Gladys, 33 años des­pués, sigues con [email protected]

Este domin­go, 3 de junio, se cum­pli­rán 33 años des­de que el guar­dia civil José Mar­tí­nez Salas te dis­pa­ró en la cabe­za, Gladys, cuan­do esta­bas sen­ta­da jun­to al Ebro, en Tude­la. En esta oca­sión no vamos a hacer un lla­ma­mien­to públi­co para reu­nir­nos en el par­que de Egia, no al menos for­mal­men­te (el calen­da­rio está petao de citas a las que mere­ce la pena acu­dir y hemos deci­di­do que, por este año, no íba­mos a aña­dir otra, por sig­ni­fi­ca­ti­va que sea para noso­tros y noso­tras). Pero sabes de sobra que eso no quie­re decir que te olvi­de­mos y que olvi­de­mos cómo te mata­ron. Por eso, sir­va esta car­ta para poner­te al corrien­te, como todos los años por estas fechas, de cuál es el pano­ra­ma.

Un año des­pués de la catás­tro­fe de Fukushi­ma, no nos cabe sino reafir­mar­nos en que tenías razón cuan­do deci­dis­te acu­dir aquel 3 de junio de 1979 a Tude­la para tomar par­te en una jor­na­da inter­na­cio­nal en res­pues­ta al “acci­den­te” de la cen­tral de Harris­burg, con el obje­ti­vo de denun­ciar que, en con­tra de la pro­pa­gan­da ofi­cial, la ener­gía nuclear repre­sen­ta­ba un ries­go cier­to para la huma­ni­dad. Sí, para la huma­ni­dad. No tuvie­ron sufi­cien­te con Cher­no­bil, pero, tras lo de Fukushi­ma, has­ta los más recal­ci­tran­tes pare­cen haber­le empe­za­do a ver las ore­jas al lobo. Inclu­so aquellas/​os que decían que sin nuclea­res ter­mi­na­ría­mos comien­do ber­zas, des­pués de ver lo acon­te­ci­do en Japón, sus­pi­ra­ron ali­via­dos, eso sí, por lo baji­nis, de que el movi­mien­to que tú y otros como tú impul­sas­teis en con­tra de la nuclea­ri­za­ción de Eus­kal Herria hubie­ra teni­do éxi­to. Eran, no lo olvi­da­mos, nada menos que cua­tro cen­tra­les, en Deba, Ispas­ter, Tude­la y Lemoiz.

Un año des­pués de nues­tra últi­ma cita, hemos de infor­mar­te de que Japón ha cerra­do tem­po­ral­men­te sus 54 cen­tra­les. Ale­ma­nia, está enca­mi­na­da hacia el apa­gón nuclear y ha anun­cia­do que sus últi­mos reac­to­res, los más moder­nos, no pasa­rán de 2022. Las/​as italianas/​os vota­ron masi­va­men­te en refe­rén­dum hace aho­ra un año en con­tra de la ener­gía nuclear. En Sui­za, han renun­cia­do a cons­truir las tres cen­tra­les que tenían en pro­yec­to y han deci­di­do cerrar pro­gre­si­va­men­te las cin­co en mar­cha. Ya ves, Gladys, que en el pano­ra­ma inter­na­cio­nal las pos­tu­ras pro­nu­clea­res retro­ce­den de mane­ra mani­fies­ta.

¿Y Garo­ña? Malas noti­cias. Por estos lares, siem­pre a con­tra­co­rrien­te. Para mal. El Gobierno del PP ava­la una pró­rro­ga de esta cen­tral, muy per­li­gro­sa, por vetus­ta y acha­co­sa, has­ta 2019. El PSOE se ras­ga las ves­ti­du­ras, como si no hubie­ra sido él quien, des­pués de haber­se com­pro­me­ti­do a cerrar­la, pro­rro­gó su per­mi­so has­ta des­pués de que aca­ba­se la legis­la­tu­ra, deján­do­se­lo al PP en ban­de­ja. Así se las ponían a Fer­nan­do VII.

Ya ves, Gladys. La his­to­ria te ha dado la razón. Pero la razón por sí mis­ma no es sufi­cien­te. Hay que seguir defen­dién­do­la, hay que seguir empu­jan­do. En eso esta­mos, y, en eso, estás con nosotras/​os.

DONOSTIAKO EGUZKI

Mayo del 2012

MÁS INFORMACIÓN:

http://​eguz​ki​do​nos​tia​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *