Más allá de una estra­te­gia elec­to­ral- Txar­li Gon­za­lez Llo­ren­te, Fran­cis­co Javier Bela­rra y Pedro­ma­ri Olaeta

El nue­vo tiem­po polí­ti­co ha supues­to para la izquier­da sobe­ra­nis­ta en su glo­ba­li­dad, y para la izquier­da aber­tza­le en par­ti­cu­lar, un alda­bo­na­zo que nos pue­de hacer pen­sar que, en un perio­do bre­ve de tiem­po, la fuer­za social y polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de Hegoal­de en repre­sen­ta­ción elec­to­ral pase a manos de las coa­li­cio­nes sobe­ra­nis­tas de izquierda.

No es algo que nos haya toma­do por sor­pre­sa: escon­di­dos en la abs­ten­ción unas/​os, agotadas/​os por las déca­das de sufri­mien­to otras/​os, desmovilizadas/​os otras/​os por las ile­ga­li­za­cio­nes, desencantadas/​os por la partidocracia…miles y miles de per­so­nas esta­ban espe­ran­do un nue­vo tiem­po polí­ti­co en el que se pudie­ra par­ti­ci­par acti­va­men­te, en la segu­ri­dad de que la acu­mu­la­ción de volun­ta­des posi­bi­li­ta­da por un nue­vo con­tex­to podría pro­vo­car cam­bios significativos.

En el con­tex­to inter­na­cio­nal tene­mos la des­gra­cia de estar pade­cien­do un autén­ti­co gol­pe de Esta­do de los mer­ca­dos con­tra los sis­te­mas par­la­men­ta­rios de repre­sen­ta­ción par­ti­dis­ta. Dicho con­tex­to está lle­van­do a muchas per­so­nas a plan­tear­se el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co de la últi­ma mitad de siglo XX y estos pri­me­ros años del XXI: ante el oca­so del capi­ta­lis­mo “ama­ble” de la social­de­mo­cra­cia euro­pea, la opo­si­ción polí­ti­ca se va orga­ni­zan­do en torno a coa­li­cio­nes plu­ra­les que se están pre­pa­ran­do para pre­sen­tar una alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. Una alter­na­ti­va via­ble, socia­lis­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y con cala­do de cam­bio revo­lu­cio­na­rio, fren­te a unos par­ti­dos de dere­chas euro­peos que van a tomar, cada vez más, un carác­ter neo­fas­cis­ta. En Eus­kal Herria, con el com­po­nen­te trans­ver­sal que nos da ser un pue­blo some­ti­do nacio­nal, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te, esta opo­si­ción se ha aglu­ti­na­do prin­ci­pal­men­te en Bil­du y Amaiur.

Pero el éxi­to elec­to­ral se pue­de trans­for­mar en efí­me­ro si esa gran masa numé­ri­ca no va trans­for­mán­do­se en una masa crí­ti­ca, orga­ni­za­da, cons­cien­te, infor­ma­da y acti­va. Orga­ni­za­da pue­blo a pue­blo, auto­crí­ti­ca, viva, rebel­de, des­de la par­ti­ci­pa­ción, la trans­pa­ren­cia y el compromiso.

Con temas infla­dos mediá­ti­ca­men­te, como el con­flic­to en el tema del “puer­ta a puer­ta”, ya se deja vis­lum­brar que la dere­cha glo­bal (PSOE, PNV, UPN, PP) de Hegoal­de está empe­zan­do a fun­cio­nar como un autén­ti­co Blo­que Sis­té­mi­co en defen­sa de sus intere­ses cor­po­ra­ti­vos y per­so­na­les. En tesi­tu­ras así, poco les estor­ba la pre­ten­di­da incom­pa­ti­bi­li­dad que exhi­ben en el deba­te iden­ti­ta­rio. El repar­to del pas­tel sobre el con­trol de los ingre­sos públi­cos y sus con­sa­bi­das clien­te­las están en peli­gro ante un avan­ce expo­nen­cial de la izquier­da vas­ca uni­da en una ofer­ta elec­to­ral común.

No es úni­ca­men­te en los temas socio­eco­nó­mi­cos don­de el Blo­que Sis­té­mi­co está ya coor­di­nan­do una uni­dad de acción. Así, en la ges­tión de la des­mi­li­ta­ri­za­ción del con­flic­to polí­ti­co entre Eus­kal Herria y los Esta­dos, y ante la pers­pec­ti­va de que la uni­la­te­ra­li­dad del pro­ce­so acen­tué la exten­sión y la pro­fun­di­dad del cam­bio social y polí­ti­co, los cua­tro par­ti­dos han fir­ma­do un acuer­do en Madrid que pena­li­za cri­mi­nal­men­te la disi­den­cia con­tra la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, y da nue­va car­na­za a la Audien­cia nacio­nal espa­ño­la, a la vez que pro­po­nen nue­vos obs­tácu­los al pro­ce­so en aque­llos aspec­tos más sen­si­bles como son la repa­tria­ción y excar­ce­la­ción de los pre­sos y mili­tan­tes políticos.

Ya a nadie pue­de extra­ñar que, ante un even­tual nue­vo éxi­to elec­to­ral de las coa­li­cio­nes sobe­ra­nis­tas de izquier­das, esta vez al Par­la­men­to de Gas­teiz, el Blo­que Sis­té­mi­co res­pon­da con un acuer­do PP-PNV o PNV-PSOE (sea éste táci­to o expre­so), o bien con un macro­acuer­do de ado­ra­ción a San Mer­ca­do y La San­ta Cons­ti­tu­ción acom­pa­ña­do de una moción de cen­su­ra en la Dipu­tación de Gipuz­koa, para parar la alter­na­ti­va en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, a la vez que blo­queen con “Vias Lan­graitz” o simi­la­res una sali­da bre­ve y dig­na en la reso­lu­ción de las con­se­cuen­cias del con­flic­to armado.

Es posi­ble que se vuel­va a dar un paso más en repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal, inclu­so que la coa­li­ción sobe­ra­nis­ta sea la que más parlamentarias/​os obten­ga en Gas­teiz. El éxi­to elec­to­ral y el acce­so al gobierno de ins­ti­tu­cio­nes impor­tan­tes son posi­ti­vos y nece­sa­rios para ir demos­tran­do que se tie­nen pro­yec­tos alter­na­ti­vos en lo social, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y nacio­nal; pero es impres­cin­di­ble acom­pa­ñar­los de la acti­va­ción de la masa social que apo­ya el cam­bio. De nada sir­ve ser la fuer­za más vota­da si no se va más allá del éxi­to elec­to­ral y no se pone en mar­cha una estra­te­gia que, aten­dien­do a la reali­dad de la corre­la­ción de fuer­zas, ace­le­re la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas via­bles y esté pre­pa­ra­da para una con­fron­ta­ción polí­ti­ca de pro­yec­tos que se va a agu­di­zar y que hay que agudizar.

Una ver­da­de­ra estra­te­gia socia­lis­ta de cam­bio social y polí­ti­co que pre­ten­da lide­rar un cam­bio de mar­co jurí­di­co-polí­ti­co para alcan­zar la sobe­ra­nía, y que se pro­pon­ga hacer reali­dad un sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co fren­te a la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos, nece­si­ta de orga­ni­za­cio­nes socia­les, cul­tu­ra­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas popu­la­res, par­ti­ci­pa­ti­vas y co-crea­do­ras del pro­yec­to de eman­ci­pa­ción nacio­nal y social.

En defi­ni­ti­va, vemos la nece­si­dad de orga­ni­zar una Uni­dad Popu­lar de orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas que, des­de la auto­no­mía de cada orga­ni­za­ción y sec­tor, sepa coor­di­nar una estra­te­gia común (tan­to en su defi­ni­ción como en su imple­men­ta­ción), haga de la plu­ra­li­dad la herra­mien­ta que per­mi­ta lle­gar a mayo­rías alter­na­ti­vas y acu­da direc­ta­men­te a los pue­blos y barrios, es decir, a la base rebel­de, sin nece­si­dad de con­tar con la “auto­crea­da” cas­ta diri­gen­te de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, una cas­ta buro­crá­ti­ca corrup­ta, anti­de­mo­crá­ti­ca y antirevolucionaria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.