Mar­xis­tas- Eduar­do Mon­tes de Oca

Lo mis­mo que el pas­tor­ci­llo embus­te­ro de la fábu­la, polí­ti­cos con­ser­va­do­res e inte­lec­tua­les “orgá­ni­cos” de la con­tra­rre­vo­lu­ción, con­ven­ci­dos de la impor­tan­cia de su tarea, se han rego­dea­do gri­tan­do que vie­ne el lobo. Per­dón, en este caso que el lobo no ven­drá más, por­que, lue­go de una muer­te pre­go­na­da des­de que nacie­ra, media­do el siglo XIX, juran aho­ra que expi­ró en las pos­tri­me­rías del XX, sin pre­sen­tar zar­pas, apa­ci­ble­men­te, entre los escom­bros de un muro (el de Ber­lín) cuyo súbi­to derrum­be se con­vir­tió para muchos en metá­fo­ra de la fra­gi­li­dad teó­ri­ca y la con­si­guien­te inani­dad prác­ti­ca de esa bes­tia nom­bra­da mar­xis­mo.

Ati­lio A. Boron nos lo advier­te en un artícu­lo amplia­men­te repro­du­ci­do en la pren­sa alter­na­ti­va. Igual que Copér­ni­co, Gali­leo, Ser­vet, Dar­win, Eins­tein y Freud, por men­cio­nar a unos pocos de los gran­des genios estig­ma­ti­za­dos por la medio­cri­dad rei­nan­te ‑la inefa­ble aurea medio­cri­tas, ¿no?- y el pen­sa­mien­to ahe­rro­ja­do al poder y a las cla­ses “señe­ras”, ya en vida Karl Marx fue denos­ta­do, per­se­gui­do, humi­lla­do, ridi­cu­li­za­do por homúncu­los -“no le lle­ga­ban a los tobi­llos”- a los cua­les les repug­na­ban sus trans­gre­so­ras con­cep­cio­nes. “La aca­de­mia se cui­dó muy bien de sellar sus puer­tas, y ni él ni su ami­go y emi­nen­te cole­ga Fede­ri­co Engels, jamás acce­die­ron a los claus­tros uni­ver­si­ta­rios. Es más, Engels, de quien Marx dijo que era “el hom­bre más cul­to de Euro­pa’, ni siquie­ra estu­dió en la uni­ver­si­dad”.

Pero, en puri­dad, el pano­ra­ma lucía como para que los des­avi­sa­dos coin­ci­die­ran con los malin­ten­cio­na­dos. Ati­na el fran­cés Geor­ges Labi­ca (núme­ro 20 de Marx Aho­ra , La Haba­na, 2005) al ase­ve­rar: “La con­jun­ción de fac­to­res inter­nos, el ‘estan­ca­mien­to’ brezh­ne­viano ‑que era la expre­sión de la inca­pa­ci­dad del mun­do sovié­ti­co para trans­for­mar­se eco­nó­mi­ca y políticamente‑, y de fac­to­res exter­nos ‑des­de la impo­si­ción de una carre­ra arma­men­tis­ta, cuyo carác­ter pro­pia­men­te rui­no­so fue sub­es­ti­ma­do, has­ta cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas […]- pro­vo­có una dege­ne­ra­ción len­ta que des­em­bo­có en la deten­ción bru­tal, en cuan­to a ella, y pací­fi­ca (la ‘revo­lu­ción de ter­cio­pe­lo’); los pue­blos no veían nin­gún bene­fi­cio en el man­te­ni­mien­to del sis­te­ma. La ‘katas­troi­ka’, como diría Zino­viev, del Dr. Gor­ba­chov con­sis­tió sim­ple­men­te en des­co­nec­tar el enfer­mo”.

Por supues­to, la “euta­na­sia” deja­ba en sus­pen­so la cues­tión de si algu­na tera­pia iné­di­ta hubie­ra podi­do sal­var al pacien­te de la sep­sis gene­ra­li­za­da que empe­zó a incu­bar­se cuan­do, con­for­me al his­pano-mexi­cano Adol­fo Sán­chez Váz­quez, se esta­ble­ció un régi­men, el “socia­lis­mo real”, no real­men­te socia­lis­ta. Y que tam­po­co pue­de con­si­de­rar­se una socie­dad capi­ta­lis­ta pecu­liar. “Se tra­ta de una for­ma­ción social espe­cí­fi­ca sur­gi­da en las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas con­cre­tas en que se ha desa­rro­lla­do el pro­ce­so de tran­si­ción, no al comu­nis­mo ‑como había pre­vis­to Marx‑, sino al socia­lis­mo. En cuan­to a las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas que die­ron lugar a esta nue­va for­ma­ción social, sub­ra­ya­re­mos que en ellas sur­gió la nece­si­dad de for­ta­le­cer al Esta­do y que ese for­ta­le­ci­mien­to se tra­du­jo en su auto­no­mi­za­ción cada vez mayor res­pec­to a la socie­dad y, en par­ti­cu­lar, a la cla­se obre­ra, for­ta­le­ci­mien­to al que que­dó uni­do un pro­ce­so de refor­za­mien­to y auto­no­mi­za­ción de la buro­cra­cia esta­tal […]”

De fun­cio­na­rios de bra­zos cru­za­dos fren­te a la deba­cle. Por­que esa nutri­da capa ‑cla­se la lla­ma A.S.V.- se encon­tra­ba ante un dile­ma exis­ten­cial: la trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad esta­tal sobre los medios de pro­duc­ción en pro­pie­dad pri­va­da esta­ba exclui­da para ella, en vis­ta de que aca­rrea­ría su des­truc­ción. Para­le­la­men­te, “la trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad esta­tal en ver­da­de­ra pro­pie­dad social y la trans­for­ma­ción de la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca en una direc­ción demo­crá­ti­ca, plu­ra­lis­ta, mina­ría el esta­tus social domi­nan­te de la buro­cra­cia y del par­ti­do. Sus intere­ses no están pues en una ver­da­de­ra invo­lu­ción (res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo) ni en una ver­da­de­ra evo­lu­ción (hacia la pro­pie­dad social y la for­ma polí­ti­ca demo­crá­ti­ca) sino en el inmo­vi­lis­mo polí­ti­co y social, en el man­te­ni­mien­to del sta­tu quo (pro­pie­dad esta­tal y super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca auto­ri­ta­ria, no demo­crá­ti­ca, y, por ende, en cerrar el paso tan­to a la vuel­ta al capi­ta­lis­mo como al avan­ce o trán­si­to al socia­lis­mo”. (Más tar­de una gran par­te se decan­tó por el regre­so; antes, se apre­su­ró a com­prar a pre­cio de gan­ga el patri­mo­nio públi­co.)

El vati­ci­nio cum­pli­do

Y ese inmo­vi­lis­mo minó el ideal socia­lis­ta al extre­mo de que hoy por hoy para unos cuan­tos “sen­sa­tos” no cons­ti­tu­ye un mode­lo váli­do de socie­dad. Por ello, tras el des­mo­ro­na­mien­to, los “liber­ta­do­res” hacían gala de su vic­to­ria, en medio de un aque­la­rre don­de se pro­cla­ma­ba en voz como sali­da de la gar­gan­ta de Estén­tor el ini­cio de una era iné­di­ta: la del fin de la gue­rra fría y del equi­li­brio del terror de las armas de des­truc­ción masi­va; era del triun­fo de la demo­cra­cia mon­da y liron­da, sin ape­lli­dos, la del mer­ca­do expla­ya­do, la del neo­li­be­ra­lis­mo. Entre­tan­to, los “libe­ra­dos” batían pal­mas y se pre­ci­pi­ta­ban a las deli­cias de la “socie­dad de con­su­mo”… si alguno ati­nó al abi­ga­rra­do vien­tre de la piña­ta.

Sí, por­que el nue­vo orden mun­dial pro­nos­ti­ca­do, que diz­que trae­ría paz y desa­rro­llo para todos, si no la impo­si­ble pros­pe­ri­dad hiper­bó­rea, ponía al des­cu­bier­to un poten­cial insos­pe­cha­do de male­vo­len­cia. Con­cor­de­mos con Labi­ca en que la ausen­cia total del com­pe­ti­dor, por muy asté­ni­co que este haya sido, fran­quea­ba el cur­so a la explo­ta­ción y al ense­ño­ra­mien­to de unos (los menos) sobre otros (los más). En el cam­po exso­cia­lis­ta, cuyo des­mem­bra­mien­to sen­tó las bases de futu­ros con­flic­tos, el “par­to demo­crá­ti­co” no pro­du­jo más que un régi­men de pre­ben­das, corrup­ción y ope­ra­cio­nes mafio­sas, que ni siquie­ra aca­ba­ron con “las vie­jas prác­ti­cas de des­po­tis­mo orien­tal”. El Sur se halla más que nun­ca a mer­ced de la ham­bru­na, las pan­de­mias, los enfren­ta­mien­tos étni­cos diri­gi­dos des­de fue­ra, el ava­sa­lla­mien­to de los niños, la mise­ria y la mor­ta­li­dad pre­coz.

Ni los paí­ses desarrollados/​subdesarrollantes, para cali­fi­car­los con Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar, resul­ta­ron per­do­na­dos: el Sur gan­gre­na al Nor­te con, ver­bi­gra­cia, el des­em­pleo estruc­tu­ral y la “nue­va pobre­za”. Con una emi­gra­ción “bár­ba­ra”. La social­de­mo­cra­cia, en un pri­mer momen­to agra­cia­da con la heca­tom­be, cose­chó rotun­dos fra­ca­sos en su sue­ño de refor­mar des­de den­tro las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, median­te medi­das que favo­re­cie­ran la eco­no­mía mix­ta, la ralen­ti­za­ción de la espe­cu­la­ción y el des­plie­gue del con­sen­so. Al man­do de la nave que­da­ron enton­ces las polí­ti­cas (neo)liberales, que se tra­du­je­ron en robus­te­ci­dos pro­ble­mas, en mul­ti­pli­ca­das caren­cias.

La situa­ción actual se ase­me­ja a la que los jóve­nes cofra­des Marx y Engels vati­ci­na­ron en el Mani­fies­to Comu­nis­ta. No se equi­vo­ca Boron en el cri­te­rio de que este sór­di­do ámbi­to de oli­go­po­lios rapa­ces y pre­da­to­rios, gue­rras de con­quis­ta, degra­da­ción de la natu­ra­le­za y saqueo de los bie­nes comu­nes, desin­te­gra­ción social, socie­da­des pola­ri­za­das y nacio­nes sepa­ra­das por abis­mos de rique­za, poder y tec­no­lo­gía, plu­to­cra­cias tra­ves­ti­das para apa­ren­tar demo­cra­cia, uni­for­mi­dad cul­tu­ral pau­ta­da por el ame­ri­can way of life, es el orbe que anti­ci­pa­ron en todos sus escri­tos. Por eso for­man legión los que se pre­gun­tan si el XXI no será el siglo de Marx. La res­pues­ta se insi­núa en los sig­nos de los tiem­pos: “Las revo­lu­cio­nes en mar­cha en el mun­do ára­be, las movi­li­za­cio­nes de indig­na­dos en Euro­pa, la poten­cia ple­be­ya de los islan­de­ses al enfren­tar­se y derro­tar a los ban­que­ros y las luchas de los grie­gos con­tra los sádi­cos buró­cra­tas de la Comi­sión Euro­pea, el FMI y el Ban­co Cen­tral Euro­peo, el regue­ro de pól­vo­ra de los movi­mien­tos Occupy Wall Street que abar­có a más de cien ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses, las gran­des luchas que en Amé­ri­ca Lati­na derro­ta­ron al ALCA y la super­vi­ven­cia de los gobier­nos de izquier­da en la región, comen­zan­do por el heroi­co ejem­plo del pue­blo cubano, son tan­tas otras mues­tras de que el lega­do del gran maes­tro está más vivo que nun­ca”.

De vivi­fi­car se tra­ta

Aho­ra bien, en tan­to teo­ría de voca­ción cien­tí­fi­ca, que reve­la la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo, así como las pre­mi­sas de trans­for­ma­ción ins­cri­tas en ella, y asu­me el reto de con­tras­tar sus tesis con la reali­dad y la prác­ti­ca, el mar­xis­mo ten­drá que emer­ger de la lisa man­te­nien­do los ele­men­tos resis­ten­tes al examen, revi­san­do los que han de ajus­tar­se al movi­mien­to de lo real y aban­do­nan­do los inva­li­da­dos por este, como pro­cla­ma­ba Sán­chez Váz­quez en el dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to del títu­lo de Doc­tor Hono­ris Cau­sa que le con­fi­rió la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, publi­ca­do en el núme­ro 265 de la revis­ta Casa de las Amé­ri­cas y arri­ba cita­do.

Para el des­ta­ca­do filó­so­fo, cuyas pro­po­si­cio­nes han encon­tra­do eco en las más lúci­das con­cien­cias, las posi­bi­li­da­des de cam­bio devie­nen más sóli­das que nun­ca. “Tales son, para dar unos cuan­tos ejem­plos, las rela­ti­vas a la natu­ra­le­za explo­ta­do­ra, depre­da­do­ra, del capi­ta­lis­mo; a los con­cep­tos de cla­se, divi­sión social cla­sis­ta y lucha de cla­ses; a la expan­sión cre­cien­te e ili­mi­ta­da del capi­tal que, en nues­tros días, prue­ba feha­cien­te­men­te la glo­ba­li­za­ción del capi­tal finan­cie­ro; al carác­ter de cla­se del Esta­do; a la mer­can­ti­li­za­ción ava­sa­llan­te de toda for­ma de pro­duc­ción mate­rial y espi­ri­tual; a la ena­je­na­ción que alcan­za hoy a todas las for­mas de rela­ción huma­na; en la pro­duc­ción, en el con­su­mo, en los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, etcé­te­ra”.

Entre las con­cep­cio­nes para adap­tar figu­ran las refe­ri­das a las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, que, aun sien­do fun­da­men­ta­les, debe­rán con­ju­gar­se en el pre­sen­te con otras: nacio­na­les, étni­cas, reli­gio­sas, ambien­ta­les, de géne­ro… “Y por lo que toca a la con­cep­ción de la his­to­ria, hay que supe­rar el dua­lis­mo que se da en los tex­tos de Marx, entre una inter­pre­ta­ción deter­mi­nis­ta e inclu­so teleo­ló­gi­ca, de raíz hege­lia­na, y la con­cep­ción abier­ta según la cual ‘la his­to­ria la hacen los hom­bres en con­di­cio­nes deter­mi­na­das’. Y que, por tan­to, depen­de de ellos, de su con­cien­cia, orga­ni­za­ción y acción, que la his­to­ria con­duz­ca al socia­lis­mo o a una nue­va bar­ba­rie.”

Aquí, per­mi­tá­mo­nos actua­li­zar con Raúl Rome­ro (sitio digi­tal Rebe­lión ) la últi­ma fra­se, pro­ve­nien­te de Rosa Luxem­bur­go e inmor­ta­li­za­da por Cor­ne­lius Cas­to­ria­dis y Clau­de Lefort. “Hoy es pre­ci­so decir­lo con todas sus letras y sin eufe­mis­mos: Socia­lis­mo o extin­ción”.

Inser­tos en la lógi­ca expo­si­ti­va de Sán­chez Váz­quez, aco­te­mos que entre las pro­po­si­cio­nes para repa­sar crí­ti­ca­men­te se encuen­tran algu­nas acer­ca de las fun­cio­nes del Esta­do y las de acce­so al poder, aspec­tos sobre los cua­les ya Grams­ci “pro­por­cio­nó impor­tan­tes indi­ca­cio­nes”, y cuyo enfo­que esta­ría legi­ti­ma­do por el cri­te­rio de aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta, pre­co­ni­za­do por un Lenin enfren­ta­do a la cle­ri­ga­lla mar­xis­ta ‑iro­ni­za­ría Raúl Roa- que lo acu­sa­ba de revi­sio­nis­ta, de apar­tar­se del “tri­vium” y el “quadri­vium”, de la “suma teo­ló­gi­ca” del gigan­te de Tré­ve­ris.

Final­men­te, “hoy no pue­de sos­te­ner­se que la cla­se obre­ra sea el suje­to cen­tral y exclu­si­vo de la his­to­ria, cuan­do la reali­dad mues­tra y exi­ge un suje­to plu­ral, cuya com­po­si­ción no pue­de ser inal­te­ra­ble o esta­ble­cer­se a prio­ri. Tam­po­co cabe sos­te­ner la tesis clá­si­ca de la posi­ti­vi­dad del desa­rro­llo ili­mi­ta­do de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ya que este desa­rro­llo mina­ría la base natu­ral de la exis­ten­cia huma­na. Lo cual vuel­ve, a su vez, utó­pi­ca la jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, pro­pues­ta por Marx en la fase supe­rior de la socie­dad comu­nis­ta con su prin­ci­pio de dis­tri­bu­ción de los bie­nes con­for­me a las nece­si­da­des de cada indi­vi­duo, ya que ese prin­ci­pio de jus­ti­cia pre­su­po­ne una pro­duc­ción ili­mi­ta­da de bie­nes, ‘a manos lle­nas’”.

Pre­ci­sa­men­te sobre esto sen­tó cáte­dra Wal­ter Ben­ja­min (1892−1940): “Marx dice que las revo­lu­cio­nes son las loco­mo­to­ras de la his­to­ria. Pero tal vez las cosas sean dife­ren­tes: Qui­zás las revo­lu­cio­nes sean la for­ma en que la huma­ni­dad, que via­ja en ese tren, accio­na el freno de emer­gen­cia”. Aser­ción con­tex­tua­li­za­da de exce­len­te mane­ra, en Rebe­lión, por Anto­ni Jesús Agui­ló, para quien la pro­pia expe­rien­cia ha demos­tra­do que la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral, pre­sen­ta­da ideo­ló­gi­ca­men­te como el fin de la his­to­ria o la cres­ta del desa­rro­llo, es eso: un tren sin fre­nos en direc­ción sui­ci­da, una espe­cie de loco­mo­to­ra sin maqui­nis­ta o coche de carre­ras con­du­ci­do por un pilo­to auto­má­ti­co. En su apo­yo, el ana­lis­ta trae a cola­ción a Inma­nuel Kant: “Los capi­ta­lis­tas son como rato­nes en una rue­da, que corren cada vez más de pri­sa a fin de correr aún más depri­sa”. Y tam­bién acu­de a los coau­to­res de Edu­ca­ción para la ciu­da­da­nía. Demo­cra­cia, capi­ta­lis­mo y Esta­do de Dere­cho (Akal, Madrid, 2007): “El capi­ta­lis­mo es como un tren sin freno que se ace­le­ra cada vez más. Cami­na, sin duda, hacia el abis­mo (…) Rue­da ver­ti­gi­no­sa­men­te hacia el ago­ta­mien­to de los recur­sos eco­ló­gi­cos, hacia la des­truc­ción de este pla­ne­ta, que sobre­ven­drá qui­zá con rapi­dez, por un desas­tre nuclear, o qui­zá más gra­dual­men­te, por una quie­bra eco­ló­gi­ca irre­ver­si­ble”.

No en vano la nece­si­dad de rein­ven­tar la revo­lu­ción, de inte­rrum­pir el cur­so de la orto­do­xia neo­li­be­ral (mer­can­ti­li­za­ción de la vida y la natu­ra­le­za, pri­va­ti­za­cio­nes, des­re­gu­la­cio­nes, acu­mu­la­ción por des­po­se­sión, recor­tes de dere­chos, poder polí­ti­co anti­de­mo­crá­ti­co de las trans­na­cio­na­les). Se impo­nen el rom­pi­mien­to del mito del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta como un pro­ce­so acu­mu­la­ti­vo, lineal e inde­fi­ni­do ‑este­reo­ti­po positivista‑, la quie­bra del cre­do del indi­vi­dua­lis­mo inso­li­da­rio y con­su­mis­ta… y sobre todo un valla­dar al con­for­mis­mo. El con­for­mis­mo que nos ofre­ce en la argén­tea ban­de­ja de la ter­mi­na­ción de las ideo­lo­gías el ideo­lo­gi­za­do libe­ra­lis­mo bur­gués.

Nece­sa­rio pun­to de par­ti­da

En sí, ¿qué se ha ido por tie­rra con el derrum­be del socia­lis­mo real? Con­tes­té­mo­nos que un con­jun­to de expe­rien­cias socia­les ‑polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les- rea­li­za­do bajo la advo­ca­ción del mar­xis­mo en paí­ses situa­dos a millas (¿años luz?) de la cris­ta­li­za­ción de una revo­lu­ción comu­nis­ta. Que si con­ci­ta­ron el entu­sias­mo mul­ti­tu­di­na­rio, se debió a las expec­ta­ti­vas popu­la­res del pla­ne­ta, expec­ta­ti­vas que cree­mos reno­va­das, al menos con­va­le­cien­tes, aten­dien­do a deta­lles como la cre­cien­te con­sul­ta de la obra de Karl Marx, la mejor expli­ca­ción de una cri­sis esti­ma­da por cada vez más per­so­nas estruc­tu­ral, sis­té­mi­ca, que no sim­ple­men­te cícli­ca.

Y si la falli­da socie­dad no era la que pre­vió el mar­xis­mo, ¿se podrá hablar enton­ces de la muer­te de esa cos­mo­vi­sión? No, si aca­so se podrá des­ba­rrar al res­pec­to. Por­que esta sigue y segui­rá en pie, a con­di­ción de que, como remar­ca­ba Sán­chez Váz­quez, “de acuer­do con el movi­mien­to de lo real man­ten­ga sus tesis bási­cas ‑aun­que no todas‑, revi­se o ajus­te otras y aban­do­ne aque­llas que tie­nen que fran­quear el paso a otras nue­vas, para no que­dar a la zaga”. O sea, que en el impos­ter­ga­ble vuel­co del orbe habrá que “par­tir de Marx para desa­rro­llar y enri­que­cer su teo­ría, aun­que en el camino haya que dejar, a veces, al pro­pio Marx”. Marx como sem­pi­terno pun­to de sali­da, que no de arri­bo.

Lo que inten­ta­mos los cuba­nos, a des­pe­cho de quie­nes car­gan la tin­ta en inne­ga­bles erro­res olvi­dan­do, simu­lan­do olvi­dar, o reco­no­cien­do a rega­ña­dien­tes, “menu­den­cias” como que el per­sis­ten­te “sín­dro­me de pla­za sitia­da”, tra­du­ci­do en ver­ti­ca­lis­mo, buro­cra­tis­mo pro­pi­cia­do por este, fal­ta de trans­pa­ren­cia e insu­fi­cien­cias en la desea­da demo­cra­cia popu­lar y en su inhe­ren­te con­trol, se deri­va en gra­do nada des­de­ña­ble de un hecho “onto­ló­gi­co”, obje­ti­vo: ¡somos una pla­za sitia­da! Y como sue­cue­la de ello, a ratos se tor­na har­to difí­cil dis­cer­nir entre una acti­tud dema­sia­do vehe­men­te en la defen­sa del pro­yec­to y el más des­car­na­do opor­tu­nis­mo. No por mero amor al arte el enemi­go insis­te en el blo­queo. Se tra­ta de abor­dar el fenó­meno en toda su polié­dri­ca cau­sa­li­dad, pues para uni­di­men­sio­nal el pen­sa­mien­to de que nos quie­ren impreg­nar des­de el Nor­te. Pen­sa­mien­to que pri­vi­le­gia el true­que de cier­ta féru­la esta­tal ‑y se resis­te uno a uti­li­zar el tér­mino “dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do” por el des­gas­te de la con­no­ta­ción ori­gi­nal, de demo­cra­cia para los otro­ra dome­ña­dos, que le atri­bu­ye­ron los clá­si­cos- por una féru­la otra, la del mer­ca­do, más férrea, y ejer­ci­da sobre las mayo­rías.

Cla­ro que hay miría­das de aspec­tos, inclui­dos los sub­je­ti­vos, que tras­mu­tar para bien de todos. De casi todos. Mas sin obviar que, a la arre­me­ti­da de aque­llos que solo per­ci­bían mácu­las en el ígneo redon­del del sol, Lenin repli­ca­ba, en el “Infor­me polí­ti­co al undé­ci­mo con­gre­so del par­ti­do” (27 de mar­zo de 1922): “Pue­de ser que nues­tro apa­ra­to esta­tal sea defec­tuo­so, pero dicen que la pri­me­ra máqui­na de vapor tam­bién era defec­tuo­sa. Inclu­so no se sabe si lle­gó a fun­cio­nar, pero no es eso lo que impor­ta: lo impor­tan­te es que se inven­tó. No impor­ta que la pri­me­ra máqui­na de vapor haya sido inser­vi­ble, el hecho es que hoy con­ta­mos con la loco­mo­to­ra”. Y con­ti­nua­ba, Vla­di­mir Ilich: “Aun­que nues­tro apa­ra­to esta­tal sea pési­mo, que­da en pie el hecho de que se ha crea­do; se ha rea­li­za­do la inven­ción más gran­de de la his­to­ria; se ha crea­do un Esta­do de tipo pro­le­ta­rio”.

Refle­xio­nes estas nada for­tui­tas. Se corres­pon­den en toda la línea con el espí­ri­tu plas­ma­do en El 18 Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te: “Las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias se cri­ti­can cons­tan­te­men­te a sí mis­mas, se inte­rrum­pen con­ti­nua­men­te en su pro­pia mar­cha, vuel­ven sobre lo que pare­cía ter­mi­na­do para comen­zar­lo de nue­vo des­de el prin­ci­pio, se bur­lan con­cien­zu­da y cruel­men­te de las inde­ci­sio­nes, de los lados flo­jos y de la mez­quin­dad de sus pri­me­ros inten­tos”.

Por cier­to, ¿cuán­to nece­si­tó el capi­ta­lis­mo para ins­tau­rar­se por su fue­ro y “per­fec­cio­nar­se”, si esta­ba insi­nuán­do­se des­de alre­de­dor del siglo XII, el XIII, con la reac­ti­va­ción de las ciu­da­des (los bur­gos) y la expan­sión de la eco­no­mía mer­can­til? ¿Por qué acep­tar que ese sis­te­ma logre “triun­far”, aun uti­li­zan­do ele­men­tos super­es­truc­tu­ra­les del vie­jo régi­men ‑entre ellos, una monar­quía “ade­cen­ta­da”-, al cabo de una lar­ga serie de cen­tu­rias y, sin embar­go, con la des­con­ti­nua­ción de un expe­ri­men­to pseu­do­re­vo­lu­cio­na­rio se con­clu­ya ense­gui­da que el socia­lis­mo ha fra­ca­sa­do para siem­pre, y con él su base teó­ri­ca, el mar­xis­mo? ¿No cons­ti­tu­ye una para­do­ja? ¿La para­do­ja ‑apun­ta­ría Labi­ca- de iden­ti­fi­car el apor­te de Marx con las pre­ten­di­das “apli­ca­cio­nes” sta­li­nia­nas; o, ter­cia­ría el gran his­to­ria­dor Eric Hobs­bawm, de con­fun­dir el cris­tia­nis­mo con la Inqui­si­ción, el Islam con la figu­ra de Bin Laden?

Enco­men­de­mos las inte­rro­gan­tes a la con­cien­cia de los des­avi­sa­dos, de los incau­tos, por­que los malin­ten­cio­na­dos ya han hecho su ina­mo­vi­ble elec­ción. Solo ano­te­mos que ‑la lógi­ca dixit-, mien­tras exis­ta la urgen­cia de mejo­rar el esta­do uni­ver­sal de cosas ‑y eso nadie lo pue­de colo­car en la pico­ta de la duda‑, sobre­vi­vi­rá y se enrai­za­rá el prís­tino ideal socia­lis­ta, que no el “socia­lis­mo real”. Y con aquel una teo­ría que, emu­lan­do al Fénix, resur­ge de sus pre­ten­di­das ceni­zas ante la dia­tri­ba vul­gar o la “espe­cia­li­za­da”, y se resis­te a ser sepul­ta­da entre los escom­bros de nin­gún muro. Por­que siem­pre que res­pi­ren explo­ta­dos y explo­ta­do­res habrá pen­sa­mien­to crí­ti­co. Habrá mar­xis­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *