Colom­bia: Mar­cha Patrió­ti­ca, reali­dad polí­ti­ca y social- Car­los A. Lozano

En medio de expec­ta­ti­vas a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal, los días 21, 22 y 23 de abril del pre­sen­te año, en Bogo­tá D.C., Repú­bli­ca de Colom­bia, fue pre­sen­ta­do el nue­vo movi­mien­to polí­ti­co y social, Mar­cha Patrió­ti­ca, que agru­pa a cer­ca de 1.800 orga­ni­za­cio­nes socia­les y popu­la­res del orden regio­nal y nacio­nal, así como a par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da colom­bia­na, como el Par­ti­do Comu­nis­ta e Izquier­da Libe­ral, entre otros. Des­ta­ca­dos con­gre­sis­tas y diri­gen­tes del Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo se adhi­rie­ron al nue­vo movi­mien­to, que con­vo­ca a las fuer­zas de izquier­da, demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas a un gran fren­te por la trans­for­ma­ción del país.

Mar­cha Patrió­ti­ca no es un nue­vo par­ti­do, sino un movi­mien­to para la con­ver­gen­cia demo­crá­ti­ca; fac­tor de uni­dad de uni­da­des, movi­mien­to de movi­mien­tos, para for­ta­le­cer una opción de poder popu­lar, demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio. Y se pue­de decir que arran­có con fuer­za. La his­tó­ri­ca Pla­za de Bolí­var en el cen­tro de la capi­tal colom­bia­na, fue col­ma­da por los par­ti­ci­pan­tes. Ni la inten­sa llu­via impi­dió que cer­ca de cien mil per­so­nas des­fi­la­ran, des­de dis­tin­tos pun­tos de Bogo­tá, has­ta lle­gar a la pla­za, que está rodea­da por emble­má­ti­cos y anti­guos edi­fi­cios: el Museo del 20 de Julio, la Cate­dral Pri­ma­da, la Alcal­día Mayor, el Capi­to­lio Nacio­nal y el Pala­cio de Jus­ti­cia, este últi­mo recons­trui­do, por­que fue redu­ci­do a escom­bros en 1985, con la mayo­ría de los magis­tra­dos de las Cor­tes aden­tro, cuan­do fue ocu­pa­do por un coman­do gue­rri­lle­ro del M‑19. Magis­tra­dos, gue­rri­lle­ros y fun­cio­na­rios fue­ron inci­ne­ra­dos y aba­lea­dos, sin escu­char la voz de cese al fue­go del pre­si­den­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Alfon­so Reyes Echandía.

El nue­vo movi­mien­to social y polí­ti­co colo­ca como el eje fun­da­men­tal de su accio­nar la bús­que­da de una solu­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca del his­tó­ri­co con­flic­to colom­biano. Más de medio siglo de la gue­rra inter­na, ori­gi­na­da en cau­sas polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas e his­tó­ri­cas, con­va­li­da la alter­na­ti­va del diá­lo­go entre Gobierno e insur­gen­tes, pues está demos­tra­do que no es posi­ble la solu­ción mili­tar. Al con­tra­rio, Mar­cha Patrió­ti­ca afir­ma que per­sis­tir en la gue­rra, como lo ha hecho his­tó­ri­ca­men­te el esta­ble­ci­mien­to colom­biano con el apo­yo de los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, desan­gra más el país, degra­da el con­flic­to y lo pro­lon­ga de mane­ra inde­fi­ni­da con la enor­me tra­ge­dia que sig­ni­fi­ca en par­ti­cu­lar para la pobla­ción civil.

Está cla­ro, por supues­to, que la solu­ción está en estre­cha rela­ción con los cam­bios polí­ti­cos y socia­les, se tra­ta de la paz con demo­cra­cia y jus­ti­cia social. No se con­ci­be la paz de los sepul­cros, la pax roma­na, con que sue­ña la cla­se domi­nan­te tra­di­cio­nal de una des­mo­vi­li­za­ción gue­rri­lle­ra pero sin cam­bios en la vida nacio­nal. La pre­ca­rie­dad de la demo­cra­cia y la nega­ti­va oli­gár­qui­ca a refor­mas socia­les, son las prin­ci­pa­les talan­que­ras para la paz en Colombia.

Estas aspi­ra­cio­nes son par­te de la pla­ta­for­ma de Mar­cha Patrió­ti­ca, ata­da a la con­vo­ca­to­ria a la uni­dad demo­crá­ti­ca y de izquier­da, diri­gi­da a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas del país, en par­ti­cu­lar a la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res, el Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo, el Con­gre­so de los Pue­blos y la Min­ga indí­ge­na. Mar­cha, es pues, un pro­yec­to demo­crá­ti­co con fir­me opción de poder. Se pro­yec­ta con pasos gran­des y eso comien­za a poner ner­vio­sa a la ran­cia oli­gar­quía colom­bia­na, que no ha vaci­la­do his­tó­ri­ca­men­te en apo­yar­se en la vio­len­cia con­tra el pueblo.

En los años ochen­ta del siglo pasa­do, cuan­do los frus­tra­dos diá­lo­gos de paz del gobierno de Beli­sa­rio Betan­cur con la gue­rri­lla de las FARC, sur­gió el movi­mien­to de la Unión Patrió­ti­ca como una opción alter­na­ti­va de poder al sis­te­ma domi­nan­te en la pers­pec­ti­va que la fuer­za insur­gen­te tuvie­ra un espa­cio polí­ti­co al cual pudie­ra ingre­sar des­pués de un pro­ce­so de paz exi­to­so. Casi al tiem­po, la alian­za de para­mi­li­ta­res, nar­co­tra­fi­can­tes, orga­nis­mos de inte­li­gen­cia mili­tar, polí­ti­cos tra­di- cio­na­les a nivel nacio­nal y regio­nal, ini­cia­ron la gue­rra sucia con­tra diri­gen­tes y mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca, que deja­ron un sal­do de 5.000 de ellos ase­si­na­dos en la más com­ple­ta impu­ni­dad, sin nin­gu­na acción del Esta­do para pro­te­ger al nue­vo movi­mien­to y ni siquie­ra para cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles del geno­ci­dio, una de las pági­nas más abe­rran­tes de la seu­do­de­mo­cra­cia colombiana.

Este peli­gro se cier­ne con­tra Mar­cha Patrió­ti­ca, que apa­re­ce no en el mar­co de un pro­ce­so de paz, sino para bus­car este obje­ti­vo, anhe­la­do por la enor­me mayo­ría de los colom­bia­nos. El Gobierno Nacio­nal y la cúpu­la mili­tar acu­san de for­ma irres­pon­sa­ble a este movi­mien­to de estar infil­tra­do por las FARC. Es más, ase­gu­ran que la gue­rri­lla lo finan­cia y lo orien­ta. Seña­la­mien­to peli­gro­so en un país en don­de cam­pea la into­le­ran­cia y la mal­dad de la ultra­de­re­cha y don­de el para­mi­li­ta­ris­mo ame­na­za a las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les avan­za­das. Es el vie­jo expe­dien­te macar­tis­ta para des­ca­li­fi­car a todo pro­yec­to que sur­ja al mar­gen de la féru­la de la polí­ti­ca tra­di­cio­nal y del sis­te­ma domi­nan­te, en la actua­li­dad depen­dien­te de la polí­ti­ca neo­li­be­ral favo­ra­ble a las trans­na­cio­na­les y al gran capi­tal y del impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos que inter­vie­ne abier­ta y des­ca­ra­da­men­te en Colom­bia para impo­ner la gue­rra inter­na y el Tra­ta­do de Libre Comer­cio a favor de sus intereses.

Mar­cha Patrió­ti­ca con­ti­núa abrién­do­se paso, orga­ni­zan­do sus estruc­tu­ras nacio­na­les y regio­na­les, apro­ban­do tareas e ini­cia­ti­vas para enfren­tar el Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TLC), orga­ni­zan­do el paro nacio­nal de pro­tes­ta con­tra las medi­das anti­po­pu­la­res y plu­to­crá­ti­cas del Gobierno y en defen­sa de los dere­chos huma­nos y el legí­ti­mo uso de la pro­tes­ta social y popular.

Son nue­vos vien­tos en Colom­bia y ello con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer la lucha por la paz con demo­cra­cia y jus­ti­cia social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *