A Irlan­da le lle­ga el turno de recha­zar las fan­ta­sías de aus­te­ri­dad- Gavan Titley y John O” Bren­nan

Con el fin de afir­mar su leal­tad a Euro­pa, la éli­te polí­ti­ca irlan­de­sa ha deci­di­do que lo mejor es no pres­tar dema­sia­da aten­ción a la reali­dad euro­pea. La «aus­te­ri­dad» pue­de que sea, como sos­tu­vo recien­te­men­te Joseph Sti­glitz, un «desas­tre euro­peo de fac­tu­ra huma­na», pero el gobierno de coa­li­ción del Fine Gael y los labo­ris­tas jue­ga a situar a Irlan­da como alumno mode­lo del expe­ri­men­to amplia­do de Frank­furt y Ber­lín de nega­ción de desas­tres. Que la reduc­ción neo­li­be­ral median­te recor­tes y «refor­mas» orien­ta­das al mer­ca­do empu­ja­ría a la rece­sión hacia la depre­sión lle­va sien­do evi­den­te des­de hace mucho, pero la estra­te­gia ofi­cial ha con­sis­ti­do en situar la aus­te­ri­dad en un domi­nio más allá de la polí­ti­ca como sacri­fi­cio com­par­ti­do nece­sa­rio para devol­ver la «con­fian­za» a los inver­so­res.

La con­fian­za es una pro­pie­dad esqui­va, pues el cos­te de los prés­ta­mos irlan­de­ses sigue sien­do mucho más ele­va­do que los de Ita­lia y Espa­ña, y las polí­ti­cas de «reduc­ción fis­cal» no han pro­du­ci­do un cam­bio en lo fun­da­men­tal de la eco­no­mía irlan­de­sa tras cua­tro años de pur­ga­to­rio pre­su­pues­ta­rio y sufri­mien­to social. La impla­ca­ble fan­ta­sía se ha resis­ti­do, por supues­to, a la evi­den­cia, pero el deci­si­vo recha­zo polí­ti­co del feti­chis­mo de la aus­te­ri­dad por par­te del elec­to­ra­do fran­cés y grie­go ha abier­to un espa­cio demo­crá­ti­co de resis­ten­cia en un momen­to en el que se está con­fi­gu­ran­do la opo­si­ción popu­lar en Irlan­da, y jus­to sema­nas antes del refe­rén­dum del 31 de mayo sobre el tra­ta­do fis­cal de la UE. La pla­ta­for­ma del «vota sí por la esta­bi­li­dad» se enfren­ta aho­ra a la difí­cil tarea de iden­ti­fi­car la «esta­bi­li­dad» que espe­ra que aprue­be el elec­to­ra­do.

De cual­quier modo, pare­ce que el las­tre de la esta­bi­li­dad lo apor­ta­rá la pro­duc­ción de mie­do, pues la cam­pa­ña del sí ha encua­dra­do el voto en una elec­ción exis­ten­cial para Irlan­da. El tra­ta­do fis­cal pro­por­cio­na­rá un cimien­to para la recu­pe­ra­ción y la futu­ra esta­bi­li­dad, mien­tras que el voto del no resul­ta­ría catas­tró­fi­co, y pon­dría al país fue­ra del Meca­nis­mo de Esta­bi­li­dad Euro­peo (MES) – la soga de sal­va­men­to de la UE para los esta­dos ago­bia­dos por las deu­das – y por tan­to inca­paz de finan­ciar ser­vi­cios públi­cos. El voto del no daña­ría la repu­tación de Irlan­da en Bru­se­las y le res­ta­ría atrac­ti­vo como des­tino de la inver­sión extran­je­ra direc­ta nor­te­ame­ri­ca­na.

El pro­ble­ma del sí es que debe enga­tu­sar a un elec­to­ra­do can­sa­do para acce­der al «cerro­ja­zo» cons­ti­tu­cio­nal de la aus­te­ri­dad pre­ci­sa­men­te en el momen­to que su natu­ra­le­za ideo­ló­gi­ca que­da com­ple­ta­men­te al des­cu­bier­to. El ajus­te fis­cal inme­dia­to ha ace­le­ra­do la tasa de con­trac­ción en Irlan­da, pues la subi­da de impues­tos y el des­cen­so del gas­to han redu­ci­do los ingre­sos dis­po­ni­bles y la deman­da agre­ga­da. Lejos de alen­tar un retorno al cre­ci­mien­to, Irlan­da se encuen­tra hoy en su quin­to año de durí­si­mos recor­tes pre­su­pues­ta­rios.

No habrá prác­ti­ca­men­te cre­ci­mien­to en 2012, y las cifras del mis­mo Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal mues­tran que habrá aumen­ta­do, y no caí­do, el ratio de deu­da, en todos los años entre 2008 y 2013 en Por­tu­gal, Ita­lia, Irlan­da, Gre­cia y Espa­ña. Las alu­ci­nan­tes esta­dís­ti­cas de des­em­pleo juve­nil en Gre­cia y Espa­ña son ya bien cono­ci­das, y en Irlan­da la cifra de más del 30% se man­tie­ne arti­fi­cial­men­te baja debi­do a los ele­va­dos nive­les de emi­gra­ción.

El FMI pre­vé que la eco­no­mía se con­trai­ga este año, en tér­mi­nos reales, en Gre­cia, Ita­lia, Por­tu­gal y Espa­ña, mien­tras Irlan­da lucha por alcan­zar un 0,5% de cre­ci­mien­to. Los arqui­tec­tos del tra­ta­do fis­cal levan­ta­do apre­su­ra­da­men­te espe­ran com­pro­me­ter a estos paí­ses – y a Irlan­da, una vez se haya supe­ra­do su pin­to­res­co ape­go al ritual demo­crá­ti­co – a res­tric­cio­nes lega­les en el con­trol ya insig­ni­fi­can­te sobre la eco­no­mía. El tra­ta­do redu­ci­rá la super­vi­sión nacio­nal de la polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria y gra­ba­rá en la Cons­ti­tu­ción irlan­de­sa medi­das abs­trac­tas y enor­me­men­te poli­ti­za­das como el «défi­cit estruc­tu­ral».

Pese a todos los com­pro­mi­sos públi­cos pro­ba­ble­men­te cos­mé­ti­cos con medi­das de cre­ci­mien­to anun­cia­dos tras la elec­ción de Fra­nçois Hollan­de, este paque­te de medi­das con­du­ci­rá casi con toda cer­te­za a un mayor des­em­pleo, ace­le­ra­rá aun más la defla­ción y aumen­ta­rá el peso subs­tan­ti­vo de la deu­da. Tal como lo resu­me Terren­ce McDo­nough, pro­fe­sor de Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Irlan­da (UNI) en Gal­way: «Tóme­se un país en lo más hon­do de una depre­sión. For­cé­mos­lo a lle­var a cabo recor­tes pre­su­pues­ta­rios y aumen­tos de impues­tos año tras año tras año. Obli­gue­mos a la mis­ma polí­ti­ca a sus veci­nos y socios comer­cia­les. Man­ten­ga­mos esto en un futu­ro pre­vi­si­ble y espe­re­mos que ten­ga como resul­ta­do la esta­bi­li­dad, la con­fian­za y la recu­pe­ra­ción. Se tra­ta de un expe­ri­men­to peli­gro­so, abso­lu­ta­men­te sin pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos”. [1] Supo­ne tam­bién un expe­ri­men­to des­ti­na­do a nor­ma­li­zar aun más la socia­li­za­ción de la masi­va deu­da espe­cu­la­ti­va del sec­tor ban­ca­rio.

Mien­tras los acon­te­ci­mien­tos euro­peos colo­can más afi­la­da­men­te el cen­tro de aten­ción sobre este refe­rén­dum, esto tie­ne lugar tam­bién en un momen­to en el que ha comen­za­do a sur­gir, si no a for­mar­se, una resis­ten­cia inter­na a la aus­te­ri­dad. Un lugar común en la cober­tu­ra de la cri­sis ha con­sis­ti­do en que Irlan­da ha absor­bi­do pasi­va­men­te los recor­tes, con el estri­bi­llo de éli­te de «no somos Gre­cia, nos com­por­ta­re­mos» que tie­ne su espe­jo en la con­sig­na de los mani­fes­tan­tes grie­gos de que «no somos irlan­de­ses, resis­ti­re­mos». Sin embar­go, el recien­te boi­cot a un impues­to sobre la vivien­da, por el que la mitad de los pro­pie­ta­rios se nega­ron a pagar un impues­to fijo sobre la pro­pie­dad, sugie­re que el recha­zo de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad se extien­de más allá de la resis­ten­cia orga­ni­za­da de los gru­pos comu­ni­ta­rios y par­ti­dos de izquier­da.

La opo­si­ción a un impues­to sobre la pro­pie­dad pue­de pare­cer una vía un tan­to inusual para la polí­ti­ca pro­gre­sis­ta, pero es que se apli­có igual­men­te a las man­sio­nes que a la car­ga de patri­mo­nio nega­ti­vo que cons­ti­tu­ye el tan­gi­ble lega­do del perio­do de auge para dece­nas de miles de per­so­nas. A la gen­te que lucha por arre­glár­se­las fren­te a la reper­cu­sión con­jun­ta del recor­te de ser­vi­cios, la pér­di­da sala­rial y el des­em­pleo se le infor­mó de modo regu­lar de que «100 euros no es mucho dine­ro» (y en cier­to sen­ti­do no lo es, cuan­do se lo tiran a la deu­da ban­ca­ria socia­li­za­da que en últi­ma ins­tan­cia esta­ba des­ti­na­da a ser­vir). Resul­ta difí­cil pre­ver cómo se desa­rro­lla­rá en el refe­rén­dum este recha­zo colec­ti­vo, pero el man­tra de que «no hay alter­na­ti­vas» no será fácil de res­tau­rar.

Nota: [1] Terren­ce McDo­nough, “Treaty is not a safe option but a peri­lous expe­ri­ment”, [“El Tra­ta­do no es una opción segu­ra sino un peli­gro­so expe­ri­men­to”], The Irish Times, 16 de mayo de 2012.

Gavan Titley es pro­fe­sor de medios de comu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Irlan­da (UNI) en May­nooth, y coau­tor de The Cri­ses of Mul­ti­cul­tu­ra­lism: Racism in a Neo­li­be­ral Age (Zed, 2011). John O” Bren­nan es direc­tor del Cen­tro para el Estu­dio de una Euro­pa Amplia­da en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Irlan­da en May­nooth.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Lucas Antón

http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​4​975

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *