“La tie­rra pa’ quien la tra­ba­ja”: jor­na­le­ros espa­ño­les- Jean-Pie­rre Petit-Gras

La recu­pe­ra­ción del cam­po hecha por jor­na­le­ros anda­lu­ces es una lucha con­tra la mise­ria que han traí­do las polí­ti­cas euro­peas capi­ta­lis­tas de espe­cu­la­ción y meca­ni­za­ción de la tierra.

Ocu­pan­tes

Antes de la asam­blea de los ocu­pan­tes, en la que se toma­rán deci­sio­nes acer­ca de las tareas de los pró­xi­mos días, María, la actual res­pon­sa­ble de la coci­na, rela­ta algu­nos epi­so­dios de su vida. Evo­ca a los suyos. A su abue­lo, los guar­dias civi­les vinie­ron a bus­car­lo a casa una noche: “Nun­ca vol­vió, y toda­vía se des­co­no­ce el para­de­ro de su cuerpo”[1]. A su padre, los capa­ta­ces de los terra­te­nien­tes casi nun­ca le “ofre­cían” tra­ba­jo, y había que dar de comer a los seis hijos. Un día que fue a robar un saco de papas, lo detu­vie­ron los guar­dias civi­les y le macha­ca­ron el bra­zo a cula­ta­zos. Que­dó man­co para siem­pre. En cuan­to a la madre, murió cuan­do María toda­vía era muy chi­qui­ta: no había dine­ro para las medicinas.

Pero María, hoy, luce una son­ri­sa ancha.

El pasa­do 4 de mar­zo, la Fin­ca Somon­te, en Pal­ma del Río (pro­vin­cia de Cór­do­ba), fue inva­di­da y ocu­pa­da por un gru­po de jor­na­le­ras y jor­na­le­ros orga­ni­za­dos en el Sin­di­ca­to de Obre­ros del Cam­po – Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res (SOC-SAT). Y María es una de ellos. Ella, Lola, Susa­na y algu­nas otras muje­res son a la vez el alma del movi­mien­to y las orga­ni­za­do­ras incan­sa­bles del con­jun­to de acti­vi­da­des que día tras día van dan­do cuer­po a esta apro­pia­ción colec­ti­va: “maña­na tene­mos que ter­mi­nar de lim­piar de pie­dras un cam­po de tres hec­tá­reas. A estas pie­dras de río, aquí las lla­man lije­ñas”. El pro­yec­to, apa­la­bra­do ya con los com­pa­ñe­ros de Marinaleda[2], es la siem­bra en ese cam­po de pimien­to de piqui­llo des­ti­na­do a la con­ser­ve­ría. Tam­bién hace fal­ta lim­piar uno de los pozos. Habrá que sacar dece­nas de espuer­tas lle­nas de lodo, que por la fal­ta de man­te­ni­mien­to tapan las cana­li­za­cio­nes e impi­den el apro­ve­cha­mien­to del sis­te­ma de rie­go. Hay otras tareas urgen­tes: regar los oli­vos recién plan­ta­dos, para que aguan­ten los pri­me­ros calo­res, y ter­mi­nar la ins­ta­la­ción del sis­te­ma de goteo en el huer­to, don­de ya están bro­tan­do hile­ras de lechu­gas, matas de toma­te y judías ver­des casi a pun­to de tre­par por las cañas de bam­bú que les ser­vi­rán de tutores.

La auto­ali­men­ta­ción del gru­po de jor­na­le­ros y sus fami­lias es el pri­mer obje­ti­vo. Pero tam­bién tie­nen pro­yec­tos pro­duc­ti­vos más ambi­cio­sos, como los pimien­tos de piqui­llo y otros. “Esta tie­rra pue­de dar tra­ba­jo a dece­nas de com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras”, dicen los del SOC.

La fin­ca

El cor­ti­jo Somon­te es una fin­ca de 400 hec­tá­reas (40 de las cua­les son de rega­dío) pro­pie­dad de la Jun­ta de Anda­lu­cía, el gobierno regio­nal diri­gi­do por el Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol (PSOE) sin inte­rrup­ción des­de las pri­me­ras elec­cio­nes des­pués de la muer­te de Fran­co, cele­bra­das en 1982. En los últi­mos meses, la Jun­ta ha deci­di­do poner a subas­ta unas 20 mil hec­tá­reas, adqui­ri­das por aque­llas fechas, pero nun­ca pues­tas a dis­po­si­ción de los pue­blos. Esa cla­se de com­pras sólo pue­den efec­tuar­las empre­sas inver­sio­nis­tas o ricos terra­te­nien­tes en una región don­de la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad es mayor des­pués de 30 años de gobierno social­de­mó­cra­ta que antes de la segun­da República[3].

La ocu­pa­ción de la fin­ca Somon­te, la vís­pe­ra del día pre­vis­to por la Jun­ta para la subas­ta, es la res­pues­ta popu­lar a una situa­ción escan­da­lo­sa: más de 32 por cien­to de la “pobla­ción acti­va” anda­lu­za, más de un millón de per­so­nas, está des­em­plea­da. La mise­ria y el ham­bre se están exten­dien­do. Mien­tras tan­to, aris­tó­cra­tas y capi­ta­lis­tas pro­pie­ta­rios de los inmen­sos lati­fun­dios se dedi­can ‑según los luga­res- a cul­ti­vos para la exportación[4], a la caza o la cría de toros de lidia, o bien a pro­duc­cio­nes hiper­me­ca­ni­za­das de tri­go o gira­sol, fun­da­men­tal­men­te des­ti­na­das a cobrar las sub­ven­cio­nes de la “Polí­ti­ca Agrí­co­la Común” de la Unión Europea[5]. Son unos cul­ti­vos que no dan tra­ba­jo a la gen­te. En cam­bio, sub­ra­yan los jor­na­le­ros, “la pues­ta en rie­go de estas tie­rras nos daría de comer a todos y aca­ba­ría con el pro­ble­ma del desempleo”.

Espe­cu­la­ción, meca­ni­za­ción y el con­jun­to de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les apli­ca­das por los dis­tin­tos gobier­nos (tan­to de dere­chas como de izquier­das) que han teni­do Anda­lu­cía y Espa­ña en los últi­mos dece­nios han ace­le­ra­do el éxo­do rural. Se ha crea­do una situa­ción de gra­ve depen­den­cia y ver­da­de­ra alie­na­ción en mate­ria de tra­ba­jo, vivien­da, ali­men­ta­ción. La pér­di­da de la auto­no­mía ali­men­ta­ria de la pobla­ción, máxi­me en regio­nes de ricas tra­di­cio­nes agrí­co­las, mues­tra has­ta qué pun­to el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es capaz de des­truir memo­ria, cono­ci­mien­tos ele­men­ta­les y demás mani­fes­ta­cio­nes de la cul­tu­ra popu­lar, como son el buen cul­ti­var y el buen comer, el tra­ba­jo comu­ni­ta­rio y otras.

Pero en Anda­lu­cía no todos se han deja­do lle­var por la resig­na­ción y la sumi­sión al “nue­vo orden” de las cosas. Ya a fina­les de los años 70, los jor­na­le­ros de Mari­na­le­da, orga­ni­za­dos en el SOC, abrie­ron un camino que, si bien no fue segui­do en otros luga­res del país, sigue mos­tran­do una alter­na­ti­va con­cre­ta de vida con más jus­ti­cia y dig­ni­dad para el pueblo.

La tie­rra pa’ quien la trabaja

Los jor­na­le­ros de Somon­te nece­si­tan y exi­gen “otra cosa que las limos­nas del sub­si­dio agra­rio otor­ga­do por las auto­ri­da­des, unos 420 euros men­sua­les que sólo pue­des cobrar duran­te seis meses si jus­ti­fi­cas un míni­mo de 35 jor­na­das tra­ba­ja­das”. Recla­man tie­rra y trabajo.

Esta exi­gen­cia se basa en una cul­tu­ra ances­tral de res­pe­to y amor por la tie­rra, aspi­ra­ción a la jus­ti­cia social, a la des­truc­ción de las cer­cas y cár­ce­les levan­ta­das por las cla­ses aris­to­crá­ti­cas, la monar­quía, la igle­sia, los par­ti­dos polí­ti­cos y el esta­do al ser­vi­cio del capi­ta­lis­mo de ayer y de hoy.

De vez en cuan­do, duran­te el tra­ba­jo de reco­gi­da de los can­tos roda­dos, una copla sur­ge del pecho de uno de los jor­na­le­ros: “Tan sola­men­te a la tie­rra /​le cuen­to lo que me pasa[6]”. En los momen­tos de pau­sa, o des­pués de la comi­da, salen de las boci­nas de un carro esta­cio­na­do en el patio de la fin­ca unas sevi­lla­nas rei­vin­di­ca­ti­vas del gru­po de Morón Gen­te del Pue­blo: “Por las pla­yas de Alme­ría /​nacie­ron cla­ve­les frescos/​sem­braos con la semi­lla /​del joven Javier Verdejo[7]/¿Hasta cuán­do compañeros/​segui­re­mos aguantando?”

Al reafir­mar que la tie­rra es para quien la tra­ba­ja, los y las de Somon­te expre­san una evi­den­cia a la vez his­tó­ri­ca y actual, local y uni­ver­sal. Expo­nen una con­di­ción cen­tral, urgen­te e inelu­di­ble del cami­nar de la huma­ni­dad hacia su posi­ble eman­ci­pa­ción. A cau­sa de una fe cie­ga en la téc­ni­ca y la indus­tria­li­za­ción, así como en la pre­ten­di­da neu­tra­li­dad del esta­do y la cien­cia, las cla­ses popu­la­res y tra­ba­ja­do­ras han olvi­da­do y des­pre­cia­do a menu­do la nece­si­dad de con­ser­var o reto­mar el con­trol sobre la tie­rra, el terru­ño, el territorio[8].

“La tie­rra no se com­pra ni se ven­de. Es como el agua, el aire, es de todos y para todos. La pro­pie­dad es un robo”, excla­ma Lola Álva­rez, res­pon­sa­ble del SOC para la pro­vin­cia de Cór­do­ba, y una de las más acti­vas entre los que ocu­pan Somonte.

“Esta tie­rra es de noso­tros, no la vamos a entre­gar. Hace 30 años que no tra­ba­ja­ba una cua­dri­lla en ella. Si nos echan, vol­ve­re­mos. Has­ta que entien­dan que lo que que­re­mos es vivir aquí, tra­ba­jar, y que nos dejen en paz”.

En Pal­ma del Río, el pue­blo vecino, hay 1700 jor­na­le­ros en el paro. “¿Qué ha hecho este gobierno para cam­biar las cosas? Nada, y aho­ra está que­rien­do pri­va­ti­zar más tierras.”

Apo­de­rar­nos de los medios de producción

Hace unos años, en Méxi­co, con moti­vo del lan­za­mien­to de la Otra Cam­pa­ña, los voce­ros del EZLN lla­ma­ron a los pue­blos del mun­do a “apo­de­rar­se de los medios de pro­duc­ción”. Y es de supo­ner que al hablar de medios de pro­duc­ción, los zapa­tis­tas no alu­dían a las fábri­cas de armas, maqui­la­do­ras tex­ti­les, cen­tra­les nuclea­res y demás pro­duc­cio­nes masi­vas de obje­tos nefas­tos y/​o inútiles[9], sino, en pri­mer lugar, a la tie­rra para comer, vivir y rela­cio­nar­nos en con­di­cio­nes de dig­ni­dad, jus­ti­cia y libertad.

Este lla­ma­do de los zapa­tis­tas ha sido com­par­ti­do y reto­ma­do por muchos indi­vi­duos, comu­ni­da­des y pue­blos en el mun­do (como recien­te­men­te lo recor­da­ba una com­pa­ñe­ra fran­ce­sa a pro­pó­si­to del valle del Aguán en Honduras).

Pero en Euro­pa, y en gene­ral en los paí­ses lla­ma­dos “desa­rro­lla­dos” o “avan­za­dos”, esta rei­vin­di­ca­ción ha des­apa­re­ci­do casi por com­ple­to. Por acá se sigue a menu­do soñan­do con “cam­bios revo­lu­cio­na­rios” que desem­bo­ca­rían en un repar­to de las rique­zas, sin preo­cu­pa­ción acer­ca de cómo y dón­de se encuen­tran estas rique­zas. En pri­mer lugar, cómo y dón­de se con­si­guen los bie­nes esen­cia­les que son nues­tros ali­men­tos, la ener­gía, las medi­ci­nas, la educación.

Soli­da­rios

Lle­gan unos jóve­nes de Cór­do­ba, traen herra­mien­ta para tra­ba­jar y unas trein­ta galli­nas con dos gallos. En segui­da, un gru­po empie­za a ampliar el galli­ne­ro. Se pla­ti­ca un rato, se inter­cam­bian telé­fo­nos, noti­cias y abra­zos, por supuesto.

“Jus­ti­cia”

Los jor­na­le­ros son con­vo­ca­dos por una jue­za en Posa­das, a unos 20 kiló­me­tros. Hay una denun­cia pre­sen­ta­da no por la Jun­ta de Anda­lu­cía, sino por un señor que los acu­sa de “inva­sión, des­obe­dien­cia y otros deli­tos”. La jue­za deci­de el desalojo.

En los días siguien­tes, des­es­ti­ma­rá el recur­so pre­sen­ta­do por el abo­ga­do del SOC con­tra esta orden. La Guar­dia Civil sigue patru­llan­do den­tro y fue­ra de la fin­ca, y tra­ta de inti­mi­dar a los jor­na­le­ros, para que aban­do­nen “por las bue­nas” el lugar.

Sin embar­go, tal como mani­fies­ta el comu­ni­ca­do núme­ro sie­te de los ocu­pan­tes de Somon­te, siguen lle­gan­do “apo­yos y men­sa­jes de todas par­tes de Anda­lu­cía, pero tam­bién del País Valen­cia, Cata­lun­ya, Eus­kal Herria, Extre­ma­du­ra, Madrid, Cas­ti­lla La Man­cha, Ara­gón, de los pue­blos de Ale­ma­nia, Fran­cia, Sui­za, Cana­dá, Bra­sil, Méxi­co, Colom­bia, Ecua­dor, Argen­ti­na, lucha­do­res del MST (Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra, de Bra­sil), de Chia­pas, orga­ni­za­cio­nes como el 15M, Huer­tos Urba­nos, CGT (Con­fe­de­ra­ción Gene­ral del Tra­ba­jo), EQUO, los Comi­tés de Apo­yo de Gra­na­da, Cór­do­ba, Mála­ga, todos los medios de infor­ma­ción revo­lu­cio­na­rios: Radio Tele­vi­sión de Mari­na­le­da, Tropy­cal TV, Damia Caro Mark Belli­do, Alber­to Alman­sa, Tele­vi­sión de Éci­ja, etcétera”.

Des­alo­jo

El día 26 de abril, a las 6 de la maña­na, ele­men­tos de la Guar­dia Civil des­alo­jan bru­tal­men­te a los ocu­pan­tes. Varios de los repre­so­res lle­van ropa y camu­fla­je de los antiterroristas.

Las pro­tes­tas y denun­cias lle­gan de toda Anda­lu­cía, con­tra este gobierno que pre­ten­de ser de izquier­das, aho­ra con la par­ti­ci­pa­ción de Izquier­da Uni­da (el Par­ti­do Comu­nis­ta y los Ver­des) jun­to al PSOE.

Y recu­pe­ra­ción

La noche siguien­te, un cen­te­nar de jor­na­le­ros, hom­bres y muje­res, entran por sor­pre­sa en la fin­ca y la reocu­pan. “Si nos vuel­ven a echar, regre­sa­re­mos, las veces que sean nece­sa­rias. Somon­te es pa’ quien la tra­ba­ja, es de noso­tros, los jor­na­le­ros”, dicen. Y esta gen­te jor­na­le­ra es gen­te de pala­bra, hace lo que dice.

Lla­ma­ron a una con­cen­tra­ción de soli­da­ri­dad para el pri­me­ro de mayo, con fies­ta, músi­ca y comi­da colec­ti­va. Por telé­fono nos infor­ma­ron que fue­ron más de 1500 personas.

Es impor­tan­te difun­dir, apo­yar y tra­tar de seguir el ejem­plo de las y los jor­na­le­ros de Somonte.

A los jor­na­le­ros les tra­je­ron un chi­vi­to recién naci­do, recha­za­do por su madre por no se sabe qué razón; qui­zá por­que la pobre cabra no podía ali­men­tar a todos los que parió. La suer­te de los ani­ma­les es bas­tan­te pare­ci­da a la de muchos huma­nos. Las jor­na­le­ras lo cui­dan con mucho cari­ño, y el chi­vo empie­za a recu­pe­rar­se, pese a los pro­nós­ti­cos des­fa­vo­ra­bles de todos los “exper­tos” que vimos, ape­na­dos, como se arras­tra­ba y era inca­paz de levan­tar­se cuan­do se caía. Lo lla­ma­ron Somon­te, y nos dije­ron “cla­ro que va a tirar pa’lante, como todos nosotros”.

Las últi­mas noti­cias de Somon­te son que, a pesar de que toda­vía cojea, ya brinca.

[1] En Anda­lu­cía las matan­zas per­pe­tra­das por los fran­quis­tas tras su vic­to­ria alcan­zan cifras alu­ci­nan­tes: por ejem­plo, fue­ron encon­tra­dos 53 665 cuer­pos, ente­rra­dos en 648 fosas comu­nes. La inmen­sa mayo­ría de las víc­ti­mas eran cam­pe­si­nos y jor­na­le­ros, cas­ti­ga­dos por su his­tó­ri­ca rei­vin­di­ca­ción de la tierra.

[2] En 1979, tras una lar­ga lucha, con ocu­pa­cio­nes, des­alo­jos y nue­vas ocu­pa­cio­nes, los jor­na­le­ros de Mari­na­le­da con­si­guie­ron apro­piar­se la fin­ca El Humo­so, que “pertenecía”al Duque del Infan­ta­do. La pues­ta en mar­cha de una plan­ta con­ser­ve­ra ha per­mi­ti­do dar tra­ba­jo a cien­tos de tra­ba­ja­do­res de este muni­ci­pio de la pro­vin­cia de Sevi­lla, que des­de enton­ces se ha con­ver­ti­do en una expe­rien­cia úni­ca en Euro­pa de auto­ges­tión y alter­na­ti­va eco­nó­mi­ca, basa­da en la pro­pie­dad colec­ti­va de la tie­rra y demás medios de pro­duc­ción. En Mari­na­le­da se cons­tru­yen casas median­te el tra­ba­jo comu­ni­ta­rio, lo que ha per­mi­ti­do ampliar el dere­cho de uso de una vivien­da dig­na y barata.

[3] Según el par­la­men­ta­rio por Mála­ga Anto­nio Rome­ro, “en Anda­lu­cía, en el año 1930, 5 mil 400 fin­cas tenían una super­fi­cie de tres millo­nes tres­cien­tas seten­ta y sie­te mil qui­nien­tas quin­ce hec­tá­reas, el 43,24 por cien­to de las tie­rras de Anda­lu­cía, y en los años 90, 5 mil 980 fin­cas cuen­tan con una super­fi­cie de 4 millo­nes 181 mil 873 hec­tá­reas, el 55,05 por cien­to del total de tie­rras agra­rias que hay en Anda­lu­cía, que son 7 millo­nes 595 mil 609″ (car­ta diri­gi­da en febre­ro de 2008 al pre­si­den­te anda­luz Manuel Cha­ves – http://​www​.lare​pu​bli​ca​.es/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​9​611) .

[4] Acei­te de oli­va, fre­sa, hor­ta­li­zas bajo inver­na­de­ros, cítri­cos y algo­dón son los prin­ci­pa­les mono­cul­ti­vos de expor­ta­ción. Emplean una mano de obra inmi­gran­te, más bara­ta y dócil que los jor­na­le­ros andaluces.

[5] Según Anto­nio Rome­ro, los lati­fun­dis­tas se lle­van el 80 por cien­to de estas subvenciones.

[6] El can­te jon­do refle­ja, lo mis­mo que la vene­ra­ción por la natu­ra­le­za y la expre­sión pro­fun­da de los sen­ti­mien­tos huma­nos, una espe­ran­za viva por una vida mejor y la jus­ti­cia social.

[7] Javier Ver­de­jo, de 19 años, fue ase­si­na­do en 1976 por la Guar­dia Civil cuan­do esta­ba escri­bien­do en una pared las pala­bras «Pan, tie­rra, liber­tad». La ver­sión ofi­cial fue que el arma del guar­dia se dis­pa­ró sola… “Pan y Tra­ba­jo, siem­pre se esca­pa el tiro pa los de aba­jo, que mala pata no les salie­ra el tiro por la cula­ta”, escri­bió un poe­ta andaluz.

[8] Leer los artícu­los escri­tos y publi­ca­dos en La Jor­na­da, en junio de 2007, por Andrés Aubry.

[9] De esos luga­res que lla­man fábri­cas o plan­tas, algu­nos podrían ser trans­for­ma­dos para un uso huma­na­men­te sos­te­ni­ble, aun­que la mayo­ría de ellos sería pre­fe­ri­ble des­man­te­lar­los y trans­for­mar­los en lo que mere­cen: museos del horror.

Jean-Pie­rre Petit-Gras

Mayo de 2012

http://​des​in​for​me​mo​nos​.org/​2​0​1​2​/​0​5​/​s​o​m​o​n​t​e​-​l​a​-​t​i​e​r​r​a​-​e​s​-​p​a​r​a​-​q​u​i​e​n​-​l​a​-​t​r​a​b​a​ja/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *