Vene­zue­la: Cre­ci­mien­to con dis­tri­bu­ciòn- GISXXI

El pasa­do 21 de mayo, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral de Vene­zue­la, infor­mó que la eco­no­mía cre­ció 5.6% en el pri­mer tri­mes­tre del 2012, al res­pec­to afir­mó:

“Casi nin­gún país ha ofre­ci­do su PIB para este tri­mes­tre toda­vía; sin embar­go noso­tros esta­mos hacien­do la com­pa­ra­ción con lo que algu­nos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les dicen que cre­ce­rá la región, ellos esti­ma­ban que el cre­ci­mien­to será de alre­de­dor 3%, es decir, que noso­tros esta­mos casi dupli­can­do las esti­ma­cio­nes inter­na­cio­na­les”.

Estos datos vie­nen a sumar­se a la ten­den­cia posi­ti­va que duran­te el año 2011 per­mi­tió un cre­ci­mien­to del pro­duc­to interno bru­to de 4%, cre­ci­mien­to que sig­ni­fi­có la supera­ción del ciclo rece­si­vo vivi­do en el 2010 con un cre­ci­mien­to del ‑1.5% y en el 2009 del ‑3.2%.

Recor­de­mos que en 1999, comen­zan­do el gobierno revo­lu­cio­na­rio, la eco­no­mía cerró con un cre­ci­mien­to nega­ti­vo de ‑6%, esto como pro­duc­to de la cri­sis mun­dial capi­ta­lis­ta ori­gi­na­da en Asia, la cual de ser una cri­sis regio­nal, ter­mi­nó deno­mi­nán­do­se como la “pri­me­ra cri­sis de la glo­ba­li­za­ción”. Una polí­ti­ca de orien­ta­ción nacio­nal de la eco­no­mía y de recu­pe­ra­ción del pre­cio de la ces­ta petro­le­ra a par­tir del for­ta­le­ci­mien­to de la OPEP, per­mi­tió que la eco­no­mía vene­zo­la­na ini­cia­ra un ciclo de cre­ci­mien­to, dán­do­se un 3.7% para el 2000 y un 3.4% para el 2001, la vita­li­dad de este ciclo fue dete­ni­da­por las accio­nes gol­pis­tas de la opo­si­ción, las cua­les gene­ra­ron una caí­da en la eco­no­mía de ‑8.9% en el 2002 y de ‑7.8% en el 2003.

Del 2004 has­ta el 2008, se gene­ra un nue­vo ciclo de cre­ci­mien­to y vita­li­dad, sien­do inte­rrum­pi­do por la cri­sis finan­cie­ra mun­dial ini­cia­da en el 2008. El impac­to nega­ti­vo fue inme­dia­to, para el 2009 la eco­no­mía cae ‑3.2% y para el 2010 un ‑1.5%, de nue­vo fue la polí­ti­ca de inver­sión y no de aus­te­ri­dad mone­ta­ris­ta la que per­mi­te la revi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía duran­te el 2011 y este pri­mer tri­mes­tre del 2012.

El cre­ci­mien­to o decre­ci­mien­to de la eco­no­mía vene­zo­la­na en cada ciclo, podría ver­se de mane­ra sim­plis­ta, como la varia­ción posi­ti­va o nega­ti­va en la ces­ta petro­le­ra; sin embar­go un aná­li­sis más deta­lla­do per­mi­te com­pren­der el papel de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del gobierno boli­va­riano como un fac­tor fun­da­men­tal en la pro­tec­ción fren­te a las cri­sis y en el rápi­do ini­cio de los pro­ce­sos de cre­ci­mien­to des­pués de cada cri­sis.

No es gra­tui­to que un año des­pués del cre­ci­mien­to nega­ti­vo del 2002 y 2003, la eco­no­mía haya cre­ci­do 18.3% en el 2004, o que des­pués del decre­ci­mien­to del 2009 y 2010, se haya dado el cre­ci­mien­to de 4 % en el 2011. Tam­po­co es gra­tui­to que duran­te esta últi­ma cri­sis eco­nó­mi­ca que derrum­bó el pre­cio del petró­leo, lle­ván­do­lo de un techo de 130 dóla­res has­ta 30 dóla­res, el empleo en la socie­dad vene­zo­la­na se haya pro­te­gi­do, man­te­nién­do­se duran­te toda la cri­sis, has­ta hoy, en un dígi­to.

Mien­tras en socie­da­des como Espa­ña el des­em­pleo lle­gó y se man­tie­ne en 22% y en Colom­bia lle­gó a 14%, Vene­zue­la duran­te el 2009 tuvo un des­em­pleo de 7.3% y 8.1% en el 2010, es decir, duran­te la cri­sis, el gobierno revo­lu­cio­na­rio a dife­ren­cia de los gobier­nos neo­li­be­ra­les, no des­car­gó la cri­sis en los hom­bros de los tra­ba­ja­do­res. En lugar de recu­rrir a las rece­tas fon­do mone­ta­ris­tas de con­ge­la­mien­to o reduc­ción de sala­rios, el gobierno obre­ris­ta del pre­si­den­te Chá­vez ha garan­ti­za­do el ingre­so de la pobla­ción vene­zo­la­na con aumen­tos sus­tan­cia­les y per­ma­nen­tes.

Todo este cua­dro de polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias com­pro­me­ti­das con los tra­ba­ja­do­res y de nue­va vita­li­dad en la eco­no­mía nacio­nal, vie­ne a ser com­ple­men­ta­do con la polí­ti­ca deci­di­da de con­trol de pre­cios, la cual ha arro­ja­do impor­tan­tes resul­ta­dos, dán­do­se des­de el mes de enero de 2012 una des­ace­le­ra­ción en el índi­ce de pre­cios al con­su­mi­dor: para enero se ubi­có en 1.5, para febre­ro en 1.1, para mar­zo en 0.9 y para abril en 0.8. El gobierno de Hugo Chá­vez, a pesar de los desa­fíos gol­pis­tas y macro­eco­nó­mi­cos glo­ba­les, ha man­te­ni­do duran­te todo su gobierno, un pro­me­dio de 22.2% en el índi­ce de pre­cios al con­su­mi­dor, mien­tras que el gobierno de Car­los Andrés Pérez man­tu­vo un pro­me­dio de 45.3% y el de Rafael Cal­de­ra de 59.6%.

Todo lo ante­rior ilus­tra el tra­za­do y rea­li­za­ción de una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca revo­lu­cio­na­ria que supera la lógi­ca del indi­vi­dua­lis­mo capi­ta­lis­ta, una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que recu­pe­ra el real sen­ti­do de la pala­bra “eco­no­mía, la cual tie­ne su ori­gen en la pala­bra casa, en el sen­ti­do de patri­mo­nio y en la pala­bra admi­nis­trar, de tal suer­te que la eco­no­mía está liga­da al pro­ble­ma de pro­du­cir para la vida, tie­ne que ver con los pro­ce­sos de pro­duc­ción, inter­cam­bio, dis­tri­bu­ción y con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios como medios de satis­fac­ción de las nece­si­da­des huma­nas.

El filó­so­fo grie­go Aris­tó­te­les, pro­po­nía una dife­ren­cia entre eco­no­mía y cre­ma­tís­ti­ca, por eco­no­mía enten­día la cien­cia que se ocu­pa de la mane­ra en que se admi­nis­tran unos recur­sos o el empleo de los recur­sos exis­ten­tes con el fin de satis­fa­cer las nece­si­da­des que tie­nen las per­so­nas y los gru­pos huma­nos, mien­tras que cre­ma­tís­ti­ca la enten­día como el arte de hacer­se rico, de adqui­rir rique­zas, una acti­vi­dad que bus­ca acu­mu­lar por acu­mu­lar, la rique­za des­de este enfo­que es un fin y no un medio.Aristóteles veía la cre­ma­tís­ti­ca como una per­ver­sión de los valo­res pues la per­so­na es poseí­da por la sed de dine­ro, de oro; pero no encuen­tra satis­fac­ción, es una prác­ti­ca que des­hu­ma­ni­za.

La revo­lu­ción Boli­va­ria­na ha res­ti­tui­do el sen­ti­do éti­co de la eco­no­mía, la ope­ra­ción de las diver­sas varia­bles de cre­ci­mien­to y pro­duc­ti­vi­dad están direc­cio­na­das a la cons­truc­ción de la vida bue­na y a la supera­ción de la des­igual­dad. Los resul­ta­dos así lo demues­tran, hoy Vene­zue­la es la socie­dad menos des­igual de toda Amé­ri­ca lati­na, de un índi­ce de gini de 0.4874 en 1997 paso a 0.3900 en el 2011. Así mis­mo, la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la revo­lu­ción boli­va­ria­na ha logra­do lle­var a la socie­dad Vene­zo­la­na a un desa­rro­llo humano alto, pasan­do de 0.699 en 1995 a 0.756 en el 2011.

Este pró­xi­mo 07 de Octu­bre los vene­zo­la­nos esco­ge­ran entre dos móde­los: Uno que uti­li­za la eco­no­mia como medio para alcan­zar la sas­ti­fac­ción de las nece­si­da­des de la pobla­ción, rom­pien­do con la dico­to­mia entre cre­cer y dis­tri­buir, lide­ra­do por el pre­si­den­te Cha­vez y otro que ve la eco­no­mia con un fin, solo orien­ta­do a la acu­mu­la­ción de rique­za por un gru­po pri­vi­le­gia­do de la socie­dad, lide­ra­do por los gru­pos eco­no­mi­cos que diri­gen la cam­pa­ña de Enri­que Capri­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *