El racis­mo de los inte­lec­tua­les- Alain Badiou

La impor­tan­cia del voto a Mari­ne Le Pen abru­ma y sor­pren­de. Se bus­can expli­ca­cio­nes. Los polí­ti­cos prac­ti­can su socio­lo­gía por­tá­til: la Fran­cia de las gen­tes del pue­blo, de los pro­vin­cia­nos extra­via­dos, de los obre­ros, los que tie­nen poca cul­tu­ra, asus­ta­das por la glo­ba­li­za­ción, por el retro­ce­so del poder de com­pra, la des­es­truc­tu­ra­ción del terri­to­rio, la pre­sen­cia a sus puer­tas de extra­ños extran­je­ros, quie­ren escon­der­se en el nacio­na­lis­mo y la xeno­fo­bia.

Ya es a esta Fran­cia «retra­sa­da» a la que se acu­sa­ba de haber vota­do «no» en el refe­rén­dum sobre el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción euro­pea. Se le opo­nía las cla­ses medias urba­nas edu­ca­das y moder­nas, que son la sal social de nues­tra demo­cra­cia bien mode­ra­da.

Diga­mos que esta Fran­cia del pue­blo es a pesar de todo, en la cir­cuns­tan­cia, el burro de la fábu­la, pela­do y sar­no­so «popu­lis­ta» de don­de nos vie­ne todo el mal lepe­nis­ta. Extra­ño, por lo demás, esta rabia polí­ti­co-mediá­ti­ca con­tra el «popu­lis­mo». El poder demo­crá­ti­co, del que esta­mos tan orgu­llo­sos, ¿sería alér­gi­co a que nos preo­cu­pe­mos del pue­blo? Esa es la opi­nión de este pue­blo, en cual­quier caso, y cada vez más gen­te pien­sa así. A la pre­gun­ta: «¿Los res­pon­sa­bles polí­ti­cos se preo­cu­pan de lo que pien­sa la gen­te como uste­des?», la res­pues­ta nega­ti­va, «en abso­lu­to», ha pasa­do de un 15% en 1978 al 42% en 2010. En cuan­to al total de las res­pues­tas posi­ti­vas («mucho» o «bas­tan­te»), pasó del 35% al 17% (para este dato esta­dís­ti­co y otros de gran inte­rés se pue­de ver el núme­ro espe­cial de la revis­ta La Pen­sée, «El pue­blo, la cri­sis y la polí­ti­ca» rea­li­za­do por Guy Miche­lat y Michel Simon). La rela­ción entre el pue­blo y el Esta­do no está hecha de con­fian­za, es lo menos que se pue­de decir.

¿Debe­mos con­cluir que nues­tro Esta­do no tie­ne el pue­blo que se mere­ce y que el som­brío voto lepe­nis­ta expre­sa esta insu­fi­cien­cia popu­lar? Enton­ces para refor­zar la demo­cra­cia se debe­ría cam­biar el pue­blo, como lo pro­po­nía iró­ni­ca­men­te Brecht…

Mi tesis es más bien que dos otros impor­tan­tes cul­pa­bles deben salir a la luz: los res­pon­sa­bles suce­si­vos del poder del Esta­dos, tan­to de izquier­da como de dere­cha, y un con­jun­to no des­pre­cia­ble de inte­lec­tua­les.

En defi­ni­ti­va, no son los pobres de nues­tras pro­vin­cias los que han deci­di­do limi­tar el dere­cho ele­men­tal de los obre­ros de este país, inde­pen­dien­te­men­te de su nacio­na­li­dad de ori­gen, de vivir aquí con su mujer y sus hijos. Es una minis­tra socia­lis­ta, y todos los que han ido detrás de ella, de dere­chas, los que se han hun­di­do en ese abis­mo. No es una cam­pe­si­na sin edu­ca­ción la que ha pro­cla­ma­do en 1983 que los huel­guis­tas de Renault ‑en efec­to mayo­ri­ta­ria­men­te arge­li­nos o marro­quíes- eran «tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes […] soli­vian­ta­dos por gru­pos reli­gio­sos y polí­ti­cos carac­te­ri­za­dos en fun­ción de cri­te­rios que poco tie­nen que ver con la reali­dad social fran­ce­sa». Es un pri­mer minis­tro socia­lis­ta, para gran ale­gría de sus «enemi­gos» de la dere­cha.

¿Quién ha teni­do la bue­na idea de decla­rar que Le Pen plan­tea­ba los ver­da­de­ros pro­ble­mas? ¿Un mili­tan­te alsa­ciano del Fren­te Nacio­nal? No, fue un pri­mer minis­tro de Fra­nçois Mit­te­rrand. No son tam­po­co las per­so­nas atra­sa­das del inte­rior del país las que han crea­do los cen­tros de reten­ción para encar­ce­lar, fue­ra de cual­quier dere­cho real, a los que se les pri­va de la posi­bi­li­dad de obte­ner los pape­les lega­les de su pre­sen­cia en el país.

No son tam­po­co los jóve­nes de las barria­das de los extra­rra­dios los que han orde­na­do, en todo el mun­do, que se con­ce­dan los visa­dos para Fran­cia a cuen­ta­go­tas, mien­tras que aquí mis­mo se fija­ban cuo­tas de expul­sio­nes que la poli­cía debía man­te­ner a cual­quier pre­cio. La suce­sión de leyes res­tric­ti­vas, ata­can­do, bajo el pre­tex­to de los extran­je­ros, la liber­tad y la igual­dad de millo­nes de per­so­nas que viven y tra­ba­jan aquí, no es la obra de «popu­lis­tas» enfu­re­ci­dos.

Bajo la manio­bra de estas cuo­tas lega­les se encuen­tra el Esta­do sim­ple­men­te. Encon­tra­mos todos los gobier­nos que se han suce­di­do des­de Fra­nçois Mit­te­rand, y todo eso sin nin­gún res­pi­ro. Vea­mos dos ejem­plos, el socia­lis­ta Lio­nel Jos­pin dijo des­de su lle­ga­da al poder que no iba a abo­lir las leyes xenó­fo­bas de Char­les Pas­qua; el socia­lis­ta Fra­nçois Hollan­de ha dicho que la regu­la­ción de los sin­pa­pe­les se rea­li­za­rá bajo los mis­mos cri­te­rios que se hizo duran­te la épo­ca de Nico­lás Sar­kozy. La con­ti­nui­dad en esta direc­ción no se pone en duda. Es este man­te­ni­mien­to obs­ti­na­do del Esta­do en la villa­nía que mol­dea la opi­nión reac­cio­na­ria y racis­ta, y no al revés.

No creo que se pue­da sos­pe­char que igno­ro que Nico­lás Sar­kozy y su cama­ri­lla han esta­do cons­tan­te­men­te en la bre­cha del racis­mo cul­tu­ral, levan­tan­do alto la ban­de­ra de la «supe­rio­ri­dad» de nues­tra que­ri­da civi­li­za­ción occi­den­tal y hacien­do votar una inter­mi­na­ble suce­sión de leyes dis­cri­mi­na­to­rias de las que la mal­dad nos cons­ter­na.

Pero en fin, no vemos que la izquier­da se haya levan­ta­do para opo­ner­se con la fuer­za que exi­gía esta obs­ti­na­ción reac­cio­na­ria. Más bien ha dicho que «com­pren­día» esta deman­da de «segu­ri­dad», y ha vota­do sin nin­gún pro­ble­ma deci­sio­nes per­se­cu­to­rias fla­gran­tes, como las que tenían como obje­ti­vo expul­sar del espa­cio públi­co a tal o cual mujer bajo el pre­tex­to de que se cubría los cabe­llos o que envol­vía su cuer­po.

Sus can­di­da­tos anun­cian por todos los lados que lle­va­rán una lucha sin fin, no con­tra las pre­va­ri­ca­cio­nes capi­ta­lis­tas y la dic­ta­du­ra de los pre­su­pues­tos ascé­ti­cos, sino con­tra los obre­ros sin pape­les y los meno­res rein­ci­den­tes, sobre todo si son negros o ára­bes. En este aspec­to, dere­cha e izquier­da jun­tas han piso­tea­do todos los prin­ci­pios. No ha sido ni es el Esta­do de dere­cho, para los que se les pri­va de docu­men­ta­ción, sino el Esta­do de excep­ción, el Esta­do de no-dere­cho. Son ellos los que se encuen­tran en esta­do de inse­gu­ri­dad, no los nacio­na­les rica­cho­nes. Si fue­ra nece­sa­rio, espe­re­mos que dios no lo quie­ra, se resig­nar a expul­sar a gen­te, sería pre­fe­ri­ble que se esco­ja para ello a nues­tros gober­nan­tes, más bien que a los muy res­pe­ta­bles obre­ros marro­quíes o malien­ses.

¿Y detrás de todo esto, des­de hace mucho tiem­po, des­de hace más de vein­te años, qué es lo que encon­tra­mos? ¿Quie­nes son los glo­rio­sos inven­to­res del «peli­gro islá­mi­co», que está, según ellos, desin­te­gran­do nues­tra bella socie­dad occi­den­tal y fran­ce­sa? ¿Son inte­lec­tua­les que se con­sa­gran a esta tarea infa­me en edi­to­ria­les apa­sio­na­das, en libros retor­ci­dos, en «encues­tas socio­ló­gi­cas» tru­ca­das? ¿Es un gru­po de jubi­la­dos pro­vin­cia­nos y de obre­ros de las peque­ñas ciu­da­des des­in­dus­tria­li­za­das los que han mon­ta­do pacien­te­men­te todo este asun­to del «con­flic­to de las civi­li­za­cio­nes», de la defen­sa del «pac­to repu­bli­cano», de las ame­na­zas sobre nues­tra «lai­ci­dad», del «femi­nis­mo» ultra­ja­do por la vida coti­dia­na de las muje­res ára­bes?

¿No es lamen­ta­ble que se bus­quen res­pon­sa­bles úni­ca­men­te en la dere­cha extre­ma ‑que en efec­to sacan las cas­ta­ñas del fue­go- sin poner jamás a la luz la res­pon­sa­bi­li­dad aplas­tan­te de los que, muchas veces ‑dicen- «de izquier­da», y más a menu­do pro­fe­so­res de «filo­so­fía» que caje­ras de super­mer­ca­do, que han apa­sio­na­da­men­te defen­di­do que los ára­bes y negros, espe­cial­men­te los jóve­nes, corrom­pían nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo, per­ver­tían nues­tros barrios popu­la­res peri­fé­ri­cos, ofen­dían nues­tras liber­ta­des e inju­ria­ban a nues­tras muje­res? ¿O que eran «dema­sia­do nume­ro­sos» en nues­tros equi­pos de fut­bol? Exac­ta­men­te como se decía anti­gua­men­te sobre los judíos y los «maque­tos», que a cau­sa de ellos la Fran­cia eter­na esta­ba ame­na­za­da de muer­te.

Hay, es cier­to, una cier­ta apa­ri­ción de gru­púscu­los fas­cis­tas que se recla­man del islam. Pero hay igual­men­te movi­mien­tos fas­cis­tas que se recla­man de Occi­den­te y de Cris­to-rey. Esto no impi­de a nin­gún inte­lec­tual isla­mó­fo­bo de ala­bar en todo momen­to nues­tra supe­rior iden­ti­dad «occi­den­tal» y de con­se­guir poner nues­tras admi­ra­bles «raí­ces cris­tia­nas» en el cul­to de una lai­ci­dad que Mari­ne Le Pen, que se ha con­ver­ti­do en una de las más encar­ni­za­das prac­ti­can­tes de este cul­to, rele­ve por fin de que made­ra polí­ti­ca se calien­ta.

En reali­dad, son inte­lec­tua­les los que han inven­ta­do la vio­len­cia anti­po­pu­lar espe­cial­men­te diri­gi­da con­tra los jóve­nes de las gran­des ciu­da­des, que es el ver­da­de­ro secre­to de la isla­mo­fo­bia. Y son los gobier­nos, inca­pa­ces de cons­truir una socie­dad de paz civil y de jus­ti­cia, que han libra­do los extran­je­ros, y en pri­mer lugar los obre­ros ára­bes y sus fami­lias, como pas­to de las clien­te­las elec­to­ra­lis­tas des­orien­ta­das y mie­do­sas. Como siem­pre, la idea, aun­que fue­ra cri­mi­nal, pre­ce­de el poder, que a su vez mode­la la opi­nión que nece­si­ta. El inte­lec­tual, aun­que fue­ra deplo­ra­ble, pre­ce­de al minis­tro, que cons­tru­ye sus segui­do­res.

El libro, aun­que sea para tirar­lo, es antes que la ima­gen pro­pa­gan­dis­ta, que des­orien­ta en lugar de ins­truir. Y trein­ta años de pacien­tes esfuer­zos en la escri­tu­ra, la inven­ti­va y la com­pe­ti­ción elec­to­ral sin nin­gu­na idea encuen­tran su sinies­tra recom­pen­sa en las con­cien­cias fati­ga­das como en el voto gre­ga­rio.

¡Ver­güen­za a los gobier­nos suce­si­vos, que han riva­li­za­do en los temas de la segu­ri­dad y del «pro­ble­ma de la inmi­gra­ción», para que no sea dema­sia­do visi­ble que ser­vían ante todo a los intere­ses de la oli­gar­quía eco­nó­mi­ca! ¡Ver­güen­za a los inte­lec­tua­les del neo­ra­cia­lis­mo y del nacio­na­lis­mo cerra­do, que han pacien­te­men­te recu­bier­to el vacío deja­do en el pue­blo por la pro­vi­sio­nal eclip­se de la hipó­te­sis comu­nis­ta de un man­to de inep­cias sobre el peli­gro islá­mi­co y la rui­na de nues­tros «valo­res»!

Son ellos los que hoy deben ren­dir cuen­tas sobre la ascen­sión de un fas­cis­mo ras­tre­ro que ellos han fomen­ta­do sin des­can­so el desa­rro­llo men­tal.

Alain Badiou – Filó­so­fo, dra­ma­tur­go y escri­tor

Le Mon­de, 5 de mayo de 2012

Tra­duc­ción del fran­cés por Boltxe kolek­ti­bos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *