F= m x a- Borro­ka Garaia

El Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to (GIC) va a estar hoy y maña­na en Eus­kal Herria para diag­nos­ti­car la actual situa­ción en rela­ción al “pro­ce­so de reso­lu­ción del con­flic­to” y detec­tar cua­les están sien­do las difi­cul­ta­des encon­tra­das a la hora de impul­sar una estra­te­gia aman­co­mu­na­da entre los dife­ren­tes sec­to­res de la socie­dad vas­ca y los esta­dos espa­ñol y fran­cés.

Pasa­dos lar­gos meses des­de el alto el fue­go uni­la­te­ral y defi­ni­ti­vo decla­ra­do por ETA y de la decla­ra­ción de Aie­te, exis­te una cons­ta­ta­ción evi­den­te y es que, hoy por hoy, no está en acti­vo nin­gun pro­ce­so de reso­lu­ción al con­flic­to.

No exis­te tal pro­ce­so por­que el esta­do espa­ñol no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad polí­ti­ca para impul­sar­lo y el esta­do fran­cés se encuen­tra cómo­do fin­gien­do el papel de agen­te secun­da­rio de un “con­flic­to ajeno”.

Lejos de exis­tir un pro­ce­so de reso­lu­ción, y libres los esta­dos del accio­nar arma­do de ETA, las estra­te­gias esta­ta­les están enfo­ca­das a inten­si­fi­car pro­ce­sos de sumi­sión y some­ti­mien­to en la socie­dad vas­ca, ya sea a tra­vés de vio­len­cia repre­si­va clá­si­ca o medi­das polí­ti­cas de hos­ti­ga­mien­to a la volun­tad de la socie­dad como el gra­ví­si­mo inten­to de fal­si­fi­ca­ción del cen­so elec­to­ral que de pro­du­cir­se abri­ría una nue­va fase polí­ti­ca de peli­gro­sas con­se­cuen­cias mul­ti­la­te­ra­les.

Den­tro de los bun­kers del esta­do mane­jan dos vías con­tra­pues­tas de cara a enca­rar el nue­vo tiem­po polí­ti­co y es por ello que se pue­de detec­tar fácil­men­te con­tra­dic­cio­nes grue­sas has­ta en las cabe­zas visi­bles de inte­rior. Un día se pue­de oir a Ares que “Todo con­fir­ma que ETA ha aban­do­na­do todas las acti­vi­da­des terro­ris­tas” y el mis­mo día pode­mos leer que las fuen­tes anti­te­rro­ris­tas afir­man que “la deten­ción de los jefes de «coman­dos» cer­ca de la fron­te­ra con­tra­di­ce la sin­ce­ri­dad del «cese defi­ni­ti­vo» de la vio­len­cia”.

No son casua­les estas con­tra­dic­cio­nes sino que ponen de mani­fies­to las dos estra­te­gias que deba­ten actual­men­te los pode­res del esta­do para lle­var ade­lan­te. Una, la que quie­re inten­si­fi­car la vio­len­cia de esta­do y esce­ni­fi­car una derro­ta del inde­pen­den­tis­mo vía poli­cial en la que enca­jan las fal­si­fi­ca­cio­nes del cen­so, deten­cio­nes y repre­sión mien­tras se inten­tan ocul­tar reali­da­des de la actual coyun­tu­ra polí­ti­ca en un inmo­vi­lis­mo radi­cal. Y la otra, la que esta­ría de acuer­do en mover algo para que no se mue­va nada. Con­cre­ta­men­te la lega­li­za­ción de Sor­tu, algu­nos movi­mien­tos con los pre­sos y cerrar el con­flic­to con la espe­ran­za de que la izquier­da aber­tza­le supues­ta­men­te des­po­ja­da de su inten­si­dad com­ba­ti­va aca­be sucum­bien­do asi­mi­la­da. Dos estra­te­gias que cho­can entre sí debi­do a que es extre­ma­da­men­te difi­cil que la izquier­da aber­tza­le sea asi­mi­la­da mien­tras la vio­len­cia de esta­do se man­ten­ga lo cual pro­du­ce ten­sio­na­mien­to polí­ti­co. Y por otra par­te exis­te un terror impor­tan­te de sol­tar par­cial­men­te a la “fie­ra” y que de pasos polí­ti­cos que la legi­ti­men de tal mane­ra que sea muy difi­cil lue­go rever­tir­los. La sín­te­sis de estas dos vías y depen­dien­do de cual ten­ga más fuer­za en los ámbi­tos de poder será el camino ele­gi­do.

En cual­quier caso nin­gu­na de las opcio­nes que bara­jan les situan o pue­den situar­les en un pro­ce­so de solu­ción al con­flic­to polí­ti­co.

Es des­ta­ca­ble tam­bién que pese a que el PSE o el PNV estu­vie­ran dan­do cober­tu­ra a la decla­ra­ción de Aie­te cuan­do se pro­du­jo, en estos meses se ha com­pro­ba­do que no era más que una pose polí­ti­ca cal­cu­la­da. Las estra­te­gias de estos par­ti­dos no pasan por la hoja de ruta de Aie­te. Hemos vis­to al PNV asu­mir las tesis del gobierno del PP, inclu­so con el tema pre­sos y no exis­te nin­gu­na voz den­tro del PSOE que inten­te explo­rar esa hoja de ruta en sus jus­tos tér­mi­nos.

Es decir, la izquier­da aber­tza­le y los gru­pos sobe­ra­nis­tas se han que­da­do solos. No hay con­di­cio­nes de explo­rar un pro­ce­so de solu­ción con los mim­bres polí­ti­cos actua­les y “el pro­ce­so de solu­ción” se pue­de til­dar de fra­ca­so por su inexis­ten­cia y nulas pers­pec­ti­vas mien­tras no exis­ta pro­ce­so mul­ti­la­te­ral.

Si bien es cier­to que es un fra­ca­so y que nada indi­ca que las difi­cul­ta­des exis­ten­tes pue­dan ser supe­ra­das en las coor­de­na­das actua­les, las con­di­cio­nes polí­ti­cas que se pue­dan ir crean­do y la ero­sión polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca del esta­do es un fac­tor que pese a ese fra­ca­so obje­ti­vo se está dan­do. Sería por tan­to un ele­men­to cola­te­ral de impor­tan­cia y pre­ci­sa­men­te el que más le está des­gas­tan­do y cos­tan­do al esta­do supri­mir o con­di­cio­nar.

Pese a ello, no debe­ría­mos enga­ñar­nos y pen­sar que la crea­ción de con­di­cio­nes y cam­bios en la corre­la­ción de fuer­zas pue­de ser el ele­men­to cen­tral de cara a un pro­ce­so de solu­ción por­que tam­bién pue­de ser un ele­men­to que dis­tor­sio­ne y des­vir­tue los obje­ti­vos. Ade­más las armas y diver­sas medi­das que tie­nen los esta­dos a su dis­po­si­ción pue­den blo­quear cami­nos y que aca­be todo en un pro­ce­so de auto-ali­men­ta­ción sin pers­pec­ti­vas y por lo tan­to fácil­men­te aco­rra­la­ble, suje­to y ais­la­do.

Las fuer­zas de cam­bio tam­bién nece­si­ta­rán de su sín­te­sis y ser capa­ces de aún man­te­nien­do el mar­co de solu­cio­nes inten­si­fi­car el pro­ce­so de libe­ra­ción sin espe­rar a los esta­dos. O mejor dicho, con­fron­tan­do­los sin tapu­jos a tra­vés de estra­te­gias de ten­sio­na­mien­to que les pre­sio­nen efec­ti­va­men­te mien­tras com­ple­men­ta­ria­men­te las con­di­cio­nes polí­ti­cas y la acu­mu­la­ción de fuer­zas se expan­den.

Fuer­za es igual a masa por ace­le­ra­ción. Las cla­ves para el cre­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de esa masa están dadas, sería por tan­to la ace­le­ra­ción el fac­tor nece­sa­rio para que la fuer­za sea la reque­ri­da. Ya que es la fuer­za el úni­co fac­tor que pue­de abrir nue­vas espec­ta­ti­vas inclu­so en el ámbi­to de la reso­lu­ción. Como se defi­ne y se pone en acti­vo esa ace­le­ra­ción será el reto de los pró­xi­mos tiem­pos. Don­de se pone esa fuer­za será lo estra­té­gi­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *