“El Líbano es un caso excep­cio­nal. Hay 18 con­fe­sio­nes reli­gio­sas repre­sen­ta­das pro­por­cio­nal­men­te en el Par­la­men­to”- Ani­bal Gar­zón entre­vis­ta a inter­na­cio­na­lis­ta cata­la­na en Libano

Ana Basan­ta, perio­dis­ta cata­la­na, deci­dió coger su male­ta y via­jar a una reali­dad com­ple­ja, el Líbano, para cono­cer de pri­me­ra mano las viven­cias de los refu­gia­dos pales­ti­nos median­te una bri­ga­da orga­ni­za­da por la Aso­cia­ción Cata­la­na per la Pau (ACP). Tras su via­je escri­bió el libro “Líbano des­co­no­ci­do”, una obra lle­na de rela­tos que mez­cla cró­ni­cas per­so­na­les con pasa­jes refe­ren­tes a un ensa­yo polí­ti­co.


Ana, has via­ja­do a muchos luga­res del mun­do, en con­tex­tos duros como en zonas rura­les y béli­cas de Colom­bia, pero de tus aven­tu­ras has publi­ca­do un libro sobre las impre­sio­nes que per­ci­bis­te en el Líbano. ¿Por qué este via­je te moti­vó a escri­bir estas cró­ni­cas? ¿Algu­na moti­va­ción espe­cial?

“Líbano des­co­no­ci­do” es el segun­do libro que escri­bo, sin con­tar rela­tos cor­tos en algu­nas anto­lo­gías. El pri­me­ro fue “Hal­cón de los Andes”, en 2010, que tra­ta­ba sobre varios pro­yec­tos de coope­ra­ción y temas socia­les que cono­cí en Perú, Ecua­dor y Colom­bia. Este verano tuve la opor­tu­ni­dad de cono­cer de pri­me­ra mano la situa­ción de los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos pales­ti­nos en el Líbano, una mez­cla de dure­za y super­vi­ven­cia. Tam­bién tuve el pri­vi­le­gio de entre­vis­tar a algu­nas acti­vis­tas que, con su fir­me­za e inte­li­gen­cia, están con­si­guien­do avan­ces en la situa­ción de la mujer en el Líbano, y es que aun­que tie­nen más liber­tad que en otros paí­ses del entorno, no tie­nen igual­dad. Por ejem­plo, no hay minis­tras en el actual gobierno y no pue­den tras­pa­sar la nacio­na­li­dad a sus hijos.

¿Qué prin­ci­pa­les crí­ti­cas has reci­bi­do de tu obra? ¿Algu­na auto­crí­ti­ca?

He reci­bi­do crí­ti­cas sobre todo posi­ti­vas, entre ellas que está escri­ta de mane­ra natu­ral y flui­da, y que con­si­gue trans­mi­tir una par­te poco cono­ci­da del Líbano. En gene­ral, el tema de la mujer intere­sa bas­tan­te, pero si pudie­ra rees­cri­bir “Líbano des­co­no­ci­do”, hay días que no deja­ría una hoja intac­ta… A veces pien­so que no soy lo sufi­cien­te pre­ci­sa, o que podía haber expli­ca­do esto o aque­llo de mane­ra más efec­ti­va… La revi­sión es un no parar, pero una vez publi­ca­da la obra, poco se pue­de hacer; de lo con­tra­rio, no podría avan­zar en otros pro­yec­tos.

Aun­que en tu obra repre­sen­tas muchas de las duras for­mas de vivir de la pobla­ción Pales­ti­na refu­gia­da en el Líbano. ¿Qué es lo que más te impac­tó y resal­ta­rías a per­so­nas que no se han leí­do tu libro?

A nivel per­so­nal, a veces son los deta­lles lo que más sig­ni­fi­ca­ti­vo te pare­ce. Pue­des olvi­dar una fecha o un lugar, pero no que te hagan sen­tir como si estu­vie­ras en casa. Son muy aten­tos. Por eso due­le cuan­do cami­nas entre edi­fi­cios tan altos y tan jun­tos que, en cam­pa­men­tos como Sha­ti­la, no lle­ga la luz del sol a las casas. En Bourj el Baraj­neh hay tan­tos cables de elec­tri­ci­dad y del agua en medio de la calle que da angus­tia, for­man como un fal­so techo y lo peor es que ha muer­to gen­te elec­tro­cu­ta­da. Ambos están jun­to a Bei­rut, pero no tie­nen nada que ver con la capi­tal.

Hablas tam­bién sobre la coexis­ten­cia en el Líbano de una pobla­ción y gobierno con varias reli­gio­nes (espe­cial­men­te en la pági­na 94). Con tu expe­rien­cia, ¿es ver­dad que hay un cho­que de civi­li­za­cio­nes y reli­gio­nes como dicen teó­ri­cos neo­li­be­ra­les como Samuel Hun­ting­ton o es posi­ble esa coexis­ten­cia plu­ri­re­li­gio­sa?

El Líbano es un caso excep­cio­nal. Hay 18 con­fe­sio­nes reli­gio­sas repre­sen­ta­das pro­por­cio­nal­men­te en el Par­la­men­to, que es como una espe­cie de plu­ra­lis­mo reli­gio­so lle­va­do al extre­mo. Tie­ne sus com­pli­ca­cio­nes y sus erro­res, por­que no conoz­co nin­gún sis­te­ma per­fec­to, pero sí es cier­to que, por el momen­to y con sus ten­sio­nes, está fun­cio­nan­do un gobierno for­ma­do por cris­tia­nos, musul­ma­nes y una mino­ría dru­sa. Creo que están con­de­na­dos a enten­der­se. Lo que tie­nen es mejor que los 16 años de gue­rra civil, de1975 a1991, pero hay que mejo­rar­lo, sobre todo en cues­tio­nes de géne­ro.

Sobre aspec­tos de rela­cio­nes géne­ro, algo muy des­cri­to en tu libro, ¿qué prin­ci­pa­les avan­ces de equi­dad te argu­men­tó la pobla­ción civil que entre­vis­tas­te? ¿Y que es lo que se debe­ría mejo­rar sobre des­igual­da­des exis­ten­tes?

Hay varios ejem­plos. Hay cua­tro dipu­tadas de 128 esca­ños y, en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de 2009, ellas con­si­guie­ron el 5,6% de los votos. A nivel labo­ral, el per­mi­so de mater­ni­dad ha pasa­do de tre­ce días a sie­te sema­nas, pero con­si­de­ran que es insu­fi­cien­te. Lo más escan­da­lo­so, y que por suer­te ya no exis­te por­que se supri­mió el pasa­do mes de agos­to, es el lla­ma­do cri­men de honor, que, según esta­ble­cía el artícu­lo 562 del códi­go penal, redu­cía la con­de­na al hom­bre si, por ejem­plo, había mata­do a la mujer para pro­te­ger el honor de la fami­lia. Las des­igual­da­des más fuer­tes son las que ampa­ra la ley y aquí el tema se com­pli­ca por­que, de los 18 gru­pos reli­gio­sos que regu­lan las nor­mas de hom­bres y muje­res, que que­dan rele­ga­das a un segun­do lugar. No hay un esta­tu­to civil liba­nés, que es lo que recla­ma el movi­mien­to con­tra la dis­cri­mi­na­ción de la mujer. Es un pol­vo­rín de nor­mas para ellas y para ellos, según la con­fe­sión a la que per­te­nez­cas.

¿Qué per­cep­ción tie­nen los hijos e hijas de los refu­gia­dos pales­ti­nos sobre su tie­rra de ori­gen fami­liar? ¿La tie­ne en olvi­do o fami­liar­men­te se trans­mi­te su ori­gen? ¿Pien­san que algún día podrán regre­sar a su tie­rra de ori­gen?

Niños, niñas, madres, padres, abue­los, abue­las, todos quie­ren vol­ver a Pales­ti­na. Al menos no encon­tré a nadie que dije­ra lo con­tra­rio. La mayo­ría nun­ca ha esta­do, pero la reco­no­ce como su tie­rra, el lugar del que les echa­ron, o a ellos o a sus fami­lias. Los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos nacie­ron como con­se­cuen­cia de la pro­cla­ma­ción del Esta­do de Israel en 1948, y en algu­nos casos ya van por la cuar­ta gene­ra­ción. Rashi­dieh, el cam­po de refu­gia­dos situa­do más al sur del Líbano, está tan sólo a17 kiló­me­tros­de la fron­te­ra con Israel, y los niños saben per­fec­ta­men­te dón­de quie­ren ir cuan­do seña­lan con el dedo y dicen: “Mire, ahí está Pales­ti­na”. Vimos dibu­jos infan­ti­les en las aulas en los que pin­ta­ban su casa en Pales­ti­na; en reali­dad se lo habrían expli­ca­do o lo habrían ima­gi­na­do, por­que no habían esta­do nun­ca. Tam­bién había dibu­jos de tan­ques, y algo curio­so y preo­cu­pan­te, flo­res con son­ri­sa inver­ti­da y por deba­jo del sue­lo. No olvi­dan. Tie­nen dere­cho al retorno.

En los aspec­tos del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, ¿exis­ten bre­chas entre los ser­vi­cios que reci­ben los pales­ti­nos refu­gia­dos en los cam­pa­men­tos y la mayo­ría de la pobla­ción del Líbano?

Los pales­ti­nos pue­den estu­diar en el Líbano, pero no pue­den ejer­cer pro­fe­sio­nes, diga­mos, cua­li­fi­ca­das. Por ejem­plo, pue­den tra­ba­jar como car­pin­te­ro, alba­ñil o mecá­ni­co, pero no pue­den tra­ba­jar como médi­co, inge­nie­ro o pro­fe­sor. En reali­dad, pue­den hacer­lo den­tro de los cam­pos de refu­gia­dos, pero no en el res­to del país. Por eso, muchos pales­ti­nos estu­dian for­ma­ción pro­fe­sio­nal, por­que les pare­ce más prác­ti­co para ganar­se la vida.

¿Qué visión tie­ne la pobla­ción civil del Líbano y los refu­gia­dos pales­ti­nos sobre Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y sus inje­ren­cias jun­to a Israel, la cri­sis eco­nó­mi­ca de Occi­den­te, o con­flic­tos terri­to­ria­les y cul­tu­ra­les que exis­ten casos como el esta­do espa­ñol? ¿O es una pobla­ción muy des­in­for­ma­da?

Es una pobla­ción infor­ma­da y con acce­so a Inter­net. Per­ci­bí más ganas de saber que ideas pre­con­ce­bi­das. Ten­go la sen­sa­ción de que el ciu­da­dano de a pie del Líbano no habla a menu­do del tema pales­tino, mien­tras que los refu­gia­dos son cau­tos a la hora de emi­tir según qué opi­nio­nes polí­ti­cas. No saben quién está escu­chan­do y en los cam­pa­men­tos hay varias fac­cio­nes, como Hamas, Fatah, Hez­bo­lá, Amal… Las per­so­nas con las que tuve más con­fian­za sí eran crí­ti­cas con el papel de Euro­pa y con Esta­dos Uni­dos, y con toda la buro­cra­cia nece­sa­ria para que un refu­gia­do pales­tino pue­da via­jar a Occi­den­te.

Jun­to a tu visi­ta te acom­pa­ña­ron 3 per­so­nas más en la bri­ga­da de la ACP, sino me equi­vo­có tres muje­res de for­ma­ción perio­dís­ti­ca con las que ela­bo­ra­bas tam­bién un docu­men­tal.

Fui­mos dos soció­lo­gas y dos perio­dis­tas.

Gra­cias por la correc­ción. ¿Enton­ces vais a pre­sen­tar algún docu­men­tal o que vais a hacer con todo esa infor­ma­ción reco­gi­da? ¿Algu­nos even­tos de sen­si­bi­li­za­ción en Cata­lu­ña?

Esta­mos tra­ba­jan­do en un docu­men­tal sobre los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos pales­ti­nos en el Líbano, en con­cre­to, sobre el pro­gra­ma de salud repro­duc­ti­va, que por cier­to este año tie­ne más difi­cul­ta­des de finan­cia­ción por­que aca­bó la ayu­da de la Agen­cia Espa­ño­la de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal para el Desa­rro­llo (AECID). Cuan­do esté aca­ba­do el docu­men­tal se difun­di­rá a tra­vés de la web de la ACP y se pre­sen­ta­rá en dife­ren­tes cen­tros o enti­da­des. No hay una agen­da cerra­da, pero el obje­ti­vo es que se haga difu­sión para cono­cer estas reali­da­des a menu­do igno­ra­das.

Espe­ra­mos cono­cer pron­to ese docu­men­tal para que jun­to a tu libro el Líbano no nos sea des­co­no­ci­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *