Movi­mien­tos y manio­bras en Chi­na- Txen­te Rekon­do

Este año del 2012 está sien­do bas­tan­te movi­do en el gigan­te chino, sobre todo en mate­ria de polí­ti­ca domés­ti­ca, pero que tam­bién han influi­do en el pano­ra­ma inter­na­cio­nal. Con la vis­ta pues­ta en la cele­bra­ción del 18 Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na (PCC) el pró­xi­mo oto­ño, los pri­me­ros meses han esta­do pro­ta­go­ni­za­dos por una suce­sión de con­flic­tos que en oca­sio­nes han teni­do sus rami­fi­ca­cio­nes en torno a las siem­pre com­ple­jas rela­cio­nes entre Bei­jing y Washing­ton.

2011 aca­bó pro­ta­go­ni­za­do por las pro­tes­tas de la ciu­dad de Wukan, en la pro­vin­cia de Guang­dong. Con una pobla­ción de unos vein­te mil habi­tan­tes, esta­ba con­si­de­ra­da como una ciu­dad mode­lo, “por su har­mo­nía y pros­pe­ri­dad”. Sin embar­go, duran­te sep­tiem­bre del pasa­do año se pro­du­je­ron algu­nas movi­li­za­cio­nes en pro­tes­ta por las con­fis­ca­cio­nes de tie­rras por par­te de las auto­ri­da­des loca­les. Como apun­tan algu­nos ana­lis­tas, en el con­flic­to se refle­jan dos de los pro­ble­mas que adía de hoy se repi­ten en bue­na par­te de las zonas rura­les de Chi­na, la corrup­ción local y la pro­pie­dad de la tie­rra.

La ten­sión fue en aumen­to, y la muer­te de un líder veci­nal que esta­ba arres­ta­do (las acu­sa­cio­nes de tor­tu­ras encen­die­ron aún más los áni­mos loca­les) pro­vo­có lo que se ha cono­ci­do como “el alza­mien­to de diciem­bre” y el pos­te­rior “cer­co” por par­te de las auto­ri­da­des loca­les. Los veci­nos soli­ci­ta­ron la inter­ven­ción del Gobierno cen­tral para poner fin al con­flic­to. Así mis­mo, indi­ca­ron que era nece­sa­rio poner fin a los abu­sos de poder y a la corrup­ción de las auto­ri­da­des loca­les. Des­de Bei­jing, a la vis­ta del cariz y el eco mediá­ti­co de los acon­te­ci­mien­tos, acce­dió a con­vo­car unas elec­cio­nes en febre­ro de este año para ele­gir a los nue­vos líde­res del pue­blo.

Dife­ren­tes fac­to­res han con­tri­bui­do al des­en­la­ce final del con­flic­to. Por un lado la orga­ni­za­ción de base local como freno a unos diri­gen­tes corrup­tos, así mis­mo hay que tener en cuen­ta tam­bién el eco mediá­ti­co que ha teni­do la pro­tes­ta, tan­to en la pren­sa inter­na­cio­nal como en los pro­pios medios chi­nos. Sin olvi­dar tam­po­co que la pro­xi­mi­dad de Hong Kong tam­bién ha teni­do su influen­cia en las deman­das y en la reper­cu­sión cita­da. Tam­bién con­vie­ne resal­tar que lejos de plan­tear un cam­bio pro­fun­do del sis­te­ma polí­ti­co chino, la pobla­ción local soli­ci­ta­ba la correc­ción de una situa­ción injus­ta, pero sin por ello poner en duda la legi­ti­mi­dad del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na.

Los lla­ma­dos con­flic­tos o inci­den­tes socia­les son una tóni­ca gene­ral en Chi­na. El pasa­do año, según fuen­tes ofi­cia­les tuvie­ron lugar cer­ca de 200.000, la mayor par­te en torno a expro­pia­cio­nes de tie­rras, así como con­flic­tos labo­ra­les y pro­tes­tas con­tra el dete­rio­ro medioam­bien­tal.

El lla­ma­do “escán­da­lo Bo Xilai” esta­lló en mar­zo, aun­que todo pare­ce que comen­zó a aflo­rar en febre­ro, cuan­do Wang Lijun, mano dere­cha del pro­pio Bo Xilai y jefe de poli­cía de Chong­qing bus­có refu­gio en el con­su­la­do de EEUU, lle­van­do con él “mate­rial secre­to” que podía preo­cu­par a Bei­jing. Con el paso de los días nue­vos acon­te­ci­mien­tos fue­ron cono­cién­do­se en torno a una caso que ya esta­ba adqui­rien­do tin­tes de un guión de una nove­la negra.

En ese sen­ti­do se cono­ció la supues­ta impli­ca­ción de Gu Kai­lai, espo­sa de Bo Xilai, en la mis­te­rio­sa muer­te de un empre­sa­rio bri­tá­ni­co en noviem­bre. Este per­so­na­je tenía ade­más de sus lazos empre­sa­ria­les impor­tan­tes rela­cio­nes con los ser­vi­cios secre­tos bri­tá­ni­cos, de los que habría for­ma­do par­te en el pasa­do. Las auto­ri­da­des chi­nas acu­sa­ron ofi­cial­men­te a Gu de manio­brar para aca­bar con la vida del bri­tá­ni­co e por des­ave­nen­cias empre­sa­ria­les. A par­tir de aquí se des­atan los acon­te­ci­mien­tos, y Bo Xilai es obli­ga­do a dimi­tir de sus car­gos ofi­cia­les y se pone fin a una carre­ra polí­ti­ca que hacía unos meses pare­cía con­tra con una lar­go reco­rri­do.

Las espe­cu­la­cio­nes han sobre­vo­la­do este caso des­de el pri­mer momen­to. Algu­nos seña­lan que es un inten­to de las auto­ri­da­des cen­tra­les para aca­bar con una carre­ra polí­ti­ca que pudie­ra con­tra con el apo­yo de los sec­to­res pro­gre­sis­tas del par­ti­do (la mayo­ría de cri­sis inter­nas duran­te los últi­mos años den­tro del PCC han sido fru­to de las pre­sio­nes de sec­to­res de izquier­da, de ahí la “pru­den­cia” de los diri­gen­tes a la hora de no ace­le­rar dema­sia­do las refor­mas.

Otros apun­tan que ante una supues­ta lucha el mode­lo “Chong­qing” y el de “Guang­dong”, los diri­gen­tes del PCC han apos­ta­do por fre­nar esa dispu­ta y sobre todo cor­tar cual­quier avan­ce del pri­me­ro. Duran­te años el muni­ci­pio de Chong­qing (el más gran­de de Chi­na) ha impul­sa­do un mode­lo don­de se acen­túa el papel del esta­do en la eco­no­mía, ponien­do al ser­vi­cio de la salud, la vivien­da, las pen­sio­nes y la edu­ca­ción los prin­ci­pa­les recur­sos, desa­rro­llan­do polí­ti­cas de defen­sa del ser­vi­cio públi­co y un pro­gra­ma pio­ne­ro, deno­mi­na­do “tran­si­to del cam­po a la ciu­dad”.

Fren­te a ello el lla­ma­do mode­lo “Guang­dong” ha apos­ta­do des­de el prin­ci­pio (fue una de las pri­me­ras “zona eco­nó­mi­ca espe­cial”) por un desa­rro­llo ace­le­ra­do de las refor­mas, lo que al mis­mo tiem­po le ha con­ver­ti­do en foco de nume­ro­sas pro­tes­tas obre­ras.

Final­men­te los hay que apun­tan que la lucha con­tra la corrup­ción de Bo Xilai le ha ter­mi­na­do por sal­pi­car y des­de Bei­jing no han duda­do en cor­tar de raíz. En ese sen­ti­do a todo lo seña­la­do se ha uni­do las supues­tas escu­chas tele­fó­ni­cas de Bo Xilai al mis­mí­si­mo pre­si­den­te Hu Jin­tao.

Y la guin­da a esta com­ple­ja situa­ción ha veni­do por los movi­mien­tos del disi­den­te Chen Guang­cheng. Espe­cu­la­cio­nes y con­fu­sión han carac­te­ri­za­do este últi­mo capí­tu­lo, des­de la hui­da de Chen a la emba­ja­da de EEUU y su pos­te­rior sali­da de la mis­ma. En este asun­to tam­bién hay más som­bras que luces.

Cuan­do menos resul­ta curio­so, que a pesar del supues­to con­trol que sobre los medios tec­no­ló­gi­cos ejer­ce el gobierno chino, un disi­den­te “famo­so” como Chen haya podi­do man­te­ner una con­ver­sa­ción en direc­to con una comi­sión del con­gre­so nor­te­ame­ri­cano. Algu­nos seña­lan que estos movi­mien­to shan podi­do sacar a la luz el com­ple­jo entre­si­jo de redes y aso­cia­cio­nes que con fon­dos de Washing­ton ope­ran a día de hoy en Chi­na en apo­yo de la disi­den­cia.

El pos­te­rior des­en­la­ce, con la sali­da de Chen de la emba­ja­da, tam­bién deja muchas incóg­ni­tas. ¿Por qué no ha defen­di­do EEUU al disi­den­te con uñas y dien­tes? ¿El peso de Chi­na le per­mi­te a ésta man­te­ner un cerra­do pul­so con la otra super­po­ten­cia? ¿Qué futu­ro le depa­ra a Chen y su fami­lia? Ade­más hay que tener en cuen­ta que todo esto se pro­du­ce cuna­do Hillary Clin­ton y otros altos car­gos esta­dou­ni­den­ses via­ja­ban a Chi­na para reu­nir­se con los diri­gen­tes chi­nos den­tro del “Diá­lo­go Eco­nó­mi­co Estra­té­gi­co”, por lo que no resul­ta­ría extra­ño que todos estos temas se abor­den en esa mesa.

De cara al con­gre­so del pró­xi­mo oto­ño, los movi­mien­tos se pue­den repe­tir. Has­ta aho­ra bajo la direc­ción de Hu Jin­tao el PCC ha logra­do man­te­ner una uni­dad y dis­ci­pli­na, no exen­ta de dife­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes, pero que ha sabi­do sor­tear los con­flic­tos. Estas últi­mas manio­bras indi­can tam­bién el pul­so que man­tie­nen los lla­ma­dos refor­mis­tas con los sec­to­res izquier­di­tas, así como lo que otros han defi­ni­do como pug­na entre “popu­lis­tas y eli­tis­tas”.

Y en este con­tex­to la fabri­ca­ción de rumo­res y las manio­bras por alcan­zar mayo­res cuo­tas de poder se acen­túan. En ese sen­ti­do cabe inter­pre­tar las noti­cias en torno a un supues­to apla­za­mien­to del pró­xi­mo Con­gre­so, algo que no pare­ce que pase por la cabe­za de los diri­gen­tes chi­nos, cons­cien­tes de que esa deci­sión debi­li­ta­ría la ima­gen del PCC tan­to local como inter­na­cio­nal­men­te.

Y tam­bién se pue­de englo­bar en la pug­na de las ten­den­cias inter­nas la soli­ci­tud de dimi­sión de Zhou Yong­kang, que con­tro­la el pode­ro­so apa­ra­to de segu­ri­dad chino (zheng­fa­wei), y que debi­do a su edad, podría aban­do­nar el pues­to en el Con­gre­so de oto­ño. El poder que ha ido adqui­rien­do dicho apa­ra­to lo con­vier­te en un desea­ble obje­to de pug­na, de ahí que unos y otros bus­quen colo­car­se en ven­ta­ja de cara a la suce­sión de Zhou, quien podía ser la víc­ti­ma de esa lucha por el poder.

Los diri­gen­tes chi­nos lle­van años rei­vin­di­can­do la “segu­ri­dad” así como “pre­ser­var la esta­bi­li­dad (weihu wen­ding)” como pila­res del desa­rro­llo de Chi­na, y en ese dis­cur­so, has­ta la fecha una de las cla­ves del engra­na­je lo ha cubier­to la zheng­fa­wei.

Ante este tipo de situa­cio­nes el PCC sue­le aunar esfuer­zos para evi­tar que tan­to los disi­den­tes como la “pro­pa­gan­da occi­den­tal” apro­ve­chen esas dife­ren­cias inter­nas y esas luchas por el poder para pre­sio­nar en la línea de las “refor­mas” polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que des­de occi­den­te se deman­da para Chi­na.

Todo indi­ca que de cara al 18 Con­gre­so, la lla­ma­da quin­ta gene­ra­ción se sitúa en una inme­jo­ra­ble posi­ción de cara a lograr car­gos en el pode­ro­so Comi­té Per­ma­nen­te del Buró Polí­ti­co del PCC, así como los miem­bros de la sex­ta gene­ra­ción per­te­ne­cien­tes a la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas. Ade­más pro­ba­ble­men­te el pró­xi­mo año el vice­pre­si­den­te Xi Jin­ping y el actual vice­pri­mer minis­tro Li Keqiang asu­mi­rán nue­vos car­gos más impor­tan­tes.

Chi­na se tie­ne que enfren­tar en los pró­xi­mos años a impor­tan­tes retos, la ralen­ti­za­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la corrup­ción, las pro­tes­tas cam­pe­si­nas, las deman­das de mayor liber­tad en zonas urba­nas sobre todo, y serán los miem­bros de esa sex­ta gene­ra­ción los que pro­ba­ble­men­te estén en los entre­si­jos del poder chino.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *