Can­di­da­tos y encues­tas, reali­dad y espe­cu­la­cio­nes- GISXXI

En los últi­mos días, dife­ren­tes encues­tas de inten­ción de voto han coin­ci­di­do en seña­lar una dife­ren­cia cre­cien­te entre la can­di­da­tu­ra del aspi­ran­te Capri­les Radonsky y la del actual pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías. El estu­dio que recien­te­men­te ha rea­li­za­do el Gru­po de Inves­ti­ga­ción Social Siglo XXI (GIS XXI), arro­ja una dife­ren­cia de más de 36 pun­tos a favor del can­di­da­to socia­lis­ta (57% a 21%), esta dis­tan­cia aumen­ta pro­fun­da­men­te entre los sec­to­res popu­la­res D y E.

Los datos arro­ja­dos son más sig­ni­fi­ca­ti­vos, en la medi­da en que, lejos de pro­du­cir­se un esce­na­rio de apa­tía o des­afec­ción, se des­plie­gan sobre un con­tex­to de inte­rés gene­ra­li­za­do por la cam­pa­ña elec­to­ral y una masi­va volun­tad ciu­da­da­na de par­ti­ci­par en los comi­cios (más del 80%).

Ésta es la diná­mi­ca en la que hay que enmar­car el incre­men­to de peti­cio­nes en que las encues­ta­do­ras inclu­yan entre sus pre­gun­tas la inten­ción de voto por otros hipo­té­ti­cos can­di­da­tos boli­va­ria­nos que sus­ti­tu­ye­sen a Chá­vez. Estas deman­das, repe­ti­das en los medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos, cier­ta­men­te no son casua­les; pero sí muy reve­la­do­ras.

Por una par­te, esta peti­ción es esca­sa­men­te cien­tí­fi­ca, y con­fun­de el repar­to de fun­cio­nes en el sis­te­ma polí­ti­co vene­zo­lano, olvi­dan­do que los can­di­da­tos a las elec­cio­nes los nom­bran los par­ti­dos o agru­pa­cio­nes elec­to­ra­les y no los cen­tros de estu­dio e inves­ti­ga­ción, cuyo obje­ti­vo es medir ten­den­cias y per­cep­cio­nes socia­les. Des­de el pun­to de vis­ta empí­ri­co, la peti­ción de incluir a otros posi­bles can­di­da­tos del cha­vis­mo se basa exclu­si­va­men­te en espe­cu­la­cio­nes, que tam­bién podrían, por ejem­plo, jus­ti­fi­car la inclu­sión en las encues­tas de otros posi­bles can­di­da­tos opo­si­to­res, dado el débil posi­cio­na­mien­to de Capri­les en las encues­tas y el estan­ca­mien­to de su can­di­da­tu­ra.

No obs­tan­te, estas deman­das son un signo de la com­ple­ja situa­ción polí­ti­ca en la que se encuen­tra la opo­si­ción. La can­di­da­tu­ra de la dere­cha vene­zo­la­na se ha ubi­ca­do volun­ta­ria­men­te en un terreno ines­ta­ble y difí­cil de prac­ti­car. Ha apren­di­do que la pri­ma­cía polí­ti­ca de Chá­vez no es una con­ca­te­na­ción de vic­to­rias elec­to­ra­les, sino que ha modi­fi­ca­do las con­di­cio­nes de enfren­ta­mien­to, con una cons­truc­ción hege­mó­ni­ca pro­lon­ga­da de un nue­vo “sen­ti­do común de épo­ca”, en tér­mi­nos grams­cia­nos, que natu­ra­li­za la cen­tra­li­dad de los sec­to­res popu­la­res en la con­duc­ción del país y en la recep­ción de bene­fi­cios de la rique­za social. En con­se­cuen­cia, la dere­cha ha renun­cia­do a con­fron­tar fron­tal y abier­ta­men­te con el pro­ce­so de cam­bio, y han tra­ta­do de no dis­tan­ciar­se de éste en los temas en que sus logros son incues­tio­na­bles (en par­ti­cu­lar en tér­mi­nos de mejo­ra de vida de las mayo­rías socia­les).

El pro­ble­ma es que en ese inten­to de dispu­tar al cha­vis­mo des­de den­tro de sus mar­cos dis­cur­si­vos, dilu­ye su iden­ti­dad. Esto, que pue­de ser útil en paí­ses con menor vigor de la cul­tu­ra polí­ti­ca ciu­da­da­na, no lo es en paí­ses en los que la polí­ti­ca ha sido recu­pe­ra­da como acti­vi­dad per­ma­nen­te de auto­de­ter­mi­na­ción colec­ti­va. Esto qui­zás se le ha esca­pa­do a los ase­so­res de mar­ke­ting elec­to­ral del can­di­da­to opo­si­tor, que se mue­ve tan incó­mo­do en la estre­chez de pre­ten­der ser quien no es, de no poder rei­vin­di­car sus refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos ori­gi­na­les, y de tener que limi­tar­se a una suma de gui­ños publi­ci­ta­rios. En este difí­cil equi­li­brio, la opo­si­ción y su can­di­da­to dilu­yen su ofer­ta y pare­cen no tener nin­gún mode­lo de país que pro­po­ner, ni a pro­pios ni a aje­nos.

La insis­ten­cia opo­si­to­ra en ima­gi­nar esce­na­rios alter­na­ti­vos para el 7 de octu­bre reve­la su angus­tia ante el úni­co esce­na­rio real: que en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les tie­ne que con­fron­tar con un líder que gene­ra cre­di­bi­li­dad gene­ra­li­za­da, y una legi­ti­mi­dad de orí­gen y ejer­ci­cio entre la mayo­ría de la comu­ni­dad polí­ti­ca vene­zo­la­na; que tie­ne que con­fron­tar con­tra un sen­ti­do ins­ti­tui­do en cons­truc­ción pro­gre­sis­ta y soli­da­rio; y que tie­ne que con­fron­tar con­tra la vita­li­dad de un movi­mien­to que gene­ra vida, que no está obli­ga­do, en su deses­pe­ra­ción, a con­fiar en las enfer­me­da­des de nadie para rea­li­zar las metas pro­pias, por­que son la metas de la inmen­sa mayo­ría popu­lar.

Jes­se Cha­cón

Direc­tor GISXXI

www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *