La rebe­lión de las geishas- Car­lo Frabetti

Tras leer con gran inte­rés el recien­te artícu­lo de San­tia­go Alba Rico Sexo y pere­za (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​4​8​877), me he acor­da­do de un chis­te galle­go y de un con­gre­so de lolitas.

Un encues­ta­dor le pre­gun­ta a un cam­pe­sino de la Gali­cia profunda:

-¿Qué pre­fie­res, mas­tur­bar­te o follar?

-Eu… pre­fi­ro follar ‑con­tes­ta el cam­pe­sino tras unos ins­tan­tes de vacilación.

-¿Por qué?

-Se cono­ce gente…

Has­ta aquí el chis­te, que en el Japón actual podría ser toda una decla­ra­ción de prin­ci­pios. En cuan­to al con­gre­so, tuvo lugar hace unos años en Colo­nia. Esta­ba yo admi­ran­do las dos torres de la cate­dral, que duran­te siglos fue­ron las más altas del mun­do, cuan­do de pron­to la pla­za empe­zó a lle­nar­se de loli­tas japo­ne­sas en sus dis­tin­tas varian­tes: góti­cas, clá­si­cas, pun­kis, ciber­lo­li­tas… No sé si la deci­sión de con­cen­trar­se fren­te a aque­llos enor­mes falos de pie­dra res­pon­dió a un pro­pó­si­to cons­cien­te de auto­afir­ma­ción; en cual­quier caso, para mí aque­lla explo­sión de femi­nei­dad orien­tal insu­mi­sa repre­sen­tó la segun­da caí­da de las torres gemelas.

Las loli­tas apa­re­cie­ron en Japón a fina­les de los años seten­ta, como expre­sión esté­ti­ca de una juven­tud feme­ni­na que que­ría des­mar­car­se de la ultra­con­ser­va­do­ra socie­dad japo­ne­sa tra­di­cio­nal, en la que la mujer que­da­ba rele­ga­da al papel de abne­ga­da espo­sa, físi­ca y men­tal­men­te some­ti­da al mari­do. Y aun­que empe­zó sien­do un movi­mien­to juve­nil, en la actua­li­dad es fre­cuen­te ver a muje­res de cua­ren­ta o cin­cuen­ta años ves­ti­das de lolitas.

A pri­me­ra vis­ta, el loli­tis­mo podría pare­cer una for­ma de hui­da hacia delan­te, en la medi­da en que poten­cia ‑o más bien exa­cer­ba- la ima­gen de la mujer muñe­ca (por no hablar de las con­no­ta­cio­nes feti­chis­tas y pedó­fi­las); pero su mis­ma exa­cer­ba­ción con­vier­te la pro­pues­ta esté­ti­ca ‑y eró­ti­ca- de las loli­tas en una impug­na­ción de lo esta­ble­ci­do; su exa­cer­ba­ción y su des­en­fa­da­do nar­ci­sis­mo, que no bus­ca la apro­ba­ción ni la gra­ti­fi­ca­ción de la mira­da masculina.

No es casual que el replie­gue sexual de los varo­nes japo­ne­ses haya coin­ci­di­do con la eclo­sión de las loli­tas y otras for­mas de auto­afir­ma­ción feme­ni­na. En su artícu­lo, San­tia­go Alba habla con toda pro­pie­dad de “sexo y pere­za” (esa pere­za que no es la madre de todos los vicios por­que les brin­de el tiem­po nece­sa­rio para su desa­rro­llo, como creen quie­nes con­fun­den el esfuer­zo con la vir­tud, sino por­que cons­ti­tu­ye su mate­ria pri­ma); pero habría que hablar tam­bién de sexo y mie­do. El galle­go del chis­te pre­fie­re follar por­que se cono­ce gen­te; por la mis­ma razón, el japo­nés del docu­men­tal al que alu­de Alba (y que yo tam­bién vi con una mez­cla de estu­por y des­aso­sie­go) pre­fie­re mas­tur­bar­se, pues no quie­re cono­cer gen­te: con­cre­ta­men­te, no quie­re “cono­cer” (y no deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo el doble sen­ti­do del tér­mino) a una mujer que ya no es una geisha mode­la­da por y para el deseo masculino.

En últi­ma ins­tan­cia, el japo­nés que pre­fie­re mas­tur­bar­se tie­ne mie­do a la liber­tad; sobre todo a la liber­tad de la mujer, pero tam­bién a la pro­pia, que solo se pue­de ejer­cer real­men­te en el encuen­tro igua­li­ta­rio con los ‑y las- demás. Un mie­do que, como seña­ló Erich Fromm, es el heral­do negro del fas­cis­mo. Y en el caso de Japón, huel­ga decir­lo, una recaí­da podría ser mortal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *