Lla­ma­mien­to a la uni­dad y al inter­na­cio­na­lis­mo a los sin­di­ca­tos y los sin­di­ca­lis­tas de Euro­pa- PAME

LLa­ma­mien­to de PAME (Sin­di­ca­tos de Gre­cia)

Esti­ma­dos com­pa­ñe­ros:
Esta­mos en un encru­ci­ja­da. El carác­ter gene­ra­li­za­do y glo­bal de la cri­sis capi­ta­lis­ta, los acon­te­ci­mien­tos en Gre­cia, en Por­tu­gal, en Irlan­da así como en todos los paí­ses de Euro­pa hacen nece­sa­rio escu­char con más fuer­za que nun­ca la con­sig­na: ¡Pro­le­ta­rios de todo los paí­ses uníos! Nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des asu­me el movi­mien­to popu­lar obre­ro en el pró­xi­mo perío­do fren­te a las evo­lu­cio­nes en UE.

La cri­sis capi­ta­lis­ta se pro­fun­di­za y los pun­tos sin sali­da de la admi­nis­tra­ción del per­so­nal polí­ti­co del capi­tal, lle­van aún mas inten­si­dad en el ata­que a la cla­se obre­ra y su movi­mien­to. Se agra­van las com­pe­ten­cias inter­im­pe­ria­lis­tas entre los gobier­nos y par­tes de la plu­to­cra­cia. Las nue­vas olas de ata­ques, los nue­vos cor­tes sala­ria­les, los nue­vos cor­tes a los dere­chos y a los sub­si­dios socia­les para el pue­blo, en nom­bre de la reduc­ción de los défi­cit públi­cos y las deu­das, su obje­ti­vo es ase­gu­rar mano de obra bara­ta y nue­vos espa­cios de acción para los mono­po­lios euro­peos. Esto lo con­fir­man las medi­das casi impues­tas en todos los paí­ses de UE, medi­das que son extre­ma­da­men­te vio­len­tas en paí­ses don­de las Troi­kas del FMI, el BCE y la UE impo­nen memo­ran­dos, que son en reali­dad herra­mien­tas con­tra la sobe­ra­nía nacio­nal. La UE, el FMI y el BCE, la Troi­ka, jun­ta con la bur­gue­sía de los esta­dos y su per­so­nal polí­ti­co, eli­mi­nan dere­chos labo­ra­les y de segu­ri­dad social y las ofer­tas socia­les para los tra­ba­ja­do­res y gol­pean los dere­chos de sobe­ra­nía. Esto lo con­fir­ma el «Pac­to del euro».

A tra­vés de la expe­rien­cia de la cla­se obre­ra y las capas popu­la­res se mues­tra el papel de la U.E., como una alian­za de lobos y de opre­so­res de la cla­se obre­ra y de los pue­blos. Se derrum­ban los mitos de que la UE, es supues­ta­men­te “una unión de soli­da­ri­dad y refu­gio para los pue­blos” como afir­ma­ba la plu­to­cra­cia y sus defen­so­res. La cri­sis capi­ta­lis­ta en la euro­zo­na se pro­fun­di­za aún más. La UE se vuel­ve cada vez más reac­cio­na­ria y los tra­ba­ja­do­res vivi­rán en con­di­cio­nes de pobre­za extre­ma si no se levan­tan. Hemos apren­di­do de nues­tra expe­rien­cia y reali­dad actual, que tene­mos que recha­zar las men­ti­ras de la plu­to­cra­cia y de sus agen­cias, que dicen que la cri­sis la han gene­ra­do los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res o la mala admi­nis­tra­ción. La cri­sis no es una cri­sis de deu­da. Cuál es la cau­sa de la cri­sis es una cues­tión cru­cial. Por­que la sali­da depen­de de la cau­sa. Dicen que la cul­pa es la mala admi­nis­tra­ción, los escan­da­los, el sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal, los espe­cu­la­do­res, los gol­den boys, etc. Los libe­ra­les, los social­de­mó­cra­tas y los opor­tu­nis­tas tra­tan de con­fun­dir a los tra­ba­ja­do­res. La cri­sis no es un pro­duc­to de la dis­tor­sión del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta como inten­tan pre­sen­tar los impe­ria­lis­tas, los par­ti­dos bur­gue­ses y algu­nas direc­cio­nes sin­di­ca­les, sino que es un pro­duc­to del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, es otra cri­sis del capi­ta­lis­mo más. La cri­sis es una cri­sis del capi­ta­lis­mo y la ha gene­ra­do la explo­ta­ción de la fuer­za obre­ra, los inmen­sos bene­fi­cios del gran capi­tal y su acu­mu­la­ción. El capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma podri­do y obso­le­to. No se corri­ge. Mien­tras exis­ta, siem­pre lle­va­rá a la cla­se obre­ra y a las capas popu­la­res al des­em­pleo, al ham­bre, la gue­rra, la explo­ta­ción y la opre­sión bru­tal.

Esta­mos afron­tan­do un ata­que gene­ra­li­za­do que lle­va nues­tra vida y a las con­di­cio­nes labo­ra­les al siglo pasa­do.

Pero no afec­ta sólo a la cla­se obre­ra de algu­nos paí­ses. Esta tem­pes­tad de medi­das anti­po­pu­la­res es pro­mo­vi­da en todo el mun­do por la U.E., el FMI, el BCE, los gobier­nos neo­li­be­ra­les y social­de­mó­cra­tas, sus gran­des coa­li­cio­nes y las varian­tes de cen­tro-dere­cha y cen­tro-izquier­da (Ale­ma­nia, Ita­lia, Gre­cia). Tales gobier­nos que sir­ven a las nece­si­da­des actua­les del capi­tal cuen­tan en algu­nos casos con el apo­yo de los nacio­na­lis­tas (por ejem­plo Gre­cia).

La vida, la expe­rien­cia mues­tra cla­ra­men­te que en el mar­co de la UE y del poder de los mono­po­lios no exis­te solu­ción a favor del pue­blo. Se requie­re el derro­ca­mien­to del poder de los mono­po­lios y la libe­ra­ción de los Orga­nis­mos Impe­ria­lis­tas. El empeo­ra­mien­to de la vida de la cla­se obre­ra en Euro­pa, en esta situa­ción, la gran res­pon­sa­bi­li­dad la tie­nen los diri­gen­tes pac­tis­tas de la CES- Con­fe­de­ra­ción de Sin­di­ca­tos Euro­peos. La cul­pa que tie­nen estas fuer­zas son gran­des por­que han des­ar­ma­do el movi­mien­to labo­ral a tra­vés de la polí­ti­ca de la recon­ci­lia­ción, de la coope­ra­ción de cla­ses, de la sumi­sión a la patro­nal y a los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas. Los diri­gen­tes pac­tis­tas a tra­vés del ¨dia­lo­go social¨, apo­yan la línea de la com­pe­ti­ti­vi­dad capi­ta­lis­ta, enga­ñan y des­orien­tan la lucha de los obre­ros. Estos diri­gen­tes pac­tis­tas muchas veces apo­yan y fir­man las reduc­cio­nes sala­ria­les en nom­bre de la cri­sis, están de acuer­do con la línea que dice : no impor­ta si se des­pi­den algu­nos tra­ba­ja­do­res para que se sal­ve el res­to. Son los mis­mos que dicen ¨SI¨ a la fle­xi­bi­li­dad de las rela­cio­nes labo­ra­les, a la regu­la­ción del tiem­po labo­ral, todo en nom­bre de la reten­ción del des­em­pleo. Cul­ti­van el derro­tis­mo. La estra­te­gia que sir­ve a los intere­ses del capi­tal crea decep­ción, influ­ye nega­ti­va­men­te en el movi­mien­to sin­di­cal, des­orien­ta y des­ac­ti­va los sin­di­ca­tos. Sólo den­tro de la agru­pa­ción y de la lucha incom­pa­ti­ble del movi­mien­to sin­di­cal de cla­se de Euro­pa y del Mun­do se pue­de recons­truir la espe­ran­za. El for­ta­le­ci­mien­to del movi­mien­to sin­di­cal de cla­se de Euro­pa for­ta­le­ce­rá la resis­ten­cia fren­te al capi­tal y a las polí­ti­cas anti­po­pu­la­res, for­ta­le­ce­rá la lucha por el dere­cho al tra­ba­jo, por los dere­chos socia­les, edi­fi­ca­rá la base para el desa­rro­llo por la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de la cla­se obre­ra y las capas popu­la­res.

La nece­si­dad hoy fren­te a esta alian­za anti­po­pu­lar del capi­tal, es que se des­pier­ten las fuer­zas popu­la­res y obre­ras, la lucha orga­ni­za­da inme­dia­ta en cada lugar de tra­ba­jo, en cada sec­tor, en cada barrio popu­lar. Más que nun­ca hace fal­ta la coor­di­na­ción y la guía (“guia­ción” en el ori­gi­nal) de la cla­se obre­ra y el movi­mien­to cla­sis­ta a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal for­mas de lucha más ele­va­das por la vic­to­ria y por el derro­ca­mien­to de los defen­so­res del capi­tal. La con­sig­na ¨ORGANIZACIÓN – CONTRAATAQUE¨, hoy en día es opor­tuno y nece­sa­rio y debe con­ver­tir­se en prác­ti­ca.

¡Los pue­blos no se rin­den! ¡Nos levan­ta­mos!

Lo que es nece­sa­rio hoy es el ascen­so de la lucha cla­sis­ta para obs­ta­cu­li­zar las peo­res medi­das que vie­nen, para dete­ner las nue­vas opcio­nes y pre­pa­rar al movi­mien­to obre­ro para el con­tra­ata­que que debe ser diri­gi­do al derro­ca­mien­to del poder de los mono­po­lios.

Los sin­di­ca­tos deben ser cen­tros de lucha que deben con­for­mar movi­mien­tos de resis­ten­cia masi­va para obs­ta­cu­li­zar el imple­men­to de medi­das anti­po­pu­la­res.

Que se for­ta­lez­ca la orga­ni­za­ción en los luga­res de tra­ba­jo. Crear más núcleos en el movi­mien­to de cla­se y en los sin­di­ca­tos es un gran apor­te, con la crea­ción de comi­sio­nes en las empre­sas, en las fabri­cas, en los vecin­da­rios.

Inten­si­fi­car la dis­cu­sión sobre qué tipo de movi­mien­to nece­si­ta­mos, qué alian­zas, qué pers­pec­ti­va. Para impe­dir, en la medi­da que depen­da de noso­tros, la decep­ción que crean las difi­cul­ta­des de la lucha, nece­si­ta­mos: Un movi­mien­to fren­te a la patro­nal capi­ta­lis­ta, sus leyes, su Esta­do. Un movi­mien­to libre del sin­di­ca­lis­mo guber­na­men­tal y patro­nal. Un movi­mien­to que no luche sólo por unas cuan­tas mejo­ras par­ti­cu­la­res, sino por la tota­li­dad de nece­si­da­des de la cla­se obre­ra, por el derro­ca­mien­to y por la anu­la­ción de las rela­cio­nes explo­ta­do­ras. Un movi­mien­to orga­ni­za­do y bien arrai­ga­do en los luga­res de tra­ba­jo, ante todo en los luga­res de pro­duc­ción, en las fábri­cas. Un movi­mien­to que ten­ga sus cimien­tos sobre la alian­za popu­lar y cons­trui­do por los tra­ba­ja­do­res, los autó­no­mos y tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, los comer­cian­tes, los peque­ños y media­nos agri­cul­to­res, los estu­dian­tes, las muje­res. Un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta, que luche por un obje­ti­vo común, en los dife­ren­tes paí­ses. Un movi­mien­to con estas carac­te­rís­ti­cas podrá recha­zar con efec­ti­vi­dad el ata­que de los mono­po­lios y de sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, podrá jugar un papel pro­ta­go­nis­ta en la lucha por el derro­ca­mien­to del poder actual, por el esta­ble­ci­mien­to del poder popu­lar, que edi­fi­ca­rá las bases para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des popu­la­res. Lucha­mos, exi­gi­mos y tra­ta­mos a tra­vés de la acción que se trans­for­men las con­di­cio­nes nece­sa­rias para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de la cla­se obre­ra.

Es decir, den­tro de una línea de lucha que dé la opor­tu­ni­dad de orga­ni­zar la resis­ten­cia, que con­quis­ten nue­vos dere­chos, que desa­rro­lle la acción común, que alíe la cla­se obre­ra con los cam­pe­si­nos, con los que tra­ba­jan por cuen­ta pro­pia, que colo­que en la agen­da el tema de los cam­bios, del poder y eco­no­mía. Los cam­bios que libe­ren la cla­se tra­ba­ja­do­ra del sis­te­ma de explo­ta­ción y abran cami­nos a un desa­rro­llo con cri­te­rio el bien­es­tar del la fuer­zas popu­la­res. La lucha dia­ria está rela­cio­na­da con la pers­pec­ti­va de la lucha del movi­mien­to obre­ro. Por­que sin esto, nos que­da­mos a media calle. Y esto es de gran impor­tan­cia para el desa­rro­llo de la lucha.

Nues­tro obje­ti­vo es ayu­dar a la cla­se obre­ra en Euro­pa que entien­da que nues­tro futu­ro no es el capi­ta­lis­mo. En base a lo ante­rior, cree­mos que:

Hoy, más que ayer, nece­si­ta­mos la con­cen­tra­ción de fuer­zas para:

• Una coor­di­na­ción com­ba­ti­va sin­di­ca­lis­ta
• Luchas cla­sis­tas comu­nes con obje­ti­vos comu­nes
• Que se for­ta­lez­ca la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta de la cla­se obre­ra en todos los paí­ses

PAME – GRECIA
USB – ITALIA
PEO – CHIPRE
CGTP-IN Por­tu­gal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *