El Pre­mio Nobel de la Paz- Fidel Cas­tro

Ape­nas habla­ré del pue­blo cubano, que un día barrió de su Patria el domi­nio de Esta­dos Uni­dos, cuan­do el sis­te­ma impe­ria­lis­ta había alcan­za­do la cúpu­la de su poder.

Hom­bres y muje­res de las más diver­sas eda­des se han vis­to des­fi­lar el 1º de Mayo por las pla­zas más sim­bó­li­cas de todas las pro­vin­cias del país.

Nues­tra Revo­lu­ción sur­gió en el lugar menos espe­ra­do por el impe­rio, en un hemis­fe­rio don­de actua­ba como due­ño abso­lu­to.

Cuba pasó a ser el últi­mo país en librar­se del yugo colo­nial espa­ñol y el pri­me­ro en sacu­dir­se de la odio­sa tute­la impe­ria­lis­ta.

Pien­so hoy fun­da­men­tal­men­te en la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y su lucha heroi­ca con­tra el saqueo des­pia­da­do de los recur­sos con que la natu­ra­le­za dotó a ese noble y abne­ga­do pue­blo, que un día lle­vó sus sol­da­dos a los rin­co­nes apar­ta­dos de este con­ti­nen­te para poner de rodi­llas al pode­río mili­tar espa­ñol.

Cuba no nece­si­ta expli­car por qué hemos sido soli­da­rios, no solo con todos los paí­ses de este hemis­fe­rio, sino tam­bién con muchos de Áfri­ca y otras regio­nes del mun­do.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na ha sido tam­bién soli­da­ria con nues­tra Patria, y su apo­yo a nues­tro país se con­vir­tió en un hecho de gran impor­tan­cia en los años del Perío­do Espe­cial. Esa coope­ra­ción sin embar­go no fue fru­to de soli­ci­tud algu­na por par­te de Cuba, como tam­po­co lo fue esta­ble­cer nin­gu­na con­di­ción a los pue­blos que requi­rie­ron de nues­tros ser­vi­cios edu­ca­cio­na­les o médi­cos. A Vene­zue­la le habría­mos ofre­ci­do en cual­quier cir­cuns­tan­cia la máxi­ma ayu­da.

Coope­rar con otros pue­blos explo­ta­dos y pobres fue siem­pre para los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos un prin­ci­pio polí­ti­co y un deber con la huma­ni­dad.

Me satis­fa­ce enor­me­men­te obser­var, como hice ayer a tra­vés de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión y Tele­Sur, el pro­fun­do impac­to que pro­du­jo en el pue­blo her­mano de Vene­zue­la la Ley Orgá­ni­ca del Tra­ba­jo pro­mul­ga­da por el líder boli­va­riano y Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Hugo Chá­vez Frías. Jamás vi nada pare­ci­do en el esce­na­rio polí­ti­co de nues­tro hemis­fe­rio.

Pres­té aten­ción a la enor­me mul­ti­tud que se reu­nió en pla­zas y ave­ni­das de Cara­cas y, en espe­cial, las pala­bras espon­tá­neas de los ciu­da­da­nos entre­vis­ta­dos. Pocas veces vi, y tal vez nun­ca, el nivel de emo­ción y espe­ran­za que estos ponían en sus decla­ra­cio­nes. Se podía obser­var con cla­ri­dad que la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción está cons­ti­tui­da por tra­ba­ja­do­res humil­des. Una ver­da­de­ra bata­lla de ideas se está libran­do con fuer­za.

Rafael Correa, pre­si­den­te de Ecua­dor, decla­ró valien­te­men­te que más que una épo­ca de cam­bio esta­mos vivien­do un cam­bio de épo­ca. Ambos, Rafael Correa y Hugo Chá­vez, son cris­tia­nos. Oba­ma, en cam­bio, ¿qué es, en qué cree?

Al cum­plir­se el pri­mer ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Bin Laden, Oba­ma com­pi­te con su rival Mitt Rom­ney en la jus­ti­fi­ca­ción de aquel acto per­pe­tra­do en una ins­ta­la­ción pró­xi­ma a la Aca­de­mia Mili­tar de Pakis­tán, un país musul­mán alia­do de Esta­dos Uni­dos.

Marx y Engels nun­ca habla­ron de ase­si­nar a los bur­gue­ses. En el vie­jo con­cep­to bur­gués los jue­ces juz­ga­ban, los ver­du­gos eje­cu­ta­ban.

No hay dudas de que Oba­ma fue cris­tiano; en una de las ver­tien­tes de esa reli­gión apren­dió el ofi­cio de trans­mi­tir sus ideas, un arte que le sig­ni­fi­có mucho en su ascen­so ace­le­ra­do den­tro de la jerar­quía de su par­ti­do.

En la decla­ra­ción de prin­ci­pios de Fila­del­fia, en julio de 1776, se afir­ma­ba que todos los hom­bres nacían libres e igua­les y a todos les con­ce­día su crea­dor deter­mi­na­dos dere­chos. Por lo que se cono­ce, tres cuar­tos de siglos des­pués de la inde­pen­den­cia, los escla­vos negros seguían sien­do ven­di­dos en las pla­zas públi­cas con sus muje­res e hijos, y casi dos siglos des­pués Mar­tin Luther King, pre­mio Nobel de la Paz, tuvo un sue­ño, pero fue ase­si­na­do.

A Oba­ma el tri­bu­nal de Oslo le obse­quió el suyo y se había con­ver­ti­do casi en una leyen­da. Sin embar­go millo­nes de per­so­nas deben haber vis­to las esce­nas. El Pre­mio Nobel Barack Oba­ma, via­jó ace­le­ra­da­men­te a Afga­nis­tán como si el mun­do igno­ra­ra los ase­si­na­tos masi­vos, la que­ma de libros que son sagra­dos para los musul­ma­nes y los ultra­jes de los cadá­ve­res de las per­so­nas ase­si­na­das.

Nadie que sea hones­to esta­rá jamás de acuer­do con los actos terro­ris­tas, pero ¿tie­ne aca­so el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos el dere­cho a juz­gar y el dere­cho a matar; a con­ver­tir­se en tri­bu­nal y a la vez en ver­du­go y lle­var a cabo tales crí­me­nes, en un país y con­tra un pue­blo situa­do en el lado opues­to del pla­ne­ta?

Vimos al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos subien­do al tro­te los pel­da­ños de una empi­na­da esca­le­ra, en man­gas de cami­sa, avan­zar con pasos ace­le­ra­dos por un pasi­llo volan­te y dete­ner­se a endil­gar­le un dis­cur­so a un nutri­do con­tin­gen­te de mili­ta­res que aplau­dían con des­gano las pala­bras del ilus­tre Pre­si­den­te. Aque­llos hom­bres no eran todos naci­dos ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. Pen­sa­ba en los colo­sa­les gas­tos que eso impli­ca y que el mun­do paga, pues ¿quién car­ga con ese enor­me gas­to que ya reba­sa los 15 millo­nes de millo­nes de dóla­res? Eso es lo que ofre­ce a la huma­ni­dad el ilus­tre Pre­mio Nobel de la Paz.

Fidel Cas­tro Ruz

Mayo 3 de 2012

7 y 50 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *