Los Lunes al Sol- Mai­té Campillo

Si el dia­blo exis­te ‑pensó‑, dios exis­te, o sea, no hay muer­te, somos inmor­ta­les, el alma pue­de ser ven­di­da en exce­len­tes con­di­cio­nes, jejejejeee!

El hedor de cri­sis, des­com­po­si­ción del capitalismo?*

Ago­ni­za­ba un alto car­go de la ban­ca anciano y pode­ro­so, los ban­que­ros mue­ren cum­pli­dos muuu­chos años, ya que nun­ca tie­nen acci­den­tes labo­ra­les ni pro­ble­mas de dine­ro, comen bien, y for­ni­can has­ta la madru­ga­da, lunes inclui­dos, eso es lo que can­ta su espí­ri­tu gallo para poder sen­tir­se por enci­ma de la ban­ca y de la chus­ma, perro o yayo­flau­tas. Este, el per­so­na­je en cues­tión, esta­ba muy tris­te sabien­do que iba a morir, ya que nun­ca había pen­sa­do para él tal cosa. Como no era bobo no creía en Dios, diooosss…!, y cla­ro, le fas­ti­dia­ba tener que mar­char­se de este mun­do, don­de tan bien le había ido. Tan­to men­te, espí­ri­tu, como sus bol­si­llos esta­ban siem­pre ocu­pa­dos de dine­ro. Pero no así su cuer­po que esta­ba cada vez mas y más frío y entu­me­ci­do. Como ya saben, era muy lis­to, la muer­te no for­ma­ba par­te de su ego, pen­sa­ba por el con­tra­rio que eso era cosa para pobres. Pero, ayyyyy aho­ra que la veía cer­ca, por ni se sabe que mis­te­rios de la vida que no tenía en cuen­ta su pode­ro­so don dine­ro, el “pobre” pode­ro­so pure o pure­ta se encon­tra­ba horro­ri­za­do por tal des­pre­cio, dios le cas­ti­ga­ba, ¡ala, por no creer en mi!, ayyyy, ayyyyyy.

Así es como poco a poco supo que en cual­quier momen­to la pal­ma­ria: pero, lo que no sabía, era que jus­ta­men­te en ese día que esta­ba pen­san­do en su des­tino fatal un dia­blo visi­ta­dor, tos­co, vul­gar y muy feo, se le pre­sen­ta­ría de repen­te en su casa dis­fra­za­do de cura. El ban­que­ro que de puri­to rico era tan lis­to tan lis­to, sor­pre­sa!, se dio cuen­ta de inme­dia­to de la enver­ga­du­ra de dicha visi­ta. Si el dia­blo exis­te ‑pensó‑, dios exis­te, o sea, no hay muer­te, somos inmor­ta­les, el alma pue­de ser ven­di­da en exce­len­tes con­di­cio­nes, jeje­je­jeee!. Mien­tras man­te­nía el ban­que­ro estas refle­xio­nes inter­nas, el dia­blo que apa­ren­te­men­te pare­cía indi­fe­ren­te y has­ta abu­rri­do, mira­ba la habi­ta­ción lujo­sa de la man­sión sin sor­pre­sa ni admi­ra­ción, y cla­ro, tal com­por­ta­mien­to preo­cu­pó al vie­jo ban­que­ro que le ofre­ció asien­to mien­tras pen­sa­ba: Que aspec­to tan repug­nan­te tie­ne, que hoci­co, que dien­tes, que rabo tan sucio y feo.

  • No me lo ima­gi­na­ba a usted así.
  • ¿Cómo?, ‑pre­gun­tó el visitante.
  • Así de feo, tan guarro.
  • Que ton­te­ría.

Era lo mis­mo que escu­cha­ba siem­pre que visi­ta­ba a los mor­ta­les de esa cate­go­ría, no le preo­cu­pó. El ban­que­ro teme­ro­so, no obs­tan­te, para que­dar bien le ofre­ció un whisky.

  • Gra­cias, no bebo.

Le res­pon­dió el dia­blo, dis­tor­sio­na­do, por el car­ca pode­ro­so de for­ma den­tu­da, morru­da, con un buen rabo sucio y feo, que al ins­tan­te le dice indiferente:

  • Usted está ya muer­to.

    (y una llu­via de péta­los cae sobre el dia­blo cubrién­do­le has­ta el rabo de rojo)

  • Que boba­da esta dicien­do… estoy vivo, com­ple­ta­men­te vivo!
  • ¿Boba­da?, usted está bien muer­to! Y, ya es hora de tomar una deci­sión sobre usted! Este es un asun­to muy serio.

    (nue­va boca­na­da de péta­los fres­cos ter­mi­na de cubrir con pasión al dia­bli­llo altivo)

  • Pero… ¿cómo pue­de decir­me que estoy muer­to, si le estoy hablando?
  • Hay dios mio la pacien­cia que hay que teneeerrr con estos pode­ro­sosSS! Usted está en el apea­de­ro para coger el tren.
  • ¿En la estación?
  • Así es, en la estación.
  • Entien­do… pero, enton­ces, ¿dón­de está mi cuer­po? Es decir yo, ¿dón­de estoy yo?
  • En el cuar­to de al lado, lo están pre­pa­ran­do para la faena.
  • Vaya cos­tum­bres mas bobas.
  • Eso no es asun­to mio. No hay tiem­po que per­der, los ban­que­ros oléis muy mal. Así que bas­ta ya de tan­tas pre­gun­tas, va ha tener que escu­char­me con atención.

El dia­blo con tono de abu­rri­mien­to de tener que expli­car siem­pre la mis­ma can­ti­ne­la a estos impor­tan­tes, expu­so al ban­que­ro dos opcio­nes: Morir defi­ni­ti­va­men­te era una, la otra era mas pecu­liar, que siem­pre crea­ba des­con­fian­za. El anciano era libre de ele­gir una de las dos. La pri­me­ra es la nada, el silen­cio, el vació, capup.

  • ¡Dios mio­ooo!, ay dios mio per­do­na­me eso me lle­na de terror!
  • No es para tan­to hom­bre, se tra­ta del eterno des­can­so, no due­le!, ade­más así deja­rá de estre­sar­se impo­nien­do siem­pre su “Yo” “Yo” “Yo”… sen­ci­lla­men­te, ¡plas!, se extin­gui­rá como un azu­ca­ri­llo en agua.

    (a for­ma de tapa­rra­bos que­da­ron los péta­los, dan­do sobre sus cabe­llos un aspec­to de coro­na, el embru­jo ensal­zó su cuerpo)

  • No, nooooo! ‑gri­tó deses­pe­ra­do el banquero.
  • Eso es el repo­so, des­can­so perfecto!
  • Ya yo he des­can­sa­do toda mi vida!, pero vivien­do, como me ha dado la gana, me oyó, viviendo!

El dia­blo enco­gió sus hom­bros estre­chos y pelu­dos de entre aro­má­ti­cos péta­los rojos, y se lan­za a boca­ja­rro a expli­car la otra opción al aca­lo­ra­do banquero…

  • Tran­qui! Voy a expli­car­le aho­ra la segun­da opción; se tra­ta de la vida eterna.
  • ¡Esa me gus­ta mas!
  • En el infierno.
  • ¡Ya no me gusta!
  • Usted que ha hecho a muchas per­so­nas pasar un infierno de nari­ces en esta vida, vaya no le gus­ta! Lo sien­to es la opción, aho­ra le toca a usted, pero eter­na­men­te. Al fin y al cabo es vida!, de que pue­de que­jar­se, no le fal­ta­rán dis­trac­cio­nes, podrá cono­cer a otras per­so­nas de su cala­ña, con­ser­va­rá su “Yo”, yo, yo, yooooo.
  • ¿Y el sufrimiento?
  • ¡Bah! Tan­ta preo­cu­pa­ción por el dolor, será mie­di­ca el que pre­su­mía de valen­tón! Ven­ga, déje­se de bobe­rías, a todo se acos­tum­bra uno! Con el tiem­po es como un hábi­to. Pre­ci­sa­men­te de eso es lo que se que­ja la mayo­ría en el infierno.
  • ¿Hay mucha gen­te allí?
  • ¡Esta­mos a tope!, con tan­to cana­lla en la vida… y enci­ma se que­jan!, quie­ren nue­vos tor­men­tos más duros, que les de mar­cha, siguen chi­llan­do y pro­tes­tan­do con­tra la rutina.
  • ¡Que absur­do!
  • Si, si, estoy de acuer­do. Nues­tro maes­tro les ha suge­ri­do que inven­ten ellos mis­mos sus pro­pios tor­men­tos, sus pro­pias tor­tu­ras, y, ahí andan deva­nán­do­se los sesos en bus­ca de nue­vos y exqui­si­tos mar­ti­rios, los pode­ro­sos sois muy ori­gi­na­les, muy moder­nos… usted ya me entien­de, pero no alar­gue­mos la cosa. Tie­ne que deci­dir­se, no aguan­to más el olor de la ban­ca, me pro­vo­ca nau­sea.

    (una explo­sión de luz irra­dia los péta­los y eri­za al dia­bli­llo: humo, movi­mien­to, rui­do, una mul­ti­tud de “perros y yayo­flau­tas” irrum­pe en la calle)

Y, en ésto que el ban­que­ro se puso a pen­sar, vien­do tan absor­to y cam­pe­chano al dia­blo, que se atre­vió a preguntarle:

  • ¿Que me sugie­re usted?

El dia­blo frun­ció el ceño y dijo…

  • Ah, no… no espe­re eso de mi, para que lue­go se cague en mis muer­tos. No, no, nada de eso, ni hablar de consejillos.
  • No pue­do más, ten­go mie­do, esto es una crisis.
  • Que mane­ra tan ridí­cu­la de hablar tie­ne esta gen­te, lo sien­to!, está por enci­ma de mis limi­ta­das capacidades.
  • Móje­se hom­bre, mire que me está usted cayen­do bien!
  • ¡Para nada, ni hablar, he dicho!
  • Si es así… no quie­ro ir al infierno.
  • Muy bien. Es su deci­sión. Sólo tie­ne que fir­mar aquí.

    (en este pre­ci­so momen­to un pája­ro sur­ge can­tan­do entre el tupi­do man­to de péta­los rojos)

El ban­que­ro, ya con la plu­ma en la mano, entre sus­pi­ros y repro­ches, dijo:

  • Cla­ro, para usted es muy fácil, un sim­ple trá­mi­te, pero para mi…
  • Cuan­do fir­ma­ba desahu­cios no lo pen­sa­ba tanto.
  • Pres­té al tema mi mayor aten­ción, pero los desahu­cios a mi no me afec­ta­ba!, por favor orién­te­me, sea com­pa­si­vo, ¿con qué se ator­men­ta en el infierno, con fuego?
  • Pues si, aun­que no sólo con fue­go eh!, a no, hace­mos la bañe­ra, des­car­gas eléc­tri­cas, tor­men­to chino, japo­nés, tai­lan­dés… Tam­bién tene­mos dias libres.
  • ¡Que mara­vi­lla, dias libres!
  • Si tene­mos un con­ve­nio de lo mas moderno. Tam­po­co se ator­men­ta los domin­gos y dias feria­dos, inclu­so los sába­dos sólo se tra­ba­ja has­ta el medio día.
  • ¡Pero que bien, feno­me­nal hom­bre!, ¿y en las fies­tas, decía usted…?
  • No se tra­ba­ja en navi­dad, sema­na san­ta, car­na­va­les, 1º de Mayo… y un mes de vaca­cio­nes en verano.
  • Vaya, vaya… qué gene­ro­sos, gra­cias, gracias…
  • Nada de gene­ro­sos, el con­ve­nio es sagrado.
  • Enton­ces… ‑dijo el ban­que­ro en voz alta- ¿es la nada, o la vida eterna?
  • ¡La nada o la vida eter­na! ‑dijo el dia­blo impo­nien­do la voz para zan­jar la situación.

En eso, que don dine­ro, vio que lo con­du­cían al cemen­te­rio. Cuan­do pasa­ban delan­te del gran ban­co cen­tral don­de había ejer­ci­do de direc­tor, algu­nos emplea­dos com­pun­gi­dos, llo­ro­sos, agi­ta­ban pañue­los y ban­de­ri­tas del FMI. Y, enci­ma llo­vía, y llo­vía, y el ban­que­ro inde­ci­so se le sal­ta­ban las lágri­mas, él, que nun­ca había llo­ra­do ni por su madre…

  • Decí­da­se de una vez, no aguan­to su olor, ‑dijo el dia­blo asqueado.
  • ¿Pue­do fir­mar con los ojos cerrados?

Los ojos biz­cos del dia­blo lo mira­ron atra­ve­sa­dos con desprecio.

  • A mi, como si fir­ma con el culo.

El ban­que­ro tomó la plu­ma, cerró los ojos, y… no bien hubo fir­ma­do, abrió los ojos y miró:

  • ¡Ayyyyy, que hice! ‑gri­tó horro­ri­za­do, y lan­zó con rabia la plu­ma al suelo.
  • Ay!, ¡Ay!, ¡Ay!.… jaaaaaa­jaaaaa ‑se le oyó al píca­ro dia­bli­llo con­ten­to y, se mar­chó feliz, huyen­do del hedor de la pudien­te ban­ca del FMI.

Así fue como el ban­que­ro, voló dere­chiiii­to a la vida eter­na. El infierno en lla­mas fogo­so le esperaba.

Dicen que la cla­se obre­ra ha muerto…

¡Viva el capitaaalll!

Gri­tan estó­ma­gos agra­de­ci­dos que va des­de el enri­que­ci­do en polí­ti­ca has­ta un peón de ayun­ta­mien­to. Y, se suce­den las des­car­gas sobre las con­cen­tra­cio­nes de pro­tes­ta del 15M, “por si resur­ge la cla­se obre­ra”. Se apo­rrea como en tiem­pos de la indus­tria en esplen­dor: Asti­lle­ros de Cádiz, de Astu­ries, Gali­za, Eus­ka­di don­de sí esta­ban las maz­mo­rras lle­nas de obre­ros con­cien­cia­dos for­ja­dos al calor de la fragua.

Bajo la llu­via, el vien­to y los péta­los, sur­gen ale­gres más pajarillosflautas.

*Antxonnnn! Que, ya pue­des salir, Fran­co a muer­to!, y Antxon ya dise­ca­do por las balas que le batie­ron en los mon­tes, dice a su compañera:

  • No creas en papa­rru­chas mai­tía deja deja, vaya a ser que me vuel­van a matar… Yo, ¡los lunes al sol!

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *