Una memo­ria para el pre­sen­te- Jose Mari Espar­za Zaba­le­gi

El otro día nos tocó hon­rar a los fusi­la­dos de Larra­ga. A Manuel Andía, a los Eldua­yen, Julián Bidon­do con sus sie­te hijos, los Zufía, los Sues­cun, los Vidar­te, los Gar­cía, los Maca­ya, los Leu­za y tan­tos otros ape­lli­dos que qui­sie­ron borrar has­ta de los regis­tros. Y aque­llas muje­res del ricino, la Paqui­ta, la Seve, Flo­ren­cia, Anas­ta­sia, Bár­ba­ra… Las motxas, de pelo tras­qui­la­do como a las mulas, que cria­ron 60 huér­fa­nos y vela­ron el can­dil de la memo­ria.

La nove­na del entie­rro que no tuvie­ron duró más de 40 años, en los cua­les solo la pri­ma­ve­ra pudo poner flo­res sobre la tie­rra que los cubría. Años bien apro­ve­cha­dos para que la tie­rra comu­nal se asen­ta­ra en los regis­tros de la pro­pie­dad de los mato­nes. Y para que estos ocu­pa­ran las ins­ti­tu­cio­nes nava­rras como antes ocu­pa­ran las corra­li­zas. Recor­da­mos sus deman­das, sim­ples, con las que gana­ron las elec­cio­nes en aque­lla pri­ma­ve­ra de 1931 y que hoy día sue­nan a metá­fo­ra de nues­tras penu­rias: don­de ellos pedían levan­tar las mugas tira­das por los ricos, hacer el des­lin­de y repar­tir la tie­rra, hoy noso­tros lee­mos poner mugas al capi­ta­lis­mo, recu­pe­rar lo que nos están roban­do y repar­tir la rique­za.

Y si los rague­ses se que­ja­ban anta­ño del tra­to de la Guar­dia Civil a favor de los ricos y de la situa­ción de las escue­las, lo vemos igual hoga­ño, en unas cas­tas corrup­tas y en unas ins­ti­tu­cio­nes empe­ña­das en per­pe­tuar­se, mien­tras nos des­nu­dan los ser­vi­cios públi­cos, muti­lan los dere­chos socia­les y cas­tran las liber­ta­des. Están arra­san­do, que­ri­dos fusi­la­dos, los cam­pos cul­ti­va­dos por el pro­le­ta­ria­do duran­te dos siglos, cam­pos ger­mi­na­dos por vues­tras ideas igua­li­ta­rias y abo­na­dos, para más inri, con vues­tro pro­pio fos­fa­to de cal­cio.

Aquel pri­mer olvi­do no pudi­mos evi­tar­lo. Fran­co, el Con­de Rodezno y el Cha­to Ber­bin­za­na murie­ron en la cama en hedor de san­ti­dad. ¡Qué le vamos a hacer! No siem­pre es tiem­po de cere­zas. Es el retra­so pos­te­rior el que más due­le. Por­que si el olvi­do del fran­quis­mo resul­ta has­ta com­pren­si­ble, el de la lla­ma­da demo­cra­cia fue una cana­lla­da gro­tes­ca.

Hace más de trein­ta años que muchos qui­si­mos pasar del terror a la espe­ran­za y comen­za­mos a recons­truir sus esque­le­tos y, con ellos, su memo­ria. Y con su memo­ria, el arma­zón de la ideo­lo­gía eman­ci­pa­do­ra. Y cono­ci­mos enton­ces a Mara­vi­llas, con sus 14 años, y aque­lla juven­tud liber­ta­ria de Larra­ga, don­de casi la mitad de los fusi­la­dos eran vein­tea­ñe­ros y algu­nos ‑Vic­to­rino, Babil, Félix, Mar­tín- casi ado­les­cen­tes. Cono­ci­mos uno a uno a más de 3.000 fusi­la­dos, les devol­vi­mos nom­bre y filia­cio­nes, les dedi­ca­mos libros, can­cio­nes y pro­cla­mas… Enton­ces fue el momen­to mági­co de hacer jus­ti­cia y home­na­jes, y, sobre todo, de apo­yar­nos en ellos para aca­bar con el fas­cis­mo que los había ase­si­na­do, con el caci­que que los había arrui­na­do, con la Guar­dia Civil que los había macha­ca­do, con la Monar­quía que los había humi­lla­do y con la jerar­quía ecle­siás­ti­ca que los había enga­ña­do.

Pero enton­ces algu­nos dije­ron que no era el momen­to, y hubo que espe­rar 30 años más, en un olvi­do mucho más ultra­jan­te que el ante­rior. Y por no apo­yar­nos en su memo­ria, en sus ideas, en su lucha, han sali­do vic­to­rio­sos sus ente­rra­do­res. Hoy la ultra­de­re­cha sigue man­dan­do en Nava­rra, con el apo­yo ade­más de algu­nos que lucen sus mis­mas siglas. El capi­ta­lis­mo más feroz nubla nues­tro hori­zon­te cer­cano; la Guar­dia Civil sigue lle­ván­do­se jóve­nes y sigue pro­te­gien­do ban­que­ros como antes pro­te­gie­ra caci­ques. La Monar­quía sigue rién­do­se de noso­tros mien­tras mata ele­fan­tes, otra metá­fo­ra de su esen­cia anti­na­tu­ra. Y la Igle­sia ya ni se preo­cu­pa de enga­ñar­nos, y roba nues­tro patri­mo­nio y nues­tro dine­ro a ple­na luz del día.

En los años 70 des­en­te­rra­mos el fos­fa­to de cal­cio y deja­mos las ideas en la fosa. Y esas ideas son las que algu­nos siem­pre remem­bra­mos en los home­na­jes, por más que a algu­nos les due­la. (Entre ellos algu­nos curas majos que acu­den a los home­na­jes, pero que olvi­dan que si la Repú­bli­ca hubie­ra con­ti­nua­do, hoy segui­rían sien­do públi­cos todos los bie­nes inma­tri­cu­la­dos por la Igle­sia).

Insis­ti­mos: dos cosas tuvo tiem­po de plan­tear el Fren­te Popu­lar Nava­rro antes de que fue­ra masa­cra­do poco más tar­de: el repar­to de la tie­rra y la uni­dad de Nava­rra con el res­to del País Vas­co, como medio de for­ta­le­cer las izquier­das y fre­nar al caci­quis­mo foral. De nue­vo, los fusi­la­dos nos indi­can el camino que no debi­mos aban­do­nar hace 30 años. La refor­ma agra­ria se lla­ma hoy con­trol de la rique­za por las mayo­rías, cam­bio total del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Y fre­nar al caci­quis­mo nava­rro pasa por la uni­dad de todos los sec­to­res pro­gre­sis­tas y aber­tza­les para echar­lo de las ins­ti­tu­cio­nes, ponien­do fin a una polí­ti­ca anti­vas­ca en Nava­rra que nie­ga nues­tros dere­chos fora­les, nacio­na­les y socia­les, y nos man­tie­ne unci­dos al yugo de la Espa­ña más negra.

Posi­ble­men­te ya este­mos en tiem­po de cere­zas. La uni­dad pro­gre­sis­ta en el Ayun­ta­mien­to de Larra­ga ha per­mi­ti­do ori­llar al caci­quis­mo local y orga­ni­zar el home­na­je a los fusi­la­dos, al tiem­po que recha­za la refor­ma labo­ral, apo­ya el eus­ke­ra, defien­de los dere­chos de los pre­sos… En suma, está indi­can­do a todo Nava­rra por dón­de pue­den ir las polí­ti­cas de alian­zas del futu­ro.

Y ese sería el mejor, el úni­co home­na­je posi­ble, para Vicen­tón, Manuel, Flo­ren­cia, Cha­bo­rra, Eldua­yen, Mara­vi­llas…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *