Fun­da­men­ta­lis­mo cuar­te­le­ro de la Ertzain­tza- Rafa del Pilar

De las 42 mani­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas en las que par­ti­ci­pé has­ta 2010, 21 fue­ron reven­ta­das bru­tal­men­te por la Ertzain­tza, gene­rán­do­se los con­si­guien­tes enfren­ta­mien­tos de con­tes­ta­ción. Si quie­nes lide­ran a estos «escua­dro­nes enmas­ca­ra­dos» fue­sen más inte­li­gen­tes y huma­nos, o menos sober­bios y pre­po­ten­tes, ¡cuán­tas bata­llas y sufri­mien­to se hubie­sen evi­ta­do! Por­que la ley y el orden se defien­den con jus­ti­cia y diá­lo­go sereno y cons­truc­ti­vo; jamás vio­lan­do dere­chos bási­cos como su inte­gri­dad físi­ca, o de aso­cia­ción y mani­fes­ta­ción públi­ca, reco­no­ci­das en toda demo­cra­cia.

Nada tan abyec­to como la repre­sión coer­ci­ti­va por impo­si­ción poli­cial, mani­fes­ta­da en for­ma de revan­chis­mo vis­ce­ral pró­xi­mo al ren­cor, que en la mayo­ría de las oca­sio­nes uti­li­za la Ertzain­tza con­tra todo tipo de actos de sig­ni­fi­ca­do aber­tza­le, prin­ci­pal­men­te.

Iñi­go Caba­cas es, de momen­to, la últi­ma víc­ti­ma de una poli­cía ému­la de Fra­ga Iri­bar­ne, que se creía due­ño de la calle y man­da­ba a sica­rios a dis­pa­rar a matar.

¿Cuán­tos heri­dos, lesio­na­dos de por vida y muer­tos serán pre­ci­sos para que la razón y la jus­ti­cia des­mon­ten de nues­tra socie­dad el cíni­co y cobar­de argu­men- to de la pre­po­ten­cia bru­ta, rele­gan­do al olvi­do actua­cio­nes poli­cia­les penal­men­te tipi­fi­ca­das como deli­to cri­mi­nal?

Hace seis años, los bel­tzas me agre­die­ron impu­ne­men­te en Donos­tia. Tra­tan­do de evi­tar la «bata­lla» de Alde Zaha­rra, cami­na­ba bajo los pór­ti­cos de la Dipu­tación, cuan­do un pelo­ta­zo en una pier­na me derri­bó al sue­lo. Abor­da­do al ins­tan­te por tres «defen­so­res del ciu­da­dano y la paz», entre insul­tos y ame­na­zas abrie­ron la bol­sa de via­je que por­ta­ba. El mate­rial de gue­rri­lla urba­na que encon­tra­ron se redu­jo a tres obras de la lite­ra­tu­ra uni­ver­sal, «peli­gro­sas armas revo­lu­cio­na­rias».

Inquie­ro res­pues­tas; los moti­vos de aquel atro­pe­llo ruín: dis­pa­rar pri­me­ro, pre­gun­tar des­pués. Insis­to sobre los dere­chos que me asis­ten como ciu­da­dano… El jefe del «coman­do paci­fi­ca­dor», a modo de ángel reden­tor, fue cla­ro y tajan­te: «¡Cálla­te, cabrón, o te macha­co el crá­neo. Me paso por el culo tus dere­chos!» Ilus­tra­da per­la de agu­de­za cuar­te­le­ra en fase de pro­mo­ción cul­tu­ral. Cuan­do los «bra­vos ram­bos» me deja­ron mar­char, iba pen­san­do en la nuli­dad y des­am­pa­ro legal del ciu­da­dano ante agre­sio­nes de la Ertzain­tza; inde­fen­so ante el cíni­co y beli­ge­ran­te «mis men­ti­ras valen más que tus ver­da­des», de uso en todos los esta­men­tos poli­cia­les. La actual Ertzain­tza no está en con­di­cio­nes de pres­tar a la ciu­da­da­nía ser­vi­cios asép­ti­cos en cla­ve de dig­ni­dad, pru­den­cia y jus­ti­cia. Es más, su impu­ni­dad ralen­ti­za la paz.

Un poli­cía anti­so­cial, aje­na a los sen­ti­mien­tos y a la ver­dad que ani­da en nues­tro pue­blo, mal­tra­ta­do y per­se­gui­do por quie­nes debie­ran ser pala­di­nes de la jus­ti­cia, la liber­tad y dere­chos huma­nos, no tie­ne cabi­da en Eus­kal Herria.

En esos tiem­pos de reno­va­ción y opor­tu­ni­da­des para la paz, sobran acti­tu­des que recuer­dan a la «camo­rra», para nues­tra des­gra­cia fuen­te de con­flic­tos evi­ta­bles, gene­ra­do­res de abu­sos, injus­ti­cias y enor­mes tris­te­zas.

La recien­te muer­te de Iñi­go Caba­cas es el ejem­plo más dolo­ro­so y san­gran­te de una reali­dad fue­ra de tiem­po, que es pre­ci­so erra­di­car para siem­pre del sus­tra­to social de Eus­kal Herria.

Entre tan­to, la paté­ti­cas lamen­ta­cio­nes del tru­ja­mán mayor de Arkau­te, Sr. Ares, jus­ti­fi­can­do el impla­ca­ble tra­ba­jo de sus cen­tu­rio­nes, aña­den des­cré­di­to a un cuer­po poli­cial social­men­te deva­lua­do, que ema­na fun­da­men­ta­lis­mo cuar­te­le­ro por sus poros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *