La humil­dad- Un grano de maiz

Poco tiem­po des­pués de la derro­ta del San­di­nis­mo en Nica­ra­gua, vino el Coman­dan­te Tomás Bor­ge a Cara­cas y dic­tó una char­la en la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la. Al ter­mi­nar la con­fe­ren­cia, de mane­ra infor­mal, un gru­po de jóve­nes impro­vi­só una ter­tu­lia con Bor­ge. El Wikin­go, así se lla­ma quien para la épo­ca era un aven­ta­ja­do estu­dian­te de Geo­lo­gía, hoy cur­ti­do revo­lu­cio­na­rio for­ja­do en mil bata­llas y abun­dan­tes derro­tas, le pre­gun­tó: “Coman­dan­te, ¿por qué el San­di­nis­mo fue derro­ta­do?” Y el Coman­dan­te-poe­ta res­pon­dió relan­cino: “Por­que per­di­mos la humil­dad”. Más que una fra­se fue un fle­cha­zo al alma. Sólo un poe­ta podía resu­mir todo un pro­ce­so en un ver­so, en un epi­ta­fio.

La pér­di­da de la humil­dad arras­tra dos vicios: la osten­ta­ción y la sober­bia. Estos peca­dos hacen mucho daño a una Revo­lu­ción. La osten­ta­ción trae el mal ejem­plo, la des­con­fian­za, el derro­che: los carros, las pren­das, las ropas caras, el reloj, casas sun­tuo­sas, son malas com­pa­ñe­ras para la Revo­lu­ción. La sober­bia vuel­ve cie­gos y sor­dos a los diri­gen­tes a cual­quier nivel, no atien­den a la masa, de ella se sepa­ran. Pero lo peor es que nubla la men­te, impi­de el enten­di­mien­to, des­pre­cia el estu­dio, cul­ti­va la vani­dad, se cree sabio, simu­la sapien­cia, da todo por sabi­do, con­fía en ese raro inven­to que lla­man “los sabe­res”, éstos se trans­mi­ten por ósmo­sis, sin esfuer­zo.

La sober­bia impi­de la dis­cu­sión. ¿Si todo se sabe, para qué dis­cu­tir? La dis­cre­pan­cia nece­sa­ria para el deba­te se cali­fi­ca de des­obe­dien­cia, los argu­men­tos con­tra­rios se des­ca­li­fi­can. Las adver­ten­cias de la nece­si­dad de corre­gir el rum­bo, son atre­vi­mien­tos de “loqui­tos” ¿Cómo se va a equi­vo­car quien todo lo sabe? Las aler­tas de las ame­na­zas del impe­rio son des­es­ti­ma­das, las encues­tas todo lo cubren. Razón tenía el Poe­ta-coman­dan­te, la pér­di­da de la humil­dad es letal para una Revo­lu­ción.

Sería un buen ejer­ci­cio explo­rar las cau­sas de la pér­di­da de algu­nas Revo­lu­cio­nes, sin duda la ense­ñan­za será impor​tan​te​.La Revo­lu­ción Sovié­ti­ca, en el pen­sa­mien­to del Che, se derrum­bó por usar las armas mella­das del capi­ta­lis­mo para cons­truir el Socia­lis­mo. La Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca que imple­men­tó Lenin como for­ma de resis­ten­cia a una situa­ción, fue ins­tau­ra­da como una estra­te­gia. Allá los diri­gen­tes per­die­ron la humil­dad. Domin­go Alber­to Ran­gel cri­ti­ca­ba a un alto diri­gen­te sovié­ti­co que colec­cio­na­ba autos de carre­ra.

Los chi­nos, en con­tra de la opi­nión de Mao, quien ensa­yó la Revo­lu­ción Cul­tu­ral para impe­dir el des­li­za­mien­to hacia el capi­ta­lis­mo, caye­ron sedu­ci­dos por los oro­pe­les y hoy exhi­ben con “orgu­llo metá­li­co” sus millo­nes de acau­da­la­dos capi­ta­lis­tas, y escon­den con ver­güen­za a los cien­tos de millo­nes de explo­ta­dos escla­vos.

Es así, la his­to­ria del mun­do lo mues­tra, la humil­dad es un buen antí­do­to con­tra la res­tau­ra­ción, y su pér­di­da es un indi­ca­ti­vo de que los asun­tos de una Revo­lu­ción van mal. Con­clui­mos recor­dán­do­nos el vie­jo con­se­jo: “Cuan­do veas la humil­dad de tu vecino arder, pon la tuya en remo­jo.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *