Apor­ta­cio­nes a la pro­pues­ta socio­eco­nó­mi­ca alter­na­ti­va de la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta- Fran­cis­co Javier Bela­rra, Ana Iras­tor­za, Pedro­ma­ri Olae­ta

Duran­te déca­das, los rec­to­res del sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta han ido cons­tru­yen­do sóli­dos meca­nis­mos para su repro­duc­ción. Para ello, des­de las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes y fun­da­cio­nes han impul­sa­do una per­ma­nen­te “rein­ven­ción del sis­te­ma” con el fin de per­fec­cio­nar los sis­te­mas de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y social en la bús­que­da del máxi­mo bene­fi­cio, igno­ran­do para ello los cos­tes huma­nos y medioam­bien­ta­les gene­ra­dos. Lo que en el siglo XIX se defi­nió como “la bur­gue­sía” ha con­se­gui­do mode­lar a ima­gen de sus intere­ses los pro­gra­mas de estu­dios de las uni­ver­si­da­des y escue­las de nego­cio, embe­bi­dos abso­lu­ta­men­te de ideo­lo­gía neo­li­be­ral.

De estas ins­ti­tu­cio­nes pro­ce­de­rán los ges­to­res de este sis­te­ma eco­nó­mi­co, a los cua­les se encum­bra­rá como líde­res, gurús de la pre­dic­ción del futu­ro mun­dial. Serán ellos los que gene­ren con­ti­nua­men­te nue­vas pro­pues­tas eco­nó­mi­cas y de orga­ni­za­ción social para la supera­ción de situa­cio­nes de sub­de­sa­rro­llo y pobre­za de muchos paí­ses, así como para la supera­ción de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que afec­ta a los paí­ses eco­nó­mi­ca­men­te desa­rro­lla­dos.

Sus ini­cia­ti­vas diri­gen las deci­sio­nes de ins­ti­tu­cio­nes como el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial, ver­da­de­ros gobier­nos en la som­bra a los que están vin­cu­la­dos los cen­tros de poder más influ­yen­tes de la tie­rra. De estas ins­ti­tu­cio­nes ema­nan las rece­tas para la supera­ción de la cri­sis del sis­te­ma, con una cla­ra visión de cla­se cuyo obje­ti­vo es impe­dir el cam­bio estruc­tu­ral del sis­te­ma eco­nó­mi­co y neu­tra­li­zar las pro­tes­tas o la ges­ta­ción de nue­vas alter­na­ti­vas glo­ba­les e inte­gra­les al sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta.

En este con­tex­to, cree­mos impres­cin­di­ble, en el deba­te abier­to actual­men­te en Eus­kal Herria sobre mode­los nacio­na­les y socio­eco­nó­mi­cos, que dife­ren­cie­mos dos con­cep­tos: la PROPUESTA y la ALTERNATIVA. Hablar exclu­si­va­men­te de pro­pues­tas podría redu­cir las rei­vin­di­ca­cio­nes de la izquier­da sobe­ra­nis­ta a pro­gra­mas de míni­mos; en cam­bio, hablar de alter­na­ti­vas nos obli­ga a pre­sen­tar pro­yec­tos fac­ti­bles que mani­fies­ten la exis­ten­cia de mode­los anta­gó­ni­cos, así como la nece­si­dad de explo­rar nues­tros máxi­mos.

La úni­ca mane­ra en que pode­mos com­bi­nar ambos con­cep­tos es pre­sen­tar pro­pues­tas de mejo­ra que cons­tru­yan ins­tru­men­tos y meca­nis­mos para poder cons­truir una alter­na­ti­va al actual mode­lo socio­eco­nó­mi­co. No dise­ñar­lo así sería repro­du­cir las ago­ta­das solu­cio­nes social­de­mó­cra­tas, renun­ciar a las meto­do­lo­gías de cam­bio sis­té­mi­co para la trans­for­ma­ción social (entre otras, la mar­xis­ta), y renun­ciar, con­si­guien­te­men­te, a la aspi­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra a su eman­ci­pa­ción socio­eco­nó­mi­ca.

Sig­ni­fi­ca­ría, en defi­ni­ti­va, no abor­dar la ver­da­de­ra raíz de la actual situa­ción de cri­sis sis­té­mi­ca, que está en el man­te­ni­mien­to de la impo­si­ción de la pro­pie­dad pri­va­da cada vez en menos manos y sin nin­gún con­trol demo­crá­ti­co de los medios de pro­duc­ción y finan­cia­ción. El obje­ti­vo estra­té­gi­co de la libe­ra­ción nacio­nal y la con­se­cu­ción de la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía de Eus­kal Herria debe ir acom­pa­ña­do de una pro­pues­ta de trans­for­ma­ción social que no pue­de ser otra que un mode­lo socia­lis­ta.

Lle­ga­dos a este pun­to, vemos nece­sa­rio ana­li­zar si la pro­pues­ta socio­eco­nó­mi­ca pre­sen­ta­da en el mes de mayo de 2012, de la mano de un amplio espec­tro socio­po­lí­ti­co de Eus­kal Herria del cual nos sen­ti­mos co-par­tí­ci­pes, tie­ne como fin esta­ble­cer mejo­ras de ges­tión del mode­lo neo­li­be­ral, o si, jun­to a ello, y de for­ma para­le­la, se quie­ren esta­ble­cer meca­nis­mos de con­trol y socia­li­za­ción del capi­tal con el fin de cons­truir un mode­lo alter­na­ti­vo de socie­dad; esto es, un sis­te­ma socio-eco­nó­mi­co socia­lis­ta.

En una pri­me­ra lec­tu­ra del tex­to refe­ri­do, nos pare­ce que podría inter­pre­tar­se más como pro­pues­ta que como alter­na­ti­va, por­que los ele­men­tos alter­na­ti­vos que se encuen­tran en ella pue­den que­dar dilui­dos en el con­jun­to de los con­te­ni­dos de unas pro­pues­tas de actua­ción diri­gi­das a esta­ble­cer meca­nis­mos que garan­ti­cen una mayor redis­tri­bu­ción de la rique­za gene­ra­da y una mejo­ra en las rela­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas entre el tra­ba­jo y el capi­tal.

Otro aspec­to intere­san­te que sí con­tie­ne el tex­to lo cons­ti­tu­yen los pun­tos de dis­cre­pan­cia con las corrien­tes neo­li­be­ra­les más ultras (esto es, la dere­cha espa­ño­la y regio­na­lis­ta más extre­ma (PP-UPN-PNV)), en cuan­to al gra­do e inten­si­dad en la apli­ca­ción de cier­tas polí­ti­cas socia­les. Mien­tras la dere­cha eva­lúa la per­ti­nen­cia de tales medi­das des­de el pun­to de vis­ta de la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra, la social­de­mo­cra­cia lo hace, ade­más, des­de cri­te­rios de jus­ti­cia social. Pero tales dife­ren­cias que­dan cir­cuns­cri­tas a los lími­tes del pro­pio sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta, en cuyo desa­rro­llo se han ido ela­bo­ran­do y cons­tru­yen­do las pro­pues­tas que cons­ti­tu­yen la base fun­da­men­tal de la pro­pues­ta socio-eco­nó­mi­ca que ana­li­za­mos.

En ter­cer lugar, vemos la nece­si­dad de con­cre­tar pará­me­tros de carác­ter macro­eco­nó­mi­co median­te los que cuan­ti­fi­car los obje­ti­vos que se quie­ren lograr. No bas­ta con mani­fes­tar una bue­na volun­tad de mejo­ra de la situa­ción, si a ello no se le aña­de un com­pro­mi­so cla­ro de con­se­cu­ción en unos nive­les que pue­dan ser cuan­ti­fi­ca­bles y per­fec­ta­men­te veri­fi­ca­bles. De lo con­tra­rio, el con­trol sobre la ges­tión, los nive­les de dis­tri­bu­ción de la rique­za y, en defi­ni­ti­va, el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va nacen con un défi­cit ope­ra­ti­vo gra­ve, situán­do­nos en los mis­mos esce­na­rios y pará­me­tros de “ren­di­ción de cuen­tas”.

Como cuar­to y últi­mo aspec­to vemos la nece­si­dad de defi­nir y esta­ble­cer las bases para el desa­rro­llo de un pro­gra­ma de máxi­mos, esto es, la cons­truc­ción de un mode­lo socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co alter­na­ti­vo.

En defi­ni­ti­va, una de las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les que entre todos y todas debe­mos cla­ri­fi­car en el deba­te abier­to sobre la pro­pues­ta socio­eco­nó­mi­ca de la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta es si, con el plan­tea­mien­to de su desa­rro­llo, se defi­ne una rup­tu­ra radi­cal entre el desa­rro­llo sin­cró­ni­co de la libe­ra­ción nacio­nal y social del pue­blo vas­co, al plan­tear­nos el acce­so a un esce­na­rio de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacio­nal en un con­tex­to socio­eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, por más que éste pue­da ser más jus­to y equi­ta­ti­vo con los dere­chos socia­les del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *