Memó­ria his­tó­ri­ca : Vic­ti­mas y rela­to his­tó­ri­co- Erai­kun­tza

El deba­te sobre la memo­ria his­tó­ri­ca ha cobra­do en nues­tro país una inten­si­dad espe­cial. En este deba­te cívi­co están pre­sen­tes con espe­cial fuer­za, más que los aspec­tos meto­do­ló­gi­cos de la cues­tión, una serie de sen­ti­mien­tos pode­ro­sa­men­te enrai­za­dos tan­to a nivel indi­vi­dual como colec­ti­vo. Dicho deba­te toma en con­si­de­ra­ción, por este mis­mo moti­vo, mucho más las con­se­cuen­cias que las cau­sas de los pro­ce­sos his­tó­ri­cos dis­cu­ti­dos. El deba­te gira en torno a dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les: las víc­ti­mas de la rebe­lión fas­cis­ta de 1936 y la pos­te­rior dic­ta­du­ra fran­quis­ta, por un lado, y las víc­ti­mas del con­flic­to polí­ti­co-mili­tar entre Eus­kal Herria y el Esta­do Espa­ñol, reabier­to en 1959 con el naci­mien­to de E.T.A. has­ta el pre­sen­te. Por lo tan­to, pode­mos decir, que la cues­tión fun­da­men­tal de la polé­mi­ca está mar­ca­da por la cues­tión del reco­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas pro­du­ci­das en estos dos pro­ce­sos seña­la­dos.

Res­pec­to al pri­me­ro de ellos, es decir, a las víc­ti­mas de la rebe­lión mili­tar de 1936 y de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, exis­te hoy por hoy un con­flic­to entre las posi­cio­nes que man­tie­ne el Esta­do Espa­ñol al res­pec­to y el dere­cho penal inter­na­cio­nal. Pues­to que las atro­ci­da­des come­ti­das por el fran­quis­mo pue­den ser con­si­de­ra­das sin lugar a dudas como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y geno­ci­dio no deben tener pres­crip­ción, a pesar de la Ley de Amnis­tía de 1977 y diga lo que diga al res­pec­to el Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol. Cual­quier juris­ta serio de cual­quier par­te del pla­ne­ta podría corro­bo­rar esta afir­ma­ción. Así pare­ce enten­der­lo tam­bién un tri­bu­nal argen­tino que ha ini­cia­do un pro­ce­so con­tra una serie de ase­si­na­tos come­ti­dos por fuer­zas fran­quis­tas en los pri­me­ros meses de la rebe­lión mili­tar y que bien pudie­ra cons­ti­tuir el pun­to de arran­que de un pro­ce­so judi­cial más amplio que mar­ca­ra el final de la impu­ni­dad de uno de los regí­me­nes tota­li­ta­rios más san­gui­na­rios de la His­to­ria Con­tem­po­rá­nea. Los cen­te­na­res de miles de víc­ti­mas (con dece­nas de miles des­apa­re­ci­das aun hoy) de la bru­ta­li­dad de fran­quis­ta siguen espe­ran­do el reco­no­ci­mien­to que el Régi­men de la II Res­tau­ra­ción Bor­bó­ni­ca les ha nega­do has­ta hoy

En cuan­to a la segun­da cues­tión, la de las víc­ti­mas de ETA, debe­mos con­si­de­rar en pri­mer lugar la pre­sen­cia de dis­tin­tos cri­te­rios entre aque­llas aso­cia­cio­nes que están tra­ba­jan­do por la recu­pe­ra­ción de su memo­ria, y esto tan­to des­de el pun­to de vis­ta cuan­ti­ta­ti­vo ¿Cuán­tas son en reali­dad? Como des­de el pun­to de vis­ta cua­li­ta­ti­vo ¿Des­de cuán­do comen­zar a con­tar? Pues­to que las dis­tin­tas aso­cia­cio­nes dedi­ca­das a la recu­pe­ra­ción de la memo­ria de estas víc­ti­mas com­par­ten la común deno­mi­na­ción de “víc­ti­mas del terro­ris­mo” exis­te, por ejem­plo, la inquie­tud entre algu­nos de sus miem­bros de si pue­den ser con­si­de­ra­das como tales aque­llas que resul­ta­ron de accio­nes arma­das de ETA duran­te el perio­do de la dic­ta­du­ra, o sea de accio­nes de la orga­ni­za­ción arma­da en lucha enton­ces con­tra un régi­men que basa­ba su super­vi­ven­cia pre­ci­sa­men­te en el des­plie­gue gene­ra­li­za­do del terror. Pode­mos poner como ejem­plo el emble­má­ti­co caso del tris­te­men­te céle­bre tor­tu­ra­dor Meli­tón Man­za­nas. ¿Pue­de ser con­si­de­ra­do este suje­to como una víc­ti­ma del terro­ris­mo? En tal caso, esto equi­val­dría a negar la legi­ti­mi­dad de la rebe­lión arma­da con­tra la tira­nía y sen­ta­ría al mis­mo tiem­po un absur­do y peli­gro­so pre­ce­den­te a par­tir del cual el revi­sio­nis­mo his­tó­ri­co podría comen­zar a deno­mi­nar terro­ris­tas a los par­ti­sa­nos anti­fas­cis­tas ita­lia­nos y yugos­la­vos, a los judíos insu­rrec­tos del Gue­to de Var­so­via, al maquis fran­cés o a la gue­rri­lla anti­fran­quis­ta de la pos­gue­rra, legi­ti­man­do de ese modo a esos regí­me­nes con­tra los que estos “terro­ris­tas” se alza­ron en armas. Es ver­dad que esto no pare­ce preo­cu­par a la mayo­ría de las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del terro­ris­mo y por otra par­te tam­bién es cier­to que el comi­sa­rio Man­za­nas reci­bió nada menos que la Meda­lla del Con­gre­so con el apo­yo de la mayo­ría gober­nan­te del PP y con Aznar a la cabe­za. Podría­mos pre­gun­tar­nos en vir­tud de qué un enemi­go con­fe­so de la demo­cra­cia y cono­ci­dí­si­mo agen­te del tota­li­ta­ris­mo reci­be un pre­mio de una ins­ti­tu­ción que teó­ri­ca­men­te repre­sen­ta la sobe­ra­nía de la socie­dad civil, algo que este sinies­tro per­so­na­je com­ba­tió encar­ni­za­da­men­te toda su vida como miem­bro de la poli­cía polí­ti­ca fran­quis­ta. Des­de otro ámbi­to dis­tin­to, pero tam­bién como ejem­plo de este des­ca­be­lla­do pro­gra­ma de impú­di­ca exhi­bi­ción de revi­sio­nis­mo his­tó­ri­co, se ha tra­ta­do de con­ver­tir a un miem­bro del espio­na­je fas­cis­ta en un héroe de la demo­cra­cia. Se tra­ta del espía Miguel Lejar­za “El Lobo” agen­te de los ser­vi­cios secre­tos orga­ni­za­dos por el Almi­ran­te Carre­ro Blan­co, que logró infil­trar­se en ETA (p‑m) pro­vo­can­do la caí­da de nume­ro­sos mili­tan­tes de esta orga­ni­za­ción arma­da, y de cuyas corre­rías como esbi­rro de la dic­ta­du­ra se ha lle­ga­do a rea­li­zar una pelí­cu­la que lo con­vier­te en poco menos que en un “lucha­dor por la liber­tad”. Pode­mos encon­trar fácil­men­te muchos más ejem­plos sobre esta cues­tión que nos reve­la­rían tam­bién la impe­rio­sa nece­si­dad de apli­car una cui­da­do­sa meto­do­lo­gía para la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca, libe­ra­da de una vez por todas de las “Razo­nes de Esta­do”

No cabe duda que el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción demo­crá­ti­ca en el que se encuen­tra nues­tra socie­dad va a exi­gir de un reco­no­ci­mien­to real, efi­caz y fun­cio­nal de todas las víc­ti­mas del con­flic­to en su fase polí­ti­co- mili­tar. Y tam­bién, por supues­to, de una repa­ra­ción igual­men­te efec­ti­va de todas ellas. Para ello va a ser impres­cin­di­ble un gran esfuer­zo en todas las par­tes impli­ca­das, empe­zan­do por el reco­no­ci­mien­to de la bila­te­ra­li­dad del sufri­mien­to cau­sa­do en este perio­do his­tó­ri­co y de la ver­dad de lo suce­di­do. Algo que des­gra­cia­da­men­te hoy pare­ce estar muy lejos de algu­nas aso­cia­cio­nes que, apar­te de su ins­tru­men­ta­li­za­ción por fuer­zas polí­ti­cas y mediá­ti­cas sis­té­mi­cas, se han des­ta­ca­do has­ta el pre­sen­te por pre­sen­tar la ban­de­ra de la ven­gan­za como úni­co pro­gra­ma. Es pre­ci­so que estas aso­cia­cio­nes com­pren­dan cuan­to antes que tal pro­gra­ma está con­de­na­do a un esca­sí­si­mo reco­rri­do his­tó­ri­co, ya que su base real está indi­so­lu­ble­men­te vin­cu­la­da a las nece­si­da­des coyun­tu­ra­les de dis­tor­sión del rela­to his­tó­ri­co y de agi­ta­ción elec­to­ral de aque­llas fuer­zas socia­les y polí­ti­cas que han con­ver­ti­do pre­ci­sa­men­te en la nega­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca su herra­mien­ta polí­ti­ca más efi­caz. Poco o nada van con­se­guir estas aso­cia­cio­nes res­pec­to a un reco­no­ci­mien­to dura­de­ro y gene­ral, y a la repa­ra­ción his­tó­ri­ca de estas víc­ti­mas-reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción que son por otra par­te nece­sa­rias- si se empe­ci­nan en la nega­ción del carác­ter espe­cí­fi­co que tie­nen de ser­lo como con­se­cuen­cia de un con­flic­to polí­ti­co-mili­tar entre dos par­tes, que gene­ró duran­te más de medio siglo vic­ti­mas en ambas direc­cio­nes.

Lo expues­to has­ta aho­ra nos lle­va a plan­tear aquí una de las con­se­cuen­cias del con­flic­to polí­ti­co-mili­tar que cons­ti­tu­ye, en nues­tra opi­nión, una cues­tión que no es pre­ci­sa­men­te bala­dí. Se tra­ta del pro­ble­ma de la gue­rra tras­mi­ti­da al len­gua­je, o más pre­ci­sa­men­te, de la uti­li­za­ción de un len­gua­je de gue­rra en tiem­pos de un pro­ce­so de reso­lu­ción demo­crá­ti­ca de un con­flic­to arma­do. Ya hemos apun­ta­do más arri­ba las difi­cul­ta­des que la uti­li­za­ción de deter­mi­na­dos tér­mi­nos como “víc­ti­mas del terro­ris­mo” pue­de aca­rrear en el pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca que sin duda algu­na sus­ci­ta­rán muchos más pun­tos de des­en­cuen­tro que de con­sen­so y reso­lu­ción. La uti­li­za­ción del tér­mino “terro­ris­mo” corres­pon­de en el len­gua­je domi­nan­te, siem­pre a cri­te­rios pro­pa­gan­dís­ti­cos y obe­de­ce, como es sabi­do, exclu­si­va­men­te a la nece­si­dad de cri­mi­na­li­zar la acción arma­da del enemi­go y legi­ti­mar de esta mane­ra la pro­pia. Alfon­so Sas­tre, entre otros, ha lla­ma­do la aten­ción repe­ti­das veces sobre este len­gua­je de gue­rra que se ha ins­ta­la­do cómo­da­men­te en la comu­ni­ca­ción coti­dia­na de las mayo­rías socia­les “Los medios de comu­ni­ca­ción-decía en un artícu­lo, poco des­pués de la agre­sión impe­ria­lis­ta a Afga­nis­tán- lla­man terro­ris­mo a la gue­rra de los débi­les, y gue­rra, y has­ta jus­ta, al terro­ris­mo de los pode­ro­sos”. Los débi­les (con­si­de­ran­do como tales a todos aque­llos que dis­po­nen de medios mili­ta­res y pro­pa­gan­dís­ti­cos muy limi­ta­dos) han res­pon­di­do tam­bién con un len­gua­je de gue­rra simi­lar, deno­mi­nan­do terro­ris­mo a las actua­cio­nes arma­das del enemi­go pode­ro­so y accio­nes arma­das o de gue­rra a las pro­pias. No obs­tan­te es de rigor reco­no­cer que en la mayo­ría de los con­flic­tos arma­dos de la His­to­ria, la apli­ca­ción del terror indis­cri­mi­na­do (o sea del terro­ris­mo ver­da­de­ro) ha sido mono­po­lio casi exclu­si­vo de los gru­pos socia­les y polí­ti­cos domi­nan­tes y de sus “bra­zos arma­dos” es decir, de los ejér­ci­tos y apa­ra­tos poli­cia­les de los esta­dos. De cual­quier for­ma y para el caso de Eus­kal Herria sería nece­sa­rio reem­pla­zar de una vez por todas, este len­gua­je de gue­rra, útil en otros momen­tos tan­to para la insur­gen­cia como para la con­tra­in­sur­gen­cia, por otro que se ajus­te más a las nue­vas nece­si­da­des polí­ti­cas que, para ambos con­ten­dien­tes, el nue­vo esce­na­rio va gene­ran­do día a día.

Insur­gen­cia y con­tra­in­sur­gen­cia, sin nin­gu­na con­de­na pre­via al aná­li­sis his­tó­ri­co serio y rigu­ro­so de una u otra, serían tér­mi­nos más ade­cua­dos, en nues­tra opi­nión, para la rea­li­za­ción de ese “Rela­to His­tó­ri­co” creí­ble y acep­ta­ble para la mayo­ría social sobre lo suce­di­do en los algo más de 50 años últi­mos de nues­tra His­to­ria. Tal rela­to debe­rá tomar sobre todo en con­si­de­ra­ción los tra­ba­jos cien­tí­fi­cos de his­to­ria­do­res serios de diver­sas ten­den­cias y las con­clu­sio­nes del deba­te abier­to en esta comu­ni­dad cien­tí­fi­ca sobre la cues­tión. Por lo tan­to, el rela­to debe comen­zar por tener en cuen­ta las cau­sas his­tó­ri­cas del con­flic­to polí­ti­co-mili­tar y no solo las con­se­cuen­cias por muy dolo­ro­sas que estas sean. Un rela­to que, como anun­cian tan­to res­pon­sa­bles del PP como del PSE, pre­ten­de tener como eje cen­tral los sen­ti­mien­tos de las víc­ti­mas y, peor aún, solo de las víc­ti­mas de un lado del con­flic­to no pasa­rá de ser otro ele­men­to de pro­pa­gan­da gue­rra más, y en nada ayu­da­rá en el camino del reco­no­ci­mien­to gene­ral y dura­de­ro de las víc­ti­mas, ni siquie­ra de aque­llas a quien pro­po­ne como pro­ta­go­nis­tas úni­cas, y tam­po­co, como es lógi­co, en su repa­ra­ción efec­ti­va. Tal rela­to en nada con­tri­bui­rá a la com­pren­sión inte­gral del con­flic­to como paso pre­vio a su supera­ción defi­ni­ti­va. Como se ha demos­tra­do en otros pro­ce­sos de reso­lu­ción de con­flic­tos polí­ti­co-mili­ta­res, apar­te de sus carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas espe­ci­fi­cas, el bino­mio Ver­dad-Repa­ra­ción pare­ce estar sóli­da­men­te con­for­ma­do. No es efec­ti­va­men­te posi­ble la una sin la otra.

Estos tan sim­ples como evi­den­tes plan­tea­mien­tos pare­cen estar sin embar­go toda­vía hoy muy lejos de las posi­cio­nes que man­tie­ne el gobierno de Mariano Rajoy al res­pec­to. Da la impre­sión de que se han con­ver­ti­do en pri­sio­ne­ros de sus pro­pios demo­nios de gue­rra. Igno­ran­do, por ejem­plo, las reco­men­da­cio­nes de la Decla­ra­ción de Aie­te, tras­mi­ten-al con­tra­rio de lo que pre­ten­den los media afi­nes al PP- una impre­sión de extra­or­di­na­ria debi­li­dad, algo que sin duda no pasa des­aper­ci­bi­do en medios polí­ti­cos inter­na­cio­na­les, y que pue­de aca­bar com­pro­me­tien­do su ima­gen gra­ve­men­te en un futu­ro pró­xi­mo, aca­rrean­do, en un esce­na­rio de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, con­se­cuen­cias de diver­sa índo­le. Tam­bién, des­de lue­go, las actua­cio­nes polí­ti­cas de unos y otros en los pri­me­ros momen­tos de este nue­vo esce­na­rio que se abre en Eus­kal Herria son ele­men­tos cla­ve que con­for­ma­rán el “rela­to” el día de maña­na. La res­pon­sa­bi­li­dad y la irres­pon­sa­bi­li­dad en la ges­tión de los nue­vos tiem­pos darán tam­bién la medi­da jus­ta en la radio­gra­fía his­tó­ri­ca del con­flic­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *