O ellos, o noso­tros- Anto­nio Mai­ra

Creo que casi todos somos cons­cien­tes de que la oli­gar­quía finan­cie­ra, indus­trial y polí­ti­ca nos ha que­bra­do el país, dejan­do atrás cin­co millo­nes y medio de para­dos en cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so.

Aho­ra esta­mos ante el acto final, de natu­ra­le­za cri­mi­nal, de una cri­sis que nos con­du­ce a la mayor tra­ge­dia social que podía­mos ima­gi­nar.

El Gobierno, en com­pa­dreo des­ca­ra­do con la opo­si­ción, está apre­tan­do a nues­tra empo­bre­ci­da base social para bom­bear ren­ta a los sec­to­res de la oli­gar­quía que se han enri­que­ci­do has­ta lími­tes inima­gi­na­bles.

Se está inven­tan­do un mode­lo nue­vo de «inter­ven­ción a la espa­ño­la» y de «res­ca­te a la espa­ño­la» en un últi­mo esfuer­zo para absor­ber los aho­rros, los dere­chos labo­ra­les y las pres­ta­cio­nes socia­les de dece­nas de millo­nes de per­so­nas.

Les que­da poco más de un mes para «que­brar defi­ni­ti­va­men­te» la Segu­ri­dad Social, el sis­te­ma públi­co de Salud, el sis­te­ma públi­co de Edu­ca­ción, y todas las empre­sas públi­cas en los ámbi­tos esta­tal, auto­nó­mi­co y local.

Cien­tos de miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del sec­tor públi­co se irán a la calle, y nues­tros ser­vi­cios públi­cos se pri­va­ti­za­rán a pre­cio de ban­ca­rro­ta y para mayor lucro de esa oli­gar­quía capi­ta­lis­ta que sigue la «ley de hie­rro de ese sis­te­ma social»: apro­piar­se de toda la plus­va­lía indi­vi­dual y social de los tra­ba­ja­do­res.

Toda la rique­za nacio­nal será bom­bea­da hacia arri­ba, hacia las oli­gar­quías eco­nó­mi­cas que gobier­nan, país a país, pue­blo a pue­blo, Euro­pa ente­ra.

Nue­vas gue­rras de natu­ra­le­za colo­nial y expro­pia­to­ria, geno­ci­da y de saqueo, de bru­ta­li­dad ili­mi­ta­da y vio­la­do­ras de los dere­chos huma­nos ele­men­ta­les, serán lan­za­das para que el impe­rio y sus secua­ces absor­ban todas las mate­rias pri­mas mine­ra­les, ener­gé­ti­cas o de la bio­di­ver­si­dad que hay en el mun­do, en espe­cial en los paí­ses colo­ni­za­dos y empo­bre­ci­dos.

Tales gue­rras serán pro­cla­ma­das como «gue­rras huma­ni­ta­rias» por Fal­si­me­dia, es decir, por todo el sis­te­ma de mono­po­li­za­ción de la infor­ma­ción que se rea­li­za en «occi­den­te» a tra­vés de los «medios de comu­ni­ca­ción» pri­va­dos o públi­cos, en poder de esa mis­ma oli­gar­quía.

La pro­pa­gan­da de gue­rra y el mie­do será uti­li­za­do de mane­ra masi­va para inmo­vi­li­zar a toda la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, espe­cial­men­te a los jóve­nes.

Se tra­ta, sobre todo, de rom­per todo lazo de soli­da­ri­dad, toda iden­ti­fi­ca­ción de natu­ra­le­za comu­ni­ta­ria, labo­ral, o colec­ti­va, todas las raí­ces huma­nas que pue­dan vin­cu­lar­nos los unos a los otros. El patrio­tis­mo de los cana­llas y los ladro­nes va a actuar a tope duran­te el pró­xi­mo verano.

Todo el apa­ra­to de pro­pa­gan­da de Fal­si­me­dia poten­cia­rá has­ta el fre­ne­sí el patrio­te­ris­mo del fut­bol y del fol­clo­re más ran­cio, para que en estos pró­xi­mos cua­ren­ta días nos deje­mos saquear has­ta el últi­mo euro.

La men­ti­ra ‑como prin­ci­pal ins­tru­men­to de los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les- nos está ven­dien­do al Dios Mer­ca­do. Está sonan­do de nue­vo el penúl­ti­mo gri­to de ¡Que vie­ne el lobo!.

Rajoy nos quie­re hacer tra­gar el sapo de que va a «res­ca­tar» Ban­kia y su matriz BFA ‑y todo el sis­te­ma finan­cie­ro, detrás-; inyec­tan­do en los acti­vos deu­da públi­ca, que no es más que papel sin valor alguno.

Otra terri­ble vuel­ta de tuer­ca en el «garro­te vil» que aho­ga a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de este país.

Se está desa­rro­llan­do ante una ciu­da­da­nía asom­bra­da y toda­vía per­ple­ja por tan­to des­ca­ro, una cam­pa­ña de defen­sa ins­ti­tu­cio­nal a ultran­za. El obje­ti­vo es sal­va­guar­dar a cual­quier pre­cio, a cual­quier cos­te social, unas ins­ti­tu­cio­nes degra­da­das por una corrup­ción e irres­pon­sa­bi­li­dad ram­pan­tes que se extien­de a todos los pode­res del Esta­do empe­zan­do por la Monar­quía.

La defen­sa de la Cons­ti­tu­ción «otor­ga­da» de 1978 ‑aho­ra envuel­te en el papel higié­ni­co de la corrupción‑, se hace en nom­bre de una sobe­ra­nía total­men­te inexis­ten­te. La sobe­ra­nía que la pro­pia oli­gar­quía, fran­quis­ta y pos­fran­quis­ta ha entre­ga­do al BCE, la UE, el FMI y la OTAN.

En los últi­mos meses se están gene­ra­li­zan­do meca­nis­mos de «expro­pia­cion», vía mul­tas, tasas de todo tipo, e impues­tos loca­les, que están des­car­gan­do las «deu­das sobe­ra­nas» sobre las espal­das de los ciu­da­da­nos.

Para­le­la­men­te se están ponien­do en mar­cha, ace­le­ra­da­men­te, meca­nis­mos de con­trol y repre­sión poli­cial sobre los ciu­da­da­nos, que pre­ten­den aho­gar el enor­me movi­mien­to de indig­na­ción y de pro­tes­ta que reco­rre el país depun­ta a pun­ta.

En un país en el que el robo de la rique­za es la nor­ma supe­rior de la oli­gar­quía que gobier­na, el ejer­ci­cio de los dere­chos ciu­da­da­nos y el esta­lli­do de la pro­tes­ta social tie­ne que ser des­le­gi­ti­ma­do, cri­mi­na­li­za­do y pena­li­za­do.

Nues­tros jóve­nes están sien­do dete­ni­dos, ficha­dos, ame­dren­ta­dos, gol­pea­dos, y cas­ti­ga­dos con mul­tas impa­ga­bles.

Las nue­vas refor­mas del Códi­go Penal están ulti­man­do el aumen­to expo­nen­cial de las penas de cár­cel para aque­llas per­so­nas que hayan come­ti­do pre­via­men­te algún deli­to. Al mis­mo tiem­po se están con­vir­tien­do en deli­tos o fal­tas gra­ves mani­fes­ta­cio­nes y actua­cio­nes ciu­da­da­nas abso­lu­ta­men­te legí­ti­mas que repre­sen­tan el ejer­ci­cio de los dere­chos labo­ra­les, socia­les y polí­ti­cos fun­da­men­ta­les.

Poli­cías loca­les de pai­sano y guar­dias de segu­ri­dad pri­va­dos cam­pean por las ciu­da­des porra en mano y pis­to­la en el bol­si­llo.

Vie­jas leyes repre­si­vas, inter­pre­ta­das por jue­ces corrup­tos, y agi­ta­das como «nor­mas lega­les de obli­ga­do cum­pli­mien­to» por orga­ni­za­cio­nes para­fas­cis­tas que han naci­do y cre­ci­do bajo el ampa­ro y las sub­ven­cio­nes públi­cas, sir­ven para per­se­guir y ate­rro­ri­zar mani­fes­ta­cio­nes de liber­tad per­so­nal y de ejer­ci­cio de liber­ta­des públi­cas no sólo abso­lu­ta­men­te legí­ti­mas, sino tam­bién nece­sa­rias en la defen­sa de los dere­chos de todos.

Ha lle­ga­do la hora de decir ¡bas­ta!

ha lle­ga­do la hora de decir: ¡O ellos o noso­tros!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *