Del R1B a Eus­kal Herria- Iña­ki Ega­ña

Tal vez se tra­te de cier­to tipo de defor­ma­ción pro­fe­sio­nal, pero cada vez que circu­lo por la auto­pis­ta en direc­ción a Bil­bo y me acer­co a la can­te­ra que está des­tru­yen­do Prai­leaitz, a pesar de los muros de la ver­güen­za que han esti­ra­do para evi­tar la visión, me entra una con­go­ja que con­clu­ye, en todos los casos, con una cons­ta­ta­ción de la mal­dad intrín­se­ca de los huma­nos: empre­sa­rios, laca­yos, tíos Tom y supues­tos patri­mo­nia­lis­tas, no mere­cen sino el des­pre­cio eterno. Devas­tan o ali­men­tan la des­truc­ción del país que hemos here­da­do con una cele­ri­dad que lle­va­rá a sus nie­tos, y a los nues­tros por des­gra­cia, a con­vi­vir con las ratas de “Bla­de Run­ner”.

No soy de esos que úni­ca­men­te miran hacia atrás. Jamás tiem­pos pasa­dos fue­ron mejo­res. Pero debe­mos un res­pe­to a quie­nes nos pre­ce­die­ron, por­que sin ellos no habría­mos acce­di­do a esa mara­vi­lla que es la vida. Y esa vida a la que nos ape­ga­mos des­de nues­tros códi­gos gené­ti­cos, la hemos ubi­ca­do en un tro­zo de tie­rra al sur­oes­te de ese vie­jo con­ti­nen­te lla­ma­do Euro­pa.

Tene­mos una len­gua, el eus­ka­ra, capaz de trans­por­tar­nos en la era ciber­né­ti­ca a la cuna de pas­to­res y caza­do­res. Y eso es un lujo al alcan­ce de pocos. Tene­mos un país que mere­ce la pena por mil y una razo­nes, pero sobre todas por­que el espí­ri­tu de rebel­día sigue en van­guar­dia, por­que el empu­je de la juven­tud nos son­ro­ja a los ya vie­jos por su osa­día, por­que hemos logra­do trans­mi­tir el des­tino y las cla­ves de quie­nes nos pre­ce­die­ron.

Pero a veces des­de­ña­mos, con arro­gan­cia, el lega­do de ese pasa­do. La velo­ci­dad de la téc­ni­ca, que nos ha per­mi­ti­do avan­zar en unas déca­das lo que había­mos rea­li­za­do des­de el Neo­lí­ti­co, influ­ye sin duda en la gro­se­ría. Gran par­te de nues­tros veci­nos, y esto no es un repro­che, mete en el mis­mo saco a los car­lis­tas que siguie­ron a Dorre­ga­ray, a los gue­rri­lle­ros que embos­ca­ban gaba­chos bajo la direc­ción de Mina, a los levan­tis­cos zube­ro­ta­rras del cura Mata­laz. Si se tra­ta de res­tos, la pie­dra, la mis­ma que mol­dea en el aire nues­tro Peru­re­na, uni­fi­ca crom­lechs, mura­llas defen­si­vas y, si alguien lo afir­ma, has­ta cons­truc­cio­nes urba­nas.

Hace unas sema­nas he cono­ci­do un expe­ri­men­to que sólo lo podían rea­li­zar en cier­ta par­te de nues­tro pla­ne­ta. Aho­ra entien­do aque­llo de «huel­ga a la japo­ne­sa». El tiem­po es infi­ni­to. En noviem­bre de 1954, el doc­tor Syui­chi Mori, de la uni­ver­si­dad de Tok­yo, intro­du­jo un gru­po de mos­cas de la fru­ta (dro­sophi­la mela­no­gas­ter) en un medio de oscu­ri­dad abso­lu­ta, con el pro­pó­si­to de que se ali­men­ta­ran y se repro­du­je­ran en con­di­cio­nes hos­ti­les.

En aque­lla épo­ca ape­nas si sabía­mos don­de esta­ba Japón. En casa se aca­ba­ba de caer la pla­za de toros de Bal­ma­se­da, pro­vo­can­do nume­ro­sas víc­ti­mas, y en Riba­fo­ra­da, en la otra pun­ta de nues­tro país, la madre del maes­tro ese­nio (la Vir­gen María), se apa­re­cía un día si y otro tam­bién. En Gua­te­ma­la los vas­cos refu­gia­dos tuvie­ron que salir a mar­chas for­za­das por un gol­pe de Esta­do ali­men­ta­do por Washing­ton, mien­tras que en Indo­chi­na, los jóve­nes de Baio­na en el ser­vi­cio mili­tar debían defen­der a cie­gas el impe­rio fran­cés y, por exten­sión, su dise­ño colo­nial.

El expe­ri­men­to de Syui­chi Mori ha con­clui­do recien­te­men­te. Las mos­cas, que tie­nen una vida cor­ta en rela­ción a la media nues­tra, han pasa­do 57 años en la oscu­ri­dad más abso­lu­ta: 1.400 gene­ra­cio­nes sin cono­cer la luz. El resul­ta­do es sor­pren­den­te. El geno­ma de las mos­cas no ha sufri­do cam­bios sus­tan­cia­les, aun­que sí varios miles de adap­ta­cio­nes evo­lu­ti­vas, entre ellas la de cier­tas ven­ta­jas repro­duc­ti­vas. La vida se reafir­ma fren­te a la hos­ti­li­dad. En lo fun­da­men­tal, las mos­cas siguie­ron desa­rro­llan­do ojos como si vie­ran a pesar de que lle­va­ban 1.400 gene­ra­cio­nes sin luz.
Intu­yo las son­ri­sas en los lec­to­res más ave­za­dos, antes de avan­zar la metá­fo­ra. No somos mos­cas, evi­den­te­men­te, pero esta­mos suje­tos a los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos como el res­to de espe­cies ani­ma­les y vege­ta­les. Somos par­te de un todo que, entre estas líneas apre­su­ra­das, no soy capaz siquie­ra de atis­bar. Segui­mos tenien­do el mis­mo geno­ma, eso dicen al menos, que aque­llos que api­ña­ban a sus muer­tos bajo la som­bra de dól­me­nes ele­va­dos sobre la mis­ma tie­rra que acu­mu­la­ba lodo esta­ción tras esta­ción.
Hace solo tres o cua­tro gene­ra­cio­nes, nues­tros abue­los sufrie­ron el des­tino impues­to por avio­nes que vola­ban con la cruz gama­da impre­sa en sus alas. Resis­tie­ron lo inde­ci­ble y des­apa­re­cie­ron del esce­na­rio ári­do de la Ribe­ra o del ver­de de los bos­ques de Artxan­da, olvi­da­dos en cune­tas o lan­za­dos al fon­do de maz­mo­rras tan leja­nas que su men­ción se esca­pa­ba del mapa. Sobre­vi­vi­mos.

Hace vein­ti­cin­co gene­ra­cio­nes, ape­nas un sus­pi­ro, caba­lle­ros con lan­zas for­ja­das entre letras rim­bom­ban­tes de impe­rios en cons­truc­ción alla­na­ron las casas de nues­tros ante­pa­sa­dos y arra­sa­ron has­ta la últi­ma briz­na de aire can­tá­bri­co, la mis­ma que lle­ga­ba a Amaiur, Hon­da­rri­bia o Gara­zi. Des­fi­la­ron bajo palio roji­gual­do los inva­so­res, las­tran­do el futu­ro de un hedor que se repe­ti­ría has­ta la sacie­dad.

La His­to­ria nos per­mi­te quie­bros, argu­men­tos, des­pie­ces, lagu­nas, asal­tos… tan­tos recur­sos como gen­tes se han des­ple­ga­do por nues­tro país. No tra­to de dis­po­ner de una lis­ta levan­tis­ca, ni siquie­ra de apun­tar agra­vios y, mucho menos aún, de envol­ver en celo­fán la tor­tuo­sa exis­ten­cia de unos y otros, mis pai­sa­nos de con­di­ción más humil­de. Rei­vin­di­co, y este es el obje­to del escri­to, ese espa­cio que no me per­te­ne­ce como pre­ten­den para sí cons­truc­to­res y espe­cu­la­do­res, sino por patri­mo­nio com­ba­ti­vo.

Unos días atrás he asis­ti­do al Con­gre­so Inter­na­cio­nal Atlan­tiar y reci­bí en direc­to lo que lle­va­ba años escu­chan­do gra­cias al inte­rés de Stephen Oppenhei­mer y la Uni­ver­si­dad, entre otras, de Oxford. Hace miles de años, en la últi­ma gla­cia­ción, las tie­rras que se abrían hacia el inte­rior des­de el que aho­ra lla­ma­mos Gol­fo de Biz­kaia se con­vir­tie­ron en refu­gio de gen­tes y ani­ma­les. R1B en len­gua­je téc­ni­co. No fue el úni­co refu­gio en Euro­pa. Otros dos, en Ucra­nia y los Bal­ca­nes, fue­ron, asi­mis­mo, reser­va de la vida. Los argu­men­tos de Oppenhei­mer, a tra­vés de la gené­ti­ca, pare­cen irre­fu­ta­bles.

El antro­pó­lo­go Den­nis Stan­ford, por medio de la com­pa­ra­ción de la cul­tu­ra clo­vis, de la que ema­nan el res­to de cul­tu­ras ame­ri­ca­nas, ha com­pa­ra­do la mis­ma con la solu­tren­se euro­pea, la del sur­oes­te euro­peo. La vas­ca, por enten­der­nos. Lo que lle­va a intuir una espe­cie de cuar­ta vía en la colo­ni­za­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano, a tra­vés de un océano Atlán­ti­co cubier­to de hie­los.

Las tesis de lin­güis­tas, gene­tis­tas y antro­pó­lo­gos son efec­ti­va­men­te suge­ren­tes. Me pro­du­cen una espe­cie de vér­ti­go difí­cil­men­te expli­ca­ble. Los expe­ri­men­tos de Syui­chi Mori, asi­mis­mo, for­man par­te del libro de ese futu­ro del que aun ape­nas hemos escri­to los pri­me­ros ren­glo­nes. Tam­bién de vér­ti­go.

No es la res­pon­sa­bi­li­dad del pasa­do y del medio la que me abru­ma, ni siquie­ra esos cam­bios imper­cep­ti­bles en nues­tro geno­ma, si hace­mos caso a las prue­bas en mos­cas de labo­ra­to­rio. A pesar de la oscu­ri­dad, segui­mos nacien­do con sen­ti­dos como el de la vis­ta y el oído y lo segui­re­mos hacien­do, pro­ba­ble­men­te, duran­te miles de años, si antes no lle­ga­mos al cata­clis­mo que pre­di­cen los con­ser­va­cio­nis­tas.

Lo que me sugie­re Oppenhei­mer es que el medio nos ha hecho ser como somos. Me cau­ti­van mis ríos y sus mean­dros, la cos­ta dobla­da por un olea­je impla­ca­ble, el desier­to áspe­ro del sur y las coli­nas esme­ral­das del nor­te, el tin­ti­neo del reba­ño y el fra­gor del vien­to azo­tan­do los tama­rin­dos de mi ciu­dad. Esta­mos deter­mi­na­dos. Atra­pa­dos por el eco de nues­tros ante­pa­sa­dos, esos mis­mos a cuya lis­ta nos aña­di­rán las gene­ra­cio­nes pró­xi­mas.

Pero no lo es todo. La oscu­ri­dad, la mis­ma del expe­ri­men­to, no ha sido capaz de modi­fi­car el geno­ma. Y que nadie quie­ra leer en esta fra­se un dis­cur­so racial por­que no lo es. Los sen­ti­dos de nues­tro pue­blo se man­tie­nen vivos, como los del expe­ri­men­to. Pero no por esos ríos, cos­tas, desier­tos o vien­tos hura­ca­na­dos, sino por quie­nes en cada épo­ca supie­ron apre­ciar pre­ci­sa­men­te la for­tu­na de ese espa­cio.

Un espa­cio, R1B, sin más iden­ti­fi­ca­ción que la que mar­can las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas. Pero que, miles de años más tar­de, sus mora­do­res lla­man Eus­kal Herria. Por razo­nes his­tó­ri­cas, es cier­to, pero y sobre todo, por volun­tad. Volun­tad polí­ti­ca para que una comu­ni­dad que inclu­so en la oscu­ri­dad más abso­lu­ta ha sido capaz de sobre­vi­vir pue­da, al fin, defi­nir­se en liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *