Peque­ño comer­cio y racis­mo- Borro­ka Garaia

El alcal­de de Bil­bo Iña­ki Azku­na, al mejor esti­lo popu­lis­ta de extre­ma dere­cha y en la línea de par­ti­dos como el PP, FN de Fran­cia o la PxC se ha des­col­ga­do con unas decla­ra­cio­nes con­tra la comu­ni­dad chi­na que vive y tra­ba­ja en Eus­kal Herria. Lo más curio­so de todo es que a la vez que inter­pe­la a la socie­dad para que “espa­bi­le” afir­ma que en caso con­tra­rio “ten­dre­mos cada vez más chi­nos en Bil­bao” y menos comer­cio fami­liar. Vamos, como si los chi­nos no tuvie­ran familia.

Lo que podría pare­cer a sim­ple vis­ta las diva­ga­cio­nes de un ena­je­na­do en reali­dad res­pon­den a un dis­cur­so muy estu­dia­do de la dere­cha que está triun­fan­do en gran par­te de Euro­pa y que no es nue­vo en Eus­kal Herria. Ese dis­cur­so con otros mati­ces ya fue usa­do por el PNV para enfren­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra espa­ño­la que en gran núme­ro emi­gró a Eus­kal Herria en diver­sas eta­pas his­tó­ri­cas. Dis­cur­so que fue agra­de­ci­do por el espa­ño­lis­mo para inten­si­fi­car la crea­ción de guet­tos anti-vas­cos. De esta mane­ra el PNV y el PP-PSOE se han auto-ali­men­ta­do mutua­men­te y han ase­gu­ra­do que sus intere­ses de cla­se estén protegidos.

El obje­ti­vo en pri­me­ra y últi­ma ins­tan­cia supo­ne enfren­tar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra entre sí, enfren­tar al peque­ño comer­cio entre sí y es que ade­más lo hacen pre­ci­sa­men­te los que poten­cian los gran­des cen­tros comer­cia­les, los que esquil­man a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los que en defi­ni­ti­va han crea­do la cri­sis y quie­ren que la cla­se tra­ba­ja­do­ra se dego­lle entre ella y no les seña­le como res­pon­sa­bles. ¿Qué mejor arma que el racis­mo popu­lis­ta para que gra­cias a la igno­ran­cia polí­ti­ca de una par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra la haga poner­se al ser­vi­cio de esta cua­dri­lla de bur­gue­ses impresentables?.

Es un dere­cho el des­can­so en fes­ti­vos para los tra­ba­ja­do­res del peque­ño comer­cio, y es una obli­ga­ción social opo­ner­se al mode­lo de gran­des cade­nas comer­cia­les que son las que ver­da­de­ra­men­te están ero­sio­nan­do des­de hace tiem­po a este sec­tor. La sali­da no se cir­cuns­cri­be a una carre­ra de com­pe­ti­vi­dad entre las cla­ses popu­la­res sino todo lo con­tra­rio, aca­bar con un mode­lo comer­cial con­tro­la­do por una serie de gru­pos eco­nó­mi­cos los cua­les son pro­te­gi­dos por ele­men­tos como el señor Azkuna.

Es hora de acti­var un boi­cot cla­ro y con­tun­den­te con­tra las gran­des super­fi­cies comer­cia­les y espe­cial­men­te todas aque­llas que en un ata­que al dere­cho al des­can­so de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras abren en fes­ti­vos con licen­cias de aper­tu­ra de par­ti­dos como el de Azkuna.

El racis­mo como herra­mien­ta del cla­sis­mo capi­ta­lis­ta no es nue­vo. Un teji­do social vivo, crí­ti­co, abier­to, plu­ral y res­pon­sa­ble es la mejor vacu­na para hacer fren­te a estos tiem­pos de cre­cien­te indi­vi­dua­lis­mo, espe­cial­men­te para con­tra­res­tar el arma del racis­mo que ha sido y será usa­da abier­ta­men­te por la dere­cha para enga­ñar al pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Ya que no solo les sir­ve para sacar ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca sino sobre todo para que la res­pues­ta social a la injus­ti­cia eco­nó­mi­ca no se pren­da en la socie­dad y se vuel­va con­tra ellos.

La socie­dad vas­ca tie­ne que espa­bi­lar, pero ante espa­bi­la­dos como Azkuna.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.