FARC-EP : 48 años de lucha arma­da rebel­de

Los cua­ren­ta y ocho años de lucha que cum­pli­mos las FARC-EP este 27 de mayo son la mejor demos­tra­ción de que un pue­blo cons­cien­te, orga­ni­za­do y dis­ci­pli­na­do no pue­de ser ven­ci­do ni siquie­ra por los más pode­ro­sos enemi­gos. Des­de Mar­que­ta­lia a la fecha, las cre­cien­tes y cada vez más entre­na­das fuer­zas arma­das colom­bia­nas han esta­do tras noso­tros en una feroz acti­vi­dad pre­da­do­ra, con­tan­do a su vez con la ase­so­ría mili­tar del Pen­tá­gono y la ayu­da finan­cie­ra de los Esta­dos Uni­dos. Cada uno de los suce­si­vos gobier­nos oli­gár­qui­cos que ha pro­me­ti­do ven­cer­nos, ha vis­to frus­tra­dos sus pro­pó­si­tos y deja­do en cam­bio tras de sí un país ensan­gren­ta­do.

Las cla­ses domi­nan­tes colom­bia­nas poseen muy mala memo­ria cuan­do se tra­ta de recor­dar sus crí­me­nes, a los que endil­gan ade­más un nom­bre emble­má­ti­co a fin de hacer des­apa­re­cer sus cul­pas. A la pri­me­ra matan­za gene­ra­li­za­da por el des­po­jo de las mejo­res tie­rras, pro­mo­vi­da en la cuar­ta déca­da del siglo pasa­do, le pusie­ron el nom­bre de La Vio­len­cia, expre­sión mági­ca que sir­vió para ocul­tar a terra­te­nien­tes, empre­sa­rios, gamo­na­les, gene­ra­les y agen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos y loca­les de la gue­rra fría, ver­da­de­ros azu­za­do­res y eje­cu­to­res de la ate­rra­do­ra mor­tan­dad que les per­mi­tió enri­que­cer­se bajo la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del esta­do de sitio.

CINCUENTA AÑOS DESPUÉS INVENTARON la his­to­ria de una dispu­ta terri­to­rial por el con­trol de los cul­ti­vos ilí­ci­tos entre dis­tin­tos acto­res arma­dos. De ese modo, cubrien­do a unos y otros con el mote de los vio­len­tos, pre­ten­die­ron disi­mu­lar la con­fi­gu­ra­ción de un mode­lo de acu­mu­la­ción de capi­tal fun­da­do en el des­po­jo vio­len­to de la pro­pie­dad agra­ria y en el abier­to des­co­no­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo con­quis­ta­das en el pasa­do por la fuer­za de tra­ba­jo nacio­nal. El terror para­mi­li­tar des­pla­zó millo­nes de cam­pe­si­nos y gol­peó de mane­ra des­pia­da­da al movi­mien­to sin­di­cal colom­biano. Siem­pre ha esta­do ins­pi­ra­do des­de el poder y sir­vien­do a sus intere­ses.

No pue­de mirar­se en Colom­bia el fenó­meno del nar­co­trá­fi­co y las mafias como una trá­gi­ca des­gra­cia que cayó qui­zás por obra de qué peca­do sobre el país, y menos ir impu­tán­do­le la res­pon­sa­bi­li­dad por todos los males que nos aque­jan. Con ese dis­cur­so se ocul­ta que los dine­ros del nar­co­trá­fi­co se con­vier­ten en tie­rras, inun­dan la ban­ca, las finan­zas, las inver­sio­nes pro­duc­ti­vas y espe­cu­la­ti­vas, la hote­le­ría, la cons­truc­ción y la con­tra­ta­ción públi­ca, resul­tan­do fun­cio­na­les y has­ta nece­sa­rios en el jue­go de cap­ta­ción y cir­cu­la­ción de gran­des capi­ta­les que carac­te­ri­za al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral de hoy. Igual pasa en Cen­troa­mé­ri­ca y Méji­co.

Por lo mis­mo, mafias y para­mi­li­ta­ris­mo hacen par­te del mode­lo vio­len­to de acu­mu­la­ción y terror que carac­te­ri­za la actual fase neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo. Nada tie­nen que ver con la lucha popu­lar, se hallan al ser­vi­cio de sus más encar­ni­za­dos enemi­gos. Pre­ten­der como se hace hoy que el con­flic­to arma­do colom­biano hun­de sus raí­ces en el nar­co­trá­fi­co des­co­no­ce una reali­dad incon­tras­ta­ble. Des­vía la aten­ción hacia el lado equi­vo­ca­do. Las dis­tin­tas eta­pas de la gue­rra con­tra las dro­gas imple­men­ta­da con el Plan Colom­bia han pues­to de pre­sen­te su pro­pó­si­to de cla­se. Gol­pear a las FARC envuel­ve la per­se­cu­ción a todas las luchas del pue­blo colom­biano.

Los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de toda la infa­mia pade­ci­da por Colom­bia son los pro­pie­ta­rios del capi­tal y de la tie­rra, que siglo tras siglo reser­van a los de su lina­je el dere­cho exclu­si­vo a ampliar aún más sus for­tu­nas y gober­nar el país, a cos­ta del tra­ba­jo y el sudor de la inmen­sa mayo­ría de com­pa­trio­tas des­po­seí­dos y vio­len­ta­dos por soñar con cam­biar el orden de cosas here­da­do. Median­te una facha­da de demo­cra­cia for­mal, mal escon­den el ver­da­de­ro carác­ter del régi­men polí­ti­co impues­to. Ellos imple­men­ta­ron en nues­tro país la prác­ti­ca del terro­ris­mo para defen­der a san­gre y fue­go sus pri­vi­le­gios. Pero lla­man terro­ris­tas a quie­nes bus­can jus­ti­cia.

EN LA ACTUALIDAD DIRIGE LOS DESTINOS del país un típi­co repre­sen­tan­te de esa éli­te extran­je­ri­za­da e indo­len­te. Juan Manuel San­tos prac­ti­ca como el mejor, aque­llo de lla­mar por eufe­mis­mos a las cosas a fin de trans­for­mar­las en algo dis­tin­to. Bau­ti­zó el lla­ma­do Plan de Desa­rro­llo de su admi­nis­tra­ción con el nom­bre de Pros­pe­ri­dad para todos, cuan­do éste está con­ce­bi­do, de prin­ci­pio a fin, para el bene­fi­cio de los pode­ro­sos capi­ta­les trans­na­cio­na­les y los sec­to­res de la eco­no­mía local que orbi­tan como saté­li­tes en torno a él. Y aun­que afir­ma haber­se con­ver­ti­do en un trai­dor a su cla­se, sus medi­das de gobierno apun­tan a enri­que­cer­la mucho más.

Sue­le decir que aspi­ra a con­ver­tir­se en el Pre­si­den­te que con­si­guió paci­fi­car el país y se decla­ra ami­go de bus­car una sali­da polí­ti­ca a la con­fron­ta­ción. Pero ni uno solo de sus actos de gobierno ha demos­tra­do algún pro­pó­si­to de ate­nuar las cau­sas gene­ra­do­ras del con­flic­to. Su ley de víc­ti­mas y res­ti­tu­ción de tie­rras con­mue­ve por su inope­ran­cia, a la par que cre­cen los crí­me­nes con­tra cam­pe­si­nos y orga­ni­za­cio­nes que aspi­ran a reco­brar sus tie­rras. Ha hecho carre­ra en los medios la exis­ten­cia de un supues­to ejér­ci­to anti res­ti­tu­ción, el cual no ha sido gol­pea­do de nin­gún modo por los coman­dan­tes de Ejér­ci­to y Poli­cía que con tan­to ahín­co com­ba­ten las gue­rri­llas.

La supues­ta inver­sión legal de la car­ga de la prue­ba a favor de los des­po­ja­dos fue con­ver­ti­da en su decre­to regla­men­ta­rio en un sim­ple res­pal­do esta­tal a la bús­que­da de prue­bas, bur­lán­do­se fron­tal­men­te del sig­ni­fi­ca­do de las pala­bras. Y ya fue demos­tra­do en el Con­gre­so de la Repú­bli­ca que las abul­ta­das cifras sobre res­ti­tu­ción en reali­dad corres­pon­dían a vie­jos pro­gra­mas alter­nos del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra que nada tenían que ver con ellas. Ha sido tan des­afor­tu­na­do el cur­so de esta ley que difí­cil­men­te va a ser­vir­les a los titu­la­res de gran­des pro­yec­tos agro­pe­cua­rios para poner en regla la pro­pie­dad de las tie­rras a la que aspi­ra­ban.

NO SE ENTIENDE CÓMO PUEDE HABLAR DE PAZ un gobierno que ha hecho de la con­vi­ven­cia de las ban­das cri­mi­na­les con la Poli­cía y el Ejér­ci­to la reno­va­ción de la vie­ja acti­vi­dad para­mi­li­tar. Y que con­ti­núa ade­lan­te y con mayor sevi­cia la ocu­pa­ción mili­tar de inmen­sas regio­nes del país des­ti­na­das a ser entre­ga­das en con­di­cio­nes leo­ni­nas a inver­sio­nis­tas extran­je­ros, al cos­to de des­te­rrar a las comu­ni­da­des indí­ge­nas, afro des­cen­dien­tes, cam­pe­si­nas y mine­ras que las han poseí­do y explo­ta­do ances­tral­men­te. Un gobierno que con tal de faci­li­tar fuen­tes de ener­gía bara­tas al capi­tal extran­je­ro no vaci­la en aten­tar con­tra eco­sis­te­mas como el río Mag­da­le­na.

En pro­cu­ra de sal­var la res­pon­sa­bi­li­dad del régi­men polí­ti­co y sus per­so­ne­ros en la acti­vi­dad cri­mi­nal con­tra el movi­mien­to popu­lar, el Pre­si­den­te voci­fe­ra acer­ca de una supues­ta mano negra, enemi­ga de la paz y la recon­ci­lia­ción, que se dedi­ca a ase­si­nar a dies­tra y sinies­tra. Al hacer­lo con­fie­re exis­ten­cia tan­gi­ble a una acti­vi­dad terro­ris­ta supues­ta­men­te anó­ni­ma y omni­pre­sen­te, capaz de dis­ci­pli­nar a los opo­si­to­res median­te el mie­do y la muer­te. Dicha fuer­za esca­pa a cual­quier con­trol judi­cial, polí­ti­co o social y excul­pa a su gobierno de cual­quier crí­ti­ca por vio­la­ción de los dere­chos huma­nos. A eso pre­ci­sa­men­te se le cono­ce como terro­ris­mo de Esta­do.

Sin el menor son­ro­jo, con la argu­men­ta­ción fácil de tra­ba­jar el camino hacia la paz, este gobierno pro­mue­ve de mane­ra tran­si­to­ria en la Cons­ti­tu­ción un mar­co legal bajo cuya excu­sa intro­du­ce la impu­ni­dad para mili­ta­res y poli­cías invo­lu­cra­dos en crí­me­nes horren­dos, bajo la absur­da pre­ten­sión de obrar de modo corres­pon­dien­te con el tra­ta­mien­to con­fe­ri­do a los alza­dos.

Como quien dice, aquí en Colom­bia no ha pasa­do nada. En otra de sus refor­mas inten­ta intro­du­cir la san­ti­fi­ca­ción del fue­ro mili­tar de impu­ni­dad, a fin de dotar a su apa­ra­to ofi­cial de exter­mi­nio de todas las garan­tías para su excul­pa­ción por las atro­ci­da­des come­ti­das y por come­ter.

PESE A QUE AL OBTENER LA APROBACIÓN de su Plan de Pros­pe­ri­dad para todos anun­ció que des­ti­na­ría más de vein­ti­cin­co billo­nes de pesos para la repa­ra­ción de los daños oca­sio­na­dos por las catás­tro­fes inver­na­les, a las que lla­mó mal­di­ta niña, los habi­tan­tes de Gra­ma­lo­te en Nor­te de San­tan­der van a com­ple­tar dos años espe­ran­do la ayu­da pro­me­ti­da. Del mis­mo modo ocu­rre con los cien­tos de miles de dam­ni­fi­ca­dos que ven como las aguas arras­tran de nue­vo lo poco que les habían deja­do. De su loco­mo­to­ra de vivien­da y ciu­da­des ama­bles que­da la pro­me­sa de rega­lar cien mil vivien­das a los pobres. Cabe ima­gi­nar el entorno, el tama­ño y cali­dad de ellas.

Recién cele­bró la entra­da en vigen­cia del TLC con los Esta­dos Uni­dos, al que se suma­rán los fir­ma­dos con la Unión Euro­pea y Corea del Sur, ya anun­cia­ba un acuer­do seme­jan­te con Chi­na. La des­in­dus­tria­li­za­ción del país, el aumen­to del des­em­pleo y la infor­ma­li­dad, la inva­sión de mer­can­cías extran­je­ras de bajo cos­to, la rui­na de las acti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, la dila­pi­da­ción de nues­tra bio­di­ver­si­dad, cul­tu­ra y cono­ci­mien­tos ances­tra­les de las comu­ni­da­des autóc­to­nas, hacen par­te del pre­cio que ten­dre­mos que pagar los colom­bia­nos dis­tin­tos a los pode­ro­sos mono­po­lios inver­sio­nis­tas que supues­ta­men­te con­se­gui­rán pene­trar los gigan­tes mer­ca­dos del extran­je­ro.

Algo está cla­ro en los actos del gobierno con­ti­nuis­ta de San­tos, que al reñir con su ante­ce­sor pre­ten­de posi­cio­nar­se como pro­gre­sis­ta sin dife­ren­ciar­se en la reali­dad de él. Su mayor preo­cu­pa­ción la cons­ti­tu­ye ser­vir en ban­de­ja el país al gran capi­tal trans­na­cio­nal para que se apo­de­re de los tres sec­to­res de nues­tra eco­no­mía, a la par que entre­gar a inver­sio­nis­tas pri­va­dos la mayor par­te de los ser­vi­cios y debe­res a car­go del Esta­do. Como neo­li­be­ral con­fe­so, el Pre­si­den­te hace par­te de quie­nes con­si­de­ran que al per­mi­tir la acu­mu­la­ción exce­si­va de rique­za en una peque­ña éli­te, la for­tu­na roda­rá final­men­te has­ta lle­gar a los más nece­si­ta­dos.

ES POR ELLO QUE NINGUNA de sus refor­mas ha apun­ta­do a algo que no sea la faci­li­ta­ción de las con­di­cio­nes de inver­sión y explo­ta­ción para los mono­po­lios trans­na­cio­na­les. Des­de la ley del pri­mer empleo, la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal, el régi­men de rega­lías, los pla­nes para la edu­ca­ción supe­rior y la salud, has­ta las pro­yec­ta­das refor­mas de tie­rras, pen­sio­nes y tri­bu­ta­ria, todas lesio­nan gra­ve­men­te las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de los colom­bia­nos del mon­tón, pese a ser pre­sen­ta­das como la reden­ción para ellos. Tam­bién ello expli­ca la sumi­sión y el aplau­so del gobierno colom­biano ante el accio­nar vio­len­to del impe­ria­lis­mo en dife­ren­tes luga­res del mun­do.

Todo lo cual con­du­ce a com­pren­der su cul­to a la gue­rra. A nadie que esté en des­acuer­do con el pro­yec­to de país que el impe­rio y los de su cla­se con­ci­ben, se le deben garan­ti­zar sus dere­chos a opi­nar y pro­po­ner opcio­nes polí­ti­cas. La gran pren­sa y los apa­ra­tos for­ma­les e infor­ma­les de terror cum­plen con el papel de des­truir cual­quier esfuer­zo de orga­ni­za­ción de los de aba­jo. La mani­fies­ta hos­ti­li­dad de la fuer­za públi­ca y el blo­que de poder en pleno con­tra la recien­te expe­rien­cia de la lla­ma­da Mar­cha Patrió­ti­ca que ya comien­za a car­gar sus pri­me­ros muer­tos, pone de pre­sen­te la ruin­dad de la demo­cra­cia colom­bia­na y la vigen­cia indis­cu­ti­ble de la lucha arma­da de su pue­blo.

Fren­te a lo cual sor­pren­de la acti­tud de la deno­mi­na­da izquier­da demo­crá­ti­ca que no vaci­la en ali­near­se del lado del poder. El vice pre­si­den­te Ange­lino, que aún no alcan­za a com­pren­der por qué fue ele­va­do a esa inú­til posi­ción, se cree de ver­dad gobierno y con­de­na antes que él cual­quier mani­fes­ta­ción autén­ti­ca del movi­mien­to popu­lar, al que exi­ge com­por­tar­se como espe­ran los de arri­ba. Trai­dor a su cla­se, sim­ple anzue­lo para la coop­ta­ción y la con­ci­lia­ción de los sec­to­res medios y el sin­di­ca­lis­mo venal, des­pre­cia­do tras usa­do, toda­vía cree tener dere­cho a repre­sen­tar a los tra­ba­ja­do­res. La mis­ma acti­tud de toda esa izquier­da ver­gon­zan­te que rodea a San­tos.

Alfon­so Cano, Jaco­bo Are­nas y Manuel Maru­lan­da en Casa Ver­de, que fue bom­bar­dea­da el 9 de diciem­bre de 1989, el día cuan­do el pue­blo de Colom­bia fue a las urnas para ele­gir repre­sen­tan­tes a una asam­blea cons­ti­tu­yen­te. Así mos­tró el esta­do colom­biano su volun­tad de paz, rom­pien­do «El Acuer­do de Cese de Fue­go» entre las FARC y el gobierno colom­biano, que fue fir­ma­do en mayo de 1984 en La Uri­be. Ya han pasa­do más años y el esta­do esta en el mis­mo calle­jón sin sali­da de la gue­rra.

LAS FARC-EP NO INICIAMOS ESTA GUERRA, nos fue decla­ra­da por la oli­gar­quía que gobier­na a Colom­bia. Cada vez que el eco de nues­tra pro­pues­ta de una sali­da polí­ti­ca ha toma­do sufi­cien­te fuer­za para impo­ner unos diá­lo­gos enca­mi­na­dos a la paz, el poder se ha nega­do a con­si­de­rar la remo­ción de las cau­sas que dan lugar al con­flic­to, cerran­do de un por­ta­zo vio­len­to las posi­bi­li­da­des de recon­ci­lia­ción. El país no olvi­da que tras cada pro­ce­so frus­tra­do ha sobre­ve­ni­do la pro­me­sa de ani­qui­lar­nos y la agu­di­za­ción de la gue­rra a extre­mos iné­di­tos. Las FARC per­sis­ti­mos por­que un inmen­so cla­mor popu­lar de jus­ti­cia ali­men­ta y acom­pa­ña nues­tro sacri­fi­cio.

San­tos sim­ple­men­te repi­te lo que han hecho siem­pre los de su cla­se. Nos exi­ge una vez más la entre­ga y el desar­me, a cam­bio de admi­tir a medias nues­tro ingre­so a su podri­do régi­men polí­ti­co. Sin des­mon­tar ni un ladri­llo de su apa­ra­to terro­ris­ta de domi­na­ción. Sin que se afec­te en nada su pro­yec­to de país colo­nial y empo­bre­ci­do. Como si noso­tros pudié­ra­mos a cam­bio de mise­ra­bles pre­ben­das per­so­na­les, vol­ver la espal­da al sen­tir de millo­nes de com­pa­trio­tas hun­di­dos en la deses­pe­ra­ción y la vio­len­cia. Como si el des­tino natu­ral del pue­blo colom­biano fue­ra el de tra­ba­jar eter­na­men­te para el enri­que­ci­mien­to de una éli­te pri­vi­le­gia­da. Así no vamos a nin­gu­na par­te.

Las FARC-EP, a los 48 años de lucha arma­da rebel­de, reite­ra­mos al pue­blo de Colom­bia nues­tro jura­men­to de ven­cer. Jamás nos suma­re­mos a la cam­pa­ña por legi­ti­mar y hon­rar el capi­ta­lis­mo y el terror de Esta­do que se hacen lla­mar demo­cra­cia en nues­tro país. Sabe­mos que no esta­mos solos, has­ta noso­tros lle­ga el rumor de inmen­sas masas huma­nas que avan­zan incon­for­mes y deci­di­das, por enci­ma de las ame­na­zas y la repre­sión, exi­gien­do cam­bios pro­fun­dos. Se tra­ta de un cla­mor uni­ver­sal. Por la con­ser­va­ción del pla­ne­ta y nues­tra espe­cie, por dar­le a los hom­bres y muje­res un sen­ti­do dife­ren­te al de vul­gar capi­tal humano, por una paz efec­ti­va y jus­ta.

Los más recien­tes efec­tos del libre comer­cio son las des­gra­cias de los pue­blos de Irak, Pales­ti­na, Afga­nis­tán, Libia, Egip­to, Túnez, Hon­du­ras, y Méji­co, para no hablar de Espa­ña o Gre­cia. Des­truc­ción, muer­te y horror teji­dos con los más bellos dis­cur­sos sobre las vir­tu­des de la demo­cra­cia de mer­ca­do. Saqueo y mie­do garan­ti­za­do por la ame­na­za mili­tar de la OTAN y los mari­nes. A los pue­blos se los aplas­ta sino sir­ven a los pla­nes impe­ria­les. Un salu­do de soli­da­ri­dad a todos ellos. Y glo­ria eter­na a la resis­ten­cia de los pue­blos de Irán, Siria, Corea del Nor­te, Cuba y Vene­zue­la, ase­dia­dos, dig­nos y triun­fan­tes fren­te a la bru­tal agre­sión impe­ria­lis­ta.

Todos los hom­bres y pue­blos sere­mos algún día her­ma­nos.
¡Con Bolí­var! ¡Con Manuel! ¡Con el pue­blo!… ¡ Al poder!
¡Con­tra el Impe­ria­lis­mo! … ¡Por la Patria!
¡Con­tra la oli­gar­quía! … ¡ Por el Pue­blo!
¡Somos FARC! … ¡Ejér­ci­to del Pue­blo!

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 27 de mayo de 2012.

http://​ann​co​l1​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *