Más allá de una estra­te­gia elec­to­ral- Txar­li Gon­za­lez Llo­ren­te, Fran­cis­co Javier Bela­rra y Pedro­ma­ri Olae­ta

El nue­vo tiem­po polí­ti­co ha supues­to para la izquier­da sobe­ra­nis­ta en su glo­ba­li­dad, y para la izquier­da aber­tza­le en par­ti­cu­lar, un alda­bo­na­zo que nos pue­de hacer pen­sar que, en un perio­do bre­ve de tiem­po, la fuer­za social y polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de Hegoal­de en repre­sen­ta­ción elec­to­ral pase a manos de las coa­li­cio­nes sobe­ra­nis­tas de izquier­da.

No es algo que nos haya toma­do por sor­pre­sa: escon­di­dos en la abs­ten­ción unas/​os, agotadas/​os por las déca­das de sufri­mien­to otras/​os, desmovilizadas/​os otras/​os por las ile­ga­li­za­cio­nes, desencantadas/​os por la partidocracia…miles y miles de per­so­nas esta­ban espe­ran­do un nue­vo tiem­po polí­ti­co en el que se pudie­ra par­ti­ci­par acti­va­men­te, en la segu­ri­dad de que la acu­mu­la­ción de volun­ta­des posi­bi­li­ta­da por un nue­vo con­tex­to podría pro­vo­car cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos.

En el con­tex­to inter­na­cio­nal tene­mos la des­gra­cia de estar pade­cien­do un autén­ti­co gol­pe de Esta­do de los mer­ca­dos con­tra los sis­te­mas par­la­men­ta­rios de repre­sen­ta­ción par­ti­dis­ta. Dicho con­tex­to está lle­van­do a muchas per­so­nas a plan­tear­se el sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co de la últi­ma mitad de siglo XX y estos pri­me­ros años del XXI: ante el oca­so del capi­ta­lis­mo “ama­ble” de la social­de­mo­cra­cia euro­pea, la opo­si­ción polí­ti­ca se va orga­ni­zan­do en torno a coa­li­cio­nes plu­ra­les que se están pre­pa­ran­do para pre­sen­tar una alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. Una alter­na­ti­va via­ble, socia­lis­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y con cala­do de cam­bio revo­lu­cio­na­rio, fren­te a unos par­ti­dos de dere­chas euro­peos que van a tomar, cada vez más, un carác­ter neo­fas­cis­ta. En Eus­kal Herria, con el com­po­nen­te trans­ver­sal que nos da ser un pue­blo some­ti­do nacio­nal, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te, esta opo­si­ción se ha aglu­ti­na­do prin­ci­pal­men­te en Bil­du y Amaiur.

Pero el éxi­to elec­to­ral se pue­de trans­for­mar en efí­me­ro si esa gran masa numé­ri­ca no va trans­for­mán­do­se en una masa crí­ti­ca, orga­ni­za­da, cons­cien­te, infor­ma­da y acti­va. Orga­ni­za­da pue­blo a pue­blo, auto­crí­ti­ca, viva, rebel­de, des­de la par­ti­ci­pa­ción, la trans­pa­ren­cia y el com­pro­mi­so.

Con temas infla­dos mediá­ti­ca­men­te, como el con­flic­to en el tema del “puer­ta a puer­ta”, ya se deja vis­lum­brar que la dere­cha glo­bal (PSOE, PNV, UPN, PP) de Hegoal­de está empe­zan­do a fun­cio­nar como un autén­ti­co Blo­que Sis­té­mi­co en defen­sa de sus intere­ses cor­po­ra­ti­vos y per­so­na­les. En tesi­tu­ras así, poco les estor­ba la pre­ten­di­da incom­pa­ti­bi­li­dad que exhi­ben en el deba­te iden­ti­ta­rio. El repar­to del pas­tel sobre el con­trol de los ingre­sos públi­cos y sus con­sa­bi­das clien­te­las están en peli­gro ante un avan­ce expo­nen­cial de la izquier­da vas­ca uni­da en una ofer­ta elec­to­ral común.

No es úni­ca­men­te en los temas socio­eco­nó­mi­cos don­de el Blo­que Sis­té­mi­co está ya coor­di­nan­do una uni­dad de acción. Así, en la ges­tión de la des­mi­li­ta­ri­za­ción del con­flic­to polí­ti­co entre Eus­kal Herria y los Esta­dos, y ante la pers­pec­ti­va de que la uni­la­te­ra­li­dad del pro­ce­so acen­tué la exten­sión y la pro­fun­di­dad del cam­bio social y polí­ti­co, los cua­tro par­ti­dos han fir­ma­do un acuer­do en Madrid que pena­li­za cri­mi­nal­men­te la disi­den­cia con­tra la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, y da nue­va car­na­za a la Audien­cia nacio­nal espa­ño­la, a la vez que pro­po­nen nue­vos obs­tácu­los al pro­ce­so en aque­llos aspec­tos más sen­si­bles como son la repa­tria­ción y excar­ce­la­ción de los pre­sos y mili­tan­tes polí­ti­cos.

Ya a nadie pue­de extra­ñar que, ante un even­tual nue­vo éxi­to elec­to­ral de las coa­li­cio­nes sobe­ra­nis­tas de izquier­das, esta vez al Par­la­men­to de Gas­teiz, el Blo­que Sis­té­mi­co res­pon­da con un acuer­do PP-PNV o PNV-PSOE (sea éste táci­to o expre­so), o bien con un macro­acuer­do de ado­ra­ción a San Mer­ca­do y La San­ta Cons­ti­tu­ción acom­pa­ña­do de una moción de cen­su­ra en la Dipu­tación de Gipuz­koa, para parar la alter­na­ti­va en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, a la vez que blo­queen con “Vias Lan­graitz” o simi­la­res una sali­da bre­ve y dig­na en la reso­lu­ción de las con­se­cuen­cias del con­flic­to arma­do.

Es posi­ble que se vuel­va a dar un paso más en repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal, inclu­so que la coa­li­ción sobe­ra­nis­ta sea la que más parlamentarias/​os obten­ga en Gas­teiz. El éxi­to elec­to­ral y el acce­so al gobierno de ins­ti­tu­cio­nes impor­tan­tes son posi­ti­vos y nece­sa­rios para ir demos­tran­do que se tie­nen pro­yec­tos alter­na­ti­vos en lo social, eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y nacio­nal; pero es impres­cin­di­ble acom­pa­ñar­los de la acti­va­ción de la masa social que apo­ya el cam­bio. De nada sir­ve ser la fuer­za más vota­da si no se va más allá del éxi­to elec­to­ral y no se pone en mar­cha una estra­te­gia que, aten­dien­do a la reali­dad de la corre­la­ción de fuer­zas, ace­le­re la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas via­bles y esté pre­pa­ra­da para una con­fron­ta­ción polí­ti­ca de pro­yec­tos que se va a agu­di­zar y que hay que agu­di­zar.

Una ver­da­de­ra estra­te­gia socia­lis­ta de cam­bio social y polí­ti­co que pre­ten­da lide­rar un cam­bio de mar­co jurí­di­co-polí­ti­co para alcan­zar la sobe­ra­nía, y que se pro­pon­ga hacer reali­dad un sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co fren­te a la dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos, nece­si­ta de orga­ni­za­cio­nes socia­les, cul­tu­ra­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas popu­la­res, par­ti­ci­pa­ti­vas y co-crea­do­ras del pro­yec­to de eman­ci­pa­ción nacio­nal y social.

En defi­ni­ti­va, vemos la nece­si­dad de orga­ni­zar una Uni­dad Popu­lar de orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas que, des­de la auto­no­mía de cada orga­ni­za­ción y sec­tor, sepa coor­di­nar una estra­te­gia común (tan­to en su defi­ni­ción como en su imple­men­ta­ción), haga de la plu­ra­li­dad la herra­mien­ta que per­mi­ta lle­gar a mayo­rías alter­na­ti­vas y acu­da direc­ta­men­te a los pue­blos y barrios, es decir, a la base rebel­de, sin nece­si­dad de con­tar con la “auto­crea­da” cas­ta diri­gen­te de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, una cas­ta buro­crá­ti­ca corrup­ta, anti­de­mo­crá­ti­ca y anti­re­vo­lu­cio­na­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *