Infor­me que da cuen­tas de los suce­sos reco­gi­dos en el mes de mayo- Etxe­rat

635 pre­sas y pre­sos for­man el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos. Estos 635 pre­sos están dis­per­sa­dos en 85 cár­ce­les. De todos los pre­sos solo 8 están en cár­ce­les de Eus­kal Herria, con­cre­ta­men­te en 4 pri­sio­nes. La mayor can­ti­dad de pre­sas y pre­sos se encuen­tra en las cár­ce­les de Espa­ña, son 479 pre­sas y pre­sos polí­ti­cos dis­per­sa­dos en 47 cár­ce­les. En las cár­ce­les de Fran­cia se encuen­tran 137 pre­sas y pre­sos dis­per­sa­dos en 30 cár­ce­les. En lo que se refie­re a las pri­sio­nes inter­na­cio­na­les, se encuen­tra un pre­so en Por­tu­gal, otro en en Nor­te de Irlan­da, otro en Ingla­te­rra y otro en Méji­co. Ade­más, En esta­do de pri­sión ate­nua­da debi­do a sus enfer­me­da­des 11 pre­sas y pre­sos se encuen­tran en sus domi­ci­lios, y otro pre­so un ciu­da­dano vas­do se encuen­tra en situa­ción de con­fi­na­do en la loca­li­dad de Autun, en Fran­cia.

Este últi­mo mes ha sido espe­cial­men­te duro para los fami­lia­res y alle­ga­dos que han sufri­do las con­se­cuen­cias direc­tas de la polí­ti­ca de dis­per­sión. En el últi­mo fin de sema­na de abril nue­ve fami­lia­res y alle­ga­dos sufrie­ron tres acci­den­tes, y por suer­te, pudo evi­tar­se un cuar­to acci­den­te debi­do a un inci­den­te gra­ve en la carre­te­ra. En estos pri­me­ros cin­co meses del año ya ha habi­do sie­te acci­den­tes. Esta polí­ti­ca de dis­per­sión es un cla­ro ata­que para los fami­lia­res y alle­ga­dos, ya que cada fin de sema­na hace­mos miles de kiló­me­tros en la carre­te­ra ponien­do en ries­go nues­tras pro­pias vidas. Por ello, es impres­cin­di­ble que la polí­ti­ca de dis­per­sión aca­be sin con­di­cio­nes ni chan­ta­jes.

Por otra par­te, en cuan­to a la salud tam­bién ha sido un mes com­ple­jo. Tres pre­sos polí­ti­cos han sido hos­pi­ta­li­za­dos. Por una lado, el pre­so de Onda­rru Ibon Ipa­rra­gi­rre que se encuen­tra en pri­sión ate­nua­da fue hos­pi­ta­li­za­do por un ata­que epi­lép­ti­co. Por otro lado, el pre­so de Bil­bao Txe­ma Ola­ba­rrie­ta fue hos­pi­ta­li­za­do a cau­sa de una peri­to­ni­tis. Y por últi­mo, Jose Ramon Mar­ti­nez de Lafuen­te tam­bién fue hos­pi­ta­li­za­do por un des­pren­di­mien­to de reti­na.

Des­gra­cia­da­men­te este mes tam­po­co ha mejo­ra­do la situa­ción de nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos. Sus dere­chos más fun­da­men­ta­les son vul­ne­ra­dos cons­tan­te­men­te, y son habi­tua­les los cas­ti­gos des­me­su­ra­dos, las agre­sio­nes, las acti­tu­des agre­si­vas y las duras con­di­cio­nes de vida que sufren en pri­sión nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos. Una de estas situa­cio­nes difí­ci­les son el ais­la­mien­to y el estar ais­la­do de sus com­pa­ñe­ros. En el caso de las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos es habi­tual que sean ais­la­dos unos de otros en dis­tin­tan cár­ce­les o en dis­tin­tos módu­los. Y en algu­nas oca­sio­nes aun­que los pre­sos no esten en ais­la­mien­to están solos, es decir, sin nin­gún otro pre­so polí­ti­co vas­co. En esta situa­ción están once pre­sas y pre­sos en este momen­to, y entre ellos se encuen­tra el pre­so que está gra­ve­men­te enfer­mo, Txus Mar­tin; por­que aun­que debi­do a su enfer­me­dad debe­ría de estar con algu­na per­so­na que sea de con­fian­za, está sin nin­gún com­pa­ñe­ro. En la mis­ma situa­ción se encuen­tra la pre­sa Naia Lacroix, que para denun­ciar ha hecho una huel­ga de ham­bre jun­to a Zuhaitz Erras­ti que ha dura­do sie­te días. Los dos se encuen­tran en la cár­cel de Gra­dig­nan y aban­do­na­ron la huel­ga de ham­bre por­que a Naia Lacroix le dije­ron que le tras­la­da­rían a otra pri­sión. Las pre­sas y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos de La San­te, Fres­nes, Ville­pin­te y Lan­ne­ze­man se unie­ron a la pro­tes­ta rea­li­zan­do ayu­nos. En ver­gon­zo­so que las pre­sas y pre­sos ten­gan que pasar por estas situa­cio­nes tan extre­mas para luchar por sus pro­pios dere­chos, y exi­gi­mos a los res­pon­sa­bles que tomen com­pro­mi­sos y que cam­bien esta situa­ción.

Los dere­chos de nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos tie­nen que ser res­pe­ta­dos, las pre­sas y los pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles tie­nen que ser libe­ra­dos, tie­nen que aca­bar con la cade­na per­pe­tua y las pre­sas y los pre­sos que ten­gan los dos ter­cios y las tres cuar­tas par­tes de la con­de­na cum­pli­da deben ser libe­ra­dos. No admi­ti­mos ni con­di­cio­na­mien­tos ni chan­ta­jes. Esto tie­ne que ser así y tie­ne que ser así de inme­dia­to (o cuan­to antes, depen­de de la car­ga que le quie­ras poner) ade­más.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *