. Esta­dos Uni­dos cuen­ta no más del 4% de la pobla­ción mun­dial, devo­ra 25% de la ener­gía fósil del pla­ne­ta y es el mayor emi­sor de gases con­ta­mi­nan­tes. El Pro­ject New Ame­ri­can Cen­tury pos­tu­la que dicho país debe apro­ve­char sus ven­ta­jas acu­mu­la­das para con­ti­nuar sien­do la poten­cia hege­mó­ni­ca del siglo XXI, para lo cual debe seguir un plan de incre­men­to de su pode­río mili­tar a fin de no com­pro­me­ter el nivel de vida de su pobla­ción (http://www. New­ame­ri­can­cen­tury). La Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos pos­tu­la el uso sis­te­má­ti­co de la fuer­za inclu­so en ata­ques “pre­ven­ti­vos”, con o sin el apo­yo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal (Bush, Geor­ge: “The Natio­nal Secu­rity Stra­tegy of the Uni­ted Sta­tes of Ame­ri­ca”, Washing­ton, 17−9− 2002, www.whitehouse.gov/nsc//.html). No por casua­li­dad la poten­cia nor­te­ña gas­ta por sí sola en arma­men­tos más que el con­jun­to de los otros paí­ses. Para­le­la­men­te, el Plan de Gue­rra de Bill Clin­ton pro­po­nía con res­pec­to a Amé­ri­ca Lati­na una recon­quis­ta polí­ti­ca, mili­tar y eco­nó­mi­ca median­te el ALCA, espe­cie de Tra­ta­do de Libre Comer­cio con­ti­nen­tal que pre­ten­día prohi­bir medi­das pro­tec­cio­nis­tas del ambien­te, y la apro­pia­ción de la Ama­zo­nia (Die­te­rich, Heinz: La inte­gra­ción mili­tar del Blo­que de Poder Lati­no­ame­ri­cano, Ins­ti­tu­to Muni­ci­pal de Publi­ca­cio­nes, Cara­cas 2004, 49). En orden eje­cu­ti­va de 16 de mar­zo de 2012, el pre­si­den­te Barack Oba­ma decla­ra mate­rias ati­nen­tes a la segu­ri­dad nacio­nal lo rela­ti­vo a la ener­gía, los recur­sos hídri­cos, los ali­men­tos, la pro­duc­ción agrí­co­la, el tra­ba­jo y todo tipo de tec­no­lo­gías y sumi­nis­tros, inclui­dos mate­ria­les de cons­truc­ción; y se atri­bu­ye com­pe­ten­cias y facul­ta­des para man­te­ner la pro­vi­sión ade­cua­da de ellos para los reque­ri­mien­tos de la Defen­sa Nacio­nal (www.whitehouse.gov/nsc//.html). La mayor poten­cia mili­tar del mun­do pre­ten­de ase­gu­rar­se la ili­mi­ta­da dis­po­si­ción de la Natu­ra­le­za del pla­ne­ta median­te el poder esta­tal y la agre­sión ili­mi­ta­da.
5
A par­tir de estas pre­mi­sas, se entien­de que con­duc­tas como la nega­ti­va con­jun­ta de Esta­dos Uni­dos y Cana­dá a sus­cri­bir el pro­to­co­lo de Kyo­to no son deci­sio­nes eco­ló­gi­cas, sino polí­ti­cas. A ambos Esta­dos les impor­ta un comino que el mun­do se aho­gue en gases de inver­na­de­ro, mien­tras sus ciu­da­da­nos pue­dan dis­fru­tar de una socie­dad de con­su­mo fun­da­da en el derro­che de com­bus­ti­ble en auto­mó­vi­les indi­vi­dua­les. Igual polí­ti­ca ani­ma a las demás poten­cias que sus­cri­ben el Pro­to­co­lo, pero limi­tan la reduc­ción de sus emi­sio­nes median­te “acuer­dos de fle­xi­bi­li­za­ción”. Si los prin­ci­pa­les con­ta­mi­na­do­res del mun­do se nie­gan a redu­cir sus emi­sio­nes, ¿quién debe­rá hacer­lo? Se impo­ne tal obli­ga­ción a los paí­ses emer­gen­tes, a fin de que sus eco­no­mías no pue­dan com­pe­tir con las hege­mó­ni­cas.
6
Para des­pla­zar la res­pon­sa­bi­li­dad por la pure­za de la atmós­fe­ra a los paí­ses que menos la con­ta­mi­nan, los 190 paí­ses reu­ni­dos a fin de 2008 en la con­fe­ren­cia sobre el cli­ma en Poz­nan pro­me­ten la crea­ción de un “cofre dora­do” de cré­di­tos de car­bono, para que comu­ni­da­des rura­les pobres reci­ban sub­si­dios como guar­dia­nas de tie­rras y bos­ques. En dicha con­fe­ren­cia se acor­dó asi­mis­mo un esque­ma de pagos por la pre­ser­va­ción de bos­ques, lla­ma­do Ini­cia­ti­va de Reduc­ción de Emi­sio­nes por Defo­res­ta­ción y Degra­da­ción (REDD, en inglés). Según él, los paí­ses más ricos se com­pro­me­te­rían a com­pen­sar la con­ta­mi­na­ción ambien­tal que gene­ran, pagan­do por man­te­ner y refo­res­tar sel­vas tro­pi­ca­les. En dicho fon­do se inclu­yen cator­ce nacio­nes, cin­co de ellas de Amé­ri­ca Lati­na: Boli­via, Cos­ta Rica, Guya­na, Méxi­co y Pana­má (Kaldrma­kis, de Pos­mas, Sofía: “Mer­ca­dean­do el car­bono”, Pano­ra­ma de las Amé­ri­cas, Pana­má, febre­ro 2009, 130). Dichos apor­tes, obvia­men­te, no se entre­gan sin con­di­cio­nes: éstas pue­den com­pren­der res­tric­cio­nes para el uso por cada país de sus bos­ques tro­pi­ca­les, o dere­chos sobre la bio­di­ver­si­dad, los cau­ces hídri­cos y otros bie­nes natu­ra­les. Ade­más, harían depen­der la pre­ser­va­ción de los bos­ques de la even­tual fija­ción de un “pre­cio inter­na­cio­nal por las emi­sio­nes de car­bono”, toda­vía no acor­da­do, suje­to a fluc­tua­cio­nes mer­can­ti­les y a com­ple­jas medi­cio­nes. Obsér­ve­se por otra par­te que los cré­di­tos apa­ren­te­men­te serían otor­ga­dos a “comu­ni­da­des rura­les pobres” y no a los Esta­dos que repre­sen­tan la tota­li­dad del país: la res­pon­sa­bi­li­dad por la pre­ser­va­ción de los recur­sos natu­ra­les se des­pla­za­ría así, no a los Esta­dos del Ter­cer Mun­do, sino a gru­pos socia­les espe­cí­fi­cos den­tro de ellos. Sería pre­fe­ri­ble que los paí­ses que poseen bos­ques tro­pi­ca­les geren­cia­ran por sí mis­mos sus pro­pias polí­ti­cas de con­ser­va­ción. La pro­tec­ción de los bos­ques como com­pen­sa­ción por las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro es, por otra par­te, una cues­tión com­ple­ja, que invo­lu­cra infi­ni­dad de aspec­tos bio­ló­gi­cos, socia­les, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les, y que no debe­ría depen­der de un mero sis­te­ma de mer­ca­do (www​.car​bon​fi​nan​ce​.org). El pre­si­den­te de Ecua­dor Rafael Correa recha­zó en 2010 un acuer­do de tal natu­ra­le­za, por con­si­de­rar que sus cláu­su­las eran depri­men­tes y con­tra­rias a la sobe­ra­nía de su país.

7
El agua es vida: pri­va­ti­zar­la es pri­va­ti­zar la exis­ten­cia. El Capi­tal avan­za una cam­pa­ña mun­dial por la apro­pia­ción de las aguas y de los ser­vi­cios de acue­duc­tos. Algu­nas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les han libra­do glo­rio­sas bata­llas por pre­ser­var el dere­cho humano al vital líqui­do, tales como la Gue­rra del Agua de Cocha­bam­ba. Pero quie­nes en defi­ni­ti­va han recu­pe­ra­do el con­trol de aguas y acue­duc­tos en Vene­zue­la, Boli­via, Argen­ti­na, Ecua­dor y otros paí­ses han sido los Esta­dos, al prohi­bir la pri­va­ti­za­ción de las fuen­tes de dicho líqui­do y rena­cio­na­li­zar acue­duc­tos.
8
El capi­tal se con­cen­tra en un núme­ro cada vez menor de manos: los ali­men­tos tam­bién. Una doce­na de trans­na­cio­na­les y 36 filia­les inter­co­nec­ta­das domi­nan su pro­duc­ción y mer­ca­deo mun­dial. Inte­gran el car­tel Anglo-Holan­dés-Sui­zo: doce de ellas están aso­cia­das al car­tel de Wind­sor, de la casa rei­nan­te ingle­sa; las demás en su mayo­ría están vin­cu­la­das a otras cin­co casas reales. Ape­nas dos, Con­ti­nen­tal y Car­gill, con­tro­lan más de la mitad de la pro­duc­ción de gra­nos glo­bal. Este colo­sal oli­go­po­lio domi­na el 95% de la pro­duc­ción ali­men­ti­cia de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, los paí­ses del Com­mon­wealth y Lati­noa­mé­ri­ca, espe­cial­men­te Argen­ti­na y Bra­sil, y de sus cose­chas depen­den cin­co mil millo­nes de per­so­nas. En el res­to del mun­do ha depri­mi­do la pro­duc­ción de ali­men­tos incoan­do la eli­mi­na­ción de polí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y sub­si­dios, la sus­pen­sión de finan­cia­mien­tos y gran­des pro­yec­tos agrí­co­las, el dum­ping y el domi­nio sobre semi­llas y fer­ti­li­zan­tes (Jeró­ni­mo Gue­rra: “La esca­sez y el des­abas­te­ci­mien­to como armas de des­truc­ción masi­va”; Rebe­lión, 24-02-2008). Este sis­te­ma pre­su­po­ne el mono­cul­ti­vo, que a su vez impo­ne el lati­fun­dio, la expul­sión masi­va de cam­pe­si­nos y la pro­duc­ción de ali­men­tos para la expor­ta­ción y la espe­cu­la­ción, y no para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la pobla­ción del país don­de se pro­du­ce. Tam­bién trae con­si­go el cul­ti­vo de espe­cies gené­ti­ca­men­te alte­ra­das y esté­ri­les, y a veces des­vía los vege­ta­les del con­su­mo humano para des­ti­nar­los a la pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles y de ali­men­tos para el gana­do. Este mode­lo eli­mi­na la diver­si­dad bio­ló­gi­ca, des­tru­ye la base social y en fin ago­ta la tie­rra. Lo han hecho posi­ble las enor­mes pre­sio­nes polí­ti­cas y finan­cie­ras sobre los Esta­dos débi­les que no apli­can su sobe­ra­nía para la eli­mi­na­ción del lati­fun­dio ni para la pro­tec­ción de la agri­cul­tu­ra local y de sus ciu­da­da­nos. Movi­mien­tos como el de los Sin Tie­rra de Bra­sil avan­zan luchas coti­dia­nas con­tra estos pro­ce­sos; pero sin apo­yo del Esta­do difí­cil­men­te logra­rán la vic­to­ria. Sin medi­das polí­ti­cas de res­tric­ción del pode­río de las trans­na­cio­na­les y de pro­tec­ción de las agri­cul­tu­ras loca­les y de los cam­pe­si­nos no habrá cam­bios en esta situa­ción. Sin mejo­ra en la polí­ti­ca de la pro­pie­dad de la tie­rra no hay mejo­ría en el pro­ble­ma del ham­bre.
9
Los ejem­plos podrían mul­ti­pli­car­se al infi­ni­to. En gene­ral, los pode­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de los paí­ses hege­mó­ni­cos pro­pul­san un mode­lo de ges­tión que exi­ge: 1) Pri­va­ti­za­ción de la natu­ra­le­za 2) Pri­va­ti­za­ción de los recur­sos, inclui­dos los del sub­sue­lo 3) Trans­fe­ren­cia del poder de deci­sión de los Esta­dos peri­fé­ri­cos sobre sus recur­sos hacia trans­na­cio­na­les, orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les o mino­rías étni­cas 4) Apro­pia­ción mono­pó­li­ca de la tie­rra cul­ti­va­ble 5) Con­trol sobre la repro­duc­ción de la vida a tra­vés de semi­llas y orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos, clo­na­ción y el regis­tro de paten­tes sobre seres vivien­tes 6) Freno del desa­rro­llo en los paí­ses emer­gen­tes y peri­fé­ri­cos, en aras del ili­mi­ta­do con­su­mo de recur­sos por los paí­ses hege­mó­ni­cos 7) Des­pla­za­mien­to o ter­ce­ri­za­ción de los efec­tos noci­vos de la con­ta­mi­na­ción de los paí­ses hege­mó­ni­cos hacia las peri­fe­rias. 8) Dere­cho al uso ili­mi­ta­do de la fuer­za por los impe­rios para defen­der sus pre­ten­sio­nes sobre la Natu­ra­le­za 9) Maqui­lla­je de todas estas accio­nes como polí­ti­cas de defen­sa de las víc­ti­mas y del pla­ne­ta. Nun­ca fue más repul­si­vo el retra­to de Dorian Grey que cuan­do aña­dió la hipo­cre­sía a sus demás per­ver­sio­nes. Nin­gu­na de estas fata­les ini­cia­ti­vas pue­de ser rever­ti­da sin accio­nes polí­ti­cas. No habrá revo­lu­ción eco­ló­gi­ca sin Revo­lu­ción.
10
Según seña­la­mos, la lógi­ca de estas ope­ra­cio­nes des­truc­ti­vas corres­pon­de a la estra­te­gia de los lla­ma­dos jue­gos Suma Cero, en los cua­les la ganan­cia de uno equi­va­le a la pér­di­da de otro. Su lógi­ca ha per­mea­do toda la cul­tu­ra, des­de la sim­pli­fi­ca­ción del evo­lu­cio­nis­mo al dar­wi­nis­mo social y a la ido­la­tría del libre mer­ca­do como supues­ta sede de la libre com­pe­ten­cia, y a la pré­di­ca post­mo­der­na de la muer­te de la Éti­ca, de la Polí­ti­ca y de la His­to­ria. La con­cien­cia de la fini­tud del mun­do debe lle­var­nos a apli­car los jue­gos coope­ra­ti­vos, exa­mi­na­dos por John For­bes Nash en 1951 en su artícu­lo Non-Coope­ra­ti­ve Games (The Annals of Mathe­ma­tics 54(2):286 – 295). Si la per­pe­tua­ción de un jue­go suma cero lle­va al estan­ca­mien­to o la des­truc­ción mutua, los com­pe­ti­do­res pue­den mejo­rar su estra­te­gia hacién­do­lo coope­ra­ti­vo. De hecho, la Socio­bio­lo­gía demues­tra que la vida, lejos de ser sólo un jue­go suma cero de com­pe­ten­cia y mutua des­truc­ción, es tam­bién un con­jun­to de jue­gos coope­ra­ti­vos, que rigen la agre­ga­ción de célu­las en los seres com­ple­jos, la repro­duc­ción y el apo­yo mutuo en los ani­ma­les socia­les (Wil­son, Edward O.: Socio­bio­logy, the new synthe­sis; The Belk­nap Press of Har­vard Uni­ver­sity Press, Har­vard, 1976). De los jue­gos coope­ra­ti­vos nacen las socie­da­des huma­nas y la civi­li­za­ción. Pero un para­dig­ma cul­tu­ral no se impo­ne por el mero hecho de ser expues­to. Para implan­tar­lo se requie­re una acción social que impul­se una deci­sión polí­ti­ca. Las fuer­zas de la vida, que com­po­nen la Natu­ra­le­za y el Tra­ba­jo, deben impo­ner­se a la abs­trac­ción muer­ta y la lógi­ca mor­tí­fe­ra del Capi­tal. Sin Revo­lu­ción en la vida no se deten­drá la muer­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *