¿Qué reve­la y ocul­ta la cri­sis finan­cie­ra?- Juan Torres López

La cri­sis que esta­mos vivien­do se ha pro­du­ci­do como con­se­cuen­cia de la quie­bra prác­ti­ca­men­te gene­ra­li­za­da de la ban­ca inter­na­cio­nal que en los últi­mos años había acu­mu­la­do un ries­go inmen­so crean­do y difun­dien­do pro­duc­tos finan­cie­ros muy ren­ta­bles pero tam­bién cada vez más peli­gro­sos. Para ocul­tar ese ries­go recu­rrió a estra­ta­ge­mas frau­du­len­tas con la ayu­da de las agen­cias de rating (que daban la máxi­ma cali­fi­ca­ción a los pro­duc­tos deri­va­dos de las ini­cia­les hipo­te­cas basu­ras que iban difun­dien­do por todo el sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial) y con la com­pli­ci­dad de las auto­ri­da­des públi­cas que mira­ron a otro lado para dejar­les hacer.

Cuan­do las hipo­te­cas a par­tir de las cua­les nacían todo esos pro­duc­tos deja­ban de pagar­se, se pro­du­cían pér­di­das en los ban­cos, que lle­ga­ron a ser tan gran­des que fue­ron pro­vo­can­do su quie­bra, a pesar de las arti­ma­ñas con­ta­bles apro­ba­das para disi­mu­lar­las. Enton­ces de cerró el gri­fo de la finan­cia­ción y la eco­no­mía se vino aba­jo, mul­ti­pli­cán­do­se el cie­rre de empre­sas y aumen­tan­do el des­em­pleo. Los gobier­nos, en lugar de dejar caer a los ban­cos irres­pon­sa­bles y que­bra­dos, les pro­por­cio­na­ron billo­nes de dóla­res de liqui­dez para sal­var­los, adu­cien­do que eran dema­sia­do gran­des, pero, a pesar de ello, la mag­ni­tud del agu­je­ro que ellos mis­mos se habían pro­vo­ca­do era tan gran­de que su sal­va­men­to fue inca­paz de devol­ver el cré­di­to y la nor­ma­li­dad a las eco­no­mías.

Final­men­te, los gobier­nos tuvie­ron que inyec­tar gran­des can­ti­da­des a la eco­no­mía para evi­tar su colap­so y como sus ingre­sos caían para­le­la­men­te al dis­mi­nuir la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, se gene­ró un pro­ble­ma gigan­tes­co de deu­da.

Lo que hay detrás de todo esto es fácil de dedu­cir:

- Una gran des­igual­dad que ha con­cen­tra­do cada vez más rique­za en manos de los gran­des pro­pie­ta­rios de capi­tal.

- Una regu­la­ción del sis­te­ma finan­cie­ro con­ce­bi­da para con­ver­tir la eco­no­mía mun­dial en un casino espe­cu­la­ti­vo en el que las enti­da­des finan­cie­ras apli­can sus recur­sos en lugar de dedi­car­los a crear rique­za pro­duc­ti­va.

- El pri­vi­le­gio que tie­ne la ban­ca de crear dine­ro (obte­nien­do así bene­fi­cio y poder) gene­ran­do deu­da, lo que hace que ésta tien­da a mul­ti­pli­car­se inde­fi­ni­da­men­te.

- El gran poder eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mediá­ti­co acu­mu­la­do por los finan­cie­ros y gran­des pro­pie­ta­rios que ha per­mi­ti­do que todo esto se haya podi­do hacer sin difi­cul­ta­des e inclu­so con el asen­ti­mien­to y sumi­sión de la mayo­ría de la pobla­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *