El 67 ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria sobre el nazi fas­cis­mo- Fidel Cas­tro

Nin­gún hecho polí­ti­co pue­de ser juz­ga­do fue­ra de la épo­ca y las cir­cuns­tan­cias en que tuvo lugar. Nadie cono­ce siquie­ra el uno por cien­to de la fabu­lo­sa his­to­ria del hom­bre; pero gra­cias a ella, cono­ce­mos suce­sos que reba­san los lími­tes de lo ima­gi­na­ble.

El pri­vi­le­gio de haber cono­ci­do per­so­nas, inclu­so sitios en los que se lle­va­ron a cabo algu­nos de los suce­sos rela­cio­na­dos con la his­tó­ri­ca bata­lla, incre­men­ta­ba el inte­rés con que espe­ra­ba este año la con­me­mo­ra­ción.

La colo­sal haza­ña era fru­to del heroís­mo de un con­jun­to de pue­blos que la revo­lu­ción y el socia­lis­mo habían uni­do y entre­la­za­do para poner fin a la bru­tal explo­ta­ción que el mun­do había sopor­ta­do a lo lar­go de mile­nios. Los rusos estu­vie­ron siem­pre orgu­llo­sos de haber enca­be­za­do aque­lla revo­lu­ción, y de los sacri­fi­cios con que fue­ron capa­ces de lle­var­la a cabo.

Este impor­tan­tí­si­mo ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria no podía ser com­pren­di­do bajo el signo de una ban­de­ra y un nom­bre dife­ren­te al que pre­si­dió el heroís­mo de los com­ba­tien­tes de la Gran Gue­rra Patria. Que­da­ba algo sin duda into­ca­ble e imbo­rra­ble: el himno bajo cuyas inol­vi­da­bles notas millo­nes de hom­bres y muje­res desa­fia­ron la muer­te, y aplas­ta­ron a los inva­so­res que qui­sie­ron impo­ner mil años de nazis­mo y holo­caus­to a toda la huma­ni­dad.

Con esas ideas en la men­te, dis­fru­té las horas que dedi­qué al des­fi­le más orga­ni­za­do y mar­cial que pude ima­gi­nar nun­ca, pro­ta­go­ni­za­do por hom­bres for­ma­dos en las uni­ver­si­da­des mili­ta­res rusas.

Los yan­kis y los ejér­ci­tos san­gui­na­rios de la OTAN segu­ra­men­te no podían ima­gi­nar­se que los crí­me­nes come­ti­dos en Afga­nis­tán, Iraq y Libia; los ata­ques a Pakis­tán y Siria; las ame­na­zas con­tra Irán y otros paí­ses del Medio Orien­te; las bases mili­ta­res en Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia; podrían lle­var­se a cabo con abso­lu­ta impu­ni­dad, sin que el mun­do toma­ra con­cien­cia de la insó­li­ta y des­ca­be­lla­da ame­na­za.

¡Qué pron­to se olvi­dan los impe­rios de las lec­cio­nes de la his­to­ria!

La téc­ni­ca mili­tar exhi­bi­da en Mos­cú el 9 de mayo, mos­tra­ba la impre­sio­nan­te capa­ci­dad de la Fede­ra­ción Rusa para ofre­cer res­pues­ta ade­cua­da y varia­ble a los más sofis­ti­ca­dos medios con­ven­cio­na­les y nuclea­res del impe­ria­lis­mo.

Fue el acto que espe­rá­ba­mos en el glo­rio­so ani­ver­sa­rio de la vic­to­ria sovié­ti­ca sobre el fas­cis­mo.

nueva-imagen2

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *