Berri-Otxoak «El capi­ta­lis­mo o el neo­li­be­ra­lis­mo es impo­si­ble que de más de sí»

Berri-Otxoak es un colec­ti­vo de Ezke­rral­dea, con­cre­ta­men­te de Bara­kal­do y que como Boltxe cum­pli­rá en bre­ve 20 años de tra­ba­jo. Un colec­ti­vo al que, si se le pue­de cali­fi­car de algo es de tra­ba­ja­dor, ya que es rara la sema­na que no nos sor­pren­den con algu­na de sus accio­nes en la calle, lle­nas de ima­gi­na­ción, de auda­cia y sobre todo de con­te­ni­do. Su mar­co de actua­ción es la lucha con­tra la pobre­za, con­tra la exclu­sión social…Boltxe ha man­te­ni­do con ellos-as una peque­ña conversación.

Den­tro de poco Berri-Otxoak cum­ple vein­te años. Nos gus­ta­ría cono­cer cómo sur­gió este colec­ti­vo, con qué come­ti­do o idea­rio e inclu­so cuál fue el ori­gen del nombre.

El nom­bre sur­ge de la calle en don­de se ubi­ca­ba el pri­mer local que tuvi­mos, fru­to de una ocu­pa­ción. Aquí con­fluía­mos gru­pos de dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, des­de eco­lo­gis­tas, insu­mi­sos, gen­te de la radio libre de Ziri­ka, de la comi­sión de fies­tas popu­la­res de Bara­kal­do, etcé­te­ra. Era un local ocu­pa­do de pro­pie­dad muni­ci­pal y el 12 de agos­to de 1992 nos desalojaron.

Los gru­pos que allí está­ba­mos nos plan­tea­mos bus­car un nue­vo local para poder seguir ade­lan­te, tra­ba­jan­do y luchan­do por nues­tras ideas. A par­tir de aquí cua­jó la idea de for­mar una espe­cie de coor­di­na­do­ra, tam­bién deno­mi­na­da Berri-Otxoa

Algu­nos de estos gru­pos fue­ron encon­tran­do loca­les para con­ti­nuar su tra­ba­jo , mien­tras noso­tros, la coor­di­na­do­ra o pla­ta­for­ma Berri-Otxoak, deci­di­mos orien­tar nues­tro tra­ba­jo hacia el tema de la pobre­za, la exclu­sión social, el pro­ble­ma de la vivien­da, temas en los que hemos ido tra­ba­jan­do has­ta hoy día. En el año 94 ocu­pa­mos una vivien­da de tres plan­tas en la calle Apu­ko de Bara­kal­do, usán­do­se par­te de ella para vivien­da y otra par­te para actividades.

En el año 97 se creó la ofi­ci­na de infor­ma­ción, un plan alter­na­ti­vo de infor­ma­ción sobre las pres­ta­cio­nes socia­les y todo lo rela­cio­na­do con vivien­da, y así hemos esta­do tra­ba­jan­do en estos temas has­ta el día de hoy. Con­ti­nua­mos en un local que nos han deja­do, y tam­bién con el tra­ba­jo y la lucha dia­ria, lucha en la que, en agos­to, cum­pli­re­mos 20 años.

Habéis alcan­za­do una nota­ble noto­rie­dad por el tipo de accio­nes que rea­li­záis, lla­ma­ti­vas o espec­ta­cu­la­res, dis­fra­zán­doos, des­nu­dán­doos… ¿Por qué habéis ele­gi­do este tipo de acciones? 

A todo el mun­do le lla­ma la aten­ción esa par­te más lúdi­ca o diver­ti­da de todas las accio­nes que lle­va­mos a cabo, pero detrás de esto hay un tra­ba­jo de buzo­neo, repar­to de pan­fle­tos, de infor­ma­ción a las per­so­nas y colec­ti­vos afec­ta­dos. Nos hemos decan­ta­do más por la acción que por la refle­xión como úni­ca mane­ra de cau­sar impac­to, de crear inte­rés y lla­mar así la aten­ción de los medios de comu­ni­ca­ción, a los que de otro modo no lle­ga­ría­mos. Pero, a pesar de que se acer­quen a noso­tros por la acción exte­rior que lle­va­mos a cabo, detrás, como ya he dicho, tam­bién rea­li­za­mos un tra­ba­jo bas­tan­te arduo.

Sois un colec­ti­vo al que hay que reco­no­cer vues­tra capa­ci­dad de tra­ba­jo y vues­tra sen­si­bi­li­dad hacia la situa­ción de la mujer. Den­tro de este cli­ma de pobre­za y exclu­sión cómo defi­ni­ríais la situa­ción de la mujer y en qué medi­da le afectan.

Son el seg­men­to de pobla­ción más per­ju­di­ca­do des­de siem­pre y más en épo­cas de cri­sis. Con cer­te­za, sufren las con­se­cuen­cias más agu­das de su agra­va­mien­to. Por ejem­plo, en el tra­ba­jo, el doble rase­ro en la esca­la sala­rial que a ellas impo­nen y otro tipo de dis­cri­mi­na­cio­nes por razón de sexo, que per­mi­ten gra­ves dis­cri­mi­na­cio­nes nega­ti­vas hacia ellas.

¿Qué res­pues­ta os encon­tráis ante vues­tras deman­das por par­te de las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes y de su cas­ta polí­ti­ca y por par­te de la población?

Nun­ca hemos teni­do pro­ble­ma en rela­cio­nar­nos y man­te­ner con­tac­tos para hacer lle­gar nues­tras denun­cias y peti­cio­nes a la cla­se polí­ti­ca, cual­quie­ra que sea su ideo­lo­gía, pero como todos sabe­mos siem­pre inten­tan mani­pu­lar­te o en muchas oca­sio­nes te igno­ran. La res­pues­ta de la gen­te ha ido en aumen­to la recep­ti­vi­dad a nues­tras pro­pues­tas y accio­nes por par­te de la pobla­ción aun­que toda­vía que­da mucho por hacer.

¿Os habéis encon­tra­do con per­so­nas que acu­den a voso­tros para solu­cio­nar su situa­ción per­so­nal pero que no poseen nin­gún tipo de sen­si­bi­li­dad social?

Si cla­ro, esos casos exis­ten y más aún en la épo­ca de cri­sis que vivi­mos la situa­ción empeo­ra. En el caso de la inmi­gra­ción, los polí­ti­cos trans­mi­ten la idea de que, es el enemi­go y quie­nes gene­ran los pro­ble­mas son los inmi­gran­tes, o el que no tie­ne tra­ba­jo o el que vive de ayu­das y, de esta mane­ra, tra­tan de enfren­tar­los entre ellos. Es la ima­gen que inten­tan pro­yec­tar las ins­ti­tu­cio­nes y su cas­ta polí­ti­ca para frag­men­tar la lucha e impe­dir la unión entre todas y todos por una mis­ma cau­sa. Noso­tros expli­ca­mos que no hay que dar pábu­lo a comen­ta­rios y acti­tu­des que dis­tor­sio­nan y enmas­ca­ran la realidad.

¿Quién es, para voso­tros, el cau­san­te de la exclu­sión social, la pobre­za, la dis­cri­mi­na­ción, y todos estos pro­ble­mas que nos ace­chan en la socie­dad actual?

Por un lado, el sis­te­ma eco­nó­mi­co en el que esta­mos inmer­sos es el mayor cul­pa­ble, ya que no inclu­ye entre sus medi­das el repar­to de la rique­za, sino su acu­mu­la­ción en manos de una mino­ría que le pro­por­cio­na, al mis­mo tiem­po, poder. Noso­tros había­mos diag­nos­ti­ca­do que el pro­ble­ma no sólo esta­ba en el sis­te­ma en sí, sino en la ten­den­cia hacia la des­truc­ción de la deno­mi­na­da “socie­dad del bien­es­tar “, sin nin­gún tipo de dique de con­ten­ción para evi­tar dicha ten­den­cia. Ya lo había­mos pro­nos­ti­ca­do en el libro que edi­ta­mos allá por el año 2000 y vemos que con­ti­núan dán­do­se todos los pasos en la des­truc­ción de todos los dere­chos socia­les conquistados.

¿Podéis defi­nir vues­tro idea­rio como anticapitalista? 

Noso­tros somos con­tra­rios a este sis­te­ma, llá­me­se capi­ta­lis­mo o neo­li­be­ra­lis­mo, por­que sabe­mos que no es posi­ble que pue­da dar más de sí, sobre todo en lo que se refie­re a las cla­ses popu­la­res, por­que para las cla­ses aco­mo­da­das aún pue­de ofre­cer mucho más.

Es así que asu­mi­mos esa deno­mi­na­ción de anti­ca­pi­ta­lis­ta, pero como gru­po social plu­ral que somos y no gru­po polí­ti­co, lo que aho­ra que­re­mos es dete­ner las injus­ti­cias que está pro­vo­can­do este sis­te­ma y des­pués podre­mos hablar de cam­bio de sistema.

Esta­mos vien­do como los de arri­ba se arman de “razo­nes”, dine­ro y poder para derrotarnos,mientras los de aba­jo ten­dria­mos que reaa­cio­nar con más con­tun­den­cia y uni­dad, para poder cons­truir, al menos de momen­to, algun muro de con­ten­ción para parar esta devas­ta­do­ra ola capitalista

Bueno…pues eske­rrik asko por el tiem­po que nos habéis dedi­ca­do y por las res­pues­tas y agra­de­ce­ros tam­bién el impor­tan­te tra­ba­jo de sen­si­bi­li­za­ción social que realizáis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.