¿Qué pasó con los “alter­na­ti­vos” en las elec­cio­nes domi­ni­ca­nas?- Nar­ci­so Isa Con­de

Y afec­ta­das por su des­pres­ti­gio gene­ral, es para pro­po­ner­se una cons­truc­ción alter­na­ti­va y un posi­cio­na­mien­to polí­ti­co dife­ren­tes.

Todos, los cua­tro par­ti­dos lla­ma­dos “alter­na­ti­vos”, obtu­vie­ron menos del 2% de los votos váli­dos en el con­tex­to de unas vota­cio­nes pola­ri­za­das y alta­men­te vicia­das por la inter­ven­ción degra­dan­te de las dos gran­des cor­po­ra­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia crio­lla (o gran­des CxA de la polí­ti­ca) que se con­si­de­ran due­ñas del sis­te­ma polí­ti­co del país: los par­ti­dos de la Libe­ra­ción Domi­ni­ca­na (PLD) y Revo­lu­cio­na­rio Domi­ni­cano (PRD), que suc­cio­na­ron casi el 98% del total de votos depo­si­ta­dos, con una abs­ten­ción regis­tra­da y admi­ti­da del 31%.

El PLD, con un 51% del total, se impu­so al PRD que le compu­taron un 47%; todo esto en el mar­co de en unos de los pro­ce­sos más sucios de las últi­mas déca­das, en el que la maqui­na­ria pele­deís­ta exhi­bió mas capa­ci­dad de adul­te­ra­ción de los resul­ta­dos que su prin­ci­pal con­trin­can­te dota­do de mañas pare­ci­das.

CORRELACIÓN ENTRE LOS CUATRO

Entre esas cua­tro peque­ñas agru­pa­cio­nes (AP.-Alianza País-Gui­ller­mo Moreno, CxD.-Dominicanos por el Cam­bio-Eduar­do Estre­lla, FA.-Frente Amplio-Julián Serru­lle y APD.-Alianza por la Demo­cra­cia-Máx. Puig), el par­ti­do Alian­za País (AP) logró casi las tres cuar­tas par­tes de ese peque­ño espa­cio no ero­sio­na­do por la pola­ri­za­ción (62 mil Votos, 1.37% del total). El res­to se dis­tri­bu­yó en 0.11% APD, 0.14 % FA y 0.21% DxC.

Nada de extra­ño tie­ne ese resul­ta­do en el mun­do de los par­ti­dos muy peque­ños, dado que Gui­ller­mo Moreno siem­pre estu­vo mejor posi­cio­na­do. Pre­via­men­te había un peque­ño nicho en sec­to­res de las capas medias y sus­ten­tó una pro­pues­ta y un dis­cur­so, que auque suma­men­te mode­ra­do y sis­té­mi­co, resul­tó ser cohe­ren­te con su tra­yec­to­ria; ponien­do espe­cial énfa­sis en la anti­co­rrup­ción, en los dere­chos ciu­da­da­nos, en el cum­pli­mien­to de las nor­mas ins­ti­tu­cio­na­les, en la inde­pen­den­cia res­pec­to a las dos fac­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia y en refor­mas polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les, que sin impug­nar el mode­lo neo­li­be­ral, ten­de­rían a mode­rar algu­nos de sus aris­tas mas nega­ti­vas.

Por demás, Gui­ller­mo fue per­ci­bi­do por algu­nos sec­to­res como de izquier­da y vota­do inge­nua­men­te por ellos como tal, a pesar de su incon­se­cuen­te empe­ño en defi­nir­se como “cen­tro pro­gre­sis­ta”, pre­ser­ván­do­se de tin­tes izquier­dis­tas y subor­di­nan­do los com­po­nen­tes de esa pro­ce­den­cia.

CAUSAS DE LA REDUCCIÓN DEL ESPACIO COMÚN

El pre­do­mi­nio de pro­yec­tos muy per­so­na­les, la divi­sión entre los cua­tro (a pesar de no exhi­bir dife­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas de carác­ter pro­gra­má­ti­cos y a pesar de los recla­mos que le hacia una fran­ja de la socie­dad pro­cli­ve a incli­nar­se por una opción uni­fi­ca­da e inde­pen­dien­te de la par­ti­do­cra­cia tra­di­cio­nal), redu­jo aun mas el espa­cio inter­me­dio entre PLD y PRD, com­pri­mi­do por una pola­ri­za­ción his­tó­ri­ca y sis­té­mi­ca favo­re­ci­da por la cul­tu­ra polí­ti­ca domi­nan­te, por las ven­ta­jas estruc­tu­ra­les, la enor­me inequi­dad en el acce­so a los recur­sos y medios de cam­pa­ña, las ren­ta­bles arti­cu­la­cio­nes con los pode­res tem­po­ra­les y per­ma­nen­tes, y el apo­yo de la cla­se domi­nan­te meti­da de lleno en el nego­cio polí­ti­co.

Dos de ellos, APD y DxC, sen­ci­lla­men­te no tenían nada de alter­na­ti­vos ni podían ser per­ci­bi­dos como tales.

APD car­gó con el pesa­do far­do de la cola­bo­ra­ción y par­ti­ci­pa­ción con los gobier­nos corrup­tos y neo­li­be­ra­les del PLD-Leo­nel duran­te 11 años de ges­tión, sin mediar una rup­tu­ra rei­vin­di­ca­do­ra.

DxC venía de un des­ga­rra­mien­to interno en el Par­ti­do Refor­mis­ta Social Cris­tiano de Bala­guer (extre­ma dere­cha) a con­se­cuen­cia de un plei­to de can­di­da­tu­ras, y pese a los esfuer­zos de su can­di­da­to por lucir un tono sobrio, mode­ra­do y refor­ma­dor, man­tu­vo ‑jun­to a un con­ser­va­du­ris­mo esen­cial- la rei­vin­di­ca­ción de su nefas­to cau­di­llo his­tó­ri­co: Joa­quín Bala­guer.

A la socie­dad domi­ni­ca­na y par­ti­cu­lar­men­te a la fran­ja con ideas de avan­za­das, enfren­ta­da al par­ti­dis­mo tra­di­cio­nal, le resul­ta­ba difí­cil asu­mir como autén­ti­ca­men­te alter­na­ti­vas esas orga­ni­za­cio­nes y sus pro­pues­tas.

Mien­tras la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del Fren­te Amplio resul­tó des­de su ini­cio la cró­ni­ca de un fra­ca­so espe­ra­do: un ver­da­de­ro fias­co por su alto gra­do de des­es­truc­tu­ra­ción men­tal y su inca­pa­ci­dad para gene­rar sim­pa­tía.

Ade­más esa agru­pa­ción, que fue fun­da­men­tal­men­te pro­duc­to del cam­bio del nom­bre del MIUCA (sus­ten­tan­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta del Tra­ba­jo-PCT y algu­nos alia­dos suma­men­te débi­les), arras­tra­ba los jus­tos cues­tio­na­mien­tos por su recien­te alian­za con el PRD en las elec­cio­nes de medio tiem­po; y, ade­más, nun­ca logró expli­car con razo­nes enten­di­bles (que no fue­ran resen­ti­mien­tos ocul­tos) el hecho de que des­pués de haber sus­ten­ta­do en los pasa­dos comi­cios pre­si­den­cia­les la can­di­da­tu­ra de Gui­ller­mo Moreno, rehu­só hacer­lo en esta nue­va oca­sión, dan­do un absur­do sal­to al vacío.

LOS CANDIDATOS DE AP Y FA NO INTENTARON SER ALTERNATIVOS

En reali­dad, por dife­ren­tes razo­nes ‑sien­do común a ambos el con­ser­va­du­ris­mo y el per­so­na­lis­mo en la polí­ti­ca- los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de AP y FA, aun con­tan­do con el apo­yo de cier­tos sec­to­res con tra­di­ción de izquier­da y con cier­ta acep­ta­ción poten­cial en la fran­ja más avan­za­da de la socie­dad, no se deci­die­ron por ser alter­na­ti­vos, rehu­sa­ron ser impug­na­do­res del mode­lo neo­li­be­ral, de la depen­den­cia y de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad basa­da en al Cons­ti­tu­ción del 2010 y en el orden jurí­di­co-polí­ti­co-vigen­te.

Ambos fue­ron copa­dos por con­cep­cio­nes “posi­bi­li­tis­tas”, por el prag­ma­tis­mo y la lla­ma­da “via­bi­li­dad” de las opcio­nes polí­ti­cas, que de hecho acep­ta el orden legal esta­ble­ci­do y ape­nas se pro­po­ne algu­nas rei­vin­di­ca­cio­nes, lige­ras refor­mas y modi­fi­ca­cio­nes que no cho­can con los pila­res de sus­ten­ta­ción del sis­te­ma ni con los intere­ses del blo­que domi­nan­te. Que no impli­can cam­bios estruc­tu­ra­les ni des­mon­te del mode­lo neo­li­be­ral, con­fun­dién­do­se ‑o no dife­ren­cián­do­se debi­da­men­te- de los dis­cur­sos dema­gó­gi­cos de las opcio­nes tra­di­cio­na­les más inte­li­gen­tes

Nada de pro­cu­rar hacer posi­ble lo apa­ren­te­men­te impo­si­ble, nada de esgri­mir la nece­si­dad de una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Alian­za País sobre­di­men­sio­nó el lega­lis­mo, el camino a tra­vés de las per­ver­ti­das ins­ti­tu­cio­nes esta­ble­ci­das y el res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción reac­cio­na­ria y a las leyes que las sus­ten­tan.

Cla­se domi­nan­te, patriar­ca­do, homo­fo­bia, adul­to-cen­tris­mo, racis­mo anti-hai­tiano, saqueo e inter­ven­ción estruc­tu­ral y coti­dia­na del impe­ria­lis­mo, eco­ci­dio… no fue­ron blan­cos de ata­que per­ma­nen­tes ni razo­nes para for­mu­lar pro­pues­tas con­tun­den­tes, supe­ra­do­ras de esas terri­bles reali­da­des; temas bas­tan­te ausen­tes ‑o débil y oca­sio­nal­men­te inclui­dos- en sus dis­cur­sos.

El Fren­te Amplio agre­gó a eso más pobre­za de pen­sa­mien­to una can­di­da­tu­ra impreg­na­da del con­ser­va­du­ris­mo his­tó­ri­co del PLD hacia la cla­se domi­nan­te con un dis­cur­so seu­do polí­ti­co de pési­ma cali­dad.

Max Puig fue el que más con­cep­tua­li­zó sobre una par­te de estos temas, no pre­ci­sa­men­te los de cor­te anti­ca­pi­ta­lis­ta o anti­im­pe­ria­lis­ta, pero sin lograr cre­di­bi­li­dad algu­na des­pués de su lar­ga alian­za con el pele-leo­ne­lis­mo.

UNA ACTUACIÓN PROPIA DE LA “CLASE POLITICA”

Los cua­tro no se ale­ja­ron de la for­ma de actuar de la lla­ma­da “cla­se polí­ti­ca”, colo­ca­da siem­pre por enci­ma de la socie­dad, del pue­blo y de los movi­mien­tos socia­les en lucha; repro­du­cien­do “la cul­tu­ra” pro­pia del par­ti­dis­mo tra­di­cio­nal; al pun­to de estruc­tu­rar­se de la mis­ma mane­ra, reci­clan­do for­mas cen­tra­li­za­das y semi-cau­di­llis­tas de ges­tión y pro­yec­ción.

Inclu­so has­ta agru­pa­cio­nes con pre­sen­cia de cier­tos gru­pos expe­ri­men­ta­dos en luchas socia­les (pero impreg­na­do de refor­mis­mo), caye­ron en el elec­to­ra­lis­mo sim­plis­ta, asu­mien­do o apo­yan­do en oca­sio­nes cier­tas luchas rei­vin­di­ca­ti­vas como cues­tión subal­ter­na a una la lógi­ca fun­da­men­tal­men­te elec­to­ral.

El lide­raz­go “alter­na­ti­vo” fue con­ce­bi­do prin­ci­pal­men­te pre­sen­tán­do­se sepa­ra­dos en la com­pe­ten­cia elec­to­ral de las dos gran­des opcio­nes par­ti­do­crá­ti­cas, pero al mar­gen de con­te­ni­dos y prác­ti­cas real­men­te dife­ren­cia­do­ras; sin enten­der que ser can­di­da­to pre­si­den­cial con ese per­fil no es nece­sa­ria­men­te sinó­ni­mo de lide­raz­go popu­lar alter­na­ti­vo, algo que solo se for­ja en los gran­des com­ba­tes polí­ti­cos-socia­les, en las gran­des rebel­días polí­ti­cas o pro­mo­vien­do ini­cia­ti­vas, accio­nes y posi­cio­nes que tien­da a res­que­bra­jar el orden deca­den­te.

El anti­de­mo­crá­ti­co y exclu­yen­te sis­te­ma elec­to­ral esta­ble­ci­do en este país redu­ce la com­pe­ten­cia al par­ti­dis­mo regis­tra­do o legal­men­te reco­no­ci­do por sus auto­ri­da­des, impo­nien­do por ley enor­mes res­tric­cio­nes y con­ta­mi­nan­do los pro­ce­sos con mani­pu­la­cio­nes y favo­ri­tis­mos detes­ta­bles, que mere­cen ser con­fron­ta­dos para lograr la dife­ren­cia­ción y la cre­di­bi­li­dad nece­sa­rias des­pués de tan­tas frus­tra­cio­nes.

Pero resul­ta que el suje­to polí­ti­co-social alter­na­ti­vo ‑mas aun des­pués del impac­to de la era neo­li­be­ral en todos las ver­tien­tes de la socie­dad (inclui­das detes­ta­bles muta­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia y de la polí­ti­ca como nego­cio)- va mucho mas allá del sis­te­ma de par­ti­dos reco­no­ci­do y com­pren­de una gran diver­si­dad polí­ti­co-social poten­cial­men­te trans­for­ma­do­ra, olím­pi­ca­men­te des­pre­cia­da por los lla­ma­dos par­ti­dos emer­gen­tes.

EL VALOR DE LA LUCHAS EXTRA-INSTITUCIONALES

Si cier­ta­men­te es difí­cil redu­cir en gran­de la pola­ri­za­ción estruc­tu­ra­da, repro­du­ci­da por el sis­te­ma domi­nan­te y sus medios de comu­ni­ca­ción, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble hacer­lo sin poten­ciar y poli­ti­zar al máxi­mo las luchas socia­les extra-ins­ti­tu­cio­na­les y abrir­se a los nue­vos suje­tos socia­les y acto­res polí­ti­co-socia­les.

Por un lado hay que cho­car con fuer­za las ins­ti­tu­cio­nes, con­fron­tar inte­li­gen­te­men­te con el orden esta­ble­ci­do y des­le­gi­ti­mar­lo al máxi­mo en el cur­so de esos com­ba­tes; y por el otro, cons­truir para­le­la­men­te un gran movi­mien­to polí­ti­co-social, que actúe como con­tra-poder, agru­pe la diver­si­dad trans­for­ma­do­ra y repre­sen­te pro­gra­má­ti­ca­men­te los pun­tos de uni­dad y con­fluen­cia de esa diver­si­dad.

La beli­ge­ran­cia efi­caz, en el esce­na­rio elec­to­ral y en cual­quier otro, no se pue­de for­jar des­de el sec­ta­ris­mo, el con­ser­va­du­ris­mo, el elec­to­ra­lis­mo sim­plis­ta, la divi­sión, el par­ti­dis­mo puro y sim­ple, el ver­ti­ca­lis­mo y la rele­ga­ción de temas tan cru­cia­les como la lucha de cla­se, la insu­mi­sión de la juven­tud, la emer­gen­cia del femi­nis­mo, la libe­ra­ción de los tabúes, las dis­cri­mi­na­cio­nes por razo­nes sexua­les y racia­les y el gran tema ambien­ta­lis­ta.

No pue­de alcan­zar­se sin una la dosis de anti­im­pe­ria­lis­mo y un pro­gra­ma de des­mon­te del neo­li­be­ra­lis­mo, que impli­que des­pri­va­ti­za­ción del patri­mo­nio públi­co y natu­ral del país y se arti­cu­le todo esto a la deman­da de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te para refun­dar la repú­bli­ca sobe­ra­na

Esas caren­cias expli­can los pobres resul­ta­dos obte­ni­dos con esa mane­ra páli­da y medio­cre de con­ce­bir lo alter­na­ti­vo, tra­du­ci­da en la pul­ve­ri­za­ción elec­to­ral de tres de las opcio­nes pre­sen­ta­das y en la mini­mi­za­ción de aque­lla que logró ser per­ci­bi­da como dife­ren­te en el terreno moral y con­fia­ble en la inde­pen­den­cia res­pec­to a la par­ti­do­cra­cia tra­di­cio­nal; pre­ci­sa­men­te en una coyun­tu­ra en la que pudo lograr­se mucho más, dado el des­cré­di­to de las fuer­zas domi­nan­tes.

Vale decir en tér­mi­nos auto­crí­ti­cos que la tar­dan­za en la arti­cu­la­ción de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias y en su entron­que con los movi­mien­tos socia­les con­tes­ta­ta­rios, jun­to a la ausen­cia de una matri­cu­la elec­to­ral uni­ta­ria y recep­to­ra de una pro­pues­ta real­men­te alter­na­ti­va, faci­li­tó ese derro­te­ro opor­tu­nis­ta alta­men­te vul­ne­ra­ble.

De ahí el valor a futu­ro pró­xi­mo de los esfuer­zos dis­cre­tos, pero sis­te­má­ti­cos y tras­cen­den­tes, rea­li­za­dos para ini­ciar el Pro­yec­to Uni­ta­rio de las Izquier­das Revo­lu­cio­na­rias con la idea de ir más allá de la recién con­clui­da coyun­tu­ra elec­to­ral.

El valor de esfor­zar­nos, aun tar­día­men­te res­pec­to a la coyun­tu­ra, en hacer rena­cer la espe­ran­za de una uni­dad trans­for­ma­do­ra con capa­ci­dad de inter­ve­nir en todos los esce­na­rios y pro­mo­ver la insu­mi­sión gene­ra­li­za­da del pue­blo opri­mi­do y los sec­to­res medios gra­ve­men­te afec­ta­dos en un perio­do.

Uni­dad revo­lu­cio­na­ria que apun­ta en direc­ción a inter­ve­nir y cre­cer en el con­tex­to de una cri­sis sis­té­mi­ca de mayor pro­fun­di­dad y exten­sión, que habrá de dar­le mayor razón, des­pués de este pro­ce­so vicia­do y esta impo­si­ción ile­gi­ti­ma del pele­deis­mo, a la nece­si­dad de refun­dar las ins­ti­tu­cio­nes, el sis­te­ma polí­ti­co y los meca­nis­mos elec­to­ra­les, median­te una Cons­ti­tu­yen­te Popu­lar

RESULTADOS: TRES CATASTRÓFICOS Y UNO PRECARIO

Los resul­ta­dos del APD, DxC y F.A fue­ron sen­ci­lla­men­te catas­tró­fi­cos y se hace el ridícu­lo cuan­do se inten­ta jus­ti­fi­car­los o maqui­llar­los.

Los resul­ta­dos del AP-Gui­ller­mo Moreno, si bien no son depri­men­tes e inclu­so reve­lan un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el espa­cio de las mino­rías, se que­dó por deba­jo de la meta míni­ma que impli­ca­ba garan­ti­zar la con­ti­nui­dad de su matri­cu­la elec­to­ral y a una enor­me dis­tan­cia de los pun­te­ros..

AP, con su 1.37 %, per­dió el reco­no­ci­mien­to y sus pre­rro­ga­ti­vas, lo que cons­ti­tu­ye, más allá de su pre­ca­rio pero sig­ni­fi­ca­ti­vo avan­ce en la vota­ción, un revés que la obli­ga a repe­tir el esfuer­zo de estruc­tu­rar su nue­va soli­ci­tud de reco­no­ci­mien­to en con­di­cio­nes rela­ti­va­men­te mejo­res.

El revés no es catas­tró­fi­co, pero es revés. La dis­tan­cia res­pe­to a los dos polos es enor­me, casi abis­mal. El oli­go­po­lio elec­to­ral PRD-PLD sigue sien­do apa­bu­llan­te, pese a la enor­me cri­sis de cre­di­bi­li­dad de sus acto­res y no podrá ser rever­ti­do par­tien­do de nive­les tan pre­ca­rios des­de una lógi­ca exclu­si­va­men­te par­ti­dis­ta y elec­to­ra­lis­ta y des­de una acti­tud tan con­ser­va­do­ra.

Es incon­sis­ten­te y aco­mo­da­ti­cio, caren­te de espí­ri­tu auto­crí­ti­co el dis­cur­so triun­fa­lis­ta de AP ‑sobre­to­do median­do esa dis­tan­cia abis­mal res­pec­to a los dos pri­me­ros luga­res- pre­sen­tán­do­se como “ter­ce­ra opción”, mas cuan­do inclu­so dos de los gru­pos saté­li­tes (PRSC y MODA) supe­ran su pre­ca­ria vota­ción y el PRSC con un 6% (aun con una can­ti­dad de votos pres­ta­dos) será pro­mo­vi­do mediá­ti­ca­men­te como ter­ce­ra fuer­za elec­to­ral.

La ven­ta­ja sen­si­ble, casi enor­me, de AP es fren­te a APD, FA DxC. Pero eso se limi­ta el mun­do de los peque­ñi­tos.

POSICIONAMIENTOS POST VOTACIONES

Pero mas preo­cu­pan­te que ese triun­fa­lis­mo irre­fle­xi­vo y nada auto­crí­ti­co, es el posi­cio­na­mien­to polí­ti­co post vota­cio­nes de AP, que ade­más de un inne­ce­sa­rio reco­no­ci­mien­to al PLD-Dani­lo como “gana­dor”, inclu­ye el anun­cio de dili­gen­cias para pre­sen­tar una lis­ta de irre­gu­la­ri­da­des a la mis­ma JCE que aus­pi­cio la gran tram­pa y que debe­ría ser impug­na­da ya, sin pér­di­da de tiem­po, si no se hizo antes de con­su­mar ante los ojos de los par­ti­dos con­ten­dien­tes y de la pro­pia AP uno de los pro­ce­sos más vicia­do de la his­to­ria elec­to­ral recien­te.

Julián Serru­lle, lle­ván­do­le gabe­la, fue capaz de fomen­tar ilu­sio­nes en el nue­vo gobierno pele­deis­ta, lla­man­do a todos a con­tri­buir a que pue­da hacer­lo bien.

Lo acon­te­ci­do es de una gra­ve­dad enor­me. Los resul­ta­dos vicia­dos, que con­sa­gran el hecho bochor­no­so en el que la fac­ción de dere­cha con mayor capa­ci­dad para adul­te­rar­los se impo­ne sobre otra de igual cala­ña, no es como para acep­tar pasi­va­men­te las reglas de jue­go y las ins­ti­tu­cio­nes que hicie­ron posi­ble ese desas­tre; menos si tie­ne con­cien­cia de lo que habrá de des­atar­se des­pués de esta tra­gi-come­dia en medio de la cri­sis en mar­cha.

Mas cri­sis local, mas cri­sis mun­dial, con un gobierno con tufo a frau­de y fac­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia domi­nan­te corroí­das por sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas y afec­ta­das por su des­pres­ti­gio gene­ral, es para pro­po­ner­se una cons­truc­ción alter­na­ti­va y un posi­cio­na­mien­to polí­ti­co dife­ren­tes, que con­tri­bu­yan a crear las con­di­cio­nes para con­quis­tar des­de la movi­li­za­ción social una Cons­ti­tu­yen­te popu­lar y un nue­vo sis­te­ma elec­to­ral, superan­do esta ins­ti­tu­cio­na­li­dad deca­den­te geren­cia­da por una “cla­se polí­ti­ca” corrom­pi­da y al ser­vi­cio de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral.

El espí­ri­tu de rup­tu­ra, de dis­con­ti­nui­dad en el cor­to y mediano pla­zo, debe apo­de­rar­se de quie­nes anhe­la­mos una trans­for­ma­ción tras­cen­den­te. Y esto pre­ci­sa de un esfuer­zo crí­ti­co y auto-cri­ti­co supe­ra­dor de vie­jas prác­ti­cas y vie­jas visio­nes toda­vía influ­yen­tes, echan­do al basu­re­ro todo con­ser­va­du­ris­mo asu­mi­do en inte­rés de hacer­se pota­ble al sis­te­ma vigen­te y fun­cio­nal al jue­go elec­to­ral tal como ha dis­cu­rri­do en las últi­mas déca­das sin el recha­zo masi­vo nece­sa­rio; o a lo sumo reci­clán­do­lo con algu­nos remien­dos acep­ta­bles para los que diri­gen sus des­pres­ti­gia­dos órga­nos rec­to­res.

24 de mayo 2012, San­to Domin­go, RD.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *