Siria: Vie­ja prác­ti­ca de la CIA- Ernes­to Gómez Abas­cal

¡Avión! ¡Avión!… gri­tó el mili­ciano de guar­dia y de un sal­to me levan­té del lecho que había pre­pa­ra­do con hojas de plá­tano secas bus­can­do mi fusil FAL 7.62 mm, de fabri­ca­ción bel­ga. For­ma­ba par­te de una escua­dra de sie­te hom­bres que, jun­to a miles de mili­cia­nos, obre­ros, cam­pe­si­nos y estu­dian­tes, nos encon­trá­ba­mos des­de hacía sema­nas en las mon­ta­ñas del Escam­bray, al cen­tro de Cuba, tra­tan­do de poner fin a las ban­das con­tra­re­vo­lu­cio­na­rias, que inten­ta­ban des­es­ta­bi­li­zar el país como par­te del plan diri­gi­do por la CIA esta­dou­ni­den­se para impo­ner un “cam­bio de régi­men”.

Des­de don­de nos encon­trá­ba­mos, casi en la cima de una altu­ra cubier­ta de bos­ques, que tenía a sus pies el valle de Cima­rro­nes, vi venir hacia noso­tros, volan­do a baja altu­ra, la silue­ta del avión, posi­ble­men­te un car­gue­ro C‑47 que, a pesar de ser tar­de en la noche y tener las luces apa­ga­das, se apre­cia­ba con bas­tan­te niti­dez mien­tras lan­za­ba en para­caí­das su car­ga de arma­men­tos y otros sumi­nis­tros para los ban­di­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios. Solo me dio tiem­po, al igual que otros de mis com­pa­ñe­ros, a qui­tar el segu­ro del fusil, poner­lo en dis­po­si­ción de “ráfa­ga” y dis­pa­rar­le los vein­te car­tu­chos del car­ga­dor. Eso suce­dió el 4 de mar­zo de 1961, pero había ocu­rri­do ya en otras oca­sio­nes y en dife­ren­tes luga­res. En este caso, el avión, ave­ria­do, debió hacer un ate­rri­za­je de emer­gen­cia en una de las islas Cai­mán, terri­to­rio bri­tá­ni­co al sur de Cuba y noso­tros ocu­pa­mos todo la car­ga por él lan­za­da.

Según las pro­pias fuen­tes esta­dou­ni­den­ses, entre los últi­mos tres meses de 1960 y el des­em­bar­co de su ejér­ci­to mer­ce­na­rio de Bahía de Cochi­nos en abril de 1961, la CIA hizo sesen­ta y ocho lan­za­mien­tos simi­la­res, de los cua­les, según los órga­nos de segu­ri­dad cuba­nos, solo sie­te lle­ga­ron a manos de las ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias.

El plan que, des­de los pri­me­ros meses del triun­fo de la Revo­lu­ción, fue estruc­tu­ran­do la CIA para pro­du­cir un “cam­bio de régi­men” en Cuba y que apro­ba­do por el pre­si­den­te Eisenho­wer en su últi­mo año de man­da­to sería con­fir­ma­do des­pués por John F. Ken­nedy, tuvo en cuen­ta las expe­rien­cias obte­ni­das en el derro­ca­mien­to del gobierno demo­crá­ti­co de Jaco­bo Arbenz en Gua­te­ma­la en 1954. De hecho, varios de los prin­ci­pa­les ofi­cia­les que tra­ba­ja­ron en este últi­mo, fue­ron fac­to­res deci­si­vos en la pla­ni­fi­ca­ción del inten­to de inva­sión por Bahía de Cochi­nos, entre ellos, David Atlee Phi­llips y Howard Hunt.

A pesar de las gran­des dife­ren­cias entre situa­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les en uno u otro país, el esque­ma que apli­ca­ron, man­te­nía las mis­mas direc­ti­vas de tra­ba­jo que aun uti­li­zan hoy día:

- Lle­var a cabo una inten­sa cam­pa­ña de pren­sa tra­tan­do de difa­mar al gobierno y a sus diri­gen­tes, tan­to inter­na­men­te como en el exte­rior. Crear con­fu­sión, des­con­fian­za, males­tar. No impor­tan los medios, si pue­den con­tar con pren­sa nacio­nal, mejor. Pagar­la si es nece­sa­rio. Los temas más uti­li­za­dos pue­den ser: vio­la­ción de los dere­chos huma­nos; fal­ta de demo­cra­cia; repre­sión; fal­ta de liber­tad de pren­sa; acu­sa­cio­nes de corrup­ción, nepo­tis­mo, auto­cra­cia…

- Impo­ner un blo­queo eco­nó­mi­co y san­cio­nes que pue­dan reper­cu­tir nega­ti­va­men­te en la vida del país, que afec­te a la pobla­ción y que impi­da al gobierno tomar medi­das de bene­fi­cio popu­lar.

- Rea­li­zar pro­vo­ca­cio­nes que pue­dan des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. En lo externo, crear­le con­flic­tos con paí­ses veci­nos. Inter­na­men­te, con ONG, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de pro­fe­sio­na­les, reli­gio­sas u otras.

-Pro­mo­ver la con­de­na y san­cio­nes de Orga­nis­mos Inter­na­cio­na­les y/​o regio­na­les.

-Orga­ni­zar y pagar la opo­si­ción. Crear­la si no exis­te.

-Crear gru­pos arma­dos, entre­nar­los y faci­li­tar­les medios para rea­li­zar sabo­ta­jes, aten­ta­dos y pro­mo­ver la inse­gu­ri­dad.

En Gua­te­ma­la, el gobierno de Jaco­bo Arbenz, había apro­ba­do sola­men­te una ley de Refor­ma Agra­ria que per­ju­di­ca­ba los intere­ses de la Uni­ted Fruit Co. Esta­ba pro­po­nien­do algu­nas medi­das para moder­ni­zar el país, redu­cir los altos índi­ces de mise­ria y anal­fa­be­tis­mo. Eran solo refor­mas de cor­te nacio­na­lis­tas. Fue acu­sa­do, median­te inten­sa cam­pa­ña de pren­sa, de abrir las puer­tas al comu­nis­mo e impor­tar arma­men­to ruso y che­cos­lo­va­co. Para tra­tar de dar­le cre­di­bi­li­dad a esto últi­mo, hicie­ron embar­ques fal­sos de algu­nas armas ocu­pa­das en Ale­ma­nia en la II Gue­rra Mun­dial.

Des­de paí­ses veci­nos de Cen­troa­mé­ri­ca, orga­ni­za­ron un peque­ño ejér­ci­to mer­ce­na­rio que, apo­ya­do por algu­nos avio­nes de gue­rra esta­dou­ni­den­ses, crea­ron una situa­ción de inse­gu­ri­dad y caos, que el gobierno de Arbenz, sor­pren­di­do y sin pre­pa­rar con­di­cio­nes para una resis­ten­cia popu­lar, no pudo enfren­tar. Un mili­tar trai­dor, Car­los Cas­ti­llo Armas, fue impues­to por los EEUU como nue­vo gober­nan­te.

Al tra­tar de apli­car un plan simi­lar en Cuba, se equi­vo­ca­ron y ello le cos­tó caro a la CIA, con­tra cuya direc­ción arre­me­te­ría Ken­nedy des­pués. La inva­sión mer­ce­na­ria por Bahía de Cochi­nos, que debía ser la cul­mi­na­ción exi­to­sa del plan de “cam­bio de régi­men”, resul­tó un abso­lu­to fra­ca­so. El poder revo­lu­cio­na­rio, diri­gi­do por Fidel Cas­tro, había actua­do con sabia pre­vi­sión y siem­pre estu­vo dos pasos delan­te del enemi­go: las fuer­zas arma­das clá­si­cas, for­ma­das por ase­so­res esta­dou­ni­den­ses y con ofi­cia­les gra­dua­dos en sus aca­de­mias, habían des­apa­re­ci­do y en su lugar exis­tía un ejér­ci­to rebel­de y cien­tos de miles de mili­cia­nos, que volun­ta­ria­men­te habían pasa­do entre­na­mien­to para defen­der la inde­pen­den­cia de la patria. La pren­sa tra­di­cio­nal, con­tra­ria a los intere­ses popu­la­res se auto­li­qui­dó al lan­zar­se de fren­te con­tra la Revo­lu­ción; los bur­gue­ses, poli­ti­que­ros corrup­tos, los mafio­sos y los ven­de­pa­tria, habían bus­ca­do refu­gio en Mia­mi con­fia­dos en que EEUU derro­ca­ría al gobierno revo­lu­cio­na­rio y podrían regre­sar a sus pri­vi­le­gios e ins­tau­rar de nue­vo su cari­ca­tu­ra de repú­bli­ca.

Cuan­do des­em­bar­ca­ron en Bahía de Cochi­nos el 17 de abril de 1961, ya no tenían casi base de sus­ten­ta­ción en Cuba y Fidel había pro­cla­ma­do, el día antes, el socia­lis­mo.

Pero si aque­lla his­tó­ri­ca derro­ta sig­ni­fi­có un tre­men­do gol­pe para los obje­ti­vos impe­ria­lis­tas, los gobier­nos de Washing­ton no renun­cia­ron por ello a sus pla­nes de “cam­bio de régi­men” en Cuba. Sus prin­ci­pa­les direc­ti­vas, inclu­so recru­de­ci­das o inten­si­fi­ca­das, las man­tie­nen has­ta hoy y no hay seña­les de que renun­cien a ellas. Des­pués de Pla­ya Girón orga­ni­za­ron la Ope­ra­ción Man­gos­ta y des­de un gran cen­tro de la CIA en Mia­mi, con el nom­bre cla­ve de JM Wave, lan­za­ron innu­me­ra­bles accio­nes terro­ris­tas. Cos­tó casi cin­co años de lucha para ter­mi­nar con las ban­das con­tra­re­vo­lu­cio­na­rias que lle­ga­ron a ope­rar en todas las pro­vin­cias del país. No cejan tam­po­co en su empe­ño pro­pa­gan­dís­ti­co con­tra la Revo­lu­ción, al cual dedi­can cada año dece­nas de millo­nes de dóla­res. Por esta vía con­vier­ten en disi­den­tes polí­ti­cos a delin­cuen­tes comu­nes; tra­tan de crear par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes que en Cuba nadie cono­ce; “damas” que, bus­can­do el ver­de de los bille­tes esta­dou­ni­den­ses, se vis­ten de blan­co, etc.

La pri­me­ra expe­rien­cia en un plan de “cam­bio de régi­men” lle­va­da a cabo por la CIA, des­pués de su crea­ción al fina­li­zar la II Gue­rra Mun­dial y comen­zar la Gue­rra Fría, fue la Ope­ra­ción AJAX, que cul­mi­nó con la liqui­da­ción del gobierno nacio­na­lis­ta de Moham­med Mos­sa­degh en Irán, en 1953. El diri­gen­te per­sa come­tió el peca­do de recu­pe­rar los recur­sos petro­le­ros has­ta ese momen­to en manos de la empre­sa bri­tá­ni­ca Anglo Ira­nian Oil Co.

Teo­do­re “Teddy” Roo­se­velt, pre­si­den­te de los EEUU entre 1901 y 1909, fue quien pro­cla­mó la doc­tri­na del “Gran Garro­te” como polí­ti­ca exte­rior del impe­rio para Amé­ri­ca Lati­na, pre­cur­so­ra bru­tal de la téc­ni­ca moder­na de “cam­bio de régi­men”. En las pri­me­ras déca­das del siglo XX, la pon­dría en prác­ti­ca con nume­ro­sas inter­ven­cio­nes arma­das en el con­ti­nen­te. A prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta, Ker­mit Roo­se­velt, su nie­to, era Jefe de Ope­ra­cio­nes de la CIA para el Medio Orien­te y fue quien, infil­tra­do en Irán, diri­gió per­so­nal­men­te el gol­pe que derro­có a Mos­sa­degh e impu­so al Sha Reza Paleh­vi. La cam­pa­ña de pren­sa e inti­mi­da­ción que lan­za­ron estu­vo basa­da en que Irán cae­ría bajo la influen­cia sovié­ti­ca y que el Par­ti­do Comu­nis­ta (Tudeh), toma­ría el poder.

Más recien­te­men­te, han lle­va­do a cabo ope­ra­cio­nes de “cam­bio de régi­men” en varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos apli­can­do simi­la­res esque­mas de tra­ba­jo. Así derro­ca­ron al gobierno de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le; orga­ni­za­ron la gue­rra sucia para cam­biar el gobierno san­di­nis­ta en Nica­ra­gua; han inten­ta­do hacer­lo por varios medios con­tra el gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la y posi­ble­men­te exis­tan pla­nes para derro­car otros gobier­nos como los de Boli­via, Ecua­dor…

Lo que está suce­dien­do actual­men­te en Siria, sal­van­do dife­ren­cias his­tó­ri­cas y de con­tex­to, cla­si­fi­ca tam­bién como una ope­ra­ción clá­si­ca de “cam­bio de régi­men”, don­de se cum­ple casi al pie de la letra, la meto­do­lo­gía expli­ca­da ante­rior­men­te. El peca­do del gobierno del par­ti­do Baas ha sido opo­ner­se a los pla­nes e intere­ses de Esta­dos Uni­dos, la OTAN e Israel; apo­yar a Hiz­bu­lá y otras fuer­zas patrió­ti­cas en Líbano, y ser alia­do de Irán. Es muy inge­nuo acep­tar que Occi­den­te y las petro monar­quías del Gol­fo estén preo­cu­pa­das por la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, la liber­tad y demo­cra­cia en Siria. Tam­bién es inge­nuo pen­sar que si logran impo­ner un “cam­bio de régi­men” en Damas­co, las nue­vas auto­ri­da­des no sean subor­di­na­das e incon­di­cio­na­les a los intere­ses de Washing­ton.

Apro­ve­chan­do erro­res del gobierno de Bachar al Assad, reco­no­ci­dos por este y tra­ta­dos de sub­sa­nar median­te un plan de refor­mas polí­ti­cas en eje­cu­ción, se imple­men­tó una inten­sa cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción y difa­ma­ción en la pren­sa; le apli­ca­ron san­cio­nes en la Liga Ára­be; impu­sie­ron medi­das de blo­queo eco­nó­mi­co; se ha estruc­tu­ra­do y apo­ya­do una opo­si­ción polí­ti­ca des­de el exte­rior; y se ha orga­ni­za­do un ejér­ci­to de ban­das terro­ris­tas y mer­ce­na­rios, muchos de cuyos inte­gran­tes han sido entre­na­dos e infil­tra­dos des­de paí­ses veci­nos. Ni Esta­dos Uni­dos, ni sus alia­dos occi­den­ta­les y ára­bes, han ocul­ta­do que los están apo­yan­do con dine­ro, arma­men­to moderno e infor­ma­ción de inte­li­gen­cia.

Dada la situa­ción geo­grá­fi­ca de Siria, no será nada fácil poner fin a esta gue­rra sucia. Tie­ne lar­gas fron­te­ras con paí­ses don­de tam­bién tie­ne enemi­gos. El gobierno de Tur­quía, país miem­bro de la OTAN que has­ta hace dos años pro­cla­ma­ba casi una luna de miel con los diri­gen­tes de Damas­co, cam­bió de posi­ción y aho­ra le hace la gue­rra faci­li­tan­do la infil­tra­ción de hom­bres y armas a tra­vés de su lar­ga y esca­bro­sa fron­te­ra.

En el tras­fon­do de las con­tra­dic­cio­nes en la región, se apre­cia cada vez más, la con­fron­ta­ción con­fe­sio­nal, aun­que la publi­ci­dad de este aspec­to, por su com­ple­ji­dad, tra­tan de evi­tar­la. En el alto man­do del gobierno sirio ha pre­do­mi­na­do la pre­sen­cia ala uita, que per­te­ne­ce a la rama chii­ta del Islam. A nivel del país son mino­ría, aun­que la polí­ti­ca ofi­cial ha evi­ta­do prác­ti­cas sec­ta­rias dan­do par­ti­ci­pa­ción a la mayo­ría suni­ta al igual que a la impor­tan­te mino­ría cris­tia­na. No obs­tan­te, orga­ni­za­cio­nes como los Her­ma­nos Musul­ma­nes, his­tó­ri­ca­men­te han tra­ta­do de levan­tar una opo­si­ción suni­ta vio­len­ta con­tra el gobierno y han sido dura­men­te repri­mi­dos.

Una par­te de los suni­tas liba­ne­ses, inte­gra­dos en el Movi­mien­to 14 de Mar­zo, que diri­ge Hari­ri, son enemi­gos de Siria, de Hiz­bu­lá y de Irán. Los chii­tas cons­ti­tu­yen la comu­ni­dad más gran­de del Líbano y actual­men­te tie­nen influen­cia mayo­ri­ta­ria en el gobierno. Ha exis­ti­do y se man­tie­ne una pug­na muy fuer­te entre Hiz­bu­lá y otros sec­to­res patrió­ti­cos, apo­ya­dos por Siria e Irán, y el Movi­mien­to 14 de Mar­zo, vin­cu­la­do a las posi­cio­nes de Occi­den­te y de Ara­bia Sau­di­ta, de don­de reci­be apo­yo polí­ti­co y mate­rial. Des­de terri­to­rio liba­nés con­tro­la­do por estos últi­mos, se faci­li­ta la infil­tra­ción de com­ba­tien­tes y mate­rial de gue­rra, espe­cial­men­te hacia la cer­ca­na zona de Homs y Hama, don­de se han pro­du­ci­do los más vio­len­tos enfren­ta­mien­tos en terri­to­rio sirio.

Al sur, está la fron­te­ra con el Rei­no Hache­mi­ta de Jor­da­nia, crea­do en su momen­to por Gran Bre­ta­ña y que nun­ca se ha carac­te­ri­za­do por su amis­tad hacia Damas­co. Su pobla­ción es suni­ta y la monar­quía siem­pre ha esta­do subor­di­na­da a los intere­ses de Occi­den­te. Deraa, ciu­dad don­de comen­za­ron hace más de un año las mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta en Siria, es la puer­ta de entra­da o sali­da de Jor­da­nia hacia Siria.

Aun­que en el gobierno ira­quí pre­do­mi­nan los chii­tas, que aho­ra apo­yan al gobierno de Damas­co y están bajo fuer­te influen­cia de Irán, den­tro de la impor­tan­te comu­ni­dad suni­ta ira­quí, que habi­ta fun­da­men­tal­men­te la par­te fron­te­ri­za con Siria, han esta­do tra­ba­jan­do sau­di­tas, tur­cos y otros, inclui­dos gru­pos extre­mis­tas y con víncu­los con Al Qae­da. La fron­te­ra ira­quí cons­ti­tu­ye por lo tan­to otra zona de peli­gro para Siria.

Si los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN, jun­to con la reac­ción ára­be, per­sis­ten en pro­du­cir un “cam­bio de régi­men” en Siria, tal como en estos momen­tos podría pro­nos­ti­car­se, la gue­rra sucia en el país podría pro­lon­gar­se por lar­go tiem­po, aun cuan­do el gobierno pue­da ir ins­tru­men­tan­do su plan de refor­mas y cuen­te con mayo­ri­ta­rio apo­yo de la pobla­ción. Cos­ta­ría mucho sufri­mien­to y mucha san­gre poder esta­bi­li­zar el país de nue­vo y se corre el ries­go de que la gue­rra tras­pa­se las fron­te­ras y se extien­da peli­gro­sa­men­te.

La deman­da del cese de la inter­ven­ción extran­je­ra y dejar a los sirios resol­ver sus pro­pios pro­ble­mas, debe ser la exi­gen­cia de todas las fuer­zas pro­gre­sis­tas y aman­tes de la jus­ti­cia y la paz. La polí­ti­ca impe­rial de “cam­bio de régi­men”, es abso­lu­ta­men­te ile­gal y debe ser recha­za­da fir­me­men­te.

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *