Las revuel­tas ára­bes y las elec­cio­nes arge­li­nas: ¿fan­tas­mas del pasa­do?- Robert P. Parks

El pasa­do 10 de mayo tuvie­ron lugar las elec­cio­nes legis­la­ti­vas arge­li­nas, cuya nota domi­nan­te ha sido la ele­va­da y per­sis­ten­te tasa de abs­ten­ción, que alcan­zó el 57,1%, sie­te pun­tos menos que en 2007. Sin embar­go, la abs­ten­ción lle­gó has­ta el 70% en Argel y superó el 80% en la región de Kabi­lia. Mien­tras la geron­to­cra­cia del FLN aban­do­na la esce­na polí­ti­ca sin per­mi­tir el sur­gi­mien­to de una alter­na­ti­va y no se aca­ba de supe­rar el sín­dro­me de la gue­rra civil de fac­to sufri­da por el país, pare­cie­ra que Arge­lia vivie­se a espal­das de la Pri­ma­ve­ra ára­be. El FLN ha vuel­to a obte­ner la mayo­ría (220 esca­ños de 462), segui­do del Reagru­pa­mien­to Nacio­nal Demo­crá­ti­co (68) y la coa­li­ción de par­ti­dos isla­mis­tas mode­ra­dos, Alian­za Ver­de (48). En la Kabi­lia, los esca­sos votos emi­ti­dos han ido en su mayo­ría al Fren­te de Fuer­zas Socia­lis­tas. Robert P. Parks, un cono­ci­do espe­cia­lis­ta en el país magh­re­bi, escri­bió este aná­li­sis una sema­na antes de las elec­cio­nes, que con­ser­va todo su valor (NdR).

En diciem­bre de 2010 y enero de 2011, los arge­li­nos y tune­ci­nos toma­ron las calles. Mien­tras en Túnez, cen­te­na­res de miles de ciu­da­da­nos se levan­ta­ron para aco­sar al dic­ta­dor Zine al-Abdi­ne Ben Ali, al oes­te, ciu­da­des de un extre­mo a otro de Arge­lia entra­ron en una erup­ción de revuel­tas gene­ra­li­za­das. Aun­que las revuel­tas acae­ci­das entre el 29 de diciem­bre y el 10 de enero fue­ron de una inten­si­dad inau­di­ta des­de el levan­ta­mien­to de octu­bre de 1988 que puso fin al anti­guo sis­te­ma de par­ti­do úni­co del Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal (FLN), se des­va­ne­cie­ron tan inopi­na­da­men­te como empe­za­ron, sin derra­ma­mien­to de san­gre. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas for­za­ron final­men­te a Ben Ali a esca­par, lo que jalo­nó la revo­lu­ción del 14 de enero y mar­có el ini­cio de los levan­ta­mien­to ára­bes.

Las Kara­ma o pro­tes­tas por la dig­ni­dad, tal y como se las ha des­cri­to pos­te­rior­men­te, esta­lla­ron a lo lar­go y ancho de la región duran­te los meses siguien­tes. En poco más de un año, cua­tro líde­res ára­bes han sido expul­sa­dos del poder. Ben Ali, Muba­rak, Gada­fi y Saleh son ya espec­tros del pasa­do, mien­tras que los días de Bashar Al Assad pare­cen cada vez más con­ta­dos. Des­de enton­ces, el Egip­to y el Túnez posau­to­ri­ta­rios han orga­ni­za­do elec­cio­nes legis­la­ti­vas con éxi­to: movi­mien­tos-par­ti­do isla­mis­tas han obte­ni­do rotun­das vic­to­rias en ambos paí­ses, así como en Marrue­cos, don­de el rey Moham­med VI con­vo­có elec­cio­nes anti­ci­pa­das en res­pues­ta al movi­mien­to de pro­tes­ta de su pro­pio país. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, en Libia y Yemen pare­ce que aumen­ta la vio­len­cia tri­bal, regio­na­lis­ta y sec­ta­ria ─ponien­do en cues­tión su capa­ci­dad para avan­zar median­te elec­cio­nes lim­pias y libres─, mien­tras el espec­tro de ese esce­na­rio en Siria obse­sio­na a pode­res regio­na­les e inter­na­cio­na­les, que aho­ra exhor­tan a Al-Assad a dimi­tir. Así como hace menos de un año uno habría podi­do decir que el hilo teji­do por la lla­ma­da pri­ma­ve­ra ára­be era una reorien­ta­ción fun­da­men­tal del modo en que los regí­me­nes y las socie­da­des ára­bes ven y apli­can la polí­ti­ca,(1) aho­ra ese hilo pare­ce raí­do, si no par­ti­do en dos hebras: las vic­to­rias elec­to­ra­les isla­mis­tas y la vio­len­cia pro­lon­ga­da, raya­na en la gue­rra civil. Al menos, ése es el cris­tal des­de el que los arge­li­nos con­si­de­ran, en con­jun­to, los logros de los levan­ta­mien­tos ára­bes. Al cabo, como gus­tan de seña­lar, el levan­ta­mien­to arge­lino ocu­rrió hace 22 años, en octu­bre de 1988. Los arge­li­nos saben que la apues­ta por sen­tar­se en la mesa impli­ca acep­tar el ries­go u opor­tu­ni­dad de una vic­to­ria elec­to­ral isla­mis­ta, mien­tras que los cos­tes del fra­ca­so son des­alen­ta­do­res. La gue­rra civil arge­li­na se cobró una cifra apro­xi­ma­da de 200.000 vidas. Y, en un extra­ño, si no som­brío, giro del des­tino, las revuel­tas de 2010 – 2011 empe­za­ron y fina­li­za­ron apro­xi­ma­da­men­te a 19 años de la vic­to­ria del Fren­te Islá­mi­co de Sal­va­ción (FIS), el 26 de diciem­bre de 1991, y de la deci­sión del ejér­ci­to, el 11 de enero de 1992, de anu­lar las elec­cio­nes y tomar el poder; acon­te­ci­mien­tos crí­ti­cos en que tan­to isla­mis­tas como lai­cis­tas fechan el ini­cio de la gue­rra civil.

Con estos gra­ves pen­sa­mien­tos en men­te acu­den los arge­li­nos a las elec­cio­nes del 10 de mayo de 2012, las cuar­tas elec­cio­nes plu­ri­par­ti­dis­tas des­de la anu­la­ción de las de 1991.

10 de mayo de 2012: ¿sur­fean­do sobre la ola ver­de de los levan­ta­mien­tos ára­bes?

La lla­ma­da pri­ma­ve­ra ára­be está teñi­da de ver­de. Movi­mien­tos isla­mis­tas has­ta enton­ces prohi­bi­dos han gana­do las elec­cio­nes pos­re­vo­lu­cio­na­rias en Egip­to y Túnez, mien­tras que, en Marrue­cos, el par­ti­do isla­mis­ta pala­cie­go Jus­ti­cia y Desa­rro­llo se ha alza­do con la vic­to­ria elec­to­ral por mayo­ría rela­ti­va, obte­nien­do casi una cuar­ta par­te de los esca­ños y diri­ge actual­men­te la coa­li­ción gober­nan­te. El esce­na­rio arge­lino es pro­ba­ble que sea dis­tin­to. Tal y como Mou­loud Mam­me­ri escri­bió hace más de sesen­ta años, «le prin­temps chez nous ne dure pas».(2) Mien­tras que los levan­ta­mien­tos ára­bes han enva­len­to­na­do tem­po­ral­men­te a los isla­mis­tas arge­li­nos, es impro­ba­ble que este impul­so se tra­duz­ca en una coa­li­ción diri­gi­da por ellos, como en Marrue­cos. Y aun si ése fue­ra el caso, esos avan­ces elec­to­ra­les no supon­drían desa­fío sig­ni­fi­ca­ti­vo alguno al sta­tu quo, como en Egip­to y Túnez. Des­de 1995, el régi­men ha adop­ta­do una polí­ti­ca de inclu­sión de los isla­mis­tas mode­ra­dos, con los que ha com­par­ti­do el poder de modo limi­ta­do pero sim­bó­li­co (y lucra­ti­vo). La estra­te­gia ha divi­di­do al movi­mien­to en diver­sos par­ti­dos isla­mis­tas, cada vez más mode­ra­dos. Su par­ti­ci­pa­ción ruti­na­ria en las elec­cio­nes loca­les, legis­la­ti­vas y pre­si­den­cia­les ha mina­do par­te de la mís­ti­ca del movi­mien­to. El gra­do en que los levan­ta­mien­tos ára­bes han enva­len­to­na­do tem­po­ral­men­te a los isla­mis­tas arge­li­nos o en que su par­ti­ci­pa­ción con­ti­nua­da en polí­ti­ca ha con­ver­ti­do al Islam en una tri­via­li­dad es difí­cil de pre­ci­sar. A fal­ta de son­deos creí­bles sobre la opi­nión públi­ca con los que poda­mos cal­cu­lar el apo­yo popu­lar al movi­mien­to isla­mis­ta o a los diver­sos par­ti­dos isla­mis­tas res­pec­to al arrai­ga­do blo­que nacio­na­lis­ta, lo más que pode­mos decir sobre los avan­ces isla­mis­tas y, en gene­ral, sobre el voto isla­mis­ta es que:

1. Todo depen­de­rá de la trans­pa­ren­cia de las elec­cio­nes.

2. Es pro­ba­ble que los par­ti­dos isla­mis­tas aumen­ten su por­cen­ta­je total de votos y, pro­ba­ble­men­te, su núme­ro de esca­ños, a pesar de que no todos lo hagan en igual pro­por­ción. Así, a pesar de que es pro­ba­ble una mayo­ría rela­ti­va isla­mis­ta, es alta­men­te impro­ba­ble que ésta sea abso­lu­ta.

  1. Aun­que algún par­ti­do isla­mis­ta entre en el gobierno, lo hará en coa­li­ción con el FLN y/​o la Unión Nacio­nal Demo­crá­ti­ca [RND, por sus siglas en fran­cés] y per­ma­ne­ce­rá como socio subal­terno con una car­te­ra minis­te­rial amplia­da.

1) Todo depen­de de la trans­pa­ren­cia de las elec­cio­nes

Des­de la anu­la­ción de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 1991, las elec­cio­nes en Arge­lia han esta­do mar­ca­das por las irre­gu­la­ri­da­des (1997 y 2002) o la inter­fe­ren­cia admi­nis­tra­ti­va en asun­tos de los par­ti­dos, poco antes de las elec­cio­nes (2007). A pesar de que los resul­ta­dos de cada asam­blea han repre­sen­ta­do, en gene­ral, a los tres blo­ques ideo­ló­gi­cos (nacio­na­lis­tas, lai­cis­tas e isla­mis­tas) que han pre­do­mi­na­do, en gra­dos varia­bles y modos dife­ren­tes, en la esce­na polí­ti­ca arge­li­na des­de la aper­tu­ra de 1988, el resul­ta­do de cada una de ellas esta­ba mani­pu­la­do al ser­vi­cio de obje­ti­vos espe­cí­fi­cos.(3)

Tan­to el gobierno como los par­ti­dos han sub­ra­ya­do la impor­tan­cia de las elec­cio­nes del 10 de mayo de 2012, has­ta el pun­to de eti­que­tar­las como «un segun­do 1 de noviem­bre».(4) Para dis­tin­guir la cele­bra­ción ─y per­sua­dir a los par­ti­dos para que no boi­co­teen las elec­cio­nes─,(5) el gobierno ha anun­cia­do una amplia­ción de la Asam­blea Nacio­nal, des­de sus actua­les 389 esca­ños a 462. Como mues­tra de su com­pro­mi­so con la trans­pa­ren­cia elec­to­ral, ha for­ma­do una Comi­sión Nacio­nal de Super­vi­sión de las Elec­cio­nes (CNSE), com­pues­ta por repre­sen­tan­tes de la mayor par­te de par­ti­dos polí­ti­cos, y ha invi­ta­do a 500 obser­va­do­res inter­na­cio­na­les.(6) Mien­tras que la CNSE está en des­acuer­do con el Minis­te­rio del Inte­rior en varias cues­tio­nes,(7) tan­to su auto­no­mía como la pre­sen­cia de obser­va­do­res son una nove­dad cla­ra res­pec­to al pasa­do, lo que indi­ca el reco­no­ci­mien­to de que las elec­cio­nes serán algo dife­ren­tes de las últi­mas vota­cio­nes. Bási­ca­men­te, lo que está en jue­go no es una impro­ba­ble mayo­ría isla­mis­ta, sino más bien la par­ti­ci­pa­ción, que duran­te la últi­ma déca­da ha des­cen­di­do regu­lar­men­te has­ta que­dar redu­ci­da a la mitad: 65,49% en 1997, 46,06% en 2002 y 35,65% en 2007. Un hun­di­mien­to mayor de la par­ti­ci­pa­ción no des­le­gi­ti­ma­ría sólo las recien­tes refor­mas de Bute­fli­ka, sino al con­jun­to de la cla­se polí­ti­ca, inclu­yen­do a los isla­mis­tas. Y tam­bién pro­yec­ta­ría la ima­gen de un régi­men frá­gil, a ojos de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. El obje­ti­vo de estas elec­cio­nes, por tan­to, es que aumen­te la par­ti­ci­pa­ción a fin de obte­ner legi­ti­mi­dad. El gra­do en que las nece­si­da­des de par­ti­ci­pa­ción en el sis­te­ma per­mi­tan supe­rar una des­di­cha­da his­to­ria de fal­sea­mien­to elec­to­ral recien­te­men­te con­de­na­do por el pre­si­den­te, Abde­la­ziz Bute­fli­ka, sólo se sabrá el día de las elec­cio­nes.

2) Es pro­ba­ble que los par­ti­dos isla­mis­tas aumen­ten su por­cen­ta­je total de votos y, pro­ba­ble­men­te, su núme­ro de esca­ños, a pesar de que no todos lo hagan en igual pro­por­ción

El isla­mis­mo polí­ti­co arge­lino lo tie­ne todo a su favor. Esti­mu­la­do por el éxi­to elec­to­ral del isla­mis­mo en los paí­ses veci­nos, los tres prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes arge­li­nos por el voto isla­mis­ta son opti­mis­tas. A pesar de la nada des­de­ña­ble eufo­ria que se vive a lo lar­go y ancho de la región, empe­ro, varios fac­to­res pue­den evi­tar un tsu­na­mi isla­mis­ta el 10 de mayo de 2012. A dife­ren­cia de los movi­mien­tos polí­ti­cos isla­mis­tas egip­cio y tune­cino, el arge­lino ha sido legal des­de la aper­tu­ra polí­ti­ca de 1989. Y a dife­ren­cia del marro­quí, el movi­mien­to isla­mis­ta arge­lino está divi­di­do en par­ti­dos polí­ti­cos con­so­li­da­dos que com­pi­ten por el mis­mo elec­to­ra­do.

Ade­más del pros­cri­to FIS, el Movi­mien­to de la Socie­dad por la Paz (MSP), de Mah­fouz Nah­nah, y el Movi­mien­to de Rena­ci­mien­to Ára­be (An-Nah­da), de Abda­llah Dja­ba­llah, par­ti­ci­pa­ron en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas anu­la­das de 1991. Difí­cil­men­te cali­fi­ca­bles como hom­bres de paja, los líde­res de ambos par­ti­dos tie­nen una lar­ga his­to­ria de acti­vis­mo islá­mi­co ante­rior a la fun­da­ción del FIS, en 1989, y su legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca se visua­li­zó en las elec­cio­nes de 1991. El MSP y An.Nahda supu­sie­ron una suma de 500.000 votos del total que el blo­que isla­mis­ta del FIS dijo repre­sen­tar.(8) El MSP y una serie de par­ti­dos diri­gi­dos por Dja­ba­llah han par­ti­ci­pa­do sis­te­má­ti­ca­men­te en todas las con­tien­das pre­si­den­cia­les y legis­la­ti­vas cele­bra­das des­de enton­ces. El MSP es amplia aun­que aca­so erró­nea­men­te con­si­de­ra­do como un par­ti­do pro­rré­gi­men. De un modo u otro, ha par­ti­ci­pa­do en todas las elec­cio­nes des­de 1991. Su líder his­tó­ri­co, Mah­fouz, obtu­vo el 25% de los votos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1995. En 1997, lle­vó al par­ti­do al segun­do pues­to en las elec­cio­nes al Par­la­men­to y acep­tó pues­tos minis­te­ria­les en el gobierno de la RND. A pesar de ocu­par car­te­ras minis­te­ria­les en una coa­li­ción pro­rré­gi­men, el gobierno obs­tru­yó el inten­to de Nahn­nah de ocu­par la pre­si­den­cia, en 1999. En 2002, el par­ti­do sufrió un revés, cuan­do el nue­vo par­ti­do de Dja­ba­llah, Al-Islah, des­pla­zó al pri­mer gru­po isla­mis­ta en el Par­la­men­to. El ex minis­tro de la Peque­ña y Media­na Empre­sa (1997−1999), Tra­ba­jo y Asun­tos Socia­les (1999−2001) y vice­pre­si­den­te del MSP, Bou­gue­rra Sol­ta­ni, cogió las rien­das del par­ti­do tras la muer­te de Nah­nah, en 2003. El MSP se unió a la alian­za entre el FLN y la RND, apo­yan­do a Bute­fli­ka en su segun­do man­da­to, un año des­pués. El MSP des­pla­zó a su rival, Al-Islah, en las elec­cio­nes de 2007, tras la implo­sión de ese par­ti­do, y apo­yó a Bute­fli­ka en su ter­cer man­da­to, en 2009. Miem­bro tan­to de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal Her­ma­nos Musul­ma­nes como de la coa­li­ción gober­nan­te des­de hace lar­go tiem­po, el MSP ha desa­rro­lla­do una impo­nen­te infra­es­truc­tu­ra de par­ti­do que vin­cu­la efec­ti­va­men­te a sus mili­tan­tes tan­to a la buro­cra­cia esta­tal como a la comu­ni­dad empre­sa­rial «ver­de». Los recur­sos de ambas se uti­li­zan tan­to para man­te­ner y reca­bar nue­vos apo­yos cuan­to para finan­ciar sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Bajo la apa­rien­cia del man­te­ni­mien­to, cuan­do no desa­rro­llo, de una máqui­na bien engra­sa­da, el lide­raz­go de Sol­ta­ni en el par­ti­do se enfren­ta a serios desa­fíos, que evi­den­cian los cues­tio­na­mien­tos ya plan­tea­dos con moti­vo de la derro­ta de 2002, arras­tra­dos tras la pre­ma­tu­ra muer­te de Nah­nah y toda­vía irre­suel­tos. Ele­gi­do líder del par­ti­do en 2003, los inten­tos de Sol­ta­ni de con­so­li­dar su poder han sido con­tes­ta­dos des­de enton­ces por los riva­les, que siguen vien­do en él más una con­ti­nua­ción de los días de Nah­nah que un líder. A pesar de que las crí­ti­cas han sido de con­te­ni­do diver­so, el «esti­lo auto­crá­ti­co» de Sol­ta­ni y el impac­to que la par­ti­ci­pa­ción en la alian­za pre­si­den­cial tie­ne en la inde­pen­den­cia y pro­bi­dad del par­ti­do han apa­re­ci­do en todas ellas. Esas ten­sio­nes lle­ga­ron a un pun­to crí­ti­co en el con­gre­so del par­ti­do de 2008, cuan­do el ex minis­tro de Indus­tria (1997−2002) y vice­pre­si­den­te del par­ti­do, Abel­mad­jid Menas­ra, desa­fió el lide­raz­go de Sol­ta­ni. En la recon­ci­lia­ción de últi­ma hora, Menas­ra reti­ró su can­di­da­tu­ra a cam­bio de la dimi­sión de Sol­ta­ni como minis­tro sin car­te­ra: un pues­to emble­má­ti­co en cuan­to a pro­xi­mi­dad al poder. Aun­que Sol­ta­ni pro­me­tió dis­tan­ciar al par­ti­do del régi­men, el MSP apo­yó la reelec­ción del pre­si­den­te Bute­fli­ka, en abril de 2009. Menos de una sema­na des­pués de que el Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal rati­fi­ca­ra el ter­cer man­da­to del pre­si­den­te, Menas­ra y 16 de los 51 dipu­tados del par­ti­do, un puña­do de sena­do­res y miles de mili­tan­tes rom­pie­ron filas. A pesar de que aún no es cla­ro en qué medi­da la mar­cha de Menas­ra ha afec­ta­do al apo­yo mili­tan­te al MSP, el FLN pro­pu­so al blo­que de Menas­ra una alian­za en varias regio­nes para las elec­cio­nes al Sena­do de 2009 (alian­zas con­tra­rias a la alian­za pre­si­den­cial y que evi­den­cia­ron su apo­yo real en las asam­bleas loca­les y regio­na­les).(9) A fina­les de febre­ro de 2012, el Minis­te­rio del Inte­rior reco­no­ció legal­men­te al nue­vo par­ti­do de Menas­ra, el Fren­te por el Cam­bio (FC).

A dife­ren­cia del MSP bajo Nah­nah y Sol­ta­ni, Abda­llah Dja­ba­llah ha per­ma­ne­ci­do tenaz­men­te en la opo­si­ción. Mien­tras que su posi­ción inque­bran­ta­ble le ha gran­jea­do el res­pe­to de los mili­tan­tes de base, ha sido un serio moti­vo de con­flic­to con los cua­dros de sus dos par­ti­dos (An-Nah­da, 1990 – 1998, y Al-Islah, 1999 – 2007), lo que le ha cos­ta­do el lide­raz­go de ambos. Poco des­pués de las elec­cio­nes de 1997, los cua­dros de An-Nah­da usur­pa­ron el lide­raz­go de Dja­ba­llah con la espe­ran­za de obte­ner pues­tos minis­te­ria­les en el gobierno. Dos años des­pués, éste fun­dó Al-Islah, arras­tran­do a la mayo­ría de mili­tan­tes del par­ti­do. En las elec­cio­nes de 2002, Al-Islah fue la segun­da fuer­za más vota­da y la ter­ce­ra en esca­ños, lo que le cata­pul­tó al fren­te de la opo­si­ción arge­li­na, arre­ba­tan­do a su anti­guo par­ti­do todos sus esca­ños menos uno.(10) Mien­tras, en la cam­pa­ña de 2004, el MSP se adhe­ría a la alian­za pre­si­den­cial en favor de Bute­fli­ka, Dja­ba­llah orga­ni­za­ba regu­lar­men­te con­fe­ren­cias de pren­sa con los can­di­da­tos riva­les Ali Ben­flis (FLN) y Saïd Sadi (RCD) para denun­ciar irre­gu­la­ri­da­des admi­nis­tra­ti­vas. En vís­pe­ras de las elec­cio­nes al Par­la­men­to de 2007, Dja­ba­llah sufrió una segun­da cri­sis de lide­raz­go, que repi­tió la deba­cle de An-Nah­da. Aban­do­nó nue­va­men­te el par­ti­do, lle­ván­do­se a las bases. Sin el lide­raz­go y pres­ti­gio de Dja­ba­llah, el par­ti­do per­dió sus tres esca­ños.(11) Dja­ba­llah no par­ti­ci­pó en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2009, pero en 2012 ha vuel­to a la are­na polí­ti­ca, al fren­te del recien­te­men­te lega­li­za­do Fren­te por la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (FJD). Aca­so como ges­to sar­dó­ni­co hacia las rei­vin­di­ca­cio­nes de los anti­guos cua­dros, Dja­ba­llah ha afir­ma­do que esta vez su par­ti­do con­si­de­ra­rá la opción de entrar en una coa­li­ción de gobierno, posi­ción que indi­ca tan­to el aumen­to de la con­fian­za de su base mili­tan­te en él cuan­to el acre­cen­ta­do papel que pue­de jugar en la are­na polí­ti­ca arge­li­na.

Es una incóg­ni­ta si, en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2012, la pre­sen­cia con­ti­nua­da del MSP en el gobierno o el serial de escán­da­los de corrup­ción(12) bene­fi­cia­rá a Menas­ra y a su recien­te­men­te cons­ti­tui­do FC. Sin embar­go, como he ano­ta­do más arri­ba, los víncu­los del MSP con el gobierno y la comu­ni­dad empre­sa­rial «ver­de», así como su inser­ción en el apa­ra­to del par­ti­do, da a Sol­ta­ni una ven­ta­ja orga­ni­za­ti­va tan­to sobre Menas­ra como sobre Dja­ba­llah, cuyo nue­vo par­ti­do se encuen­tra toda­vía en for­ma­ción. Para ata­jar las crí­ti­cas, en enero de 2012, el MSP anun­ció a bom­bo y pla­ti­llo su mar­cha de la alian­za pre­si­den­cial, pero ha con­ser­va­do sus car­te­ras minis­te­ria­les. Y, en mar­zo, Sol­ta­ni anun­ció una «alian­za ver­de», con los par­ti­dos isla­mis­tas An-Nah­da y Al-Islah. A pesar de ser esca­sa­men­te fun­cio­nal ─jun­tos, ambos par­ti­dos sólo obtu­vie­ron ocho esca­ños en las elec­cio­nes de 2007─, la alian­za ha sig­ni­fi­ca­do para Sol­ta­ni un estí­mu­lo sim­bó­li­co de gran cober­tu­ra mediá­ti­ca. Y, lo que es más impor­tan­te, la alian­za diri­gi­da por el MSP ha arro­ja­do la alfom­bra fue­ra de los pies del FC: Menas­ra ha abo­ga­do des­de hace lar­go tiem­po por una alian­za isla­mis­ta, mien­tras que Dja­ba­llah ha afir­ma­do sin des­ma­yo que una alian­za entre los isla­mis­tas arge­li­nos no es desea­ble ni posi­ble. Duran­te las últi­mas sema­nas, Manas­ra ha inten­ta­do com­pla­cer al anti­guo FIS y ha logra­do el apo­yo de ex diri­gen­tes como Maj­lis Shu­ra o Sheikh Hache­mi Sah­noun. Con todo, el impac­to del apo­yo de Sheikh Hache­mi Sah­noun pue­de ser limi­ta­do. Muchos anti­guos votan­tes del FIS votan aho­ra a Dja­ba­llah y, en caso de que fue­ran a cam­biar su voto, es impro­ba­ble que lo hagan en favor del ex minis­tro Abel­mad­jid Menas­ra. El hecho de que aho­ra, menos de dos meses des­pués de que su par­ti­do haya sido lega­li­za­do, Menas­ra ame­na­ce con el boi­cot a las elec­cio­nes, aca­so indi­que los lími­tes de la capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va de lo que pue­de que no sea más que otro par­ti­do diri­gi­do por su ego.

De los tres con­ten­dien­tes por el voto isla­mis­ta, el mejor orga­ni­za­do, el MSP, sigue enzar­za­do en una pro­lon­ga­da cri­sis vin­cu­la­da iró­ni­ca­men­te a la cla­ve de su recien­te éxi­to: Sol­ta­ni y la coa­li­ción gober­nan­te. Si en el pasa­do Dja­ba­llah ha sido capaz de hacer mar­char a sus tro­pas par­ti­do a par­ti­do y vic­to­ria a vic­to­ria, hay que pre­gun­tar­se si tres meses de orga­ni­za­ción son sufi­cien­tes para poner en mar­cha ver­da­de­ras estruc­tu­ras capa­ces de com­pe­tir con­tra el mucho más rico MSP. Final­men­te, al mar­gen de algu­nos esca­sos y efí­me­ros des­te­llos de fuer­za en ámbi­tos loca­les en las elec­cio­nes al Sena­do de 2009, el impac­to de Menas­ra sobre el MSP resul­ta difí­cil, si no impo­si­ble, de cal­cu­lar. En suma, el par­ti­do de Dja­ba­llah se hará pro­ba­ble­men­te con la mayor par­te del avan­ce rela­ti­vo, con­vir­tién­do­se en el prin­ci­pal rival del MSP. El MSP per­de­rá segu­ra­men­te una frac­ción de su par­te total, dan­do entra­da a Menas­ra en la carre­ra, a pesar de que, pro­ba­ble­men­te, man­ten­drá su posi­ción en el blo­que isla­mis­ta. El par­ti­do de Menas­ra entra­rá como ter­ce­ro, a gran dis­tan­cia.

3) Hacia otro gobierno de coa­li­ción

Aun­que los par­ti­dos isla­mis­tas segu­ra­men­te aumen­ta­rán su por­cen­ta­je de voto y de esca­ños(13) en la Asam­blea Nacio­nal, no es cla­ro que alguno de ellos vaya a obte­ner mayor pro­por­ción de esca­ños en el por­cen­ta­je total. A fal­ta de datos con­sis­ten­tes sobre inten­ción de par­ti­ci­pa­ción, con tan sólo las pre­fe­ren­cias por los par­ti­dos, es impo­si­ble cal­cu­lar has­ta qué pun­to el avan­ce isla­mis­ta ha incre­men­ta­do su gan­cho res­pec­to a las elec­to­res arge­li­nos. Como he ano­ta­do más arri­ba, el isla­mis­mo polí­ti­co no es nada nue­vo para los votan­tes arge­li­nos ni tam­po­co lo es, en ver­dad, nin­guno de los con­ten­dien­tes isla­mis­tas en la are­na polí­ti­ca arge­li­na. En las tres últi­mas elec­cio­nes, el por­cen­ta­je del blo­que isla­mis­ta ha ron­da­do en torno al 18.(14) Si los par­ti­dos isla­mis­tas actúan aho­ra den­tro del estan­que amplia­do de los levan­ta­mien­tos ára­bes o si los tres mayo­res con­ten­dien­tes en las elec­cio­nes de mayo pes­can en el mis­mo y está­ti­co estan­que elec­to­ral, se sabrá el día de las elec­cio­nes. Aun­que no es impo­si­ble que un solo par­ti­do isla­mis­ta emer­ja con la plu­ra­li­dad, las pro­fun­das divi­sio­nes en pun­to a la estra­te­gia polí­ti­ca que encu­bren anti­pa­tías per­so­na­les entre los tres líde­res isla­mis­tas pro­ba­ble­men­te blo­quea­rán los esfuer­zos de crear un blo­que par­la­men­ta­rio isla­mis­ta que actúe al uní­sono. Divi­di­do, el papel del isla­mis­mo polí­ti­co en el futu­ro gobierno será como socio de coa­li­ción. Con toda pro­ba­bi­li­dad, eso será de con­suno a uno o los dos par­ti­dos nacio­na­lis­tas que actual­men­te for­man la mayo­ría, el FLN y el RND. Mien­tras que pare­ce como lo más pro­ba­ble que el papel de socio subal­terno sea para el par­ti­do isla­mis­ta que entre en el gobierno, su car­te­ra minis­te­rial segu­ra­men­te será modes­ta­men­te amplia­da. Con la actual mayo­ría del FLN en una situa­ción de debi­li­dad estruc­tu­ral,(15) aun­que lejos de una posi­ción mor­tal, una pre­sen­cia isla­mis­ta amplia­da aun­que subal­ter­na es un com­pro­mi­so pro­ba­ble y una acep­ta­ción resig­na­da del lugar del Islam polí­ti­co en los levan­ta­mien­tos ára­bes.

Li Fat Mat(16)

Arge­lia no se enfren­ta ni a un gobierno isla­mis­ta, à la egip­cia o à la tune­ci­na, ni a una nue­va gue­rra civil. La par­ti­ci­pa­ción en el sis­te­ma ─ya como opo­si­ción, ya como socio subal­terno del gobierno─ ha trans­for­ma­do al Islam polí­ti­co, lo que debe­ría ate­nuar los mie­dos a levan­ta­mien­tos ára­bes cuan­do los arge­li­nos se están pre­pa­ran­do para las elec­cio­nes. De la par­ti­ci­pa­ción en el sis­te­ma polí­ti­co arge­lino ha resul­ta­do la pro­li­fe­ra­ción de par­ti­dos isla­mis­tas en bús­que­da del elec­to­ra­do isla­mis­ta exis­ten­te, al tiem­po que se han ensan­cha­do los lími­tes de ese elec­to­ra­do. Estra­te­gias polí­ti­cas diver­gen­tes y per­so­na­li­da­des fuer­tes han divi­di­do al movi­mien­to, lo que ha difi­cul­ta­do su capa­ci­dad para actuar como blo­que uni­fi­ca­do de algún modo sig­ni­fi­ca­ti­vo. La par­ti­ci­pa­ción tam­bién pare­ce haber mode­ra­do al isla­mis­mo polí­ti­co arge­lino. Tra­ba­jar en coa­li­ción tie­ne sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, como ates­ti­guan las con­ti­nuas dispu­tas de lide­raz­go que Sol­ta­ni y Dja­ba­llah han teni­do que afron­tar, mien­tras que el recha­zo del sis­te­ma tie­ne un cos­te ele­va­do. Pros­cri­to hace aho­ra vein­te años, el apo­yo elec­to­ral del FIS se ha ido ero­sio­nan­do len­ta­men­te. Sus ex mili­tan­tes o sim­pa­ti­zan­tes se han des­mo­vi­li­za­do o han emi­gra­do a otros par­ti­dos isla­mis­tas que ofre­cen ven­ta­jas reales. En 2012, es impro­ba­ble que la direc­ción de par­ti­do isla­mis­ta alguno apo­ye el levan­ta­mien­to de la prohi­bi­ción del FIS.

Aca­so el impac­to más des­ta­ca­ble de los levan­ta­mien­tos ára­bes en el isla­mis­mo polí­ti­co arge­lino no haya sido la subi­da del blo­que isla­mis­ta, sino el fin de los vie­jos méto­dos, popu­lis­tas (y arma­dos), de toma del poder. Es reve­la­dor que, cuan­do el ex núme­ro dos del FIS, Ali Belhadj, lle­gó a Bab el Oued en enero de 2011 para orga­ni­zar a los revol­to­sos bajo su lide­raz­go ─como hizo en octu­bre de 1988─, fue­ra per­se­gui­do por una nue­va gene­ra­ción de jóve­nes que gri­ta­ban «¡No somos ove­jas del reba­ño de nues­tros padres!». Las revuel­tas ára­bes han des­trui­do de un tirón el icono del pasa­do isla­mis­ta. Esa par­te del pasa­do de Arge­lia está muer­ta, a pesar de que su espec­tro siga per­si­guien­do a los arge­li­nos. Li fat mat.

Notas:

(1) Comen­ta­rios de Fawaz Ger­ges en la con­fe­ren­cia «Demo­cra­cia y desa­rro­llo en Orien­te Medio tras la pri­ma­ve­ra ára­be», pro­nun­cia­da en Ins­ti­tu­to Asiá­ti­co de Estu­dios Polí­ti­cos, en Seúl (Corea), duran­te los días 4 y 5 de noviem­bre de 2011. (2) Mou­loud Mam­me­ri, La colli­ne oubliée, París, Union Géné­ra­le d’E­di­tions, 1978 [1952], p. 11. [«En nues­tra casa, la pri­ma­ve­ra no es dura­de­ra» (n. del tr.)]. (3) Para un aná­li­sis más en pro­fun­di­dad de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas arge­li­nas des­de 1991, véa­se: Hugh Roberts, «Alge­ria’s Con­tes­ted Elec­tions», 1998, MERIP, en línea: http://​www​.merip​.org/​m​e​r​/​m​e​r​2​0​9​/​a​l​g​e​r​i​a​s​-​c​o​n​t​e​s​t​e​d​-​e​l​e​c​t​i​ons y Hugh Roberts, «Musi­cal Chairs in Alge­ria», 2002, MERIP, en línea: http://​www​.merip​.org/​m​e​r​o​/​m​e​r​o​0​6​0​402. (4) La fecha de ini­cio de la revo­lu­ción arge­li­na, en 1954. (5) Sólo un par­ti­do impor­tan­te ha lla­ma­do al boi­cot, la Unión por la Cul­tu­ra y la Demo­cra­cia (RCD, por sus siglas en fran­cés). (6) Inclu­yen­do a la Unión Afri­ca­na, la Liga Ára­be, la Unión Euro­pea y el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demo­crá­ti­co. (7) La CNSE ha iden­ti­fi­ca­do tres cues­tio­nes con­flic­ti­vas. La pri­me­ra es que dos días antes de la fecha lími­te de las elec­cio­nes, el Minis­te­rio de Defen­sa ins­cri­bió a varios milla­res de mili­ta­res en varias regio­nes. Aun­que es difí­cil decir cómo pue­de el ejér­ci­to arge­lino obli­gar a votar a su per­so­nal ─una ley de 2004 pre­sen­ta­da por el par­ti­do Al-Islah exi­ge que el per­so­nal mili­tar vote con el común de la pobla­ción─, eso ampli­fi­ca el mie­do per­sis­ten­te a la inter­ven­ción del ejér­ci­to en polí­ti­ca. La segun­da es que la CNSE exi­ge pape­le­tas de voto indi­vi­dua­les, mien­tras que el Minis­te­rio del Inte­rior ha pro­pues­to vota­cio­nes indi­vi­dua­les para cada par­ti­do. En el pasa­do, las vota­cio­nes indi­vi­dua­les han per­mi­ti­do la inti­mi­da­ción al votan­te y han incre­men­ta­do las posi­bi­li­da­des de frau­de elec­to­ral. En ter­cer lugar, la CNSE ha cri­ti­ca­do la difu­sión de los can­di­da­tos pro­vin­cia­les antes de que se publi­ca­ran las lis­tas ofi­cia­les. De las tres que­jas, sólo la últi­ma se ha resuel­to a favor de la CNSE. (8) El FIS reci­bió 3,2 millo­nes de votos en la pri­me­ra vuel­ta. (9) En Arge­lia, dos ter­cios del Sena­do son desig­na­dos por los con­ce­ja­les muni­ci­pa­les y regio­na­les; el otro, lo nom­bra direc­ta­men­te el pre­si­den­te. (10) En las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 1997, bajo el lide­raz­go de Dja­ba­llah, An-Nah­da obtu­vo 915.446 votos y 34 esca­ños. Ese apo­yo se esfu­mó en 2002, que­dán­do­se con 48.132 votos y un solo esca­ño, mien­tras que el nue­vo par­ti­do de Dja­ba­llah, Al-Islah, obtu­vo 705.319 votos y 43 esca­ños. (11) En 2007, Al-Islah per­dió más de un millón de votos, que­dán­do­se con 114.800. (12) En octu­bre de 2009, un tri­bu­nal sui­zo impu­tó a Sol­ta­ni por tor­tu­ras, car­gos que el deman­dan­te pos­te­rior­men­te reti­ró. Un mes des­pués, esta­lló un escán­da­lo mayor en el Minis­te­rio de Trans­por­te (con­tro­la­do por el MSP), que vin­cu­la­ba supues­ta­men­te a cua­dros minis­te­ria­les y a empre­sa­rios del par­ti­do a una tur­bia red de empre­sa­rios chi­nos y al comer­cian­te inter­na­cio­nal de armas Pie­rre Fal­co­ne. (13) Eso no debe­ría sor­pren­der tenien­do en cuen­ta la amplia­ción de la Asam­blea Nacio­nal. (14) De hecho, el por­cen­ta­je de votos y esca­ños ha ido decli­nan­do con la par­ti­ci­pa­ción. En 1997, el blo­que isla­mis­ta reci­bió el 23,5% de los votos y el 26% de los esca­ños; el 16,5% de los votos (y el 20% de los esca­ños) en 2002, mien­tras que en 2007 reci­bió el 13,03% de los votos y el 15% de los esca­ños del Par­la­men­to. (15) El FLN se encuen­tra actual­men­te en una gra­ve cri­sis de lide­raz­go. Para una cober­tu­ra con­ti­nua de esa cri­sis en tiem­po real, véa­se www​.tsa​-alge​rie​.com. (16) En ára­be magre­bí, “el pasa­do está muer­to”.

Robert P. Parks es direc­tor del Direc­tor del Cen­tre d’É­tu­des Magh­ré­bi­nes en Algé­rie

20 de mayo de 2012

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Daniel Escri­bano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *