La resig­na­ción, esa gran pan­de­mia- Josu Sorauren

¿Qué dire­mos de la humil­de resig­na­ción los que por tan­tos lus­tros, per­ma­ne­ci­mos devo­tos vati­ca­nis­tas y ungi­dos por los mís­ti­cos óleos del nacionalcatolicismo?

Sin duda, era una bue­na rece­ta para asi­mi­lar las adver­si­da­des con­na­tu­ra­les de nues­tro devenir.

Sin embar­go cuan­do se tra­ta­ba de evi­tar cier­tas pre­gun­tas com­pro­me­ti­das o de cues­tio­nar­se injus­ti­cias socia­les y tan­tas impo­si­cio­nes vio­la­do­ras de tan­tos dere­chos huma­nos, resul­ta­ba el mejor méto­do para hacer del indi­vi­duo un ser sumi­so, mani­pu­la­ble… En resu­mi­das cuen­tas, un zombi.

Hoy día, entien­do, que por enci­ma de la impo­si­ción o del embe­le­co reli­gio­so, la resig­na­ción res­pon­de a una acti­tud de impo­ten­cia, de mie­do, de cobardía…

Algo que en la pro­fun­di­dad, tan­to del indi­vi­duo, como de la socie­dad, esta ínti­ma­men­te rela­cio­na­do con el ale­tar­ga­mien­to de la conciencia.

La con­cien­cia sis­te­má­ti­ca­men­te es un recla­mo a la intros­pec­ción. El resul­ta­do de esta intros­pec­ción, nos empu­ja­ría a libe­rar­nos de todos aque­llos afa­nes que mali­cian nues­tros actos o que agre­den la liber­tad de nues­tro prójimo.

Ade­más, la con­cien­cia de sí mis­mo, con­lle­va un com­pro­mi­so soli­da­rio con los demás. Un com­pro­mi­so que como entes socia­les, nos debe empu­jar a la denun­cia de cual­quier fac­tor que aten­te con­tra los dere­chos del indi­vi­duo. Y como par­te insos­la­ya­ble del engra­na­je social, a la impli­ca­ción en cual­quier pro­ce­so rei­vin­di­ca­dor de una socie­dad jus­ta y equitativa.

Pocos, espe­ro, no acep­ta­rán estas refle­xio­nes como una decla­ra­ción de prin­ci­pios huma­na y moral­men­te correctos.

Así enten­di­da la con­cien­cia y como antí­do­to con­tra la resig­na­ción, recuer­do unas pala­bras de Sara­ma­go pro­po­nien­do la con­cien­cia como alter­na­ti­va al neoliberalismo.

Se está pre­pa­ran­do –qui­zás siem­pre haya sido así- un mun­do para ricos, en el que más del 80% de los seres huma­nos son para desechar.

Den­tro de estos mis­mos pará­me­tros ‑es la tra­yec­to­ria de la humanidad‑, solo pro­ta­go­ni­za la his­to­ria una ban­da de selec­tos: reyes, papas, san­tos o ban­di­dos o ban­que­ros y otros pro­to­ti­pos de la mis­ma calaña…

Los demás tan solo par­ti­ci­pan como escla­vos, pue­blo, masa… ele­men­to sufri­dor, tor­tu­ra­do, des­pre­cia­do y siem­pre humillado…

Ele­men­to, por otra par­te, que debie­ra ser pre­sen­ta­do como el autén­ti­co pro­ta­go­nis­ta… al menos el legí­ti­mo crea­dor de la rique­za y de los cam­bios liberadores…

Pare­ce que la his­to­ria se repro­du­ce. Son los mis­mos con dife­ren­tes atuen­dos, los que quie­ren escri­bir esa insis­ten­te rela­to de pri­vi­le­gia­dos y explo­ta­dos. Unos, esa gran masa “ple­be­ya” de igno­ra­dos, para el sus­ten­to de la opu­len­cia y el derro­che de unos pocos.

No hace fal­ta sen­tir­se un furi­bun­do acó­li­to de Marx para lle­gar a estas conclusiones.

Dicen que la cul­pa la tie­nen los ban­que­ros, que gobier­nan sin que nadie los haya ele­gi­do. Dicen que la pana­cea de la com­pe­ti­ti­vi­dad nos con­du­ce a una des­hu­ma­ni­za­ción preo­cu­pan­te. Dicen que la repre­sión y el encor­se­ta­mien­to de los medios asus­ta y anes­te­sia la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na. Dicen que la judi­ca­tu­ra esta corrom­pi­da, y que a los humil­des ten solo nos que­da con­tem­plar las posa­de­ras de los jue­ces. Dicen que las fuer­zas del “orden”, en lugar de car­gar con­tra los par­la­men­tos y las gran­des ins­tan­cias finan­cie­ras, sacu­den a los sin tra­ba­jo, a los sin jus­ti­cia, a los que luchan por el pan…

Y sin duda, se dicen gran­des ver­da­des, y se denun­cian las gran­des cala­mi­da­des y a sus direc­tos responsables…

Y así será mien­tras el pue­blo no sal­ga de ese esta­do cata­lép­ti­co lla­ma­do resig­na­ción. Es decir mien­tras el ciu­da­dano no vivi­fi­que su conciencia…

Los pobres ‑el ciu­da­dano de a pie- care­ce de ban­cos, mul­ti­na­cio­na­les, jue­ces hones­tos, cuer­pos de segu­ri­dad y ejér­ci­tos a su servicio….

¿Qué le que­da al pue­blo? La con­cien­cia soli­da­ria. para rei­vin­di­car sus dere­chos, para denun­ciar a los medios – en los pocos medios que nos quedan‑, para con­de­nar a los esta­dos que nos ven­den o inva­den la sobe­ra­nía de los pue­blos, para ais­lar a los ban­cos que com­pran nues­tras vidas…

Esta diag­no­sis no es nin­gu­na nove­dad ni mucho menos, no hay más que hacer un bre­ve reco­rri­do por los pocos pen­sa­do­res y hom­bre de bien que luchan al mar­gen del sistema.

Y nos pare­ce una losa todas esa masa ciu­da­da­na que res­pi­ra fut­bol, toros, reality(s) y pare­ci­das mandangas.

Y nos abru­ma toda esa socie­dad amor­fa, sin reso­lu­ción, sin con­cien­cia, por­que sin con­tar con ella, esto no pare­ce tener remedio.

¿Enton­ces que nos queda?

Es la ele­men­tal pre­gun­ta del millón.

Y pro­ba­ble­men­te la úni­ca res­pues­ta sea, que los que posee­mos una cier­ta cla­ri­vi­den­cia, lo siga­mos intentando.

Es pro­ver­bial el para­dig­ma de la mos­ta­za. A la luz de este para­dig­ma, no pare­ce exis­tir otra alter­na­ti­va que la de seguir sem­bran­do en todos los cam­pos a tu alcan­ce, no vaya a ser que en cual­quier momen­to, apa­rez­ca el man­to fér­til y encuen­tre su seno vacío de semillas…

Mien­tras tan­to siga­mos resu­ci­tan­do la insu­mi­sión con­tra la resignación

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *