Decla­ra­ción Públi­ca del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP

Banner
El caso del perio­dis­ta fran­cés Romeo Lan­glo­is resul­ta ideal para deve­lar de mane­ra incon­tes­ta­ble el papel que desem­pe­ñan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción en el orden social impues­to por el gran capi­tal. Antes que infor­mar y pro­mo­ver el pen­sa­mien­to libre de la ciu­da­da­nía, la gran pren­sa ter­gi­ver­sa la reali­dad para con­ver­tir en úni­ca ver­dad la ver­sión de sus patro­ci­na­do­res.

Por sí sola resul­ta reve­la­do­ra la indig­na­ción de los asa­la­ria­dos de la gran pren­sa, que en los más gro­se­ros tér­mi­nos recha­za­ron nues­tra pro­pues­ta de abrir un deba­te públi­co sobre la liber­tad de infor­mar. Al negar­se a admi­tir la dis­cu­sión esta­ban toman­do par­te en ella, asu­mien­do la defen­sa abier­ta y ser­víl de los intere­ses de los gran­des mono­po­lios eco­nó­mi­cos e informativos.

El pasa­do 27 de febre­ro las FARC-EP comu­ni­ca­mos ofi­cial­men­te que nun­ca vol­ve­ría­mos a rea­li­zar reten­cio­nes de per­so­nas con fines finan­cie­ros. Aprehen­der en medio de un com­ba­te a quien en una ope­ra­ción mili­tar vis­te uni­for­me del enemi­go y lo acom­pa­ña, en nada lesio­na nues­tro pre­ci­so com­pro­mi­so. Sólo una visión fran­ca­men­te ses­ga­da pue­de con­si­de­rar­lo un secuestro.

Cada vez es mayor el núme­ro de per­so­nal mili­tar y para­mi­li­tar nor­te­ame­ri­cano o a su ser­vi­cio que inter­vie­ne en la gue­rra civil colom­bia­na. Los man­dos mili­ta­res se ufa­nan de usar infil­tra­dos y espías para pro­pi­nar­nos gol­pes seve­ros. Es evi­den­te que en casos como este, las FARC-EP tene­mos pleno dere­cho a dete­ner e inves­ti­gar, trá­te­se de un nacio­nal o un extranjero.

Hace esca­sos dos años, los perio­dis­tas Holl­man Morris, Leo­nar­do Ace­ve­do y Cami­lo Rai­go­za fue­ron arbi­tra­ria­men­te dete­ni­dos por el Ejér­ci­to en el Caque­tá, cuan­do de modo inde­pen­dien­te cubrían la entre­ga de dos pri­sio­ne­ros de gue­rra. Ves­tían de civil y has­ta el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca los acu­só de pro­pa­gan­dis­tas de las FARC. La gran pren­sa se mos­tró total­men­te indi­fe­ren­te con ellos.

Evi­den­cia­da uni­ver­sal­men­te la doble moral del círcu­lo del poder y sus voce­ros mediá­ti­cos, lo que sigue es libe­rar a Romeo Lan­glo­is. En aras de garan­ti­zar aún más su vida e inte­gri­dad, pro­po­ne­mos entre­gar­lo en un lugar segu­ro a una comi­sión inte­gra­da por la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, la sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba y un dele­ga­do per­so­nal del nue­vo Pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Hollande.

Una vez libre, el perio­dis­ta Lan­glo­is podrá ter­mi­nar de cum­plir con el papel espe­ra­do por el gobierno de Colom­bia, sus fuer­zas mili­ta­res y los gran­des medios. O podrá per­ma­ne­cer fiel a su con­cien­cia y refe­rir la ver­dad. Si fue­re este el caso, pue­da ser que los mis­mos que hoy exi­gen con ardor su liber­tad inme­dia­ta, no vayan a ensa­ñar­se con él has­ta des­truir­lo por completo.

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 12 de mayo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *