Decla­ra­cio­nes de Noam Chomsky a la emi­so­ra Demo­cracy Now! «Bush secues­tra­ba y tor­tu­ra­ba, Oba­ma asesina»

El pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, Noam Chomsky, cri­ti­có el uso de avio­nes no tri­pu­la­dos con­tra de sos­pe­cho­sos terro­ris­tas, dicien­do que “era ase­si­na­to y vio­la­ción del debi­do proceso”.

“Si a Bush, a la admi­nis­tra­ción Bush, no le gus­ta­ba alguien, ellos lo secues­tra­ban y lo envia­ban a cáma­ras de tor­tu­ra”, dijo Chomsky a Demo­cracy Now. “Si la admi­nis­tra­ción Oba­ma deci­de que no le gus­ta alguien, lo ase­si­nan, por lo que no tie­ne que tener cáma­ras de tor­tu­ra por todas partes”.

A fina­les de abril, el ase­sor de con­tra­te­rro­ris­mo de la Casa Blan­ca, John Bren­man, dio una jus­ti­fi­ca­ción y des­crip­ción deta­lla­da de los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos esta­dou­ni­den­ses en con­tra de pre­sun­tos mili­tan­tes del Tali­bán y Al Qae­da. La admi­nis­tra­ción Oba­ma se había man­te­ni­do en silen­cio has­ta enton­ces sobre el uso de avio­nes no tri­pu­la­dos para ata­car a sos­pe­cho­sos de terrorismo.

“Ya saben, este clé­ri­go esta­dou­ni­den­se en Yemen que fue ase­si­na­do por avio­nes no tri­pu­la­dos”, dijo Chomsky en refe­ren­cia a Anwar al-Awa­ki, un líder en el des­ta­ca­men­to de Al Qae­da en Yemen. “Él fue ase­si­na­do. El hom­bre jun­to a él fue ase­si­na­do. Poco des­pués, su hijo fue ase­si­na­do”, comentó.

“Pero, usted sabe, el titu­lar del New York Times, por ejem­plo, cuan­do fue ase­si­na­do, dijo algo como “Occi­den­te cele­bra la muer­te de clé­ri­go radi­cal”, con­ti­nuó Chomsky.

“Pri­me­ro que todo, no fue muer­te, fue ase­si­na­to. Y Occi­den­te cele­bra el ase­si­na­to de un sos­pe­cho­so. Él es un sos­pe­cho­so, des­pués de todo. Hubo algo que se hizo hace casi 800 años lla­ma­do Car­ta Mag­na, que es el fun­da­men­to del dere­cho anglo-ame­ri­cano, que dice que nadie podrá ser some­ti­do a una vio­la­ción de los dere­chos sin el debi­do pro­ce­so de la ley y un jui­cio jus­to y rápi­do. No dice, si usted pien­sa que alguien es un sos­pe­cho­so, usted debe­ría ase­si­nar­lo”, finalizó.

Fuente/​Raw Story-Demo­cracy Now
Traducción/​Iva­na Cardinale

Reve­lan plan de EE.UU. y Ara­bia Sau­dí para des­truir Siria

Tras el fra­ca­so de todos los esfuer­zos para derro­car al régi­men sirio, EE. UU. y Ara­bia Sau­dí están dise­ñan­do un plan de des­truc­ción del país, reve­ló el canal de noti­cias ira­ní Press TV.

El infor­me sos­tie­ne que el plan tie­ne dos obje­ti­vos prin­ci­pa­les. En pri­mer lugar, bus­ca demos­trar que no habrá paz en Siria sin el con­sen­ti­mien­to esta­dou­ni­den­se y, en segun­do, con­ven­cer a los par­ti­da­rios del Gobierno para que le den la espal­da al régi­men del pre­si­den­te Bashar al Assad.

Alia­dos en alerta

EE. UU. y Ara­bia Sau­dí lle­ga­ron a la con­clu­sión de que es impo­si­ble pro­vo­car un enfren­ta­mien­to interno en el ejér­ci­to sirio, ya que Assad ejer­ce el pleno con­trol sobre los mili­ta­res. Ade­más, según sos­tie­ne el cita­do medio, los alia­dos se dan cuen­ta del efec­ti­vo con­trol que ejer­cen las fuer­zas de segu­ri­dad en toda Siria, inclu­so en las zonas don­de la opo­si­ción tie­ne mucha influencia.

Ade­más, agre­ga el infor­me, los paí­ses están preo­cu­pa­dos por el hecho de que aun­que la eco­no­mía siria se haya debi­li­ta­do por el con­flic­to, se está recu­pe­ran­do rápidamente.

Car­gos distribuidos

El infor­me des­ta­ca que para la eje­cu­ción del nue­vo com­plot, EE.UU. ya ha orga­ni­za­do varios comi­tés de segu­ri­dad, polí­ti­cos y mili­ta­res en Siria.

Así, el comi­té polí­ti­co cuen­ta, entre otros, con la secre­ta­ria de Esta­do, Hillary Clin­ton, como super­vi­so­ra y Jef­frey Felt­man, como coor­di­na­dor. Felt­man tam­bién con­tro­la un gru­po, cuyos miem­bros inclu­yen a minis­tros del Exte­rior de Ara­bia Sau­dí y de Qatar. Ade­más, con la par­ti­ci­pa­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia de EE. UU., Ara­bia Sau­dí, Qatar, Tur­quía, la OTAN y Libia super­vi­sa una ofi­ci­na con sede en Doha, para la coor­di­na­ción espe­cial de segu­ri­dad en Siria.

El comi­té mili­tar está enca­be­za­do por el Jefe del Esta­do Mayor Con­jun­to de EE. UU., el gene­ral Mar­tin Dem­psey. Es el gru­po que tie­ne la últi­ma pala­bra en cues­tio­nes de ayu­da logís­ti­ca a los rebel­des sirios y deter­mi­na el tipo de inte­li­gen­cia que debe ser pro­por­cio­na­da a la oposición.

El comi­té de segu­ri­dad, por su par­te, cuen­ta con los repre­sen­tan­tes de entre sie­te y 10 agen­cias de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses. Su misión es la ela­bo­ra­ción del com­plot de segu­ri­dad y la reco­lec­ción de la infor­ma­ción cla­ve sobre la situa­ción en Siria.

Otros obje­ti­vos

De acuer­do con el infor­me, uno de los obje­ti­vos de la estra­te­gia ela­bo­ra­da es pre­ve­nir que Rusia man­ten­ga una posi­ción per­ma­nen­te en Siria.

Ade­más, el com­plot bus­ca rom­per la alian­za Irán-Siria, hacien­do que Damas­co se pon­ga del lado de Washing­ton en lugar del de Irán y Rusia, median­te la inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca y pro­pa­gan­dís­ti­ca de EE. UU. y sus alia­dos para poder “trans­fe­rir la demo­cra­cia al país”, sin tener que arries­gar la segu­ri­dad nacio­nal de Israel.

¿Cómo fun­cio­na­rá?

El plan será lle­va­do a cabo direc­ta­men­te por los mili­ta­res de los bata­llo­nes volun­ta­rios que ope­ran a tra­vés de las fron­te­ras sirias con paí­ses como el Líbano, Tur­quía, Jor­da­nia, así como algu­nas zonas de Irak.

Gue­rra de gue­rri­llas en las ciu­da­des sirias, ata­ques espe­cia­les en las zonas que se encuen­tran bajo un fuer­te con­trol del Gobierno de Al Assad jun­to con las ope­ra­cio­nes para­mi­li­ta­res y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­tra el ejér­ci­to, las fuer­zas de inte­li­gen­cia y los civi­les en Siria están mar­ca­das en la agen­da de la fase eje­cu­ti­va del plan elaborado.

Ade­más, el infor­me seña­la que la inte­li­gen­cia sau­dí ha lle­ga­do a un acuer­do con EE. UU. y las empre­sas israe­líes de segu­ri­dad con sede en Gine­bra para azu­zar los con­flic­tos arma­dos en Siria .

Mien­tras tan­to, EE. UU., Ara­bia Sau­dí, Qatar y Tur­quía están a pun­to de crear peque­ñas áreas pro­te­gi­das en Irak y el Líbano, que uti­li­za­rán como cam­pos de entre­na­mien­to mili­tar de Al Qae­da y la opo­si­ción siria.

Siria ha esta­do expe­ri­men­tan­do vio­len­tos dis­tur­bios des­de media­dos de mar­zo de 2011. Según la ONU, el con­flic­to ya se cobró la vida de unas 10.000 personas.

No es un ase­si­na­to más

por Jor­ge Capelán 

El mar­tes por la noche fue encon­tra­do muer­to el jefe de redac­ción de la radio HRN de Hon­du­ras, Alfre­do Villa­to­ro, con dos dis­pa­ros en la cabe­za y extra­ña­men­te vis­tien­do un uni­for­me mode­lo Cobra de la poli­cía. Los Coman­dos Cobra de la poli­cía mili­ta­ri­za­da hon­du­re­ña, entre­na­dos para matar, son odia­dos por los acti­vis­tas de la Resis­ten­cia y por la pobla­ción en general.

El régi­men de terror que le ha cos­ta­do la vida a 25 perio­dis­tas des­de que fue ins­ta­la­do el actual pre­si­den­te Por­fi­rio Lobo, y que le ha cos­ta­do la vida a casi 20 hon­du­re­ños al día, debe ver­se a la luz de que el Pen­tá­gono y pode­ro­sos intere­ses de la oli­gar­quía local inten­tan crear un cli­ma que dé la impre­sión de que los car­te­les del nar­co­trá­fi­co están a pun­to de tomar el país y que el pue­blo hon­du­re­ño nece­si­ta un «pode­ro­so alia­do» que, por supues­to, se encuen­tra al nor­te del Río Grande.

Hon­du­ras, cata­lo­ga­do como el pri­mer lugar en homi­ci­dios del mun­do por Nacio­nes Uni­das, regis­tra un muer­to cada 74 minu­tos. Según el Comi­sio­na­do Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (Cona­deh), «en 23 meses de ges­tión del gobierno que pre­si­de Por­fi­rio Lobo (27 enero 2010/​2011) se regis­tró la muer­te vio­len­ta de 12.838 per­so­nas, es decir, un pro­me­dio de 558,17 men­sua­les ó 19 víc­ti­mas diarias».

Sin embar­go, se tra­ta de una vio­len­cia con una dimen­sión mar­ca­da­men­te polí­ti­ca. Sec­to­res liga­dos a la Resis­ten­cia o crí­ti­cos reales o poten­cia­les del poder son espe­cial­men­te afec­ta­dos por la mis­ma: Perio­dis­tas, cam­pe­si­nos, maes­tros y pobla­do­res orga­ni­za­dos, muchos de ellos jóve­nes. Nume­ro­sos diri­gen­tes y acti­vis­tas del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar, FNRP y de su bra­zo polí­ti­co, LIBRE, ates­ti­guan reci­bir regu­lar­men­te ame­na­zas de ase­si­na­tos por lla­ma­das anó­ni­mas y men­sa­jes a sus telé­fo­nos celulares.

El terror ha aumen­ta­do a medi­da que LIBRE ha ido ponién­do­se a la cabe­za de las encues­tas de opi­nión y a medi­da que el pue­blo hon­du­re­ño le da la espal­da a los par­ti­dos tradicionales.

Duran­te las dos últi­mas sema­nas han sido ase­si­na­dos cua­tro miem­bros de la Resis­ten­cia, de los cua­les dos eran can­di­da­tos para las pró­xi­mas elec­cio­nes de noviem­bre de 2013 y per­te­ne­cían al ala revo­lu­cio­na­ria de LIBRE y del FNRP.

Pero entre más «asis­ten­cia» de la USAID, la DEA, el FBI, o fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to colom­biano se inyec­tan, más san­gre es derra­ma­da y más avio­ne­tas Cess­na car­ga­das con cocaí­na des­de Colom­bia ate­rri­zan en las pro­pie­da­des de los gran­des terra­te­nien­tes del vecino país.

Los Esta­dos Uni­dos reanu­da­ron su «ayu­da» mili­tar al las Fuer­zas Arma­das de Hon­du­ras a raíz de de que Lobo asu­mió la pre­si­den­cia el 27 de enero de 2010. Des­de junio de 2009, el gene­ral Dou­glas Fra­ser, jefe del Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos, visi­tó al menos tres veces el país.

Por su par­te, el expre­si­den­te para­mi­li­tar colom­biano Álva­ro Uri­be fir­mó un acuer­do de coope­ra­ción e inter­cam­bio en la «lucha en con­tra el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo» solo tres días des­pués de que Lobo asu­mie­se la presidencia.

En Hon­du­ras ope­ran coman­dos de GAULA, uni­da­des de fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to colom­biano, cada sema­na via­jan dife­ren­tes dele­ga­cio­nes del esta­do hon­du­re­ño como poli­cías, mili­ta­res, alcal­des, minis­tros, etcé­te­ra, para «capa­ci­tar­se» en Bogotá.

La rela­ción entre sec­to­res de la oli­gar­quía hon­du­re­ña y el nar­co­trá­fi­co es de lar­ga data, des­de las redes mon­ta­das por los Esta­dos Uni­dos para finan­ciar la gue­rra con­tra Nica­ra­gua en los 80s. Más recien­te­men­te, Wiki­Leaks reve­ló un cable diplo­má­ti­co que prue­ba que el gobierno esta­dou­ni­den­se ya en 2003 tenía cono­ci­mien­to de que el terra­te­nien­te Miguel Facus­sé per­mi­tió la uti­li­za­ción de una de sus pro­pie­da­des en el depar­ta­men­to de Colón para el tra­sie­go de dro­gas pero EE.UU. nun­ca hizo nada al respecto.

Otro ejem­plo de esta sim­bio­sis entre la oli­gar­quía nar­co­tra­fi­can­te colom­bia­na y la hon­du­re­ña es el del pre­can­di­da­to libe­ral a la pre­si­den­cia, Mau­ri­cio Ville­da, que en los medios hon­du­re­ños pro­pa­la la absur­da des­in­for­ma­ción de que serían las FARC las res­pon­sa­bles de la vio­len­cia polí­ti­ca en Honduras.

Esto lo hace citan­do como fuen­te docu­men­tos de la vicia­da lap­top del coman­dan­te gue­rri­lle­ro Raúl Reyes, muer­to en un ata­que del ejér­ci­to colom­biano en sue­lo ecua­to­riano el 1 de mar­zo de 2008.

Esos docu­men­tos, que la mis­ma Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Colom­bia inva­li­dó en su momen­to por la mane­ra irre­gu­lar en que el apa­ra­to fue tra­ta­do por el ejér­ci­to colom­biano, fue­ron entre­ga­dos a Ville­da por el pro­pio Uri­be a par­tir de una copia ile­gal­men­te obte­ni­da por el ex man­da­ta­rio de manos de ex agen­tes de la inte­li­gen­cia mili­tar británica.

Ville­da es inte­gran­te del gru­po más fas­cis­ta del país, miem­bro de la cúpu­la del par­ti­do libe­ral y líder de Opus Dei. Asi­mis­mo, fue un des­ta­ca­do líder de la ban­da fas­cis­ta de las «Cami­se­tas Blan­cas» que pre­pa­ró el terreno en los medios hon­du­re­ños un año antes el gol­pe de estado.

A esos medios hon­du­re­ños, Ville­da expli­ca que exis­te una cons­pi­ra­ción de los par­ti­dos del Foro de Sao Pau­lo para des­truir la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na y en par­ti­cu­lar en Hon­du­ras – exac­ta­men­te la mis­ma espe­cie que Uri­be y la red terro­ris­ta Unoa­mé­ri­ca se encar­gan de difun­dir des­de hace años.

Unoa­mé­ri­ca, que estu­vo vin­cu­la­da al gol­pe de esta­do con­tra Manuel Zela­ya de junio de 2009, tam­bién impul­só una fra­ca­sa­da inva­sión a Vene­zue­la deno­mi­na­da Ope­ra­ción Dak­ta­ri hace 8 años, cuan­do el Gobierno Boli­va­riano cap­tu­ró a más de 100 para­mi­li­ta­res en una fin­ca pro­pie­dad del ciu­da­dano Robert Alon­zo, her­mano de la actriz vene­zo­la­na María Con­chi­ta Alon­zo. Según las inves­ti­ga­cio­nes del perio­dis­ta vene­zo­lano José Vicen­te Ran­gel, el per­so­na­je cen­tral de esa ope­ra­ción fue el pro­pio Álva­ro Uri­be Vélez.

Unoa­mé­ri­ca fue una de las pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes en reco­no­cer al gol­pis­ta Rober­to Miche­let­ti el 29 de junio de 2008, y figu­ras de la más extre­ma dere­cha vene­zo­la­na regu­lar­men­te han visi­ta­do Hon­du­ras para res­pal­dar polí­ti­ca­men­te a los sec­to­res golpistas.

En la déca­da de los 80s, para apa­lan­car a las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias de la región, los Esta­dos Uni­dos con­vir­tie­ron a Hon­du­ras en un cam­po de con­cen­tra­ción bajo la direc­ción estra­té­gi­ca de su enton­ces emba­ja­dor en Tegu­ci­gal­pa John Dimi­tri Negro­pon­te. Al mis­mo tiem­po, sen­ta­ron las bases del neo­li­be­ra­lis­mo y de las redes del nar­co­trá­fi­co que le per­mi­tie­ron finan­ciar esa guerra.

Sin embar­go, no pudie­ron eli­mi­nar las con­se­cuen­cias de la cri­sis del mode­lo que imple­men­ta­ron ni impe­dir la emer­gen­cia a lar­go pla­zo del pue­blo hon­du­re­ño, lo que con­du­jo, pri­me­ro, a la elec­ción del gobierno inde­pen­dien­te del Pre­si­den­te Juan Manuel Zela­ya y lue­go al la resis­ten­cia masi­va al gol­pe de esta­do que lo derrocó.

Con el gol­pe de esta­do con­tra Zela­ya el genio del pue­blo hon­du­re­ño se salió de la bote­lla para no regre­sar a ella.

Aho­ra, para tra­tar de some­ter al genio y para ame­na­zar a los demás pue­blos de la región inten­tan aho­gar en san­gre a su ins­tru­men­to polí­ti­co y con­ver­tir a Hon­du­ras en un «esta­do falli­do» para pedir la «asis­ten­cia» de las tro­pas del imperio.

Es hora de que los paí­ses del ALBA den la voz de alar­ma ante esta preo­cu­pan­te situación.

ECO DEL ASESINATO DE INDÍGENAS POR PARTE DE MILITARES YANQUIS

Cuer­pos espe­cia­les de la DEA apli­can estra­te­gias de gue­rri­lla emplea­das en Irak y Afganistán

por Eva Sáiz

17 MAY 2012

La supues­ta impli­ca­ción de agen­tes de la Agen­cia Anti­dro­ga de Esta­dos Uni­dos (DEA en sus siglas en inglés) en dos ope­ra­cio­nes con­tra el nar­co­trá­fi­co en Hon­du­ras con fue­go cru­za­do, en las que murie­ron cua­tro civi­les, ha des­ata­do la indig­na­ción de los ciu­da­da­nos de la nación cen­tro­ame­ri­ca­na. La noti­cia, que ha publi­ca­do The New York Times, lle­ga pocos días des­pués de que se cono­cie­ra que la DEA había envia­do cuer­pos de éli­te al país para ins­truir y acom­pa­ñar a las bri­ga­das de nar­có­ti­cos hon­du­re­ñas en las reda­das con­tra los cár­te­les de la droga.

La DEA ha nega­do cate­gó­ri­ca­men­te que sus hom­bres efec­tua­ran dis­pa­ro alguno. “Tra­ba­ja­mos mano a mano con nues­tros cole­gas hon­du­re­ños, pero en ambas ope­ra­cio­nes nos limi­ta­mos a ser­vir de apo­yo”, según decla­ra­cio­nes de la por­ta­voz de la Agen­cia, Dawn Dear­den, reco­gi­das por The New York Times. Sin embar­go, la pre­sen­cia de agen­tes de EE UU en el país y las dudas que envuel­ven a estas dos ope­ra­cio­nes han levan­ta­do las sus­pi­ca­cias de los ciu­da­da­nos y han pues­to de mani­fies­to los ries­gos de apli­car las téc­ni­cas de gue­rri­lla emplea­das en esce­na­rios de gue­rra a la lucha con­tra el narcotráfico.

Alre­de­dor del 90% de la cocaí­na pro­ce­den­te de Colom­bia y Vene­zue­la lle­ga a EE UU a tra­vés de Cen­tro Amé­ri­ca y la ter­ce­ra par­te lo hace por Honduras

En la pri­me­ra esca­ra­mu­za, ocu­rri­da el 6 de mayo, la refrie­ga tuvo lugar cuan­do un coman­do com­pues­to por ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses y hon­du­re­ños se dis­po­nía a abor­tar un inter­cam­bio de cocaí­na. Los tra­fi­can­tes abrie­ron fue­go y logra­ron esca­par, de acuer­do con The New York Times. El vier­nes pasa­do, sin embar­go, cuan­do otro equi­po mix­to con­fun­dió una embar­ca­ción de recreo con un bote que trans­por­ta­ba dro­ga y dis­pa­ró con­tra la tri­pu­la­ción, cua­tro civi­les, dos de ellos muje­res emba­ra­za­das, resul­ta­ron muer­tos, según la denun­cia que hizo el alcal­de de Ahuas, Lucio Baque­dano, al dia­rio Tiem­po. El Gobierno de Hon­du­ras, sin embar­go, comu­ni­có que solo habían falle­ci­do dos narcotraficantes.

Los agen­tes de la DEA des­ti­na­dos a Hon­du­ras —la mayo­ría vete­ra­nos de la gue­rra de Irak y Afga­nis­tán— tie­nen prohi­bi­do dis­pa­rar sal­vo en casos de legí­ti­ma defen­sa y no pue­den inter­ve­nir aun­que los efec­ti­vos hon­du­re­ños o sus pro­pios hom­bres estén en peli­gro. Ade­más, deben infor­mar pre­via­men­te de todas las misio­nes a la emba­ja­do­ra de EE UU en el país cen­tro­ame­ri­cano, quien está encar­ga­da de velar por que en nin­gu­na se vio­len los dere­chos humanos.

Hon­du­ras se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les prio­ri­da­des de la polí­ti­ca de lucha con­tra el trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes del Gobierno de Oba­ma. Alre­de­dor del 90% de la cocaí­na pro­ce­den­te de Colom­bia y Vene­zue­la lle­ga a EE UU a tra­vés de Cen­tro Amé­ri­ca y la ter­ce­ra par­te de ese por­cen­ta­je lo hace por Hon­du­ras, don­de la pre­sen­cia de los cár­te­les, ampa­ra­da por el des­go­bierno que impe­ra en muchas zonas del país, es cada vez mayor.

Los cuer­pos de éli­te de la DEA tie­nen prohi­bi­do dis­pa­rar sal­vo en casos de legí­ti­ma defensa

En la actua­li­dad, la DEA posee tres bases en el país cen­tro­ame­ri­cano, todas abier­tas con el con­sen­ti­mien­to del Gobierno de Tegu­ci­gal­pa. Allí sus agen­tes ins­tru­yen a las fuer­zas loca­les en las tác­ti­cas de gue­rri­lla apren­di­das en los dos paí­ses asiá­ti­cos para com­ba­tir a la insur­gen­cia, según infor­mó The New York Times el 5 de mayo.

No es la pri­me­ra vez que las acti­vi­da­des de la DEA en otros paí­ses han sus­ci­ta­do crí­ti­cas y repro­ches. En 2011, la agen­cia reco­no­ció haber par­ti­ci­pa­do en ope­ra­cio­nes de lava­do de dine­ro en sue­lo mexi­cano para detec­tar dón­de guar­da­ban y cómo movían el dine­ro del con­tra­ban­do de dro­gas las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Dos años antes, se des­cu­brió la exis­ten­cia del pro­gra­ma Rápi­do y Furio­so, median­te el que el Gobierno de EE UU entre­gó armas a cár­te­les de Méxi­co para cono­cer qué ruta hacían. Ambas estra­te­gias pusie­ron en serio peli­gro la cola­bo­ra­ción en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co entre ese país y EE UU.

La polí­ti­ca anti­dro­ga en Cen­tro Amé­ri­ca sigue sien­do un obje­ti­vo prin­ci­pal para EE UU. El Pen­tá­gono man­tie­ne 200 equi­pos espe­cia­les en la zona para entre­nar a los cuer­pos de lucha con­tra estu­pe­fa­cien­tes de los paí­ses centroamericanos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.