Capi­ta­lis­mo, publi­ci­dad y socia­lis­mo- Enoc Sán­chez

Kapu­tano, Ama­li­va­ka, Mawa­ri, Kápu­ta, Mawa­re, Aka­do­mu, Wanadi…el lec­tor pen­sa­rá que me vol­ví loco y comen­cé el articu­lo en una extra­ña len­gua. Lamen­ta­ble­men­te no es cier­to, las pala­bras ante­rio­res son algu­nos de nues­tras anti­guas dei­da­des, cier­tos espí­ri­tus o seño­res de la sel­va, par­te de nues­tra her­mo­sa mito­lo­gía Pemón, Warao, Kari­ña, Yekuana…tan rica como la grie­ga. Estos dio­ses fue­ron ente­rra­dos por la monar­quía espa­ño­la median­te la con­quis­ta y la colo­nia, los opre­so­res que nos impu­sie­ron una mane­ra de vivir aje­na a la de los pue­blos ori­gi­na­rios. Lamen­ta­ble­men­te, nos acos­tum­bra­mos a estas obli­ga­cio­nes y no adver­ti­mos que come­mos pan por­que nos lo impu­so el opre­sor para enri­que­cer a los cul­ti­va­do­res de tri­go de tie­rras leja­nas. Así fue que deja­mos de lado la yuca, el ocu­mo, el ñame, el plátano…carbohidratos pro­pios de la región. Acep­ta­mos impa­si­bles la reli­gión impues­ta y olvi­da­mos que la ocu­pa­ción de Amé­ri­ca fue posi­ble por la alian­za de los codi­cio­sos con­quis­ta­do­res y los frai­les arte­ros.

Pero los reza­gos monár­qui­cos, 200 años des­pués de nues­tra decla­ra­ción de inde­pen­den­cia, toda­vía per­sis­ten en nues­tros genes. Aún nos sen­ti­mos feli­ces de ele­gir rei­na de car­na­val; tene­mos mis­ses o rei­nas inter­na­cio­na­les; las novias de las fami­lias bur­gue­sas se vis­ten de blan­co nim­ba­das con una dia­de­ma de azaha­res, ata­via­da con una ele­gan­te capa como una pom­po­sa rei­na. Un cor­te­jo de damas y caba­lle­ros de honor enca­be­zan el séqui­to, tal cor­te euro­pea. El ban­que­te de boda se rea­li­za­rá como si el mis­mo rey de Espa­ña (el Bor­bón mata­ri­fe de ele­fan­tes) se fue­ra a sen­tar en la mesa. Se habla de rey de los cie­los y rey de reyes, como si en el empí­reo gober­na­ra un monar­ca; entro­ni­za­mos a una vir­gen con una her­mo­sa coro­na exor­na­da con cos­to­sas gemas engas­ta­das en oro; para hala­gar una dama se le lla­ma rei­na o prin­ce­sa y la novia, para lison­jear­lo, le dice a su pare­ja “mi rey”. Son reza­gos de la monar­quía Así nos con­quis­ta­ron y sin dar­nos cuen­ta segui­mos estoi­co ante la ame­na­za de erra­di­car lo poco que nos que­da de nues­tro ances­tros.

Cier­ta­men­te, los monár­qui­cos tenían for­ma de hacer publi­ci­dad de la mane­ra de vivir de los gran­des seño­res. Para eso los nobles mece­nas con­ta­ban con gran­des retra­tis­tas de la épo­ca: Rem­brandt, Goya, Van Dyck, Renoir…entre los que recuer­do, encar­ga­dos de divul­gar el fas­tuo­so esti­lo de vida de reale­za, para envi­dia de los pau­pé­rri­mos sier­vos. De igual mane­ra, al arte se le enco­men­dó divul­gar la doc­tri­na cris­tia­na a tra­vés de la pin­tu­ra, dado que la mayo­ría de la gen­te era anal­fa­be­ta impo­si­bi­li­ta­da de leer el cate­cis­mo. Es por eso, duran­te la Edad Media, que el sufri­mien­to de los san­tos y los már­ti­res están muy bien plas­ma­dos en la lúgu­bre ico­no­gra­fía cató­li­ca. Allí se mues­tra san­tos san­gran­do, otros acu­chi­lla­dos, asae­tea­dos como San Sebas­tián, ape­drea­dos como San Este­ban, cru­ci­fi­ca­do como San Pedro, muer­tos a la parri­lla como San Loren­zo; cru­ci­fi­ca­do como san Pedro; Jaco­bo el Mayor deca­pi­ta­do por una espa­da; San Feli­pe, encar­ce­la­do, azo­ta­do y lue­go cru­ci­fi­ca­do; San­tia­go, gol­pea­do, ape­drea­do y final­men­te le reven­ta­ron la cabe­za con un garro­te; San Lucas ahorcado…era la mane­ra de hacer publi­ci­dad para con­quis­tar nue­vos acó­li­tos y man­te­ner bajo la égi­da del mie­do a los bau­ti­za­dos.

La monar­quía fue ven­ci­da y los liber­ta­do­res nos deja­ron unos man­tua­nos colo­ni­za­dos men­tal­men­te. Estos “aris­tó­cra­tas” acep­ta­ron, sin pro­tes­tar, el esti­lo de vida de la hidal­guía penin­su­lar. Has­ta la escla­vi­tud per­ma­ne­ció inmu­ta­ble, era la for­ma de con­ti­nuar enri­que­cién­do­se los gran­des hacen­da­dos, inclu­si­ve des­pués de la inde­pen­den­cia. Pasa­do los fra­go­res de la lucha por nues­tra liber­tad y fina­li­za­da la escla­vi­tud, ésta se con­vir­tió en la peo­na­da. Era más fácil pagar un sala­rio de mise­ria a un peón y a su fami­lia, que man­te­ner un escla­vo.

Pasa­da la monar­quía, la eufo­ria de la inde­pen­den­cia y la vida misé­rri­ma de Vene­zue­la duran­te la épo­ca de las mon­to­ne­ras, no le fue difí­cil a las gran­des com­pa­ñías petro­le­ras impo­ner un esti­lo de vida, es decir, el modo de vida del capi­ta­lis­mo, mejor dicho, el con­su­mis­mo. Para eso el mejor ins­tru­men­to fue la colo­ni­za­ción cul­tu­ral en todas sus mani­fes­ta­cio­nes, bien sea el arte, gas­tro­no­mía, depor­te, músi­ca, cine, moda, entre otras y todo faci­li­ta­do a tra­vés de la publi­cad.

Pare­ce ser que fui­mos una pre­sa fácil de los capi­ta­lis­tas para influir en nues­tra for­ma de vivir. Una men­ta­li­dad colo­ni­za­da no le es difí­cil mudar de colo­ni­za­dor y por eso pudi­mos cam­biar del pape­lón con limón a la Pepsi­co­la, del kachi­ri (aguar­dien­te indí­ge­na) al whisky o cer­ve­za, de la are­pa o casa­be a la ham­bur­gue­sa y de los pan­ta­lo­nes de algo­dón a los blu­jeans. En fin a tra­vés del cine, la tele­vi­sión, revis­tas y todo medio de difu­sión nos mos­tra­ron un mun­do de oro­pe­les para alie­nar a una pobla­ción que le ente­rra­ron la cul­tu­ra de sus ances­tros. Son muchas las for­mas de los capi­ta­lis­tas de pene­trar en la men­te de los jóve­nes y adul­tos: a tra­vés de la músi­ca; el depor­te es una mina, pre­pa­ra­mos a nues­tros niños en el béis­bol para que se cum­pla el sue­ño del padre: que su hijo jue­gue en las gran­des ligas. Ator­men­ta­mos a un here­de­ro para que sea juga­dor de fút­bol para ver­lo com­pe­tir en una liga euro­pea. Cuan­to anhe­la una inci­pien­te artis­ta ir a tra­ba­jar a Holly­wood o por lo menos, en la tele­vi­sión maya­me­ra. Has­ta un joven recién gra­dua­do en una uni­ver­si­dad, cuan­to daría para ir a tra­ba­jar en un cen­tro de inves­ti­ga­ción de los EEUU o Euro­pa. Has­ta un niño, su mejor rega­lo es ir a cele­brar su cum­plea­ños en Dis­ney Word.

Todo lo ante­rior es con­se­cuen­cia de una publi­ci­dad bien diri­gi­da por las cor­po­ra­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción del impe­rio. Para los arte­ros capi­ta­lis­tas todo se pue­de ven­der, como la Coca-Cola, así sea dañi­na para la salud, por eso ofre­cie­ron las can­di­da­tu­ras de Reagan, Clin­ton, Bush. Oba­ma, Sar­kozy, Rajoy, Ber­lus­co­ni, Uri­be, Piñei­ra quie­nes les pro­me­tie­ron a sus con­na­cio­na­les un mun­do de men­ti­ras e ilu­sio­nes, al igual que todo lo mos­tra­do por la tele­vi­sión, eso sí muy bien empa­que­ta­do en papel de rega­lo. Todos ellos res­pon­sa­bles de la deba­cle del capi­ta­lis­mo y de los sufri­mien­tos de millo­nes de esta­dou­ni­den­ses, sur­ame­ri­ca­nos y euro­peos. Con­tra todo esto debe luchar el socia­lis­mo y Hugo, debe enfren­tar una men­ta­li­dad colo­ni­za­da que acep­ta impa­si­ble la sumi­sión de algu­nos vene­zo­la­nos al impe­rio. Unos ton­tos quie­nes ase­gu­ran que los capi­ta­lis­tas van a resol­ver los pro­ble­mas de los pobres.

Aquí en Vene­zue­la tene­mos un vie­jo pro­duc­to empa­que­ta­do en una nue­va ver­sión del mode­lo neo­li­be­ral encar­na­do en el Cho­co­bo­bo, alias Capri­les. La ofer­ta va diri­gi­da a la gene­ra­ción Sha­ki­ra: es cie­ga, no ven la nue­va Vene­zue­la que des­per­tó con la lle­ga­da de mi coman­dan­te Hugo y no obser­van los logros de la revo­lu­ción. Esta nue­va cría es sor­da, no oyen las voces de millo­nes de vene­zo­la­nos acla­man­do el socia­lis­mo para lograr una socie­dad más jus­ta, de mere­ci­da igual­dad y mejor cali­dad de vida; y muda, des­co­no­cen el idio­ma cas­te­llano y no saben expre­sar­se. Es lamen­ta­ble que a la polí­ti­ca vene­zo­la­na haya lle­ga­do un fatí­di­co per­so­na­je como el repre­sen­tan­te de la dere­cha, quien pare­ce haber sali­do de las peo­res sen­ti­nas de la cla­se pode­ro­sa del país: un pre­va­ri­ca­dor, mal habla­do, igno­ran­te, pato­te­ro fas­cis­ta, men­ti­ro­so com­pul­si­vo, jala­bo­las del impe­rio, curru­ña de Uri­be, des­pre­cia­dor de la cla­se obre­ra, des­bru­ju­la­do (no cono­ce la geo­gra­fía del país), entre tan­tos de sus mal­ha­da­dos ras­gos de su per­so­na­li­dad terre­nal. Un embau­ca­dor que espe­cu­la con la cre­du­li­dad de un audi­to­rio igno­ran­te. Con­tra­ria­men­te, el socia­lis­mo del siglo XXI, no es un pro­duc­to tele­vi­si­vo, cons­ti­tu­ye el modo de com­por­tar­se de hom­bres y muje­res, un modo de ser fun­da­men­ta­do en la soli­da­ri­dad, jus­ti­cia social e inclu­sión. Todo esto basa­do en el cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo, el mar­xis­mo, huma­nis­mo y en el árbol de las tres raí­ces, ras­gos car­di­na­les del cha­vis­mo.

No soy un tau­ma­tur­go, pero al Cho­co­bo­bo, el can­di­da­to de la dere­cha, le augu­ro en la con­tien­da elec­to­ral del 7 de octu­bre un dis­tin­gui­do y lamen­ta­ble segun­do pues­to de lo cual debe­rá sen­tir­se orgu­llo­so. Ade­más, ten­go la cer­te­za que aque­llos hom­bres, repre­sen­ta­dos por el galar­do­na­do por los MUDos, y que hun­die­ron al país en la mise­ria mas igno­mi­nio­sa, más nun­ca vol­ve­rán.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *