Decla­ra­cio­nes de Noam Chomsky a la emi­so­ra Demo­cracy Now! «Bush secues­tra­ba y tor­tu­ra­ba, Oba­ma ase­si­na»

El pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, Noam Chomsky, cri­ti­có el uso de avio­nes no tri­pu­la­dos con­tra de sos­pe­cho­sos terro­ris­tas, dicien­do que “era ase­si­na­to y vio­la­ción del debi­do pro­ce­so”.

“Si a Bush, a la admi­nis­tra­ción Bush, no le gus­ta­ba alguien, ellos lo secues­tra­ban y lo envia­ban a cáma­ras de tor­tu­ra”, dijo Chomsky a Demo­cracy Now. “Si la admi­nis­tra­ción Oba­ma deci­de que no le gus­ta alguien, lo ase­si­nan, por lo que no tie­ne que tener cáma­ras de tor­tu­ra por todas par­tes”.

A fina­les de abril, el ase­sor de con­tra­te­rro­ris­mo de la Casa Blan­ca, John Bren­man, dio una jus­ti­fi­ca­ción y des­crip­ción deta­lla­da de los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos esta­dou­ni­den­ses en con­tra de pre­sun­tos mili­tan­tes del Tali­bán y Al Qae­da. La admi­nis­tra­ción Oba­ma se había man­te­ni­do en silen­cio has­ta enton­ces sobre el uso de avio­nes no tri­pu­la­dos para ata­car a sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo.

“Ya saben, este clé­ri­go esta­dou­ni­den­se en Yemen que fue ase­si­na­do por avio­nes no tri­pu­la­dos”, dijo Chomsky en refe­ren­cia a Anwar al-Awa­ki, un líder en el des­ta­ca­men­to de Al Qae­da en Yemen. “Él fue ase­si­na­do. El hom­bre jun­to a él fue ase­si­na­do. Poco des­pués, su hijo fue ase­si­na­do”, comen­tó.

“Pero, usted sabe, el titu­lar del New York Times, por ejem­plo, cuan­do fue ase­si­na­do, dijo algo como “Occi­den­te cele­bra la muer­te de clé­ri­go radi­cal”, con­ti­nuó Chomsky.

“Pri­me­ro que todo, no fue muer­te, fue ase­si­na­to. Y Occi­den­te cele­bra el ase­si­na­to de un sos­pe­cho­so. Él es un sos­pe­cho­so, des­pués de todo. Hubo algo que se hizo hace casi 800 años lla­ma­do Car­ta Mag­na, que es el fun­da­men­to del dere­cho anglo-ame­ri­cano, que dice que nadie podrá ser some­ti­do a una vio­la­ción de los dere­chos sin el debi­do pro­ce­so de la ley y un jui­cio jus­to y rápi­do. No dice, si usted pien­sa que alguien es un sos­pe­cho­so, usted debe­ría ase­si­nar­lo”, fina­li­zó.

Fuente/​Raw Story-Demo­cracy Now
Traducción/​Iva­na Car­di­na­le

Reve­lan plan de EE.UU. y Ara­bia Sau­dí para des­truir Siria

Tras el fra­ca­so de todos los esfuer­zos para derro­car al régi­men sirio, EE. UU. y Ara­bia Sau­dí están dise­ñan­do un plan de des­truc­ción del país, reve­ló el canal de noti­cias ira­ní Press TV.

El infor­me sos­tie­ne que el plan tie­ne dos obje­ti­vos prin­ci­pa­les. En pri­mer lugar, bus­ca demos­trar que no habrá paz en Siria sin el con­sen­ti­mien­to esta­dou­ni­den­se y, en segun­do, con­ven­cer a los par­ti­da­rios del Gobierno para que le den la espal­da al régi­men del pre­si­den­te Bashar al Assad.

Alia­dos en aler­ta

EE. UU. y Ara­bia Sau­dí lle­ga­ron a la con­clu­sión de que es impo­si­ble pro­vo­car un enfren­ta­mien­to interno en el ejér­ci­to sirio, ya que Assad ejer­ce el pleno con­trol sobre los mili­ta­res. Ade­más, según sos­tie­ne el cita­do medio, los alia­dos se dan cuen­ta del efec­ti­vo con­trol que ejer­cen las fuer­zas de segu­ri­dad en toda Siria, inclu­so en las zonas don­de la opo­si­ción tie­ne mucha influen­cia.

Ade­más, agre­ga el infor­me, los paí­ses están preo­cu­pa­dos por el hecho de que aun­que la eco­no­mía siria se haya debi­li­ta­do por el con­flic­to, se está recu­pe­ran­do rápi­da­men­te.

Car­gos dis­tri­bui­dos

El infor­me des­ta­ca que para la eje­cu­ción del nue­vo com­plot, EE.UU. ya ha orga­ni­za­do varios comi­tés de segu­ri­dad, polí­ti­cos y mili­ta­res en Siria.

Así, el comi­té polí­ti­co cuen­ta, entre otros, con la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, como super­vi­so­ra y Jef­frey Felt­man, como coor­di­na­dor. Felt­man tam­bién con­tro­la un gru­po, cuyos miem­bros inclu­yen a minis­tros del Exte­rior de Ara­bia Sau­dí y de Qatar. Ade­más, con la par­ti­ci­pa­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia de EE. UU., Ara­bia Sau­dí, Qatar, Tur­quía, la OTAN y Libia super­vi­sa una ofi­ci­na con sede en Doha, para la coor­di­na­ción espe­cial de segu­ri­dad en Siria.

El comi­té mili­tar está enca­be­za­do por el Jefe del Esta­do Mayor Con­jun­to de EE. UU., el gene­ral Mar­tin Dem­psey. Es el gru­po que tie­ne la últi­ma pala­bra en cues­tio­nes de ayu­da logís­ti­ca a los rebel­des sirios y deter­mi­na el tipo de inte­li­gen­cia que debe ser pro­por­cio­na­da a la opo­si­ción.

El comi­té de segu­ri­dad, por su par­te, cuen­ta con los repre­sen­tan­tes de entre sie­te y 10 agen­cias de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses. Su misión es la ela­bo­ra­ción del com­plot de segu­ri­dad y la reco­lec­ción de la infor­ma­ción cla­ve sobre la situa­ción en Siria.

Otros obje­ti­vos

De acuer­do con el infor­me, uno de los obje­ti­vos de la estra­te­gia ela­bo­ra­da es pre­ve­nir que Rusia man­ten­ga una posi­ción per­ma­nen­te en Siria.

Ade­más, el com­plot bus­ca rom­per la alian­za Irán-Siria, hacien­do que Damas­co se pon­ga del lado de Washing­ton en lugar del de Irán y Rusia, median­te la inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca de EE. UU. y sus alia­dos para poder “trans­fe­rir la demo­cra­cia al país”, sin tener que arries­gar la segu­ri­dad nacio­nal de Israel.

¿Cómo fun­cio­na­rá?

El plan será lle­va­do a cabo direc­ta­men­te por los mili­ta­res de los bata­llo­nes volun­ta­rios que ope­ran a tra­vés de las fron­te­ras sirias con paí­ses como el Líbano, Tur­quía, Jor­da­nia, así como algu­nas zonas de Irak.

Gue­rra de gue­rri­llas en las ciu­da­des sirias, ata­ques espe­cia­les en las zonas que se encuen­tran bajo un fuer­te con­trol del Gobierno de Al Assad jun­to con las ope­ra­cio­nes para­mi­li­ta­res y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­tra el ejér­ci­to, las fuer­zas de inte­li­gen­cia y los civi­les en Siria están mar­ca­das en la agen­da de la fase eje­cu­ti­va del plan ela­bo­ra­do.

Ade­más, el infor­me seña­la que la inte­li­gen­cia sau­dí ha lle­ga­do a un acuer­do con EE. UU. y las empre­sas israe­líes de segu­ri­dad con sede en Gine­bra para azu­zar los con­flic­tos arma­dos en Siria .

Mien­tras tan­to, EE. UU., Ara­bia Sau­dí, Qatar y Tur­quía están a pun­to de crear peque­ñas áreas pro­te­gi­das en Irak y el Líbano, que uti­li­za­rán como cam­pos de entre­na­mien­to mili­tar de Al Qae­da y la opo­si­ción siria.

Siria ha esta­do expe­ri­men­tan­do vio­len­tos dis­tur­bios des­de media­dos de mar­zo de 2011. Según la ONU, el con­flic­to ya se cobró la vida de unas 10.000 per­so­nas.

No es un ase­si­na­to más

por Jor­ge Cape­lán

El mar­tes por la noche fue encon­tra­do muer­to el jefe de redac­ción de la radio HRN de Hon­du­ras, Alfre­do Villa­to­ro, con dos dis­pa­ros en la cabe­za y extra­ña­men­te vis­tien­do un uni­for­me mode­lo Cobra de la poli­cía. Los Coman­dos Cobra de la poli­cía mili­ta­ri­za­da hon­du­re­ña, entre­na­dos para matar, son odia­dos por los acti­vis­tas de la Resis­ten­cia y por la pobla­ción en gene­ral.

El régi­men de terror que le ha cos­ta­do la vida a 25 perio­dis­tas des­de que fue ins­ta­la­do el actual pre­si­den­te Por­fi­rio Lobo, y que le ha cos­ta­do la vida a casi 20 hon­du­re­ños al día, debe ver­se a la luz de que el Pen­tá­gono y pode­ro­sos intere­ses de la oli­gar­quía local inten­tan crear un cli­ma que dé la impre­sión de que los car­te­les del nar­co­trá­fi­co están a pun­to de tomar el país y que el pue­blo hon­du­re­ño nece­si­ta un «pode­ro­so alia­do» que, por supues­to, se encuen­tra al nor­te del Río Gran­de.

Hon­du­ras, cata­lo­ga­do como el pri­mer lugar en homi­ci­dios del mun­do por Nacio­nes Uni­das, regis­tra un muer­to cada 74 minu­tos. Según el Comi­sio­na­do Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (Cona­deh), «en 23 meses de ges­tión del gobierno que pre­si­de Por­fi­rio Lobo (27 enero 2010/​2011) se regis­tró la muer­te vio­len­ta de 12.838 per­so­nas, es decir, un pro­me­dio de 558,17 men­sua­les ó 19 víc­ti­mas dia­rias».

Sin embar­go, se tra­ta de una vio­len­cia con una dimen­sión mar­ca­da­men­te polí­ti­ca. Sec­to­res liga­dos a la Resis­ten­cia o crí­ti­cos reales o poten­cia­les del poder son espe­cial­men­te afec­ta­dos por la mis­ma: Perio­dis­tas, cam­pe­si­nos, maes­tros y pobla­do­res orga­ni­za­dos, muchos de ellos jóve­nes. Nume­ro­sos diri­gen­tes y acti­vis­tas del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar, FNRP y de su bra­zo polí­ti­co, LIBRE, ates­ti­guan reci­bir regu­lar­men­te ame­na­zas de ase­si­na­tos por lla­ma­das anó­ni­mas y men­sa­jes a sus telé­fo­nos celu­la­res.

El terror ha aumen­ta­do a medi­da que LIBRE ha ido ponién­do­se a la cabe­za de las encues­tas de opi­nión y a medi­da que el pue­blo hon­du­re­ño le da la espal­da a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Duran­te las dos últi­mas sema­nas han sido ase­si­na­dos cua­tro miem­bros de la Resis­ten­cia, de los cua­les dos eran can­di­da­tos para las pró­xi­mas elec­cio­nes de noviem­bre de 2013 y per­te­ne­cían al ala revo­lu­cio­na­ria de LIBRE y del FNRP.

Pero entre más «asis­ten­cia» de la USAID, la DEA, el FBI, o fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to colom­biano se inyec­tan, más san­gre es derra­ma­da y más avio­ne­tas Cess­na car­ga­das con cocaí­na des­de Colom­bia ate­rri­zan en las pro­pie­da­des de los gran­des terra­te­nien­tes del vecino país.

Los Esta­dos Uni­dos reanu­da­ron su «ayu­da» mili­tar al las Fuer­zas Arma­das de Hon­du­ras a raíz de de que Lobo asu­mió la pre­si­den­cia el 27 de enero de 2010. Des­de junio de 2009, el gene­ral Dou­glas Fra­ser, jefe del Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos, visi­tó al menos tres veces el país.

Por su par­te, el expre­si­den­te para­mi­li­tar colom­biano Álva­ro Uri­be fir­mó un acuer­do de coope­ra­ción e inter­cam­bio en la «lucha en con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo» solo tres días des­pués de que Lobo asu­mie­se la pre­si­den­cia.

En Hon­du­ras ope­ran coman­dos de GAULA, uni­da­des de fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to colom­biano, cada sema­na via­jan dife­ren­tes dele­ga­cio­nes del esta­do hon­du­re­ño como poli­cías, mili­ta­res, alcal­des, minis­tros, etcé­te­ra, para «capa­ci­tar­se» en Bogo­tá.

La rela­ción entre sec­to­res de la oli­gar­quía hon­du­re­ña y el nar­co­trá­fi­co es de lar­ga data, des­de las redes mon­ta­das por los Esta­dos Uni­dos para finan­ciar la gue­rra con­tra Nica­ra­gua en los 80s. Más recien­te­men­te, Wiki­Leaks reve­ló un cable diplo­má­ti­co que prue­ba que el gobierno esta­dou­ni­den­se ya en 2003 tenía cono­ci­mien­to de que el terra­te­nien­te Miguel Facus­sé per­mi­tió la uti­li­za­ción de una de sus pro­pie­da­des en el depar­ta­men­to de Colón para el tra­sie­go de dro­gas pero EE.UU. nun­ca hizo nada al res­pec­to.

Otro ejem­plo de esta sim­bio­sis entre la oli­gar­quía nar­co­tra­fi­can­te colom­bia­na y la hon­du­re­ña es el del pre­can­di­da­to libe­ral a la pre­si­den­cia, Mau­ri­cio Ville­da, que en los medios hon­du­re­ños pro­pa­la la absur­da des­in­for­ma­ción de que serían las FARC las res­pon­sa­bles de la vio­len­cia polí­ti­ca en Hon­du­ras.

Esto lo hace citan­do como fuen­te docu­men­tos de la vicia­da lap­top del coman­dan­te gue­rri­lle­ro Raúl Reyes, muer­to en un ata­que del ejér­ci­to colom­biano en sue­lo ecua­to­riano el 1 de mar­zo de 2008.

Esos docu­men­tos, que la mis­ma Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia inva­li­dó en su momen­to por la mane­ra irre­gu­lar en que el apa­ra­to fue tra­ta­do por el ejér­ci­to colom­biano, fue­ron entre­ga­dos a Ville­da por el pro­pio Uri­be a par­tir de una copia ile­gal­men­te obte­ni­da por el ex man­da­ta­rio de manos de ex agen­tes de la inte­li­gen­cia mili­tar bri­tá­ni­ca.

Ville­da es inte­gran­te del gru­po más fas­cis­ta del país, miem­bro de la cúpu­la del par­ti­do libe­ral y líder de Opus Dei. Asi­mis­mo, fue un des­ta­ca­do líder de la ban­da fas­cis­ta de las «Cami­se­tas Blan­cas» que pre­pa­ró el terreno en los medios hon­du­re­ños un año antes el gol­pe de esta­do.

A esos medios hon­du­re­ños, Ville­da expli­ca que exis­te una cons­pi­ra­ción de los par­ti­dos del Foro de Sao Pau­lo para des­truir la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na y en par­ti­cu­lar en Hon­du­ras – exac­ta­men­te la mis­ma espe­cie que Uri­be y la red terro­ris­ta Unoa­mé­ri­ca se encar­gan de difun­dir des­de hace años.

Unoa­mé­ri­ca, que estu­vo vin­cu­la­da al gol­pe de esta­do con­tra Manuel Zela­ya de junio de 2009, tam­bién impul­só una fra­ca­sa­da inva­sión a Vene­zue­la deno­mi­na­da Ope­ra­ción Dak­ta­ri hace 8 años, cuan­do el Gobierno Boli­va­riano cap­tu­ró a más de 100 para­mi­li­ta­res en una fin­ca pro­pie­dad del ciu­da­dano Robert Alon­zo, her­mano de la actriz vene­zo­la­na María Con­chi­ta Alon­zo. Según las inves­ti­ga­cio­nes del perio­dis­ta vene­zo­lano José Vicen­te Ran­gel, el per­so­na­je cen­tral de esa ope­ra­ción fue el pro­pio Álva­ro Uri­be Vélez.

Unoa­mé­ri­ca fue una de las pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes en reco­no­cer al gol­pis­ta Rober­to Miche­let­ti el 29 de junio de 2008, y figu­ras de la más extre­ma dere­cha vene­zo­la­na regu­lar­men­te han visi­ta­do Hon­du­ras para res­pal­dar polí­ti­ca­men­te a los sec­to­res gol­pis­tas.

En la déca­da de los 80s, para apa­lan­car a las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias de la región, los Esta­dos Uni­dos con­vir­tie­ron a Hon­du­ras en un cam­po de con­cen­tra­ción bajo la direc­ción estra­té­gi­ca de su enton­ces emba­ja­dor en Tegu­ci­gal­pa John Dimi­tri Negro­pon­te. Al mis­mo tiem­po, sen­ta­ron las bases del neo­li­be­ra­lis­mo y de las redes del nar­co­trá­fi­co que le per­mi­tie­ron finan­ciar esa gue­rra.

Sin embar­go, no pudie­ron eli­mi­nar las con­se­cuen­cias de la cri­sis del mode­lo que imple­men­ta­ron ni impe­dir la emer­gen­cia a lar­go pla­zo del pue­blo hon­du­re­ño, lo que con­du­jo, pri­me­ro, a la elec­ción del gobierno inde­pen­dien­te del Pre­si­den­te Juan Manuel Zela­ya y lue­go al la resis­ten­cia masi­va al gol­pe de esta­do que lo derro­có.

Con el gol­pe de esta­do con­tra Zela­ya el genio del pue­blo hon­du­re­ño se salió de la bote­lla para no regre­sar a ella.

Aho­ra, para tra­tar de some­ter al genio y para ame­na­zar a los demás pue­blos de la región inten­tan aho­gar en san­gre a su ins­tru­men­to polí­ti­co y con­ver­tir a Hon­du­ras en un «esta­do falli­do» para pedir la «asis­ten­cia» de las tro­pas del impe­rio.

Es hora de que los paí­ses del ALBA den la voz de alar­ma ante esta preo­cu­pan­te situa­ción.

ECO DEL ASESINATO DE INDÍGENAS POR PARTE DE MILITARES YANQUIS

Cuer­pos espe­cia­les de la DEA apli­can estra­te­gias de gue­rri­lla emplea­das en Irak y Afga­nis­tán

por Eva Sáiz

17 MAY 2012

La supues­ta impli­ca­ción de agen­tes de la Agen­cia Anti­dro­ga de Esta­dos Uni­dos (DEA en sus siglas en inglés) en dos ope­ra­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co en Hon­du­ras con fue­go cru­za­do, en las que murie­ron cua­tro civi­les, ha des­ata­do la indig­na­ción de los ciu­da­da­nos de la nación cen­tro­ame­ri­ca­na. La noti­cia, que ha publi­ca­do The New York Times, lle­ga pocos días des­pués de que se cono­cie­ra que la DEA había envia­do cuer­pos de éli­te al país para ins­truir y acom­pa­ñar a las bri­ga­das de nar­có­ti­cos hon­du­re­ñas en las reda­das con­tra los cár­te­les de la dro­ga.

La DEA ha nega­do cate­gó­ri­ca­men­te que sus hom­bres efec­tua­ran dis­pa­ro alguno. “Tra­ba­ja­mos mano a mano con nues­tros cole­gas hon­du­re­ños, pero en ambas ope­ra­cio­nes nos limi­ta­mos a ser­vir de apo­yo”, según decla­ra­cio­nes de la por­ta­voz de la Agen­cia, Dawn Dear­den, reco­gi­das por The New York Times. Sin embar­go, la pre­sen­cia de agen­tes de EE UU en el país y las dudas que envuel­ven a estas dos ope­ra­cio­nes han levan­ta­do las sus­pi­ca­cias de los ciu­da­da­nos y han pues­to de mani­fies­to los ries­gos de apli­car las téc­ni­cas de gue­rri­lla emplea­das en esce­na­rios de gue­rra a la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co.

Alre­de­dor del 90% de la cocaí­na pro­ce­den­te de Colom­bia y Vene­zue­la lle­ga a EE UU a tra­vés de Cen­tro Amé­ri­ca y la ter­ce­ra par­te lo hace por Hon­du­ras

En la pri­me­ra esca­ra­mu­za, ocu­rri­da el 6 de mayo, la refrie­ga tuvo lugar cuan­do un coman­do com­pues­to por ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses y hon­du­re­ños se dis­po­nía a abor­tar un inter­cam­bio de cocaí­na. Los tra­fi­can­tes abrie­ron fue­go y logra­ron esca­par, de acuer­do con The New York Times. El vier­nes pasa­do, sin embar­go, cuan­do otro equi­po mix­to con­fun­dió una embar­ca­ción de recreo con un bote que trans­por­ta­ba dro­ga y dis­pa­ró con­tra la tri­pu­la­ción, cua­tro civi­les, dos de ellos muje­res emba­ra­za­das, resul­ta­ron muer­tos, según la denun­cia que hizo el alcal­de de Ahuas, Lucio Baque­dano, al dia­rio Tiem­po. El Gobierno de Hon­du­ras, sin embar­go, comu­ni­có que solo habían falle­ci­do dos nar­co­tra­fi­can­tes.

Los agen­tes de la DEA des­ti­na­dos a Hon­du­ras —la mayo­ría vete­ra­nos de la gue­rra de Irak y Afga­nis­tán— tie­nen prohi­bi­do dis­pa­rar sal­vo en casos de legí­ti­ma defen­sa y no pue­den inter­ve­nir aun­que los efec­ti­vos hon­du­re­ños o sus pro­pios hom­bres estén en peli­gro. Ade­más, deben infor­mar pre­via­men­te de todas las misio­nes a la emba­ja­do­ra de EE UU en el país cen­tro­ame­ri­cano, quien está encar­ga­da de velar por que en nin­gu­na se vio­len los dere­chos huma­nos.

Hon­du­ras se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les prio­ri­da­des de la polí­ti­ca de lucha con­tra el trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes del Gobierno de Oba­ma. Alre­de­dor del 90% de la cocaí­na pro­ce­den­te de Colom­bia y Vene­zue­la lle­ga a EE UU a tra­vés de Cen­tro Amé­ri­ca y la ter­ce­ra par­te de ese por­cen­ta­je lo hace por Hon­du­ras, don­de la pre­sen­cia de los cár­te­les, ampa­ra­da por el des­go­bierno que impe­ra en muchas zonas del país, es cada vez mayor.

Los cuer­pos de éli­te de la DEA tie­nen prohi­bi­do dis­pa­rar sal­vo en casos de legí­ti­ma defen­sa

En la actua­li­dad, la DEA posee tres bases en el país cen­tro­ame­ri­cano, todas abier­tas con el con­sen­ti­mien­to del Gobierno de Tegu­ci­gal­pa. Allí sus agen­tes ins­tru­yen a las fuer­zas loca­les en las tác­ti­cas de gue­rri­lla apren­di­das en los dos paí­ses asiá­ti­cos para com­ba­tir a la insur­gen­cia, según infor­mó The New York Times el 5 de mayo.

No es la pri­me­ra vez que las acti­vi­da­des de la DEA en otros paí­ses han sus­ci­ta­do crí­ti­cas y repro­ches. En 2011, la agen­cia reco­no­ció haber par­ti­ci­pa­do en ope­ra­cio­nes de lava­do de dine­ro en sue­lo mexi­cano para detec­tar dón­de guar­da­ban y cómo movían el dine­ro del con­tra­ban­do de dro­gas las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Dos años antes, se des­cu­brió la exis­ten­cia del pro­gra­ma Rápi­do y Furio­so, median­te el que el Gobierno de EE UU entre­gó armas a cár­te­les de Méxi­co para cono­cer qué ruta hacían. Ambas estra­te­gias pusie­ron en serio peli­gro la cola­bo­ra­ción en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co entre ese país y EE UU.

La polí­ti­ca anti­dro­ga en Cen­tro Amé­ri­ca sigue sien­do un obje­ti­vo prin­ci­pal para EE UU. El Pen­tá­gono man­tie­ne 200 equi­pos espe­cia­les en la zona para entre­nar a los cuer­pos de lucha con­tra estu­pe­fa­cien­tes de los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *