Inde­pen­den­cia y socia­lis­mo (I y II)- Borro­ka garaia

I

Es muy pro­ba­ble que en la Eus­kal Herria de hoy en día, el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta esté en una coyun­tu­ra don­de haya alcan­za­do la más gran­de influen­cia de su reco­rri­do his­tó­ri­co. Esto se tra­du­ce entre otros fac­to­res en que el núme­ro de inde­pen­den­tis­tas de izquier­da es el mayor de la his­to­ria. No es que se haya dado un esti­rón for­mi­da­ble en los últi­mos tiem­pos pero si se podría decir que se ha asen­ta­do y ha ido cre­cien­do des­de diver­sas pers­pec­ti­vas. Al grue­so his­tó­ri­co de la izquier­da aber­tza­le habría que sumar­le un sec­tor del nacio­na­lis­mo vas­co clá­si­co más pega­do al ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal que ha ido deri­van­do hacia pos­tu­ras mas socia­les, rom­pien­do a su vez con la estra­te­gia autonomista.

Eus­ko Alkar­ta­su­na es un ejem­plo de ello. Esta evo­lu­ción cau­só que los sec­to­res más con­ser­va­do­res del par­ti­do rene­ga­ran de ese giro. Lo cual le cos­tó en su día una esci­sión lla­ma­da Hamai­ka bat que tras un sono­ro fra­ca­so elec­to­ral se ha que­da­do sin reco­rri­do. En Nafa­rroa Garaia sus res­tos se aco­pla­ron a Geroa bai, que pese a que retó­ri­ca­men­te se sitúa en el ámbi­to pro­gre­sis­ta, tras des­pe­jar­se diver­sas incóg­ni­tas cada vez está más cla­ro que se basa en una apues­ta per­so­na­lis­ta de carác­ter nacio­nal difu­so más cer­cano al auto­no­mis­mo que al inde­pen­den­tis­mo y difi­cil­men­te cata­lo­ga­ble como izquier­da. Sien­do bási­ca­men­te un pro­yec­to sote­rra­do del PNV en ese herrialde.

Por otra par­te Ara­lar, esci­sión de la izquier­da aber­tza­le. En su día se fue nutrien­do al calor de las ile­ga­li­za­cio­nes y ras­pan­do de des­en­can­ta­dos del nacio­na­lis­mo vas­co clá­si­co. Actual­men­te sufre un pro­ce­so embrio­na­rio de esci­sión, real­men­te con pocas pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to, impul­sa­do por figu­ras ins­ti­tu­cio­na­les reac­cias a la con­for­ma­ción y cre­ci­mien­to del inde­pen­den­tis­mo de izquier­da uni­ta­rio. Con esca­sas posi­bi­li­da­des de crear un espa­cio polí­ti­co nue­vo debi­do a que el PNV ocu­pa ese lugar. El deve­nir polí­ti­co ha obli­ga­do en cier­ta mane­ra a que Ara­lar haya deci­di­do situar­se en el espa­cio inde­pen­den­tis­ta de izquier­da dan­do la espal­da a posi­bles aven­tu­ras tipo Geroa Bai en la CAV. Este pro­ce­so tie­ne simi­li­tu­des con el de Eus­ko Alkar­ta­su­na en rela­ción a que un sec­tor de este par­ti­do se ha des­aten­di­do tam­bién de ese esfuer­zo uni­ta­rio y no se encuen­tra lo sufi­cien­te­men­te cómo­do en varia­bles inde­pen­den­tis­tas de izquierda.

Otro de los sec­to­res que ha teni­do un acer­ca­mien­to es el repre­sen­ta­do por Alter­na­ti­ba. Este caso resul­ta intere­san­te por­que no pro­ce­de del ámbi­to aber­tza­le clá­si­co, sino de una izquier­da con cier­to baga­je esta­ta­lis­ta. La apues­ta sobe­ra­nis­ta de Alter­na­ti­ba abre un espa­cio de evo­lu­ción polí­ti­ca que tie­ne mucha poten­cia­li­dad para conec­tar a muchas per­so­nas en cla­ve nacio­nal vasca.

En Ipar Eus­kal Herria el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da prin­ci­pal­men­te se ha estruc­tu­ra­do entorno a AB y Bata­su­na. Apues­tas como Eus­kal Herria Bai han sido cen­tro de acu­mu­la­ción de fuer­zas, crean­do un refe­ren­te y ponien­do al alza el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da a nivel social.

A todo esto hay que aña­dir que a lo lar­go del tiem­po el comu­nis­mo y el anar­quis­mo sucur­sa­lis­ta en Eus­kal Herria ha ido per­dien­do peso pro­gre­si­va­men­te. Y no solo eso, sino que gran par­te de esos sec­to­res se han vis­to obli­ga­dos a usar aun­que sea de for­ma retó­ri­ca la cla­ve nacio­nal vas­ca como for­ma de engan­che ante la impo­si­bi­li­dad de que cua­je el espa­ño­lis­mo en la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca anti-capi­ta­lis­ta. Tam­bién han sur­gi­do gru­pos que se han ale­ja­do del sucur­sa­lis­mo para de una mane­ra trans­pa­ren­te y hones­ta tra­ba­jar en Eus­kal Herria como mar­co autó­no­mo de la lucha de clases.

Todos estos fac­to­res; Evo­lu­ción hacia la social­de­mo­cra­cia de un sec­tor del nacio­na­lis­mo vas­co ins­ti­tu­cio­nal, evo­lu­ción hacia el sobe­ra­nis­mo de un sec­tor de la izquier­da esta­ta­lis­ta, anu­la­ción par­cial del sucur­sa­lis­mo espa­ñol anti-capi­ta­lis­ta… uni­do a la cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria y al duro tra­ba­jo del MLNV en todas estas déca­das hace que la foto­gra­fía del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta de este país sea como se afir­ma­ba al prin­ci­pio a día de hoy numé­ri­ca­men­te mayor que nun­ca y que a su vez ten­ga la mayor influen­cia de su historia.

Esta izquier­da, que abar­ca des­de la social­de­mo­cra­cia has­ta la izquier­da radi­cal, socia­lis­ta, liber­ta­ria y comu­nis­ta aún con su plu­ra­li­dad, con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­tes baga­jes se con­vier­te en el blo­que popu­lar nece­sa­rio para que el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, la izquier­da aber­tza­le, el pue­blo aber­tza­le de izquier­da vaya encau­zan­do el pro­yec­to de inde­pen­den­cia nacio­nal y socia­lis­mo para Eus­kal Herria.

El suje­to motor para el cam­bio está cla­ro. Pese a que ten­ga una tra­duc­ción elec­to­ral no será sim­ple­men­te a tra­vés de elec­cio­nes en este con­tex­to como se dará for­ma al pro­yec­to de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo, pro­yec­to direc­ta­men­te que está per­se­gui­do y prohi­bi­do por la pro­pia ley. Por lo tan­to la pre­gun­ta cla­ve es: ¿Cuá­les son las vías y cami­nos posi­bles para la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo?. Pre­gun­ta que se inten­ta­rá res­pon­der en los siguien­tes artícu­los de esta serie.

II

En el ante­rior artícu­lo de esta serie nos hacía­mos a modo de con­clu­sión la siguien­te pre­gun­ta: ¿Cuá­les son las vías y cami­nos posi­bles para la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo?. No es una pre­gun­ta sen­ci­lla, o mejor dicho, es una pre­gun­ta sen­ci­lla que no tie­ne una res­pues­ta facil. Y no tie­ne una res­pues­ta fácil por dos fac­to­res; uno externo y otro interno.

El externo corres­pon­de a las pro­pias impo­si­cio­nes polí­ti­cas de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, cons­trui­dos para no dejar res­qui­cio a que pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas pue­dan lle­var­se a cabo demo­crá­ti­ca­men­te. Es decir, la cons­truc­ción legal de esos esta­dos no reco­no­ce la exis­ten­cia de la nación vas­ca y por lo tan­to no hay una sola vía legal para que se apli­que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Al estar secues­tra­da la sobe­ra­nía de los vas­cos en los esta­dos espa­ñol y fran­cés, es la volun­tad de los espa­ño­les y fran­ce­ses diri­gi­dos por sus pode­res fác­ti­cos la que se impo­ne. Y es com­ple­ta cien­cia-fic­ción que esos esta­dos per­mi­tan un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta vas­co. Todo lo con­tra­rio, es razón de estado(s) el poner todos los impe­di­men­tos posi­bles y com­ba­tir con todos los medios nece­sa­rios en cada coyun­tu­ra al inde­pen­den­tis­mo. Y no solo eso, sino que exis­te una estra­te­gia de decons­truc­ción nacio­nal que inten­ta asi­mi­lar al pue­blo vas­co en los bare­mos espa­ño­les y fran­ce­ses soca­van­do los pila­res que posi­bi­li­tan la exis­ten­cia del pro­pio pue­blo vasco.

De hecho exis­te una con­fi­gu­ra­ción sis­te­mi­ca que por una par­te nie­ga la exis­ten­cia del pue­blo vas­co, por otra par­te lo com­ba­te y median­te la impo­si­ción polí­ti­ca impo­ne un mar­co polí­ti­co y terri­to­rial. Todo ello en
una estra­te­gia glo­blal con múl­ti­ples fren­tes y que no tie­ne com­ple­jos a la hora de emplear la ame­na­za y la vio­len­cia. Asi­mis­mo estos esta­dos man­tie­nen un férreo liga­zón con el capi­ta­lis­mo e impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal hacien­do­les sumi­sos de intere­ses exter­nos a sus pro­pios esta­dos y por otra par­te esquil­man­do y acu­mu­lan­do rique­za lo máxi­mo posi­ble de “su” cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto trae con­si­go la doble opre­sión en el caso de Eus­kal Herria; la nacio­nal y la social que están inti­ma­men­te rela­cio­na­das. Ya que la libe­ra­ción nacio­nal es el eje prin­ci­pal don­de toma for­ma la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria. Sien­do Eus­kal Herria “una pro­pie­dad pri­va­da” de los esta­dos y por tan­to su sobe­ra­nía nacio­nal la “colec­ti­vi­za­ción” de Eus­kal Herria para su pue­blo, o lo que es lo mis­mo; la inde­pen­den­cia y el socialismo.

El fac­tor interno corres­pon­de­ría a la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­tes en el seno del pue­blo vas­co. Los requi­si­tos para un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta pasan por fuer­za por la exis­ten­cia de una amplia mayo­ría del pue­blo que defien­da el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Para que ese pro­yec­to se pue­da vehi­cu­li­zar por tan­to es nece­sa­rio en pri­mer lugar la herra­mien­ta que lo posi­bi­li­te. Y esa herra­mien­ta no es otra más que el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción que como se ha comen­ta­do antes está ple­na­men­te nega­do. En segun­do lugar es que el pue­blo que usa esa herra­mien­ta lo haga en el sen­ti­do reque­ri­do. Otro apar­ta­do no menos impor­tan­te es que exis­ta un motor de todo este pro­ce­so, un suje­to que lo dina­mi­ce. Un blo­que popu­lar que es de lo que se tra­ta­ba en el pri­mer artícu­lo de esta serie.

En la Eus­kal Herria de hoy en día si bien hay una mayo­ría hol­ga­da que defien­te el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y una más que pro­ba­ble mayo­ría inde­pen­den­tis­ta aun­que ajus­ta­da pero cre­cien­do, el pro­yec­to socia­lis­ta es hari­na de otro cos­tal. Si bien Eus­kal Herria es una de las socie­da­des más avan­za­das ideo­ló­gi­ca­men­te de su entorno (no se ali­nea con la OTAN por poner un ejem­plo, movi­mien­to popu­lar iné­di­to en Euro­pa por poner otro…), un pro­ce­so socia­lis­ta requie­re un reco­rri­do que en el caso de los pue­blos bajo opre­sión nacio­nal difie­re a los esta­dos ya consolidados.

Por lo tan­to den­tro de los fac­to­res inter­nos que inci­den en un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta esta­rían; la corre­la­ción de fuer­zas entre inde­pen­den­tis­tas /​unio­nis­tas, la corre­la­ción de fuer­za entre izquier­da /​derecha, la corre­la­ción de fuer­zas entre socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios /​izquier­da, la ten­sión per­ma­nen­te entre Oli­gar­quía /​bur­gue­sía /​cla­se tra­ba­ja­do­ra y la des­ane­xión terri­to­rial y sus con­tex­tos y rit­mos dife­ren­tes: Eus­kal Herria nor­te /​Eus­kal Herria sur, CAV /​CFN etc..

Una vez hecho este peque­ño repa­so de algu­nos con­di­cio­nan­tes exter­nos e inter­nos, en otros artícu­los de esta serie ire­mos pro­fun­di­zan­do des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca en diver­sos pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas que se han rea­li­za­do en el mun­do y sus poten­cia­li­da­des para Eus­kal Herria y hacien­do un peque­ño resu­men de las estra­te­gias de libe­ra­ción nacio­nal vas­ca apli­ca­das has­ta hoy inten­tan­do sin­te­ti­zar todos los con­di­cio­nan­tes exis­ten­tes para poder superarlos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.