Prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos VS estra­te­gia polí­ti­ca- Borro­ka Garaia

Los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos son el mar­co teó­ri­co y moral don­de se asien­tan las acti­vi­da­des de los movi­mien­tos polí­ti­cos. Cuan­do se habla de “cohe­ren­cia polí­ti­ca”, se hace en rela­ción a esos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos. Que no tie­nen por­que ser estric­tos e inmu­ta­bles pero si res­pon­der a una serie de bare­mos con­ci­sos que los hacen ser de un deter­mi­na­do movi­mien­to polí­ti­co y no de otro.

Las for­mas y los medios emplea­dos serían por tan­to herra­mien­tas que a par­tir de unos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos son emplea­das para acti­var una deter­mi­na­da estra­te­gia polí­ti­ca. Una estra­te­gi­ca polí­ti­ca que tie­ne como obje­ti­vo impul­sar y asen­tar una serie de obje­ti­vos que sur­gen des­de las entra­ñas de esos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos. Esos obje­ti­vos son til­da­dos de estra­té­gi­cos por­que a tra­vés de la estra­te­gia polí­ti­ca se bus­ca lle­var has­ta el final la cul­mi­na­ción de esos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos alcan­zan­do deter­mi­na­das metas polí­ti­cas.

Es por todo ello que no exis­te con­tra­dic­ción entre prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos y estra­te­gia polí­ti­ca. Ya que la estra­te­gia polí­ti­ca es sim­ple­men­te el camino hacia la con­se­cu­ción de los obje­ti­vos que nacen de los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos. Cam­biar la estra­te­gia no supo­ne per se un cam­bio radi­cal de prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos ya que como se comen­ta­ba antes son herra­mien­tas y camino, en nin­gún caso los obje­ti­vos pro­pia­men­te dichos.

Sin embar­go las herra­mien­tas y cami­nos al ser cons­trui­dos tam­bién en base a prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos refle­jan los pro­yec­tos estra­té­gi­cos de ese movi­mien­to. No su cul­mi­na­ción pero si la avan­za­di­lla hacia ellos. Si las estra­te­gias emplea­das no res­pon­den a los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos, si la teó­ri­ca efi­ca­cia hacia los obje­ti­vos hipo­te­can esos prin­ci­pios entra­mos en con­tra­dic­ción.

La con­tra­dic­ción es un ele­men­to inevi­ta­ble en todos los pro­ce­sos huma­nos ya que no exis­te un mun­do ideal y mucho menos se pue­de cons­truir una nue­va reali­dad a par­tir de lo ideal sino de lo real. Y lo real rara vez con­cuer­da con lo desea­do.

Para inten­tar sol­ven­tar esa con­tra­dic­ción exis­ten dos pos­tu­ras clá­si­cas. Una, la que pone por enci­ma la efi­ca­cia para lograr los obje­ti­vos sin impor­tar el camino. Los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos serían por tan­to secun­da­rios a la ope­ra­ti­vi­dad de la estra­te­gia y a los resul­ta­dos. Y otra, la que infle­xi­ble­men­te colo­ca a los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos por enci­ma de cual­quier deba­te estra­té­gi­co. Para unos, los otros esta­rían ancla­dos y enca­ja­dos en deba­tes teó­ri­cos y mora­les. Para los otros, los demás esta­rían soca­van­do sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos.

Prác­ti­ca­men­te la inmen­sa mayo­ría de movi­mien­tos poli­ti­cos, sin impor­tar su color, cícli­ca­men­te lle­gan a este pun­to y lo más curio­so es que nin­gu­na de las dos pos­tu­ras sue­le resul­tar efi­caz des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co ni de prin­ci­pios.

Todo movi­mien­to polí­ti­co tie­ne unos obje­ti­vos y obvia­men­te alcan­zar­los es su meta y pre­ten­de­rán ser lo más efi­caz posi­ble para alcan­zar­la, asi­mis­mo todo movi­mien­to polí­ti­co tie­ne unos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos que están inter­co­nec­ta­dos tam­bién con esos obje­ti­vos. Variar los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos pue­de variar los obje­ti­vos aun­que sea en un pro­ce­so más o menos lar­go. La infle­xi­bi­dad en los prin­ci­pios pue­de deri­var fácil­men­te en sec­ta­ris­mo, frac­cio­na­ris­mo, inope­ran­cia y mar­gi­na­ción lle­van­do a la derro­ta. Por otra par­te la infle­xi­bi­dad estra­té­gi­ca pue­de variar la brú­ju­la de un movi­mien­to y ser derro­ta­do igual­men­te al cam­biar sus pro­pias coor­de­na­das vita­les.

Si no exis­te con­tra­dic­ción entre prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos y estra­te­gia polí­ti­ca, encon­trar el pun­to medio equi­li­bra­do entre fle­xi­bi­li­dad, efi­ca­cia y prin­ci­pios es una fór­mu­la en cons­truc­ción que no se pue­de lle­var a calle­jo­nes sin sali­da y que requie­re un estu­dio sis­te­má­ti­co y per­ma­nen­te sin dar nada por hecho. No rela­jar­se y ser cons­cien­tes de los pun­tos de fric­ción y con­tra­dic­ción polí­ti­ca para no nor­ma­li­zar­los o jus­ti­fi­car­los es un buen antí­do­to. Una cosa es car­gar con ellos y otra asu­mir­los y poten­ciar­los. El apren­di­za­je nun­ca ter­mi­na.

No bas­ta ir a pes­car peces con bue­na inten­ción. Tam­bién se nece­si­ta lle­var red.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *