Al Nak­ba

Toma­do de Sanduzelai

El 15 de Mayo se con­me­mo­ra el día de Al Nak­ba, expre­sión con la que los pales­ti­nos hacen refe­ren­cia a los suce­sos acon­te­ci­dos tras la crea­ción del Esta­do de Israel el 14 de mayo de 1948.

Duran­te esos días, el ejer­ci­to y mer­ce­na­rios israe­líes, borra­ron del mapa unos 500 pue­blos ára­bes, más de 13.000 pales­ti­nos fue­ron ase­si­na­dos y otros 750.000 depor­ta­dos y expul­sa­dos de sus hoga­res. La cifra de refu­gia­dos más sus des­cen­dien­tes, se cal­cu­la hoy en día, en unos 5 millo­nes de personas.

No son pocos los argu­men­tos para cali­fi­car lo ocu­rri­do en Pales­ti­na como una autén­ti­ca lim­pie­za étni­ca, per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­da y con el obje­ti­vo de eli­mi­nar y expul­sar por razo­nes étni­cas a un grupo(el pales­tino) de un terri­to­rio (Pales­ti­na). Éstos son los ras­gos que defi­nen la lim­pie­za étni­ca, inclui­da por el Dere­cho inter­na­cio­nal en la cate­go­ría de cri­men con­tra la humanidad.

La Reso­lu­ción de Nacio­nes Uni­dad 1941948, decla­ró el dere­cho de los refu­gia­dos pales­ti­nos a vol­ver a sus hoga­res, así como el pago de indem­ni­za­cio­nes para los que deci­die­ran no regre­sar. La ocu­pa­ción mili­tar del terri­to­rio pales­tino, la cons­truc­ción del Muro de la Ver­güen­za (decla­ra­do ile­gal por la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia), las prác­ti­cas abu­si­vas y arbi­tra­rias de sus auto­ri­da­des, el ais­la­mien­to y cie­rre de núcleos de pobla­ción, las demo­li­cio­nes de vivien­das, los cas­ti­gos colec­ti­vos, la polí­ti­ca de asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia y Jeru­sa­lén son algu­nas de otras denun­cias que dis­tin­tos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les han lle­va­do ha cabo con el mis­mo resul­ta­do: impu­ni­dad total y caso omi­so del “esta­do” israelí.

La “his­to­gra­fía ofi­cial” insis­te macha­co­na­men­te en la idea de que la crea­ción del Esta­do de Israel no se pro­du­ce el 14 de mayo de 1948, sino que se remon­ta al ori­gen de los tiem­pos, como si ese día sim­ple­men­te se hubie­ra dado el vis­to bueno jurí­di­co a una comu­ni­dad pre­exis­ten­te que tenía un dere­cho natu­ral a con­fi­gu­rar­se como Esta­do por enci­ma de los dere­chos y pre­ten­sio­nes de quie­nes allí habi­ta­ban. Se argu­ye a su favor la pre­sen­cia de comu­ni­da­des judías en la zona des­de tiem­pos en los que ni siquie­ra exis­tía el con­cep­to de Estado.

Hoy el pue­blo pales­tino recuer­da la “catás­tro­fe” del 48, pero con la mira­da en un futu­ro que, for­ja­do en déca­das de lucha, hará rena­cer una Pales­ti­na libre, con la vuel­ta de los exi­lia­dos y refu­gia­dos y con ple­na sobe­ra­nía sobre la tota­li­dad de su terri­to­rio original.

Gora Pales­ti­na askatuta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *