Mar­xis­mo y Cien­cia- Car­lo Fra­bet­ti

Resu­men de la ponen­cia pre­sen­ta­da por Car­lo Fra­bet­ti en el Pri­mer Con­gre­so Mun­dial de Exce­len­cia Cien­tí­fi­ca (Méxi­co, mayo 2012).

Cuan­do Marx dijo que los filó­so­fos no han hecho más que inter­pre­tar el mun­do pero de lo que se tra­ta es de trans­for­mar­lo, era ple­na­men­te cons­cien­te de que la filo­so­fía natu­ral, con­ver­ti­da en cien­cia, lle­va­ba varios siglos trans­for­man­do el mun­do a un rit­mo ace­le­ra­do; lo que en reali­dad que­ría decir era que la filo­so­fía y la cien­cia (o la filo­so­fía-cien­cia, pues, como seña­ló Engels, son inse­pa­ra­bles) debían poner­se al ser­vi­cio de la trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad. Por eso se plan­teó la bata­lla con­tra el capi­ta­lis­mo como una empre­sa cien­tí­fi­ca, y por eso, hoy que el poder trans­for­ma­dor de la cien­cia pue­de ser la cla­ve de nues­tra super­vi­ven­cia o de nues­tra ani­qui­la­ción, es urgen­te recon­ver­tir el mar­xis­mo en el “socia­lis­mo cien­tí­fi­co” que nun­ca debió dejar de ser; es decir, en una corrien­te de pen­sa­mien­to y acción que pon­ga la cien­cia ‑y la cul­tu­ra toda- al ser­vi­cio de la revo­lu­ción. En ese sen­ti­do, los mar­xis­tas ‑y los anti­ca­pi­ta­lis­tas en gene­ral- debe­ría­mos hacer­nos algu­nas pre­gun­tas rela­ti­vas a nues­tro pro­pio papel y a nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a la actual cri­sis eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral.

1. El pen­sa­mien­to pos­mo­derno es ‑aun­que no solo eso- un inten­to de aca­bar con el mar­xis­mo, impug­nan­do sus supues­tas pre­ten­sio­nes de inter­pre­ta­ción glo­bal de la reali­dad, su supues­ta con­di­ción de “meta­rre­la­to”. Y pues­to que el mar­xis­mo se pro­po­ne como “socia­lis­mo cien­tí­fi­co”, el pos­mo­der­nis­mo pone en entre­di­cho a la pro­pia cien­cia.

¿Es nece­sa­rio arti­cu­lar un nue­vo dis­cur­so mar­xis­ta, que rei­vin­di­que el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co fren­te al rela­ti­vis­mo pos­mo­derno a la vez que se libe­ra de toda pre­ten­sión o apa­rien­cia de “gran rela­to” mesiá­ni­co?

2. Algu­nos pres­ti­gio­sos epis­te­mó­lo­gos y filó­so­fos de la cien­cia, como Karl Pop­per o Mario Bun­ge, han cali­fi­ca­do al mar­xis­mo de seu­do­cien­cia.

¿En qué medi­da los pro­pios mar­xis­tas hemos pro­pi­cia­do este equí­vo­co y cómo pode­mos evi­tar­lo?

3. El mayor peli­gro que ame­na­za al mar­xis­mo es de orden interno: su deri­va dog­má­ti­ca, debi­da, en bue­na medi­da, a la pro­pen­sión al inmo­vi­lis­mo de quie­nes alcan­zan algu­na for­ma de poder. Pero la ten­den­cia al dog­ma­tis­mo se debe tam­bién a la nece­si­dad de apo­yar­se en con­vic­cio­nes fir­mes y per­ma­nen­tes: lo que podría­mos deno­mi­nar la “nos­tal­gia de la reli­gión”.

¿Cómo depu­rar el dis­cur­so mar­xis­ta de con­te­ni­dos irra­cio­na­les, dog­má­ti­cos, idea­lis­tas y reduc­cio­nis­tas?

4. Inten­tar fun­da­men­tar el dere­cho y la éti­ca en una supues­ta “ley natu­ral” es tan gra­tui­to como atri­buir­les un fun­da­men­to divino, y así lo enten­die­ron des­de Rous­seau has­ta Witt­gens­tein, pasan­do por Hans Kel­sen. Pero muchos mar­xis­tas argu­men­tan y actúan como si hubie­ra valo­res abso­lu­tos e inmu­ta­bles, a la vez que, para­dó­ji­ca­men­te, con­si­de­ran que el mar­xis­mo es ajeno a todo plan­tea­mien­to éti­co.

¿Cómo cons­truir una teo­ría y una prác­ti­ca revo­lu­cio­na­rias que, aun reco­no­cien­do sus con­no­ta­cio­nes éti­cas, no ape­len a supues­tos valo­res abso­lu­tos?

5. El mar­xis­mo no pue­de desa­rro­llar­se al mar­gen de los aná­li­sis y las luchas de otros movi­mien­tos trans­for­ma­do­res, como el femi­nis­mo, el eco­lo­gis­mo, el indi­ge­nis­mo y el nacio­na­lis­mo eman­ci­pa­to­rio; y tam­po­co pue­de igno­rar los logros teó­ri­cos y prác­ti­cos de anar­quis­tas, oku­pas, indig­na­dos, cris­tia­nos de base y otras orga­ni­za­cio­nes que no com­par­ten los mis­mos pre­su­pues­tos pero sí aná­lo­gos obje­ti­vos.

¿Cómo cons­truir un amplio fren­te anti­ca­pi­ta­lis­ta en el que pre­va­lez­can las afi­ni­da­des sobre las dife­ren­cias y don­de un mar­xis­mo genui­na­men­te cien­tí­fi­co ‑y por ende anti­dog­má­ti­co- no pre­ten­da eri­gir­se en orto­do­xia revo­lu­cio­na­ria ni en voz úni­ca?

6. Algu­nos con­cep­tos bási­cos del mar­xis­mo han sido obje­to de nume­ro­sos aná­li­sis ‑no siem­pre rigu­ro­sos pero a menu­do reve­la­do­res- des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas (pen­se­mos, por ejem­plo, en los tra­ba­jos de Freud y de Lévi-Strauss sobre el feti­chis­mo).

¿Hay que rede­fi­nir con­cep­tos como feti­chis­mo, plus­va­lía o lucha de cla­ses de una for­ma a la vez más amplia y más rigu­ro­sa?

7. La teo­ría de jue­gos, la teo­ría del caos y con­cep­tos como frac­tal, meme, entro­pía, estruc­tu­ra disi­pa­ti­va o sis­te­ma com­ple­jo adap­ta­ti­vo (CAS), jun­to con el desa­rro­llo de la infor­má­ti­ca, han abier­to nue­vas vías para la ela­bo­ra­ción de simu­la­cio­nes y mode­los ope­ra­ti­vos en el cam­po de las cien­cias socia­les

¿Qué herra­mien­tas teó­ri­cas e infor­má­ti­cas ya exis­ten­tes pode­mos uti­li­zar, y de qué nue­vas herra­mien­tas debe­mos dotar­nos, para con­so­li­dar la base cien­tí­fi­ca de la eco­no­mía y la socio­lo­gía?

8. Si no la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca en su tota­li­dad, algu­nas de sus sub­co­mu­ni­da­des empie­zan a fun­cio­nar como autén­ti­cas “inte­li­gen­cias de enjam­bre”, en las que un con­ti­nuo y casi ins­tan­tá­neo flu­jo de infor­ma­ción pro­pi­cia for­mas de cola­bo­ra­ción y logros colec­ti­vos que has­ta hace poco eran impen­sa­bles.

¿Cómo pode­mos tejer una red de inter­cam­bio de ideas y expe­rien­cias que per­mi­ta abor­dar colec­ti­va­men­te y con rigor cien­tí­fi­co los pro­ble­mas bási­cos de la eco­no­mía y la socio­lo­gía, dan­do pleno sen­ti­do a la máxi­ma de pen­sar glo­bal­men­te y actuar local­men­te?

9. En los últi­mos siglos, la cien­cia se ha preo­cu­pa­do de for­ma muy espe­cial por dotar­se de un len­gua­je pre­ci­so, libre de ambi­güe­da­des y con­no­ta­cio­nes, lo más pró­xi­mo posi­ble a la exac­ti­tud de las mate­má­ti­cas. El dis­cur­so polí­ti­co, sin embar­go, sigue uti­li­zan­do un len­gua­je más lite­ra­rio que lite­ral, lleno de metá­fo­ras, meto­ni­mias, hipér­bo­les y otras figu­ras retó­ri­cas des­ti­na­das a sus­ci­tar la emo­ción más que la refle­xión y abier­tas a la inter­pre­ta­ción sub­je­ti­va.

¿Cómo arti­cu­lar un dis­cur­so revo­lu­cio­na­rio genui­na­men­te cien­tí­fi­co, libre de los arti­fi­cios y las ambi­güe­da­des del len­gua­je polí­ti­co con­ven­cio­nal?

10. La lógi­ca capi­ta­lis­ta del indi­vi­dua­lis­mo, el desa­rro­llo ili­mi­ta­do y la com­pe­ti­ti­vi­dad ha sido inter­na­li­za­da por amplios sec­to­res de la izquier­da, y se expre­sa en mani­fes­ta­cio­nes tan gene­ra­li­za­das e irra­cio­na­les como el cul­to a la per­so­na­li­dad o el pro­duc­ti­vis­mo.

¿Es nece­sa­rio rede­fi­nir con­cep­tos como “indi­vi­duo”, “desa­rro­llo” o “com­pe­ten­cia” des­de una pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca e ine­quí­vo­ca­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta?

11. El des­mem­bra­mien­to de la Unión Sovié­ti­ca y el supues­to fra­ca­so del lla­ma­do “socia­lis­mo real” siguen dan­do argu­men­tos a los neo­li­be­ra­les y des­mo­ra­li­zan­do a muchos izquier­dis­tas, y las recien­tes evo­lu­cio­nes de Chi­na y de Cuba pre­sen­tan aspec­tos preo­cu­pan­tes.

¿En qué medi­da es el socia­lis­mo un CAS (sis­te­ma adap­ta­ti­vo com­ple­jo) en un entorno capi­ta­lis­ta y cómo se desa­rro­lla en estos momen­tos la inter­ac­ción capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo?

12. El dis­cur­so neo­li­be­ral es cada vez más explí­ci­to pero tam­bién más incohe­ren­te, y el map­ping (cua­dro estra­té­gi­co) que se des­pren­de de dicho dis­cur­so es cada vez más com­ple­jo y con­fu­so.

¿Cómo pode­mos ela­bo­rar, des­de la izquier­da y des­de la cien­cia, un nue­vo “mapa­mun­di polí­ti­co” ‑es decir, un map­ping eco­nó­mi­co, socio­ló­gi­co y estra­té­gi­co- rigu­ro­so y ope­ra­ti­vo?

En los atlas geo­grá­fi­cos figu­ran, a menu­do en pági­nas con­ti­guas, los mapas físi­cos y polí­ti­cos de los dis­tin­tos paí­ses y con­ti­nen­tes. Y nues­tra visión del mun­do, nues­tra Wel­tans­chauung, tam­bién está for­ma­da por un mosai­co (o más bien un calei­dos­co­pio en con­ti­nuo movi­mien­to) de mapas físi­cos y polí­ti­cos de los dis­tin­tos aspec­tos de la reali­dad. Para mover­nos por el mun­do, nece­si­ta­mos ambos tipos de mapas: nece­si­ta­mos saber cómo fun­cio­na la mate­ria y cómo fun­cio­na la men­te, tan­to indi­vi­dual como colec­ti­va (es decir, la cul­tu­ra). Nece­si­ta­mos con­tro­lar, en el plano físi­co, el espa­cio y el tiem­po, así como la rela­ción entre ambos, que es el movi­mien­to; pero tam­bién tene­mos que con­tro­lar el espa­cio men­tal-cul­tu­ral y el tiem­po his­tó­ri­co, así como la rela­ción entre ambos, que es el deve­nir de la socie­dad, el movi­mien­to ince­san­te de la cul­tu­ra, la his­to­ria mis­ma. Para saber en qué mun­do vivi­mos, y para poder trans­for­mar­lo, nece­si­ta­mos las visio­nes com­ple­men­ta­rias de la físi­ca y la polí­ti­ca.

Pero la físi­ca actual es suma­men­te com­ple­ja, y cono­cer tan siquie­ra los rudi­men­tos de la rela­ti­vi­dad y la mecá­ni­ca cuán­ti­ca requie­re muchas horas de estu­dio y refle­xión, así como el aban­dono de una serie de pre­jui­cios deri­va­dos de una con­cep­ción idea­lis­ta e inge­nua­men­te intui­ti­va de la natu­ra­le­za. Pue­de que ya nadie crea que la Tie­rra es pla­na aun­que nues­tros sen­ti­dos así lo sugie­ran; pero para muchos la cur­va­tu­ra del espa­cio-tiem­po o el inde­ter­mi­nis­mo cuán­ti­co no son más que oscu­ras elu­cu­bra­cio­nes que en nada afec­tan a su visión del mun­do (en este sen­ti­do, es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que se siga hablan­do de la “teo­ría” de la rela­ti­vi­dad cien años des­pués de su cons­ta­ta­ción irre­fu­ta­ble).

Y la polí­ti­ca actual no es menos com­ple­ja. Con el agra­van­te de que con res­pec­to a la físi­ca nadie ‑o casi nadie- mien­te, mien­tras que la infor­ma­ción polí­ti­ca más abun­dan­te, la que nos ofre­cen los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, es casi siem­pre falaz o ten­den­cio­sa. Y con la par­ti­cu­la­ri­dad de que, así como a la mayo­ría de la gen­te no le impor­ta reco­no­cer su esca­sa for­ma­ción cien­tí­fi­ca, nadie admi­te su igno­ran­cia polí­ti­ca; todo el mun­do opi­na sobre todo, como en las ter­tu­lias tele­vi­si­vas, y todos creen ‑o pre­ten­den hacer­nos creer- que sus opi­nio­nes se basan en un cono­ci­mien­to obje­ti­vo de la reali­dad.

Para col­mo de males, las esca­sas per­so­nas que tie­nen una for­ma­ción polí­ti­ca míni­ma­men­te sóli­da tien­den a afe­rrar­se a los clá­si­cos con un fer­vor que, en últi­ma ins­tan­cia, no es sino nos­tal­gia de la reli­gión. Nadie cues­tio­na a Gali­leo y New­ton como padres de la cien­cia moder­na, pero la gen­te ins­trui­da no igno­ra que sus for­mu­la­cio­nes han sido supe­ra­das. Sin embar­go, no es inusual que los mar­xis­tas sigan repi­tien­do como axio­mas incues­tio­na­bles afir­ma­cio­nes que nun­ca fue­ron más que pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes a pro­ble­mas suma­men­te com­ple­jos; seguir esgri­mien­do, a estas altu­ras, sim­pli­fi­ca­cio­nes tales como que la eco­no­mía es el motor de todas las acti­vi­da­des huma­nas o que los obre­ros no tie­ne patria, o ape­lar a con­cep­tos tan esque­má­ti­cos (aun­que en su día ilu­mi­na­do­res) como los de infra­es­truc­tu­ra y super­es­truc­tu­ra, es algo tan fre­cuen­te como preo­cu­pan­te.

Todo ello pare­ce indi­car que en polí­ti­ca, como en físi­ca, no bas­ta con afi­nar tal o cual con­cep­to o ajus­tar tal o cual teo­ría: se impo­ne un cam­bio de para­dig­ma, así como una revo­lu­ción peda­gó­gi­ca que difun­da y con­so­li­de una nue­va visión del mun­do. Lo cual no sig­ni­fi­ca rom­per con lo ante­rior, sino rela­ti­vi­zar­lo ‑sin caer en el rela­ti­vis­mo- para revi­ta­li­zar­lo, val­ga el tra­ba­len­guas. La rela­ti­vi­dad no aca­bó con la físi­ca new­to­nia­na, como pro­cla­mó en su día la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta, sino que la inte­gró en un sis­te­ma más amplio: como dijo el lúci­do escri­tor de cien­cia fic­ción James Blish, Eins­tein se tra­gó vivo a New­ton. Y, aná­lo­ga­men­te, los socia­lis­tas del siglo XXI tene­mos que tra­gar­nos vivo a Marx. Y a Engels, a Baku­nin, a Lenin, a Trots­ki, a Rosa Luxem­bur­go, a Karl Krau­se, a Hans Kel­sen, a Grams­ci, a Mao, a Fidel Cas­tro, a Kate Millett y a muchos y muchas más. Y tene­mos que vaciar los arma­rios de reli­quias y feti­ches.

Tex­tos rela­cio­na­dos

El pen­sa­mien­to múl­ti­ple http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​4​9​078

La zorra pos­mo­der­na http://www.insurgente.org/index.php/component/k2/item/276-la-zorra-posmoderna-y-el-árbol-de-la-ciencia

Revo­lu­ción peda­gó­gi­ca http://​blogs​.publi​co​.es/​c​i​e​n​c​i​a​s​/​g​e​n​e​r​a​l​/​1​3​9​7​/​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​p​e​d​a​g​o​g​ica

Cam­bio de para­dig­ma http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​8​636

Tra­gar­se vivo a Marx http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​8​150

Socia­lis­mo racio­nal http://​old​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​r​a​c​i​o​n​a​l​-​m​a​r​x​i​s​m​o​-​c​i​e​n​c​i​a​-​s​e​u​d​o​c​i​e​n​cia

Socia­lis­mo cien­tí­fi­co http://​www​.rebe​lion​.org/​d​o​c​s​/​3​3​7​7​1​.​pdf

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *