Un escla­re­ci­mien­to hones­to- Fidel Cas­tro

Hace unos días, el 28 de mayo, se con­me­mo­ró con mere­ci­das refe­ren­cias el vio­len­to Com­ba­te del Uve­ro. Un deber ele­men­tal me obli­ga a escla­re­cer los hechos.

Por aque­llas sema­nas Manuel Piñei­ro, “Bar­ba­rro­ja”, genio y figu­ra has­ta la sepul­tu­ra como dice la fra­se, hizo lle­gar a San­tia­go de Cuba un camión con armas aso­cia­das al ata­que a Pala­cio por el Direc­to­rio Revo­lu­cio­na­rio, que de algu­na for­ma habían ido a parar a sus manos. Frank País, res­pon­sa­ble nacio­nal de acción de nues­tro Movi­mien­to 26 de Julio, remi­tió una par­te impor­tan­te de ese car­ga­men­to a la difí­cil zona de la Sie­rra Maes­tra, don­de nues­tro nacien­te Ejér­ci­to Rebel­de bro­ta­ba de sus ceni­zas.

Aquel apren­di­za­je había sido suma­men­te duro. Paso a paso íba­mos libran­do las pri­me­ras accio­nes vic­to­rio­sas en las que incre­men­tá­ba­mos nues­tras fuer­zas en armas y hom­bres, sin baja algu­na. Nos vimos a su vez obli­ga­dos a enfren­tar la peli­gro­sa trai­ción de Euti­mio Gue­rra, quien había sido un cam­pe­sino rebel­de has­ta el momen­to en que cedió a las abun­dan­tes ofer­tas del enemi­go. A pesar de los obs­tácu­los, y con el apo­yo de hom­bres y medios que nos envia­ba Frank, fui­mos crean­do el pri­mer des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro: con van­guar­dia, bajo el man­do de Cami­lo; reta­guar­dia, con Efi­ge­nio Amei­jei­ras; cen­tro, con peque­ños pelo­to­nes; y la Coman­dan­cia Gene­ral. Había ya un cur­ti­do gru­po de com­ba­tien­tes con valio­sa adap­ta­ción al terreno cuan­do, en bido­nes de espe­sa gra­sa, lle­gó un buen lote de las armas res­ca­ta­das por “Bar­ba­rro­ja”.

¿Fue aca­so correc­to des­de el pun­to de vis­ta mili­tar y revo­lu­cio­na­rio ata­car la guar­ni­ción atrin­che­ra­da y bien arma­da en la mis­ma ori­lla del mar, don­de se embar­ca­ba la made­ra extraí­da de aque­lla zona? ¿Por qué lo hici­mos?

Ocu­rrió que en ese momen­to, el mes de mayo, se había pro­du­ci­do el des­em­bar­co del “Corynthia” bajo la direc­ción de Calix­to Sán­chez Whi­te. Un fuer­te sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad nos lle­vó a rea­li­zar el ata­que con­tra la guar­ni­ción del Uve­ro.

Debo seña­lar con toda hones­ti­dad que la deci­sión adop­ta­da, si se exclu­ye el méri­to de la soli­da­ri­dad que entra­ña­ba, no fue en abso­lu­to correc­ta. Nues­tro papel, al cual se subor­di­na­ba cual­quier otro obje­ti­vo, tal como se hizo a lo lar­go de nues­tra vida revo­lu­cio­na­ria, no se ajus­ta­ba a aque­lla deci­sión.

Recuer­do el pri­mer dis­pa­ro del fusil de miri­lla teles­có­pi­ca que yo uti­li­za­ba, diri­gi­do al equi­po de radio de la guar­ni­ción. Tras aquel dis­pa­ro, dece­nas de balas caye­ron sobre el pues­to de man­do enemi­go. El adver­sa­rio no supo por eso que su guar­ni­ción esta­ba sien­do ata­ca­da. Dis­pu­si­mos así de tres horas por lo menos sin que bom­bas y metra­lla caye­ran sobre noso­tros; lo que ocu­rría inva­ria­ble­men­te ape­nas 20 minu­tos des­pués que se ini­cia­ra cual­quier com­ba­te. Sin tales fac­to­res es muy pro­ba­ble que aque­lla deci­sión, ins­pi­ra­da solo en la soli­da­ri­dad, redu­je­ra nues­tras fuer­zas de casi cien vete­ra­nos y fue­se nece­sa­rio comen­zar de nue­vo su aza­ro­so camino, en el mejor de los casos.

Fue en aque­llas con­di­cio­nes que Almei­da resul­tó impac­ta­do en el pecho y pro­te­gi­do de una heri­da más gra­ve por algo de metal, según recor­dó, que lle­va­ba en el bol­si­llo; Gui­ller­mo Gar­cía, con un cas­co fru­to del pri­mer com­ba­te, man­tu­vo reñi­do due­lo con el defen­sor de un for­tín de grue­sos tron­cos; el Che, con fusil ame­tra­lla­do­ra que se encas­qui­lla­ba, se sepa­ró de su pues­to para sos­te­ner un due­lo con los que com­ba­tían con­tra Almei­da; y Raúl avan­zó con su peque­ño pelo­tón con­tra los sol­da­dos atrin­che­ra­dos en las esti­bas de tron­cos dis­pues­tos para el embar­que; todo antes de que apa­re­cie­ran los caza­bom­bar­de­ros. Julio Díaz, bra­vo com­ba­tien­te que dis­pa­ra­ba con una trí­po­de, no pudo avan­zar; yacía a mi lado con un bala­zo mor­tal en la fren­te.

¿Se com­pren­de aho­ra lo que ocu­rrió aquel 28 de mayo de 1957, hace 55 años?

Fidel Cas­tro Ruz
Junio 1 de 2012
4 y 36 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *