Elec­cio­nes en Fran­cia: cir­co, esta­fa y cinis­mo- Luis Arce

El triun­fo de Hollan­de no cam­bia la estruc­tu­ra de poder en Fran­cia. El nue­vo pre­si­den­te no está en con­tra de las trans­na­cio­na­les y de los ricos de ese país.

El pro­ce­so elec­to­ral en Fran­cia nada tie­ne que envi­diar a las elec­cio­nes en las repu­bli­cas bana­ne­ras de Ame­ri­ca Lati­na o cual­quier par­te del Áfri­ca, don­de los jue­gos arti­fi­cia­les y el espec­tácu­lo de cir­co encu­bren el enga­ño y la esta­fa. En Fran­cia la con­tien­da elec­to­ral fue entre Nico­las Sar­kozy pre­si­den­te salien­te que ambi­cio­nó la reelec­ción y Fran­co­is Hollan­de, can­di­da­to del Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés. El pri­me­ro, es un per­so­na­je ego­cén­tri­co, ridícu­lo y con aspi­ra­cio­nes de peque­ño dic­ta­dor. Algo así como una cari­ca­tu­ra gro­tes­ca de Napo­león. Des­de el ini­cio de su gobierno apli­có una polí­ti­ca anti­po­pu­lar y sus pos­tu­ras gro­se­ras hicie­ron que se gana­ra el des­pre­cio de la mayo­ría de fran­ce­ses. Es tan dere­chis­ta que es difí­cil hacer la dife­ren­cia entre él y Mari­na Le Pen la lide­re­za de la dere­cha fas­cis­ta de Fran­cia. Su gobierno fue mar­ca­do por escán­da­los de corrup­ción, acti­tu­des racis­tas y de odio con­tra los extran­je­ros. En la mitad de su gobierno, cer­ca del 70% de los fran­ce­ses recha­za­ban su admi­nis­tra­ción.

El segun­do can­di­da­to y fla­man­te pre­si­den­te asu­mió poses de can­di­da­to de “izquier­da”, refor­ma­dor y socia­lis­ta, pero duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral dejo al des­cu­bier­to sus con­tra­dic­cio­nes con ofre­ci­mien­tos pura­men­te elec­to­ra­les. Por ejem­plo, al ini­cio de su cam­pa­ña, en for­ma ambi­gua, como para no herir a los pode­ro­sos, dijo que su ver­da­de­ro “adver­sa­rio en esta bata­lla no tie­ne nom­bre ni cara ni par­ti­do. Es el mun­do de las finan­zas». Todo el mun­do se que­dó con la boca abier­ta. Muchos se pre­gun­ta­ron: ¿y las trans­na­cio­na­les fran­ce­sas ins­ta­la­das en Irak, Afga­nis­tán, Libia, don­de con el dine­ro de los fran­ce­ses hacen gue­rras para apo­de­rar­se de gigan­tes­cas ganan­cias. Lo mis­mo ocu­rrió con el pro­ble­ma de los extran­je­ros en este país. En la cam­pa­ña elec­to­ral se opu­so al dis­cur­so anti extran­je­ro de Sar­kozy, pero a medio camino, cam­bio de rum­bo y dijo que en un “perio­do de cri­sis, la limi­ta­ción de la inmi­gra­ción eco­nó­mi­ca es nece­sa­ria e indis­pen­sa­ble”.

En estas elec­cio­nes no hubo, como dijo la pro­pa­gan­da, una con­fron­ta­ción entre izquier­da y dere­cha. “Fran­cia gira a la izquier­da” han dicho dife­ren­tes ana­lis­tas y dia­rios del mun­do. Los par­ti­dos socia­lis­tas de Euro­pa son orga­ni­za­cio­nes al ser­vi­cio de las trans­na­cio­na­les y del gran capi­tal inter­na­cio­nal. Los socia­lis­tas euro­peos can­tan la inter­na­cio­nal pero son orga­ni­za­cio­nes anti­co­mu­nis­tas y defen­so­res de la pro­pie­dad pri­va­da y los mono­po­lios. Son defen­so­res del sis­te­ma impe­ria­lis­ta mun­dial y enemi­gos del pro­gre­so social, la jus­ti­cia y el bien­es­tar social. Los par­ti­dos socia­lis­tas, tan­to en Fran­cia, como en Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia y otros paí­ses están engan­cha­dos al Esta­do, son defen­so­res del sis­te­ma, y en recom­pen­sa reci­ben finan­cia­mien­to del dine­ro públi­co sin el cual no podrían sobre­vi­vir. Solo para el 2009, el Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­ces reci­bió del Esta­do cer­ca de 23 millo­nes de euros a titu­lo de sub­ven­ción direc­ta (fuen­te: Obser­va­to­toi­re des sub­ven­tions). Apar­te de esta sub­ven­ción, el Esta­do finan­cia al PSF cen­te­nas de orga­ni­za­cio­nes sin fines de lucro que este par­ti­do uti­li­za para el pro­se­li­tis­mo par­ti­da­rio.

Las dife­ren­cias entre Fran­co­is Hollan­de y Nico­las Sar­kozy se refie­ren sobre todo al tono del dis­cur­so elec­to­ral, pero no a cues­tio­nes fun­da­men­ta­les del sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co. El pro­pó­si­to de este pro­ce­so elec­to­ral, ha sido reaco­mo­dar las cla­ses polí­ti­cas en el poder. La cri­sis obli­ga a cam­biar las caras en el sis­te­ma admi­nis­tra­ti­vo del Esta­do. El gobierno ha sido remo­vi­do, no para cam­biar el carác­ter del Esta­do y menos la esen­cia del sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co fran­cés. El cam­bio de gobierno res­pon­de a las nece­si­da­des actua­les de la cri­sis de este país. Sar­kozy se había des­gas­ta­do dema­sia­do para seguir al fren­te del Esta­do. Vis­ta la pers­pec­ti­va de la cri­sis eco­nó­mi­ca resul­ta con­ve­nien­te para los gru­pos de poder, un pre­si­den­te de “izquier­da” que por un tiem­po (exten­so o cor­to eso depen­de­rá de la cri­sis) podrá seguir min­tien­do y con­te­nien­do las expec­ta­ti­vas del pue­blo fran­cés. Aquí ocu­rre algo seme­jan­te que en Espa­ña don­de los “socia­lis­tas” de Zapa­te­ro, que han deja­do un país en rui­nas con cer­ca de 6 millo­nes de tra­ba­ja­do­res en la des­ocu­pa­ción (5.639.500 y 24,44%), fue­ron cam­bia­dos no por otra “izquier­da”, sino por la extre­ma dere­cha fran­quis­ta.

El dia­rio Le Mon­de dijo que el triun­fo de Hollan­de fue cele­bra­do con músi­ca de acor­deón y la can­ción “La vida en rosa” de Edith Piaf. Para Hollan­de fue­ron 17,8 millo­nes de votos (51.62 %) y para Sar­kozy 16,7 millo­nes (48.33%). De 45 millo­nes de ins­cri­tos solo vota­ron 36,6 millo­nes de per­so­nas. Ello sig­ni­fi­ca que 8,6 millo­nes de per­so­nas no les impor­ta­ron nin­guno de los can­di­da­tos. Sobre el total votos (ins­cri­tos) Hollan­de solo tuvo 48,6% de los votos, lo que hace menos de la mitad. A esta cifra hay que agre­gar que dos millo­nes 100 mil elec­to­res vota­ron en blan­co o anu­la­ron su voto (5,84 % des votan­tes). Como han dicho dife­ren­tes ana­lis­tas, es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de la quin­ta Repu­bli­ca que el voto blan­co y nulo fue tan abul­ta­do.

El mar­co coyun­tu­ral de las elec­cio­nes fran­ce­sas es la gra­ve cri­sis mun­dial del capi­ta­lis­mo, la deca­den­cia del libe­ra­lis­mo y el ascen­so de la extre­ma dere­cha llá­men­se popu­lis­ta, nacio­na­lis­ta y fas­cis­ta en todo Euro­pa. En el aspec­to interno Fran­cia es un país hun­di­da en cri­sis gene­ral, sobre todo moral y polí­ti­ca. Tie­ne en la actua­li­dad 2 millo­nes 870 mil tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos y más de un millón de ellos per­die­ron sus pues­tos duran­te el gobierno de Nico­las Sar­kozy. Su gran­dio­so pasa­do filo­só­fi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co, nada tie­ne que ver con la medio­cri­dad de la actua­li­dad, cuyas cla­ses polí­ti­cas (dere­cha e izquier­da) cons­ti­tu­ye lacras medio­cres en com­pa­ra­ción con los ges­to­res de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa y la Comu­na de Paris. Duran­te todo el perio­do del régi­men de Nico­las Sar­kozy, los inte­lec­tua­les, escri­to­res y perio­dis­tas se han preo­cu­pa­do más del tra­se­ro de Car­la Bru­ni que del des­tino de la nación. Las andan­zas per­ver­sas sexua­les de Domi­ni­que Strauss Kahn (DSK), del mis­mo par­ti­do que Hollan­de, ocu­pa­ron mas espa­cio que la gue­rra en Afga­nis­tán o la revuel­ta en las paí­ses ára­bes. Como ha dicho el escri­tor Phi­lip Gou­re­vitch “Fran­cia un país de his­to­ria pro­di­gio­sa es aho­ra un Esta­do dis­mi­nui­do, ape­nas un peda­zo de Euro­pa, y ella encar­na todas las líneas de fac­tu­ra del siglo XX”.

Hollan­de, se ha pre­sen­ta­do como repre­sen­tan­te de las aspi­ra­cio­nes del pue­blo fran­cés, pero ello no es muy cier­to. Dife­ren­tes inves­ti­ga­do­res fran­ce­ses y extran­je­ros han escar­ba­do un poco en su ami­gos influ­yen­tes. La lis­ta es amplia. Un ami­go pode­ro­sos de Hollan­de es Jean-Pie­rre Jou­yet, pre­si­den­te de la Auto­ri­dad de Mer­ca­dos Finan­cie­ros (nom­bra­do por Nico­las Sar­kozy). Este per­so­na­je de dere­cha le gus­ta hacer­se lla­mar “gau­llis­te de izquier­da”. Ha pre­sen­ta­do a Sar­kozy como un “repu­bli­cano y demó­cra­ta”. Este “gau­llis­ta” y ami­go de Hollan­de es casa­do con Bri­git­te Tait­tin­ger, here­de­ra de la gran fami­lia pro­pie­ta­ria del cham­pag­ne del mis­mo nom­bre. Entre los ami­gos de alta finan­za de Holan­da hay que nom­brar a Emma­nuel Macron, ban­que­ro de la ban­ca pri­va­da Roths­child. Otro de los ban­que­ros que ha sos­te­ni­do la cam­pa­ña elec­to­ral de Hollan­de es Hen­ri de Cas­tries. Este es pre­si­den­te del Gru­po AXA, una trans­na­cio­nal de segu­ros y de capi­ta­les. Tie­nes 95 millo­nes de clien­tes y fun­cio­na en 61 paí­ses. Este ban­que­ro se hace lla­mar tam­bién “gau­llis­te social”. El gigan­te Gru­po Carre­four, a tra­vés de su admi­nis­tra­do­ra Anne-Clai­re Tait­tin­ger, es otro de los gran­des capi­ta­lis­tas que sos­tie­nen a Hollan­de. En el lado de la pren­sa, el nue­vo pre­si­den­te fran­cés ha sido sos­te­ni­do por el dia­rio el Mun­do (Le Mon­de) que esta con­tro­la­do por tres millo­na­rios y hom­bres de nego­cios: Pie­rre Ber­gé, Xavier Niel y Matthieu Pigas­se, este últi­mo es direc­tor gene­ral del ban­co Lazar en Euro­pa.

Hollan­de, reco­no­ce solo un padre polí­ti­co. Ese es Fra­nçois Mit­te­rrand, icono de los actua­les socia­lis­tas. Mit­te­rrand fue duran­te dos perio­dos pre­si­den­te de Fran­cia. Gano las elec­cio­nes en 1981 y reele­gi­do en 1988 cuyo man­da­to duró has­ta el 1995. Sus dos man­da­tos en coha­bi­ta­ción con la dere­cha ter­mi­nan en desas­tre. La des­ocu­pa­ción que era en 1981 de 1,5 millón de tra­ba­ja­do­res (6%) pasó en 1993 a 3 millo­nes (cer­ca del 10%) de los asa­la­ria­dos. Fra­nçois Mit­te­rrand siem­pre ha esta­do acom­pa­ña­do de un oscu­ro pasa­do polí­ti­co. Ofi­cial­men­te se ha dicho que duran­te la segun­da gue­rra mun­dial fue fun­cio­na­rio del odia­do régi­men de Vichy (gobierno de cola­bo­ra­ción con Hitler) pero que apro­ve­chó ese car­go para cola­bo­rar con una red de resis­ten­tes.

La ver­dad ha sido otra. Dife­ren­tes his­to­ria­do­res han seña­la­do que Mit­te­rrand tuvo sim­pa­tías y cola­bo­ró volun­ta­ria­men­te con el gobierno de Vichy. Por esta razón, en 1981 Alain de Bois­sieu Gran Can­ci­ller del Con­se­jo de la Orden de la Libe­ra­ción se negó a entre­gar a Mite­rrand la Orden Nacio­nal de la Legión de Honor, que des­de 1802 corres­pon­de a los altos dig­na­ta­rios de Fran­cia. Mit­te­rrand, antes de alcan­zar la pre­si­den­cia fue minis­tro del inte­rior y des­pués minis­tro de jus­ti­cia (1954) del gabi­ne­te de Guy Mollet. A par­tir de esos car­gos minis­te­ria­les se encar­gó de repri­mir vio­len­ta­men­te a los patrio­tas de Alge­ria colo­ni­za­da por Fran­cia. ‘Alge­ria es Fran­cia, y cada depar­ta­men­to de Alge­ria son depar­ta­men­tos de la Repu­bli­ca fran­ce­sa”, decía Fran­co­is Mit­te­rrand el 12 de mar­zo de 1954. Se opu­so vio­len­ta­men­te a la inde­pen­den­cia de Alge­ria.

Tan­to la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral (22 de abril) así como segun­da (6 de mayo) ha mos­tra­do las incohe­ren­cias del sis­te­ma polí­ti­co fran­cés, así como la des­es­pe­ran­za polí­ti­ca de millo­nes de fran­ce­ses. En Fran­cia votar no es obli­ga­to­rio como en otros paí­ses de Euro­pa. En la pri­me­ra vuel­ta se ins­cri­bie­ron 46 millo­nes de per­so­nas. De esta can­ti­dad 10’145,333 no vota­ron o anu­la­ron sus votos lo que sig­ni­fi­có el 22.04% del total ins­cri­tos. Esta tasa de abs­ten­ción (voto de pro­tes­ta) ha sido supe­rior que en las elec­cio­nes de 2007 que solo sig­ni­fi­có el 16,2 % de los votan­tes. En la pri­me­ra vuel­ta Fran­co­is Hollan­de logró 10’272 705 lo que sig­ni­fi­ca 23% de los ins­crip­tos y no 28.63% como ha dicho la pren­sa fran­ce­sa. Por su par­te, Nico­las Sar­kozy (Union pour un mou­ve­ment popu­lai­re (UMP) en segun­do lugar tuvo 9’753 629 que en por­cen­ta­je es algo así como 21% de la vota­ción y no 27.18% como dijo la pro­pa­gan­da. La dere­cha fas­cis­ta estu­vo repre­sen­ta­da por Mari­na Le Pen (Fren­te Nacio­nal) en ter­cer lugar atra­jo mas de 6 millo­nes de votan­tes (17,90 % de los votos vali­dos).

Apar­te de Hollan­de, Sar­kozy y Mari­ne Le Pen, se pre­sen­ta­ron una serie de peque­ños aspi­ran­tes a la pre­si­den­cia que como los arle­qui­nes del tea­tro ita­lia­nos del siglo XVI tuvie­ron el rol de dar un poco de músi­ca y colo­ri­do a la come­dia elec­to­ral. El pano­ra­ma se vis­tió de gala para reci­bir a los mar­xis­tas-leni­nis­tas, revo­lu­cio­na­rios, trots­kis­tas, obre­ros can­di­da­tos y eco­lo­gis­tas, cuyos por­cen­ta­jes de votos ser­vi­rían sola­men­te para sos­te­ner al can­di­da­to pre­si­den­cial favo­ri­to y mos­trar la gene­ro­sa demo­cra­cia bur­gue­sa en Fran­cia. Ahí estu­vo en pri­me­ra línea Jean-Luc Mélen­chon del “Fren­te de Izquier­da” (11,10 %), el obre­ro Phi­lip­pe Pou­tou del Nue­vo Par­ti­do Nou­veau Anti­ca­pi­ta­lis­ta (1,15 %), Natha­lie Arthaud del gru­po Lucha Obre­ra (0,56 %), Jac­ques Che­mi­na­de, de Soli­da­ri­dad y Pro­gre­so (0,25 %), Nico­las Dupont-Aig­nan del gru­po De pie la Repu­bli­ca (1,79 %), Eva Joly de los eco­lo­gis­tas (2,31 %), y Fra­nçois Bay­rou, un cató­li­co de dere­cha del Movi­mien­to Demo­crá­ti­co (9,13 %) que en segun­da vuel­ta incli­nó su voto por Hollan­de.

El triun­fo de Fran­co­is Hollan­de no cam­bia la estruc­tu­ra de poder en Fran­cia. El nue­vo pre­si­den­te fran­cés no está en con­tra de las trans­na­cio­na­les y de los ricos de este país. Des­de muchos antes de su cam­pa­ña elec­to­ral, ha apo­ya­do la inter­ven­ción de las tro­pas fran­ce­sas en Afga­nis­tán, Libia y en otras gue­rras de rapi­ña. En ple­na cam­pa­ña por la pre­si­den­cia ha expre­sa­do su apo­yo a la uti­li­za­ción de la fuer­za nuclear como “arma de disua­sión y de garan­tía” estra­té­gi­ca del pode­río mili­tar de Fran­cia. Ha sos­te­ni­do la cam­pa­ña inter­na­cio­nal anti­te­rro­ris­ta de las poten­cias mun­dia­les que enca­be­zan los Esta­dos Uni­dos. El 20 de abril (dos días antes del pri­me­ra vuel­ta) decla­ró que de ser ele­gi­do apo­ya­rá una inter­ven­ción mili­tar a Siria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *