¿Quién con­tro­la la eco­no­mía mun­dial? El poder de las trans­na­cio­na­les- Alber­to Gar­zón Espi­no­sa

La pre­gun­ta es ambi­cio­sa, des­de lue­go. Algu­nos dirán que son los Esta­dos-Nación más pode­ro­sos mili­tar­men­te, como Esta­dos Uni­dos. Otros dirán que son las per­so­nas más ricas y pode­ro­sas las que, cons­pi­ran­do, deci­den en luga­res poco trans­pa­ren­tes cómo ges­tio­nar el mun­do.

Sin duda tam­bién habrá quie­nes crean que son las volun­ta­des indi­vi­dua­les las que con­for­man, a tra­vés del mer­ca­do, el des­tino de nues­tra eco­no­mía mun­dial. Inclu­so, en una deri­va­ción de esta últi­ma opción, pue­de pen­sar­se que son pre­ci­sa­men­te las empre­sas trans­na­cio­na­les las garan­tes del futu­ro polí­ti­co y eco­nó­mi­co de nues­tro mun­do. En todo caso, pro­ba­ble­men­te todas ten­gan algo ‑aun­que sea poco- de razón, si bien para inten­tar res­pon­der tama­ña cues­tión no pue­den ser­vir aná­li­sis sim­ples o pre­jui­cios sin con­fir­mar empí­ri­ca­men­te.

Mi inten­ción aquí no es otra que mos­trar y difun­dir los resul­ta­dos del recien­te y úni­co estu­dio que ha eva­lua­do la red glo­bal que con­for­man las trans­na­cio­na­les (tam­bién lla­ma­das mul­ti­na­cio­na­les o gran­des empre­sas a secas). Según este com­ple­jí­si­mo estu­dio que ha ana­li­za­do las redes de 43.060 trans­na­cio­na­les, ape­nas un 737 de ellas con­tro­lan el valor accio­na­rial del 80% total. Esta dis­tri­bu­ción de poder es mucho más des­igual que la dis­tri­bu­ción de rique­za y ren­ta. Ade­más, el 40% del valor de todas las trans­na­cio­na­les del mun­do está con­tro­la­do por un peque­ño núcleo ‑core- de 147 trans­na­cio­na­les. Y, más intere­san­te si cabe, de ese núcleo de tras­na­cio­na­les tres cuar­tas par­tes son enti­da­des finan­cie­ras.

La evo­lu­ción de la red empre­sa­rial

Los eco­no­mis­tas clá­si­cos dis­tin­guían entre capi­ta­lis­tas y tra­ba­ja­do­res para dis­tin­guir los dos espa­cios que podían ocu­par­se en la acti­vi­dad pro­duc­ti­va. Corres­pon­de esa cla­si­fi­ca­ción a un aná­li­sis ana­lí­ti­co abs­trac­to de cómo ope­ra el sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta, pero tam­bién a cómo era la con­fi­gu­ra­ción con­cre­ta del capi­ta­lis­mo más inci­pien­te. Un capi­ta­lis­mo carac­te­ri­za­do por empre­sas don­de la pro­pie­dad y la ges­tión coin­ci­dían y exis­tía por lo tan­to un capi­ta­lis­ta acti­vo preo­cu­pa­do por el con­trol de su empre­sa y por lo tan­to por los bene­fi­cios que les pudie­ran dar. El res­to de la empre­sa eran, sim­pli­fi­can­do, tra­ba­ja­do­res que alqui­la­ban su fuer­za de tra­ba­jo a cam­bio de un sala­rio. Ima­gi­nen en esta visión al capi­ta­lis­ta indus­trial del siglo XIX espa­ñol, carac­te­ri­za­do por estar fren­te a la empre­sa vigi­lan­do la acti­vi­dad pro­duc­ti­va. Por ejem­plo, a Miguel Agus­tín Here­dia, empre­sa­rio indus­trial rio­jano que mon­tó impor­tan­tes nego­cios en Mála­ga.

Según evo­lu­cio­na el capi­ta­lis­mo, sin embar­go, esta reali­dad va cam­bian­do y hacién­do­se más com­ple­ja. Las empre­sas se hacen más gran­des y sur­gen las pri­me­ras socie­da­des anó­ni­mas. Se diso­cia la pro­pie­dad de la empre­sa ‑que que­da en manos de los accio­nis­tas- de la ges­tión de la mis­ma ‑que que­da en la direc­ción- y de la acti­vi­dad pura­men­te pro­duc­ti­va ‑los tra­ba­ja­do­res-. Los accio­nis­tas sue­len ser gran­des for­tu­nas que jun­tan­do sus rique­zas per­mi­ten aco­me­ter pro­yec­tos empre­sa­ria­les más com­ple­jos y que rin­den más bene­fi­cios. Un ejem­plo espa­ñol fue la com­pa­ñía de los Ferro­ca­rri­les de Madrid a Zara­go­za y Ali­can­te (M.Z.A.), que nació de la unión de los capi­ta­les de gran­des for­tu­nas como las del mar­qués de Sala­man­ca, el duque de Morny y los Rotchs­child (fami­lia vin­cu­la­da a las finan­zas), si bien tam­bién ‑como siem­pre- con el apo­yo de capi­tal públi­co. O el más obvio, el de la Rio Tin­to Com­pany Limi­ted, empre­sa de capi­tal danés e inglés que coti­za­ba en la bol­sa de Lon­dres y explo­ta­ba las minas de Rio­Tin­to (Huel­va). En defi­ni­ti­va, las finan­zas y la nue­va orga­ni­za­ción empre­sa­rial per­mi­te al capi­ta­lis­mo des­ple­gar pro­yec­tos más ambi­cio­sos que en nin­gún caso una sola gran for­tu­na indi­vi­dual podría lle­var a cabo, pero esa nue­va orga­ni­za­ción empre­sa­rial modi­fi­ca a su vez la rela­ción entre los suje­tos eco­nó­mi­cos (finan­zas, pro­pie­ta­rios, ges­to­res, tra­ba­ja­do­res) y por lo tan­to las rela­cio­nes de poder.

Con la evo­lu­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros, entre los que se inclu­ye el mer­ca­do de accio­nes ‑la bol­sa, es decir, el espa­cio don­de se com­pran y ven­den dere­chos de pro­pie­dad de las empresas‑, el sis­te­ma se hace aún más com­ple­jo. La glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra va empu­jan­do a las empre­sas a una mayor inter­na­cio­na­li­za­ción. Has­ta el pun­to de que gra­cias a la lla­ma­da inge­nie­ría finan­cie­ra las gran­des empre­sas pue­den com­prar con enor­me faci­li­dad par­tes de otras gran­des empre­sas o finan­ciar nue­vos pro­yec­tos de inver­sión. La apli­ca­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, que reti­ran el cor­sé key­ne­siano ‑las prohi­bi­cio­nes y regu­la­cio­nes que exis­tían en el mar­co eco­nó­mi­co- no hacen sino dis­pa­rar esas ten­den­cias sub­ya­cen­tes. Las gran­des empre­sas pue­den, des­de enton­ces, inter­na­cio­na­li­zar­se inclu­so a par­tir de la emi­sión de lo que algu­nos auto­res han deno­mi­na­do capi­tal finan­cie­ro (véa­se el tra­ba­jo de Oscar Car­pin­te­ro).

En este pun­to de la evo­lu­ción capi­ta­lis­ta, las empre­sas están for­ma­das por pro­pie­ta­rios, ges­to­res y tra­ba­ja­do­res pero que man­tie­nen rela­cio­nes muy dis­tin­tas a las ante­rior­men­te des­cri­tas. Los pro­pie­ta­rios son los accio­nis­tas, pero que ya no tie­nen una preo­cu­pa­ción direc­ta por el esta­do de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va ‑a dife­ren­cia del pro­pie­ta­rio tipo s. XIX- sino que úni­ca­men­te se preo­cu­pan por ren­ta­bi­li­zar su capi­tal. La extra­or­di­na­ria liqui­dez de los mer­ca­dos les per­mi­te a estos accio­nis­tas pasar de una empre­sa a otra en cues­tión de segun­dos, por lo que se diso­cian los intere­ses y ven­cen las estra­te­gias cor­to­pla­cis­tas. Los ges­to­res, por otra par­te, son los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de las empre­sas y los direc­ti­vos, esto es, aque­llas per­so­nas que toman las deci­sio­nes que afec­tan a la acti­vi­dad pro­duc­ti­va. Estos con­se­jos de admi­nis­tra­ción obe­de­cen órde­nes de los accio­nis­tas, por­que a ellos les rin­den cuen­tas ‑no en vano los accio­nis­tas pue­den exi­gir la des­ti­tu­ción de éstos si con­si­de­ran que no lo están hacien­do bien, es decir, de acuer­do a sus intere­ses-. Esta rela­ción, pro­pia de la eta­pa neo­li­be­ral, está defi­ni­da como “sha­rehol­der value” y estu­dia­da en la lite­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca en el mar­co de la lla­ma­da “cor­po­ra­te gover­nan­ce” y de la “teo­ría de la agen­cia”. Los tra­ba­ja­do­res, por otra par­te, tam­bién están frag­men­ta­dos en fun­ción del seg­men­to pro­duc­ti­vo al que están aso­cia­dos ‑des­de geren­tes has­ta tra­ba­ja­do­res de cue­llo azul-.

La moder­na red empre­sa­rial

El pro­ble­ma macro­eco­nó­mi­co es que en el mun­do no sólo exis­te la dis­tri­bu­ción de rique­za y ren­ta, sino tam­bién la de poder. Las gran­des empre­sas deter­mi­nan la con­fi­gu­ra­ción eco­nó­mi­ca de cual­quier país o región, e influ­yen de for­ma direc­ta e indi­rec­ta en la crea­ción de empleo y la cali­dad de vida. Por lo tan­to, la capa­ci­dad de tomar deci­sio­nes o influir en ellas por par­te de las gran­des empre­sas es espe­cial­men­te impor­tan­te y es una mani­fes­ta­ción de poder. Pero dada la inmen­sa y com­ple­ja red que se ha teji­do entre las pro­pias empre­sas, es com­pli­ca­do saber quién se encuen­tra detrás de esas deci­sio­nes.

El estu­dio con el que he comen­za­do este escri­to nos apor­ta datos escla­re­ce­do­res. Tenien­do pre­sen­te que las gran­des empre­sas inter­na­cio­na­li­za­das, es decir, las trans­na­cio­na­les, for­man una red en la que por enci­ma tie­nen a los accio­nis­tas y por deba­jo a sus filia­les (para las cua­les la empre­sa matriz es su accio­nis­ta), se ha ela­bo­ra­do un mapa mun­dial de las 43.060 empre­sas más impor­tan­tes. Como se pue­de obser­var en el siguien­te grá­fi­co, esto no podría haber­se hecho sin tra­ta­mien­to infor­má­ti­co a par­tir del soft­wa­re ade­cua­do (de hecho, la ima­gen sólo nos ilus­tra la com­po­si­ción, por­que más allá de ello no vemos un pijo).

NodosNodos

De lo que se extrae en el artícu­lo es que hay un núcleo de empre­sas, o core (SCC en la ima­gen siguien­te), que se encuen­tran domi­nan­do las rela­cio­nes del res­to a par­tir de su con­trol accio­na­rial. Es decir, de las rami­fi­ca­cio­nes que nacen de las empre­sas cen­tra­les pue­de obser­var­se que con­tro­lan par­cial o total­men­te gran par­te del res­to de empre­sas. En con­jun­to, ese núcleo está for­ma­do por 147 empre­sas que con­tro­lan el 40% del valor accio­na­rial total. Salién­do­nos del núcleo encon­tra­mos que 737 empre­sas con­tro­lan el 80% del valor total.

CoreCon­trol

Uno de los aspec­tos más intere­san­tes es que en ese núcleo de 147 empre­sas hay dos ter­cios que son empre­sas finan­cie­ras, es decir, gran­des ban­cos comer­cia­les y de inver­sión. Y estos son, por lo tan­to, los suje­tos eco­nó­mi­cos con más poder para deter­mi­nar la eco­no­mía mun­dial. La lis­ta de esas enti­da­des núcleo, que pue­de ver­se aquí, es ilus­tra­ti­va tam­bién del poder nacio­nal que res­pal­da esos intere­ses eco­nó­mi­cos. A con­ti­nua­ción, un zoom sobre las enti­da­des finan­cie­ras más impor­tan­tes que com­po­nen ese gru­po. ¿Os sue­nan?

 zoom sobre las entidades financierasZoom sobre las enti­da­des finan­cie­ras

Con­clu­sio­nes

No cabe nin­gu­na duda de que hay una rela­ción direc­ta entre las enti­da­des que con­cen­tran el poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co, en la medi­da que han apro­ve­cha­do la debi­li­dad auto­im­pues­ta por los Esta­dos por medio de las pri­va­ti­za­cio­nes y des­re­gu­la­cio­nes, la res­pon­sa­bi­li­dad en la cri­sis finan­cie­ra y los bene­fi­cia­rios del inten­to de salir de la cri­sis. Pode­mos decir, con los datos en la mano, que las enti­da­des finan­cie­ras son quie­nes con­tro­lan la eco­no­mía mun­dial. Pero lo hacen sin nece­si­dad de recu­rrir a cons­pi­ra­cio­nes oscu­ras, por­que es la pro­pia diná­mi­ca del sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta la que expli­ca que estos suje­tos eco­nó­mi­cos, las empre­sas trans­na­cio­na­les y su red, ope­ren de acuer­do a una lógi­ca que les lle­va a defen­der sus intere­ses. Intere­ses que son anta­gó­ni­cos con los de los ciu­da­da­nos, de modo que su pro­pia diná­mi­ca lle­va al incre­men­to de la explo­ta­ción sobre los más des­fa­vo­re­ci­dos.

El aná­li­sis polí­ti­co de por qué un gobierno nacio­nal sale en defen­sa de una tras­na­cio­nal (como Rep­sol) que­da para otra oca­sión, como tam­bién deja­re­mos para más ade­lan­te un aná­li­sis de las impli­ca­cio­nes de cla­se que todo esto sig­ni­fi­ca ‑por cier­to, mag­ní­fi­ca­men­te estu­dia­das por el eco­no­mis­ta mar­xis­ta Gerard Dume­nil-. Aun­que en ambos casos hay ele­men­tos en este pro­pio artícu­lo, en la medi­da que pode­mos saber que, por ejem­plo, Rep­sol está par­ti­ci­pa­do por enti­da­des finan­cie­ras como Cai­xa­Bank y otras enti­da­des que a su vez están par­ti­ci­pa­das por enti­da­des finan­cie­ras nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Por otra par­te, los accio­nis­tas aca­ban sien­do, en últi­ma ins­tan­cia, per­so­nas de car­ne y hue­so. Esas per­so­nas son las cla­ses altas, los seg­men­tos más ricos de la socie­dad que par­ti­ci­pan en las redes finan­cie­ras ‑por ejem­plo, en Espa­ña el 40% de los hoga­res tie­ne el 60% de sus acti­vos finan­cie­ros en cuen­tas corrien­tes, que rin­den poco o nin­gún bene­fi­cio, mien­tras que los hoga­res más ricos tie­nen gran par­te de sus acti­vos finan­cie­ros en la for­ma de accio­nes o de fon­dos de inver­sión y de pen­sio­nes que en últi­ma ins­tan­cia casi todos tie­nen que ver con los dere­chos de pro­pie­dad de las empre­sas trans­na­cio­na­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *