El capi­ta­lis­mo en la segun­da déca­da del siglo XXI: De la épo­ca «dora­da» a la Edad Oscu­ra- James Petras

Intro­duc­ción

Las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les para la segun­da déca­da del siglo XXI son pro­fun­da­men­te nega­ti­vas. Inclu­so entre la corrien­te prin­ci­pal de los eco­no­mis­tas orto­do­xos, la opi­nión gene­ra­li­za­da y casi uni­ver­sal sobre la situa­ción de la eco­no­mía mun­dial es pesi­mis­ta. Si bien sus pre­dic­cio­nes sub­es­ti­man inclu­so en este mar­co de aná­li­sis el alcan­ce y la pro­fun­di­dad de las cri­sis, hay razo­nes pode­ro­sas para creer que a par­tir de la segun­da déca­da de este siglo ini­cia­mos un decli­ve más acu­sa­do que el vivi­do duran­te la «Gran Rece­sión» de los años 2008 y 2009. Los gobier­nos, cada vez con menos recur­sos, una deu­da mayor y una cre­cien­te resis­ten­cia popu­lar a sopor­tar la car­ga de sal­var al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no son capa­ces de reani­mar el sis­te­ma eco­nó­mi­co.

Muchas de las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les y rela­cio­nes eco­nó­mi­cas que ori­gi­na­ron y se deri­va­ron de la expan­sión capi­ta­lis­ta mun­dial y regio­nal en las últi­mas tres déca­das están en pro­ce­so de desin­te­gra­ción y des­mem­bra­ción. Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, ante­rio­res moto­res eco­nó­mi­cos de la expan­sión glo­bal, han ago­ta­do sus poten­cia­li­da­des y se encuen­tran en fran­ca deca­den­cia. Bra­si, Rusia, India y Chi­na (BRIC), nue­vos cen­tros de cre­ci­mien­to que con­fi­rie­ron un ímpe­tu nue­vo al cre­ci­mien­to mun­dial duran­te la pri­me­ra déca­da, se des­ace­le­ran con rapi­dez y segui­rán des­ace­le­rán­do­se duran­te toda esta déca­da.

La pers­pec­ti­va polí­ti­ca y mili­tar es igual­men­te som­bría, en espe­cial para Orien­te Pró­xi­mo y el sur de Asia, don­de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea están enzar­za­das en gue­rras colo­nia­les pro­lon­ga­das, ya sea direc­ta­men­te o a tra­vés de inter­me­dia­rios. Las gue­rras impe­ria­les hacen más pro­fun­das las cri­sis eco­nó­mi­cas por­que con­su­men recur­sos, en lugar de extraer rique­za y, por lo que se refie­re en par­ti­cu­lar a los pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra de Esta­dos Uni­dos e Israel con­tra Irán, ame­na­zan con pro­vo­car una depre­sión eco­nó­mi­ca de pri­mer orden.

A con­ti­nua­ción expon­dre­mos una pano­rá­mi­ca de las prin­ci­pa­les regio­nes de la eco­no­mía polí­ti­ca mun­dial empe­zan­do por la cri­sis actual de la Unión Euro­pea, a lo que segui­rá un aná­li­sis de las cau­sas y con­se­cuen­cias de la deca­den­cia del impe­rio esta­dou­ni­den­se. A con­ti­nua­ción, se ana­li­za­rá el impac­to nega­ti­vo de las gue­rras esta­dou­ni­den­ses por pode­res en favor de Israel en Orien­te Pró­xi­mo antes de ocu­par­nos del cre­ci­mien­to varia­ble, los con­flic­tos y las refor­mas del BRIC: la emer­gen­cia de Chi­na como prin­ci­pal poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial, la situa­ción de Rusia bajo la diná­mi­ca direc­ción del pre­si­den­te Putin y la de Bra­sil como hege­mo­nía emer­gen­te de Amé­ri­ca Lati­na. Con­clui­re­mos exa­mi­nan­do las con­se­cuen­cias socia­les y polí­ti­cas de las cri­sis pro­lon­ga­das, en espe­cial los efec­tos que los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad sos­te­ni­dos y cla­sis­tas y las nue­vas gue­rras colo­nia­les tie­nen sobre la lucha de cla­ses y la remo­de­la­ción de la con­fi­gu­ra­ción mun­dial del poder en un mun­do sin poten­cia hege­mó­ni­ca domi­nan­te.

Las cri­sis de la Unión Euro­pea

La Euro­zo­na se enfren­ta a una tri­ple cri­sis eco­nó­mi­ca: la inmer­sión de la eco­no­mía en una rece­sión en cur­so que afec­ta a un sec­tor manu­fac­tu­re­ro depri­mi­do, el acu­sa­do decli­ve del comer­cio y la pre­ca­rie­dad de un sec­tor finan­cie­ro en el que los ban­que­ros de Gre­cia, Ita­lia, Espa­ña y Por­tu­gal están al bor­de de la ban­ca­rro­ta. (1)

En el impe­rio está tenien­do lugar una cri­sis deri­va­da de la cos­to­sa secuen­cia de gue­rras colo­nia­les y san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra el mun­do ara­bo-islá­mi­co: Siria, Libia, Iraq, Afga­nis­tán e Irán.

Una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal en for­ma de pro­tes­tas masi­vas cre­cien­tes se ha tra­du­ci­do en la exten­sión de las medi­das poli­cia­les del Esta­do, entre las que se encuen­tran la supre­sión de garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les y la cri­mi­na­li­za­ción de las pro­tes­tas en Espa­ña, Gre­cia e Ingla­te­rra.

A lo lar­go de 2012, el des­em­pleo ha aumen­ta­do has­ta alcan­zar la tasa más ele­va­da des­de la intro­duc­ción de la mone­da úni­ca en 1999. El comer­cio anual con los socios esen­cial­men­te comer­cia­les de la UE en Asia se ha des­plo­ma­do de súbi­to: más de un 18 por cien­to en el caso de Chi­na, un 14 por cien­to en el de Corea del Sur y un des­cen­so simi­lar en el de Japón. (2)

Más con­cre­ta­men­te, esa Unión Euro­pea azo­ta­da por las cri­sis está al bor­de de la quie­bra y su estruc­tu­ra­ción de fac­to en múl­ti­ples nive­les se está trans­for­man­do en una serie de acuer­dos comer­cia­les y de inver­sión bila­te­ra­les o mul­ti­la­te­ra­les. Fran­cia y Ale­ma­nia y los Paí­ses Bajos y Escan­di­na­vos son los mejor situa­dos para tra­tar de sobre­lle­var el vuel­co eco­nó­mi­co. Ingla­te­rra, prin­ci­pal­men­te la City lon­di­nen­se, sumi­da en un ais­la­mien­to monu­men­tal, se hun­de en el cre­ci­mien­to nega­ti­vo y sus prin­ci­pa­les agen­tes finan­cie­ros se agol­pan para encon­trar nue­vas opor­tu­ni­da­des espe­cu­la­ti­vas entre los Esta­dos petro­lí­fe­ros del gol­fo y otros «nichos». Euro­pa cen­tral y del Este, en par­ti­cu­lar Polo­nia y la Repú­bli­ca Che­ca, han afian­za­do sus lazos con Ale­ma­nia pero pade­cen las con­se­cuen­cias del decli­ve gene­ra­li­za­do de los mer­ca­dos mun­dia­les. El sur de Euro­pa (Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia) atra­vie­san una depre­sión pro­fun­da que las aque­ja de cifras de cre­ci­mien­to nega­ti­vo de dos dígi­tos duran­te el perio­do com­pren­di­do entre los años 2009 y 2013, mien­tras el des­em­pleo se dis­pa­ra has­ta tasas supe­rio­res al 20 por cien­to al tiem­po que el pago de una deu­da ingen­te (ali­men­ta­do por un ata­que feroz con­tra los sala­rios y las pres­ta­cio­nes socia­les) y el decli­ve de la inver­sión públi­ca redu­cen gra­ve­men­te la deman­da de los con­su­mi­do­res. (3)

El des­em­pleo y el sub­em­pleo pro­pios de una situa­ción de depre­sión, que alcan­zan a un ter­cio de la mano de obra, y la tasa de des­em­pleo de los jóve­nes (entre 17 y 24 años) de casi un 50 por cien­to en el sur de Euro­pa hacen esta­llar con­flic­tos socia­les sos­te­ni­dos y huel­gas gene­ra­les reite­ra­das en Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia, que se inten­si­fi­can has­ta con­ver­tir­se en levan­ta­mien­tos popu­la­res. La desin­te­gra­ción de la Unión Euro­pea es casi inevi­ta­ble. El euro como opción mone­ta­ria pue­de ser sus­ti­tui­do por el regre­so a las mone­das nacio­na­les, acom­pa­ña­do por deva­lua­cio­nes y pro­tec­cio­nis­mo. El nacio­na­lis­mo y la lucha de cla­ses están a la orden del día. Los ban­cos de Ale­ma­nia, Fran­cia y Sui­za se pre­pa­ran para sufrir «recor­tes»: gran­des pér­di­das deri­va­das de los prés­ta­mos con­ce­di­dos al sur. Se han vuel­to nece­sa­rios los res­ca­tes, lo que en las socie­da­des ale­ma­na y fran­ce­sa ha enfren­ta­do a la mayo­ría con­tri­bu­yen­te con los ban­que­ros. La mili­tan­cia sin­di­cal y el pseu­do «popu­lis­mo» de dere­chas» (neo­fas­cis­mo) cons­ti­tu­yen un desa­fío para los actua­les gobier­nos de dere­chas (Espa­ña, Por­tu­gal), social­de­mó­cra­tas y «tec­nó­cra­tas» (Gre­cia, Ita­lia).

En res­pues­ta a las cri­sis y las pro­tes­tas gene­ra­li­za­das, en Espa­ña se han incre­men­ta­do las medi­das poli­cia­les. El gobierno neo­fran­quis­ta de Mariano Rajoy ha apro­ba­do leyes repre­si­vas que pena­li­zan a los movi­mien­tos socia­les que opon­gan resis­ten­cia pasi­va o acti­va a la auto­ri­dad públi­ca con penas de cár­cel que van des­de uno a tres años. (4) En Gran Bre­ta­ña, el pri­mer minis­tro Came­ron ha apro­ba­do medi­das que per­mi­tan a la poli­cía inter­ve­nir toda cla­se de corres­pon­den­cia elec­tró­ni­ca o pos­tal pri­va­da sin nece­si­dad de auto­ri­za­ción judi­cial.

Es menos pro­ba­ble que una Euro­pa depri­mi­da, frag­men­ta­da y pola­ri­za­da se sume algu­na inter­ven­ción mili­tar israe­lo-esta­dou­ni­den­se de ins­pi­ra­ción sio­nis­ta. Ya las san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Libia, Irán e, inclu­so, Siria, han ori­gi­na­do un ago­bian­te aumen­to del 20 por cien­to del pre­cio del petró­leo en el año 2012, lo que ha soca­va­do cual­quier posi­bi­li­dad de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Si la Euro­pa cua­ja­da de cri­sis adop­ta el enfo­que de con­fron­ta­ción de Washing­ton con Rusia y Chi­na, limi­ta­rá el acce­so de sus expor­ta­cio­nes a dos de los mer­ca­dos más diná­mi­cos.

Las gue­rras y las cri­sis eco­nó­mi­cas se refuer­zan mutua­men­te en una espi­ral des­cen­den­te. A medi­da que pro­li­fe­ran las gue­rras impe­ria­les, la eco­no­mía inte­rior de la Euro­zo­na decae.

La cri­sis esta­dou­ni­den­se con­ti­núa

La cri­sis esta­dou­ni­den­se pre­sen­ta varias dimen­sio­nes inter­re­la­cio­na­das: la quie­bra de la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se y su cuo­ta de par­ti­ci­pa­ción en los mer­ca­dos mun­dia­les, en espe­cial en Asia y Amé­ri­ca Lati­na; el aumen­to de las des­igual­da­des de cla­se y la «recu­pe­ra­ción» eco­nó­mi­ca dife­ren­cia­da entre capi­tal y tra­ba­jo; y un Esta­do poli­cial cada vez más repre­si­vo y con­ce­bi­do para evi­tar la opo­si­ción inte­rior a las nue­vas gue­rras en el exte­rior (sobre todo, con­tra Irán) y al des­cen­so a lar­go pla­zo del nivel de vida.

Nada ilus­tra con tan­ta cla­ri­dad el decli­ve del impe­rio esta­dou­ni­den­se como su cuo­ta de con­trac­ción del comer­cio mun­dial y las manu­fac­tu­ras, en este últi­mo caso por la con­tun­den­te apa­ri­ción de Chi­na como «taller mun­dial». (5) Inclu­so en las «esfe­ras de influen­cia» esta­dou­ni­den­ses tra­di­cio­na­les. Esta­dos Uni­dos ya no es el comer­cian­te y agen­te finan­cie­ro domi­nan­te en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. (6)

Entre los años 2005 y 2010, los ban­cos esta­ta­les chi­nos pres­ta­ron más de 75.000 millo­nes de dóla­res más a Amé­ri­ca Lati­na que el Ban­co Mun­dial, el Ban­co de Desa­rro­llo Inter­ame­ri­cano y el Ex-Imp Bank (la agen­cia esta­dou­ni­den­se de cré­di­tos para la expor­ta­ción) jun­tos. Esta­dos Uni­dos ha sido des­pla­za­do por Chi­na del papel de prin­ci­pal socio comer­cial de Bra­sil, Argen­ti­na, Chi­le, Perú y Ecua­dor, espe­cia­li­zán­do­se en las expor­ta­cio­nes agro­mi­ne­ras. (7) La deva­lua­ción de fac­to de la mone­da esta­dou­ni­den­se y las tasas de inte­rés sub­ven­cio­na­das por el Esta­do han per­ju­di­ca­do a las expor­ta­cio­nes bra­si­le­ñas y han pro­du­ci­do lo que su Minis­tro de Eco­no­mía cali­fi­ca de «gue­rra mone­ta­ria», lo que sitúa a Esta­dos Uni­dos en una tra­yec­to­ria de coli­sión con la eco­no­mía más gran­de y más impor­tan­te de la región. (8) En sus últi­mas reunio­nes con la pre­si­den­ta Rou­seff, Esta­dos Uni­dos no ha pre­sen­ta­do nin­gu­na ini­cia­ti­va eco­nó­mi­ca impor­tan­te para refor­mu­lar las rela­cio­nes de Esta­dos Uni­dos con Bra­sil. Tam­po­co ha con­se­gui­do impo­ner sus san­cio­nes petro­lí­fe­ras con­tra Irán en Amé­ri­ca Lati­na y Asia. India y Chi­na han recha­za­do las medi­das esta­dou­ni­den­ses y han segui­do com­pran­do petró­leo ira­ní. (9)

Pese a un lige­ro y ende­ble des­cen­so del des­em­pleo, con­se­cuen­cia prin­ci­pal­men­te de la reduc­ción de la mano de obra debi­do al hecho de que muchos para­dos de lar­ga dura­ción han deja­do de bus­car empleo, la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na ha sido inca­paz de abor­dar una infla­ma­ción del défi­cit fis­cal de 1,6 billo­nes de dóla­res. Debi­do a la acu­mu­la­ción de deu­da públi­ca y de los hoga­res, a Washing­ton le está resul­tan­do difí­cil encon­trar la vía para una recu­pe­ra­ción sóli­da. Tam­po­co pue­de recu­rrir a «expor­tar» su sali­da del estan­ca­mien­to vol­vién­do­se hacia Asia, pues­to que Chi­na, India y el res­to del con­ti­nen­te asiá­ti­co están per­dien­do empu­je eco­nó­mi­co. Es pro­ba­ble que el cre­ci­mien­to de Chi­na en el año 2012 sea el 7,5 por cien­to, muy por deba­jo del 9 por cien­to habi­tual, y el de India decre­ce­rá del 8 al 5 por cien­to o menos. (10) Ade­más, la polí­ti­ca de Oba­ma de cer­co mili­tar y exclu­sión eco­nó­mi­ca y pro­tec­cio­nis­mo des­car­ta­rá cual­quier estí­mu­lo nue­vo pro­ce­den­te de Chi­na.

La cri­sis eco­nó­mi­ca esta­dou­ni­den­se ha gol­pea­do con la máxi­ma fuer­za a la cla­se media y tra­ba­ja­do­ra. Ese seg­men­to no ha reci­bi­do nada que se parez­ca al billón de dóla­res de res­ca­te que se entre­gó a Wall Street para mejo­rar su apu­ra­da situa­ción socio­eco­nó­mi­ca. (11)

Según un infor­me, «unos 12 millo­nes de pres­ta­ta­rios, uno de cada cin­co pro­pie­ta­rios de vivien­da hipo­te­ca­dos en Esta­dos Uni­dos, debe más de lo que vale su pro­pie­dad», lo que depri­me el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio y redu­ce en varios billo­nes de dóla­res el valor neto de las vivien­das esta­dou­ni­den­ses. (12)

El «des­cen­so del des­em­pleo» decla­ra­do por el gobierno de Oba­ma es con­se­cuen­cia sobre todo de la reduc­ción de la mano de obra des­de los 146 millo­nes a que ascen­día en 2007 has­ta los 140 millo­nes en 2011. En el año 2008, el 62,7 por cien­to de la pobla­ción tenía empleo; antes de que empe­za­ra el año 2012 había caí­do has­ta el 58,5 por cien­to, lo que expli­ca un des­cen­so del des­em­pleo del 9,3 al 8,3 por cien­to. Si en el año 2012 estu­vie­ra bus­can­do tra­ba­jo el mis­mo núme­ro de tra­ba­ja­do­res que en el año 2007, el des­em­pleo (13) sería supe­rior al 11 por cien­to. La caí­da de la ren­ta media es cau­sa y con­se­cuen­cia del acu­sa­do des­cen­so de la «cla­se media». Los pues­tos de tra­ba­jo bien remu­ne­ra­dos del sec­tor manu­fac­tu­re­ro están sien­do sus­ti­tui­dos por «empleos mal paga­dos en el ámbi­to de los ser­vi­cios»: más del 90 por cien­to de los 27,3 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo de nue­va crea­ción en las últi­mas dos déca­das per­te­ne­cen al sec­tor ser­vi­cios. (14)

La explo­ta­ción de la mano de obra se evi­den­cia en el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad, aun cuan­do el núme­ro de tra­ba­ja­do­res haya dis­mi­nui­do: todos los bene­fi­cios de las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas se deben al capi­tal, pues las máqui­nas sus­ti­tu­yen a los tra­ba­ja­do­res. A medi­da que aumen­ta la efi­cien­cia, los pues­tos de tra­ba­jo se des­va­ne­cen y los bene­fi­cios aumen­tan. En los últi­mos vein­te años, la con­tri­bu­ción de la mano de obra a la ren­ta nacio­nal ha des­cen­di­do del 63 por cien­to al 58 por cien­to. Mien­tras que el sala­rio medio ha dis­mi­nui­do un 2,7 por cien­to des­de la rece­sión de los años 2008 – 2010, los bene­fi­cios han aumen­ta­do casi un 30 por cien­to. Mien­tras que el mer­ca­do inte­rior se con­trae, Stan­dard & Poor obtie­ne el 33 por cien­to de sus bene­fi­cios de la explo­ta­ción de mano de obra bara­ta en el extran­je­ro. La glo­ba­li­za­ción ha per­ju­di­ca­do sin duda a la mano de obra esta­dou­ni­den­se y ha bene­fi­cia­do al con­glo­me­ra­do mul­ti­na­cio­nal. Un ejem­plo per­ti­nen­te es el de Gene­ral Motors, que en el año 2011 regis­tró unos bene­fi­cios de 7.600 millo­nes de dóla­res, los más abul­ta­dos de su his­to­ria. (15)

El pro­yec­to de pre­su­pues­to de Oba­ma para 2013 pro­po­ne ahon­dar en la divi­sión social recor­tan­do gas­tos de aten­ción sani­ta­ria y segu­ri­dad social en 364.000 millo­nes de dóla­res, mien­tras que solo aumen­ta los impues­tos a los ricos en menos de un ter­cio de esa suma. (16)

Ante un des­con­ten­to cre­cien­te por la cri­sis eco­nó­mi­ca, las gue­rras impe­ria­les en el exte­rior, el aumen­to del pre­cio del petró­leo y el des­cen­so del nivel de vida, Esta­dos Uni­dos ha acre­cen­ta­do inmen­sa­men­te la legis­la­ción poli­cial per­mi­tien­do que el Esta­do ase­si­ne a ciu­da­da­nos sos­pe­cho­sos de con­fra­ter­ni­zar con terro­ris­tas mal cate­go­ri­za­dos y sus­pen­dien­do la super­vi­sión judi­cial (habeas cor­pus) en la rea­li­za­ción de inter­ven­cio­nes poli­cia­les en hoga­res, ofi­ci­nas y sitios de Inter­net.

Una orden pre­si­den­cial del 16 de mar­zo de 2012 auto­ri­zó la clau­su­ra guber­na­men­tal de todos los cen­tros de tra­ba­jo impor­tan­tes y la mili­ta­ri­za­ción de la mano de obra en tiem­po de «emer­gen­cia»… lo que inclu­ye tiem­pos de paz. (17)

Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra son los mayo­res per­de­do­res de la recons­truc­ción eco­nó­mi­ca ira­quí duran­te la pos­gue­rra. De los 1.860 millo­nes de dóla­res en pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, las empre­sas de Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do obten­drán menos de un 5 por cien­to. (18) Es pro­ba­ble que se pro­duz­ca un balan­ce simi­lar en Libia y otros luga­res. El mili­ta­ris­mo impe­rial esta­dou­ni­den­se des­tru­ye a un adver­sa­rio sumién­do­se en deu­das para con­se­guir­lo y los paí­ses no beli­ge­ran­tes cose­chan los lucra­ti­vos con­tra­tos de recons­truc­ción eco­nó­mi­ca de la pos­gue­rra. De hecho, la cons­truc­ción del impe­rio detrae billo­nes de dóla­res en gas­to mili­tar sin extraer nin­gu­na rique­za eco­nó­mi­ca acor­de. En reali­dad, se expri­me la eco­no­mía nacio­nal para finan­ciar un impe­rio mili­tar de 700 bases en el exte­rior. A medi­da que las gue­rras se mul­ti­pli­can, el con­su­mo inte­rior se con­trae.

El estan­ca­mien­to y la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca esta­dou­ni­den­se sin empleo que­da paten­te en el cre­cien­te núme­ro de esta­dou­ni­den­ses que depen­den de los come­do­res popu­la­res, en la epi­de­mia de desahu­cios (más de diez millo­nes de per­so­nas deben 3 o más pla­zos de su hipo­te­ca) y en el hecho de que el 30 por cien­to de los esco­la­res tie­nen que recu­rrir a los desa­yu­nos y comi­das gra­tui­tos.

La explo­ta­ción de la mano de obra («pro­duc­ti­vi­dad») se ha inten­si­fi­ca­do cuan­do los capi­ta­lis­tas obli­gan a los tra­ba­ja­do­res a pro­du­cir más por menos suel­do, con lo que ensan­chan la bre­cha de ren­ta entre sala­rios y bene­fi­cios. (19) Hace varias déca­das, el sala­rio medio de un con­se­je­ro dele­ga­do esta­dou­ni­den­se era seten­ta veces mayor que el de un tra­ba­ja­dor ordi­na­rio. Hoy día es 350 veces supe­rior. Las des­igual­da­des han alcan­za­do una cota sin pre­ce­den­tes y siguen aumen­tan­do: en los últi­mos diez años, el 1 por cien­to más aco­mo­da­do de la estruc­tu­ra de cla­ses reci­bió el 90 por cien­to del incre­men­to de las ren­tas, lo que ha supues­to un des­cen­so real del sala­rio medio supe­rior al 5 por cien­to.

La mala situa­ción eco­nó­mi­ca y el aumen­to del des­em­pleo vie­nen acom­pa­ña­dos de recor­tes sal­va­jes de gas­tos socia­les para pagar el res­ca­te de los ban­cos, las agen­cias de inver­sión y la indus­tria del auto­mó­vil con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Los deba­tes entre los par­ti­dos demó­cra­ta y repu­bli­cano giran en torno a cuán­to recor­tar los pro­gra­mas de salud públi­ca para jubi­la­dos (Medi­ca­re) y pobres (Medi­caid) y cómo con­ti­nuar pri­va­ti­zan­do la segu­ri­dad social con el fin de garan­ti­zar la «con­fian­za» de los titu­la­res de bonos del Esta­do. Ante un aba­ni­co de opcio­nes polí­ti­cas redu­ci­do, el elec­to­ra­do reac­cio­na votan­do en con­tra de los gober­nan­tes, abs­te­nién­do­se en masa (más del 60 por cien­to de abs­ten­ción en las elec­cio­nes al Con­gre­so y el 50 por cien­to en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les) o median­te movi­mien­tos de masas espon­tá­neos y orga­ni­za­dos, como la pro­tes­ta «Occupy Wall Street». El des­con­ten­to, la hos­ti­li­dad y la frus­tra­ción pre­do­mi­nan en la cul­tu­ra polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Los dos par­ti­dos prin­ci­pa­les inten­tan des­viar las crí­ti­cas y dis­traer a los votan­tes des­con­ten­tos demo­ni­zan­do a los ciu­da­da­nos y paí­ses islá­mi­cos cali­fi­cán­do­los de «ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal» y aumen­tan­do el poder poli­cial del Esta­do a cos­ta de las liber­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les. Los dema­go­gos del Par­ti­do Demó­cra­ta cul­pan de todo a las prác­ti­cas comer­cia­les injus­tas de Chi­na, en lugar de a la hui­da gene­ra­li­za­da de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses del terri­to­rio nacio­nal. Los dema­go­gos del Par­ti­do Repu­bli­cano cul­pan de la devas­ta­ción eco­nó­mi­ca del sec­tor manu­fac­tu­re­ro lle­va­da a cabo por Wall Street, sobre todo, a los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos por «robar pues­tos de tra­ba­jo esta­dou­ni­den­ses». Ambos, siguien­do los pasos del «lobby israe­lí», des­po­tri­can con­tra los isla­mo-fas­cis­tas de Irán.

Nue­vas gue­rras en ple­na cri­sis: los sio­nis­tas aprie­tan el gati­llo

En lo que pro­ba­ble­men­te sea el pri­mer caso de la his­to­ria del mun­do, la poten­cia impe­rial mun­dial esta­dou­ni­den­se está some­ti­da a los dic­ta­dos de un Esta­do mar­gi­nal, Israel, y le rin­de tri­bu­to (en for­ma de ayu­da mili­tar y eco­nó­mi­ca por valor de más de cien mil millo­nes de dóla­res duran­te el pasa­do medio siglo) para esca­so bene­fi­cio de la eco­no­mía mun­dial y unos cuan­tos alia­dos. (20) Jamás en otros impe­rios de la his­to­ria una mino­ría tan dimi­nu­ta, los sio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses, han actua­do por la fuer­za en nom­bre del Esta­do tri­bu­ta­rio, ni ha ejer­ci­do una influen­cia tan pode­ro­sa en la dis­po­si­ción del Esta­do impe­rial para ser­vir a los intere­ses mili­ta­res de una poten­cia extran­je­ra. Jamás en la his­to­ria una éli­te prós­pe­ra, for­ma­da en las escue­las uni­ver­si­ta­rias más pres­ti­gio­sas y ocu­pan­do pues­tos estra­té­gi­cos de poder eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y polí­ti­co, ha empu­ja­do a un impe­rio a librar una serie de gue­rras colo­nia­les pro­lon­ga­das que per­ju­di­can a las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das de la indus­tria (del petró­leo), vacían el era­rio públi­co y empo­bre­cen a la inmen­sa mayo­ría de con­tri­bu­yen­tes y con­su­mi­do­res de ener­gía en aras del obje­ti­vo de que exis­ta un «Gran Israel».

Por últi­mo, jamás en la his­to­ria de los aná­li­sis socia­les moder­nos han sido tan deli­be­ra­da­men­te ali­ge­ra­das y ter­gi­ver­sa­das la mani­pu­la­ción polí­ti­ca y la exhi­bi­ción públi­ca y des­ca­ra­da de una éli­te de poder en bene­fi­cio de un gobierno extran­je­ro por unos perio­dis­tas y exper­tos cóm­pli­ces o ame­dren­ta­dos; otro ejem­plo del omni­pre­sen­te poder de la inti­mi­da­ción de la cons­te­la­ción de poder sio­nis­ta (Zio­nist Power Con­fi­gu­ra­tion). (21)

Es pre­ci­sa­men­te este ejer­ci­cio de poder de la éli­te en nom­bre de un gobierno extran­je­ro lo que expli­ca unas gue­rras impe­ria­les carí­si­mas y reite­ra­das con­tra paí­ses ára­bes e islá­mi­cos, inclu­so en medio de una cri­sis eco­nó­mi­ca de pri­mer orden y per­sis­ten­te. Como la pri­me­ra y per­ti­naz leal­tad del lobby israe­lí se debe a Israel, no tie­ne el menor repa­ro en agra­var el défi­cit fis­cal esta­dou­ni­den­se debi­do a unos gas­tos mili­ta­res mul­ti­mi­llo­na­rios para librar unas gue­rras des­ti­na­das a pro­mo­ver la domi­na­ción israe­lí en Orien­te Pró­xi­mo.

Los 52 pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judío-esta­dou­ni­den­ses y sus par­ti­da­rios en el Con­gre­so, el Esta­do, la Hacien­da Públi­ca y el Pen­tá­gono, con­ven­ci­dos de que «Israel es lo pri­me­ro», han inten­si­fi­ca­do las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y los pre­pa­ra­ti­vos mili­ta­res para una gue­rra con­tra Irán, a pesar de que supon­ga per­der un mer­ca­do sig­ni­fi­ca­ti­vo para las expor­ta­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y el des­vío de unos recur­sos eco­nó­mi­cos esca­sos hacia unos gas­tos mili­ta­res impro­duc­ti­vos. Como con­se­cuen­cia de las ame­na­zas de gue­rra pro­ce­den­tes de Washing­ton y Tel Aviv, en los pri­me­ros seis meses de 2012 los espe­cu­la­do­res han empu­ja­do al alza el pre­cio del petró­leo en un 20 por cien­to des­ba­ra­tan­do aún más toda espe­ran­za de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Un ata­que de Esta­dos Uni­dos e Israel con­tra Irán no se tra­du­ci­rá en una gue­rra bre­ve y loca­li­za­da: se tra­du­ci­rá en una con­fla­gra­ción regio­nal que redu­ci­rá de for­ma acu­sa­da el flu­jo de petró­leo, pon­drá por las nubes los pre­cios y, en poco tiem­po, lle­va­rá a una depre­sión mun­dial. (22) Dado el éxi­to obte­ni­do por el extre­mis­ta gobierno israe­lí a la hora de garan­ti­zar obe­dien­cia cie­ga a sus polí­ti­cas de gue­rra en el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos y la Casa Blan­ca, con Iraq (2003), Libia (2011) y Líbano (2006), hay que des­car­tar cual­quier duda de que exis­te la posi­bi­li­dad real de que se lle­ve a cabo un ata­que con­tra Irán, con los catas­tró­fi­cos resul­ta­dos que com­por­ta­ría.

Chi­na: El neo­li­be­ra­lis­mo y los meca­nis­mos com­pen­sa­to­rios en el año 2012

El cre­ci­mien­to diná­mi­co de Chi­na duran­te los últi­mos trein­ta años debe tan­to a la revo­lu­ción socia­lis­ta de 1949 como a la inver­sión capi­ta­lis­ta rea­li­za­da des­de 1980 has­ta la actua­li­dad. La revo­lu­ción creó el Esta­do moderno, derro­tó al ejér­ci­to impe­rial japo­nés, a los seño­res de la gue­rra loca­les y a los gober­nan­tes polí­ti­cos corrup­tos del Kuo­min­tang y puso fin a los encla­ves lito­ra­les extran­je­ros euro-esta­dou­ni­den­ses. La revo­lu­ción sen­tó las bases para crear una país uni­fi­ca­do. Movi­li­zan­do la mano de obra creó las infra­es­truc­tu­ras esen­cia­les vin­cu­lan­do sec­to­res eco­nó­mi­cos; median­te una refor­ma agra­ria libe­ró al cam­pe­si­na­do de las res­tric­cio­nes semi­feu­da­les y gene­ró un mer­ca­do inte­rior; median­te la edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta y los ser­vi­cios de salud creó una fuer­za de tra­ba­jo sana y cul­ta y todo un ejér­ci­to de cien­tí­fi­cos, inge­nie­ros y téc­ni­cos que pro­du­cía inno­va­cio­nes y esti­mu­la­ba un cre­ci­mien­to con cifras de dos dígi­tos. La tran­si­ción al capi­ta­lis­mo se ini­ció en 1980 y se ace­le­ró a par­tir de enton­ces median­te la des­co­lec­ti­vi­za­ción de la agri­cul­tu­ra, la pri­va­ti­za­ción de la indus­tria, el comer­cio y el sue­lo urbano y la entra­da masi­va y pro­lon­ga­da en el país de mul­ti­na­cio­na­les impor­tan­tes.

La tran­si­ción y con­so­li­da­ción de la Chi­na capi­ta­lis­ta tuvo un efec­to dual: des­ató las fuer­zas pro­duc­ti­vas que desem­bo­ca­ban en unas cifras de cre­ci­mien­to de dos dígi­tos y pola­ri­zó las rela­cio­nes de cla­se entre un sec­tor gober­nan­te super rico, la «peque­ña bur­gue­sía nue­va» pri­vi­le­gia­da, y un inmen­so ejér­ci­to de obre­ros fabri­les mal paga­dos y tra­ba­ja­do­res emi­gran­tes del ser­vi­cio domés­ti­co y el sec­tor de la cons­truc­ción.

A medi­da que Chi­na se fue con­vir­tien­do en «el taller del mun­do», pasó a ser tam­bién la sede de las peo­res des­igual­da­des socia­les del mun­do. El capi­tal chino aso­cia­do con el capi­tal extran­je­ro la con­vir­tió en la segun­da eco­no­mía más gran­de del mun­do. Pero la segun­da y ter­ce­ra gene­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Chi­na se ha ido com­pro­me­tien­do cada vez más con accio­nes masi­vas para exi­gir mayo­res cotas de rique­za, el regre­so a la salud y la edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta y la reduc­ción del cos­te de la vivien­da. (23) La éli­te de Chi­na se enfren­ta a una doble pre­sión: por una par­te, la del capi­tal pri­va­do que recla­ma mayor des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca para favo­re­cer la inver­sión extran­je­ra y, por otra, la del cla­mor de la mano de obra que exi­ge mayo­res liber­ta­des polí­ti­cas y gas­to en vivien­da y poner fin a las tupi­das redes de corrup­ción exis­ten­tes entre las auto­ri­da­des del par­ti­do y las éli­tes empre­sa­ria­les. (24) Cuan­do la eco­no­mía chi­na madu­ró, pasó a rea­li­zar mayo­res inver­sio­nes en inves­ti­ga­ción bási­ca e inge­nie­ría avan­za­da, lo que lle­vó a Chi­na a ascen­der en la cade­na de pro­duc­ción de valor de manu­fac­tu­ras com­ple­jas e inno­va­do­ras. (25)

Ante la reduc­ción de los exce­den­tes comer­cia­les debi­dos a la caí­da de la deman­da como con­se­cuen­cia de una zona Euro y unos Esta­dos Uni­dos azo­ta­dos por la cri­sis, apa­re­ció entre las éli­tes una lucha cada vez más acu­sa­da que enfren­tó a los neo­li­be­ra­les con­tra los popu­lis­tas. El núcleo direc­ti­vo que rodea al pri­mer minis­tro Wen Jia­bao sus­cri­bió la aper­tu­ra de los mer­ca­dos finan­cie­ros, la entra­da de capi­tal finan­cie­ro extran­je­ro, la libe­ra­li­za­ción del sis­te­ma polí­ti­co para favo­re­cer la com­pe­ten­cia de la éli­tes y la repre­sión de los defen­so­res de las medi­das neo­po­pu­lis­tas como las pro­pues­tas por Bo Xilai, anti­guo alcal­de de Chong­ging y ex miem­bro del polit­bu­ró. Bo pro­mo­vió una mayor pre­vi­sión social, la pro­tec­ción del medio ambien­te, la cons­truc­ción de vivien­da social, una mayor igual­dad social y la per­se­cu­ción fir­me de las mafias corrup­tas del par­ti­do y las empre­sas. (26) La derro­ta del jefe sim­bó­li­co de la «fac­ción popu­lis­ta» con la deten­ción de Bo Xilai, pro­cla­ma­da por la pren­sa eco­nó­mi­ca occi­den­tal como una vic­to­ria sobre «la dema­go­gia neo-maoís­ta», indi­ca la pro­fun­di­za­ción y el res­pal­do cla­ro del neo­li­be­ra­lis­mo y el recha­zo pau­la­tino de un régi­men que regu­la­ra los flu­jos finan­cie­ros extran­je­ros. (27) Todo esto, a su vez, acre­cien­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad de Chi­na al caos finan­cie­ro y abre opor­tu­ni­da­des a los flu­jos de capi­tal extran­je­ros de los nue­vos mul­ti­mi­llo­na­rios de Chi­na. El cre­ci­mien­to anun­cia­do del gas­to social inte­rior toda­vía tie­ne que ali­viar las des­igual­da­des de cla­se. Chi­na y su éli­te se han con­ver­ti­do en la meca de los fabri­can­tes de artícu­los de lujo y dise­ña­do­res de moda, tan­to en el inte­rior como en el extran­je­ro, en ciu­da­des como París, Lon­dres, Milán o Nue­va York.

Ante las pre­sio­nes cada vez más inten­sas des­de aba­jo y, en espe­cial, a la luz de la pro­fun­di­za­ción en la alter­na­ti­va neo­li­be­ral (28), la éli­te chi­na tam­bién tie­ne que enfren­tar­se a la cri­sis de sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos de expor­ta­ción de la zona euro.

Chi­na afron­ta la cri­sis de Esta­dos Uni­dos y la UE de la nue­va déca­da con varias posi­bi­li­da­des de ali­viar su impac­to. Pekín está pasan­do a pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios para los 700 millo­nes de con­su­mi­do­res nacio­na­les que actual­men­te están fue­ra de la espi­ral eco­nó­mi­ca. Al incre­men­tar los sala­rios, los ser­vi­cios socia­les y la pro­tec­ción medioam­bien­tal, Chi­na está com­pen­san­do la pér­di­da de los mer­ca­dos exte­rio­res. Chi­na está incre­men­tan­do enor­me­men­te el gas­to en la exten­sión de la cober­tu­ra de la salud públi­ca, el alza de los sala­rios e invir­tien­do miles de millo­nes en inves­ti­ga­ción y tec­no­lo­gía bási­cas. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na, que depen­día de la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, ha cam­bia­do de mar­cha cuan­do el gobierno ha endu­re­ci­do los prés­ta­mos y exi­gi­do mayor inver­sión muni­ci­pal en vivien­das socia­les de bajo cos­te para las cla­ses medias y tra­ba­ja­do­ras. Para evi­tar una caí­da brus­ca que supu­sie­ra pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, quie­bras muni­ci­pa­les y aumen­to de los con­flic­tos socia­les y de cla­se, Chi­na se dis­po­ne a lan­zar un paque­te de medi­das masi­vo como hizo en los años 2008 y 2009. Ante el aumen­to de la deman­da de la nue­va éli­te eco­nó­mi­ca de mayor libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca y de la deman­da de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de igual­dad social y aumen­to de sala­rios, las dife­ren­tes fac­cio­nes del Par­ti­do Comu­nis­ta dis­cu­ten sobre una mayor libe­ra­li­za­ción y una demo­cra­ti­za­ción gra­dual. (29) El resul­ta­do afec­ta­rá pro­fun­da­men­te a la estruc­tu­ra de cla­ses y las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas de Chi­na, así como a la fuer­za rela­ti­va de las rela­cio­nes entre el mer­ca­do y el Esta­do. Un giro hacia una mayor libe­ra­li­za­ción y des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros, que es lo más pro­ba­ble, podría agu­di­zar los con­flic­tos de cla­se y pro­vo­car una cri­sis eco­nó­mi­ca que segu­ra­men­te refor­za­rá la opo­si­ción al mer­ca­do.

Rusia se enfren­ta a la cri­sis

La déca­da post-sovié­ti­ca (1990−1999) fue tes­ti­go de la mayor catás­tro­fe huma­na en tiem­po de paz: la espe­ran­za de vida des­cen­dió de los 66 a los 58 años en el trans­cur­so de tres años, en los que murie­ron pre­ma­tu­ra­men­te más de tres millo­nes de rusos a medi­da que los oli­gar­cas capi­ta­lis­tas de nue­vo cuño saquea­ban la eco­no­mía y las arcas públi­cas. (30) Yel­tsin, titu­lar de la dic­ta­du­ra, bom­bar­deó lite­ral­men­te a un par­la­men­to enca­be­za­do por la opo­si­ción para res­pal­dar su régi­men. Fue ele­gi­do pre­si­den­te en 1996 gra­cias a la mani­pu­la­ción de los medios de comu­ni­ca­ción oli­gár­qui­cos, a unos pro­ce­sos elec­to­ra­les regio­na­les domi­na­dos por los gáns­te­res y a la finan­cia­ción pri­va­da y esta­tal masi­vas. Mato­nes y oli­gar­cas se apro­pia­ron por una minús­cu­la par­te de su valor de un billón de dóla­res en recur­sos públi­cos pro­ce­den­tes de sec­to­res diver­sos que inclu­yen el del petró­leo, el gas, la ban­ca y el trans­por­te. (31) Los nive­les de vida se des­plo­ma­ron, los pen­sio­nis­tas sufrie­ron penu­rias extre­mas y en deter­mi­na­dos luga­res se desahu­ció a muchos de las vivien­das públi­cas que ocu­pa­ban.

En el momen­to cul­mi­nan­te de la arre­me­ti­da neo­li­be­ral, más del 60 por cien­to de la pobla­ción rusa que­dó por deba­jo del umbral de pobre­za; el des­cen­so más impor­tan­te des­de el final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Rusia dejó de ser una de las dos super­po­ten­cia mun­dia­les para con­ver­tir­se en un Esta­do vasa­llo del impe­rio euro­peo-esta­dou­ni­den­se.

Con el adve­ni­mien­to de la era Putin, al comien­zo del nue­vo siglo Rusia ini­ció una recu­pe­ra­ción rápi­da y acu­sa­da. Duran­te la pri­me­ra déca­da del siglo XXI la pobre­za se redu­jo a menos del 20 por cien­to de la pobla­ción. Los sala­rios se paga­ban a tiem­po y se incre­men­ta­ron en más de un 90 por cien­to. La eco­no­mía rusa cre­cía casi a un 8 por cien­to anual y sus exce­den­tes comer­cia­les cul­mi­na­ron en una reser­vas extran­je­ras supe­rio­res a los 300.000 millo­nes de dóla­res. Rusia recu­pe­ró su con­di­ción de poten­cia res­pe­ta­da en la esce­na inter­na­cio­nal y pasó a for­mar par­te del cuar­te­to que com­po­ne el BRIC (Bra­sil, Rusia, India y Chi­na).

Aun­que Putin no invir­tió el cur­so de pri­va­ti­za­cio­nes, ni lle­vó a jui­cio a las éli­tes oli­gár­qui­cas por enri­que­cer­se ilí­ci­ta­men­te, sí limi­tó el con­trol que ejer­cía sobre las polí­ti­cas públi­cas. Por su empe­ño en la defen­sa de los intere­ses nacio­na­les rusos y su opo­si­ción al cer­co de misi­les esta­dou­ni­den­ses ante sus fron­te­ras, los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les lo acu­sa­ron de ser un «intran­si­gen­te» («hard­li­ne»). (32) Por ganar elec­cio­nes e impo­ner algu­nas res­tric­cio­nes a la pro­pa­gan­da finan­cia­da e influi­da por Occi­den­te (gru­pos de exper­tos, ONG y gran­des pla­ta­for­mas mediá­ti­cas), los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­les le apo­da­ron de «auto­ri­ta­rio». Sin embar­go, la esta­bi­li­za­ción y la pros­pe­ri­dad pro­mo­vi­das por el Esta­do mar­gi­na­ron a la opo­si­ción apo­ya­da por Occi­den­te y reci­bie­ron el res­pal­do popu­lar de casi dos ter­cios del elec­to­ra­do.

La elec­ción del pre­si­den­te Putin con más del 60 por cien­to de los votos en el año de 2012 supu­so un gol­pe impor­tan­te a la ten­ta­ti­va de opo­si­ción res­pal­da­da por Occi­den­te para atra­sar el reloj has­ta la era Yel­tsin… Putin pro­me­tió ins­tau­rar polí­ti­cas más inde­pen­dien­tes y cola­bo­rar menos en el res­pal­do de los levan­ta­mien­tos pro­mo­vi­dos por Esta­dos Uni­dos y en las san­cio­nes con­tra alia­dos rusos como Siria y socios comer­cia­les como Irán. Putin ha orien­ta­do su tarea a acre­cen­tar los lazos comer­cia­les y diplo­má­ti­cos con Chi­na. Rusia se bene­fi­cia del aumen­to del pre­cio del petró­leo, que supera los 120 dóla­res por barril. La cri­sis de la UE y el debi­li­ta­mien­to de la OTAN vuel­ve menos ape­te­ci­ble el plan de Oba­ma de ubi­car misi­les apun­tan­do a Rusia y lo con­vier­te más bien una pro­vo­ca­ción.

Los medios occi­den­ta­les apo­ya­ron a la opo­si­ción a pesar de que su mano­ta­zo eco­nó­mi­co no logró dete­rio­rar la ima­gen de Putin: sus boi­cots a la inver­sión no lle­ga­ron a nin­gu­na par­te y fue­ron derro­ta­dos rigu­ro­sa­men­te y por amplio mar­gen en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. La rece­sión no ha debi­li­ta­do la eco­no­mía rusa. Para sus­ten­tar el cre­ci­mien­to, Putin sigue con­fian­do en la pro­pie­dad públi­ca y en una mayor depen­den­cia de los gigan­tes petro­lí­fe­ros del extran­je­ro y de los oli­gar­cas, una coa­li­ción ines­ta­ble y con­tra­dic­to­ria.

La tran­si­ción 2011 – 2012: Del estan­ca­mien­to y la rece­sión regio­na­les a la cri­sis mun­dial

El año 2011 puso los cimien­tos para que la cri­sis pro­fun­di­za­ra en la Unión Euro­pea. La cri­sis comen­zó con la rece­sión en la Euro­zo­na, el estan­ca­mien­to de Esta­dos Uni­dos y el esta­lli­do de pro­tes­tas masi­vas con­tra los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad atroz que reba­ja­ron drás­ti­ca­men­te el nivel de vida a esca­la con­ti­nen­tal. Los suce­sos de 2011 fue­ron un ensa­yo gene­ral para un nue­vo año de rebe­lio­nes popu­la­res y huel­gas gene­ra­les. Ade­más, la esca­la­da de la fie­bre béli­ca orques­ta­da por los sio­nis­tas con­tra Irán en el año 2011 des­em­bo­có en san­cio­nes bru­ta­les y en una mayor pro­ba­bi­li­dad de que se des­en­ca­de­ne la gue­rra regio­nal más impor­tan­te des­de el con­flic­to de Esta­dos Uni­dos con Indo­chi­na. Las cam­pa­ñas y los resul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Esta­dos Uni­dos y Fran­cia no ofre­cen ali­vio ni alter­na­ti­vas; nin­guno de los can­di­da­tos prin­ci­pa­les pre­sen­ta una alter­na­ti­va a la inten­si­fi­ca­ción de los con­flic­tos glo­ba­les y la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Duran­te el año 2011, el gobierno de Oba­ma anun­ció la adop­ción de una polí­ti­ca de con­fron­ta­ción mili­tar con Rusia y el cer­co mili­tar de Chi­na. Sus polí­ti­cas están con­ce­bi­das para soca­var la defen­sa estra­té­gi­ca de Rusia y degra­dar el ascen­so de Chi­na como poten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial. Ante la pro­fun­di­za­ción de la rece­sión eco­nó­mi­ca y con el decli­ve de los mer­ca­dos exte­rio­res, en espe­cial en Euro­pa, Washing­ton per­si­gue per­ver­sa y agre­si­va­men­te polí­ti­cas que limi­ten las expor­ta­cio­nes lucra­ti­vas al mer­ca­do chino y la entra­da de inver­sio­nes en ese país. El esfuer­zo de la Casa Blan­ca para tras­to­car el comer­cio y las inver­sio­nes de Chi­na en Asia, Áfri­ca y otros luga­res ha sido un fra­ca­so funes­to. En reali­dad, Chi­na ha sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como bene­fi­cia­rio prin­ci­pal de la ayu­da en Amé­ri­ca Lati­na e inclu­so el Cari­be. Los afa­nes esta­dou­ni­den­ses para explo­tar los con­flic­tos étni­cos y popu­la­res inter­nos de Chi­na con el fin de incre­men­tar su pre­sen­cia mili­tar fren­te al lito­ral chino no ha ser­vi­do más que para fomen­tar que Chi­na incre­men­te su pre­su­pues­to de defen­sa en un 12 por cien­to anual y sus inver­sio­nes en segu­ri­dad nacio­nal y pro­gra­mas socia­les. En este con­tex­to, no se pue­de des­car­tar que se reali­ce un acto de pro­vo­ca­ción sig­ni­fi­ca­ti­vo o se pro­duz­ca un inci­den­te cos­te­ro crea­do arti­fi­cial­men­te. Las ten­ta­ti­vas falli­das de Esta­dos Uni­dos de con­te­ner el auge de Chi­na han sus­ci­ta­do lla­ma­mien­tos cho­vi­nis­tas viru­len­tos por par­te de exper­tos de la dere­cha para librar otra «Gue­rra Fría» carí­si­ma. La carre­ra mili­tar de Oba­ma en Extre­mo Orien­te ha sumi­nis­tra­do el mar­co y la jus­ti­fi­ca­ción de una con­fron­ta­ción a gran esca­la, lar­go pla­zo y carí­si­ma con Chi­na. Se tra­ta de un esfuer­zo deses­pe­ra­do de apun­ta­lar la influen­cia en decli­ve y las posi­cio­nes estra­té­gi­cas esta­dou­ni­den­ses en Asia. Sin embar­go, el «cua­dri­lá­te­ro de poder» mili­tar esta­dou­ni­den­se (Esta­dos Uni­dos, Japón, Aus­tra­lia y Corea del Sur) con apo­yo de saté­li­tes de Fili­pi­nas no igua­la la inten­si­fi­ca­ción de los lazos comer­cia­les, inver­so­res y mone­ta­rios de Chi­na con su socios regio­na­les en Asia, ni sus cre­cien­tes víncu­los finan­cie­ros con Amé­ri­ca Lati­na y Áfri­ca. La pro­pa­gan­da mili­tar de Washing­ton se da en un vacío eco­nó­mi­co, des­pro­vis­to de algu­na ini­cia­ti­va eco­nó­mi­ca nue­va. Solo sir­ve para exa­cer­bar el défi­cit fis­cal inte­rior, mien­tras que sus bases mili­ta­res, sus des­pla­za­mien­tos de tro­pas y su gas­to mili­tar se suman al défi­cit de su balan­za de pagos.

Los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad impues­tos en Euro­pa, des­de en Ingla­te­rra y Leto­nia has­ta en el sur del con­ti­nen­te, se adop­ta­ron en 2012 como una ven­gan­za. Los des­pi­dos masi­vos en el sec­tor públi­co y la reduc­ción de sala­rios y de opor­tu­ni­da­des de empleo en el sec­tor pri­va­do con­du­je­ron a un año de enfren­ta­mien­to de cla­ses per­ma­nen­te y cues­tio­na­mien­to del gobierno. Las «polí­ti­cas de aus­te­ri­dad» fue­ron acom­pa­ña­das en el sur de Euro­pa por el impa­go de deu­das deri­va­do de pér­di­das ban­ca­rias impor­tan­tes en Fran­cia, Ale­ma­nia e Ingla­te­rra. La cla­se eco­nó­mi­ca domi­nan­te bri­tá­ni­ca logró pre­sio­nar al gobierno de coa­li­ción libe­ral-con­ser­va­dor para que incre­men­ta­ra impues­tos regre­si­vos, redu­je­ra los impues­tos a las empre­sas, pri­va­ti­za­ra la salud públi­ca y la edu­ca­ción y repri­mie­ra los levan­ta­mien­tos popu­la­res. Se ha esta­ble­ci­do por ley un nue­vo esti­lo neothat­che­ris­ta duro de gobierno auto­crá­ti­co basa­do en el aumen­to de las com­pe­ten­cias poli­cia­les para la inves­ti­ga­ción de las comu­ni­ca­cio­nes pri­va­das. La alian­za opo­si­to­ra labo­ris­ta-sin­di­cal ha recu­rri­do a pro­tes­tas ver­ba­les vacuas al tiem­po que ha apre­ta­do el cin­tu­rón a las bases rebel­des. Las medi­das socio­eco­nó­mi­cas regre­si­vas implan­ta­das des­de 2008 a 2012 en toda Euro­pa han crea­do el esce­na­rio en el que apa­rez­can nue­vos gobier­nos demo­crá­ti­cos no ele­gi­dos y gobier­nos poli­cia­les que, a su vez, han desem­bo­ca­do en con­fron­ta­cio­nes socia­les más agu­dos. La segun­da déca­da del siglo se ave­ci­na como una «déca­da per­di­da» sin nin­gún futu­ro para los tra­ba­ja­do­res y la juven­tud des­em­plea­da.

Las gue­rras veni­de­ras que aca­ban con Esta­dos Uni­dos «tal como ha sido has­ta aho­ra»

Las deman­das impo­si­bles que el gobierno israe­lí dic­tó cuan­do el gru­po de los Cin­co más Uno anun­ció la aper­tu­ra de una nue­va ron­da de nego­cia­cio­nes con Irán se ha con­ver­ti­do en el fun­da­men­to de las «deman­das inne­go­cia­bles» de Washing­ton. Israel, vía Washing­ton, exi­ge que Irán des­man­te­le su recién cons­trui­do cen­tro de inves­ti­ga­ción nuclear moderno y mul­ti­mi­llo­na­rio de For­do, que deten­ga el enri­que­ci­mien­to de ura­nio, que des­tru­ya lo que ellos lla­man «mate­rial enri­que­ci­do para uso mili­tar» (ura­nio enri­que­ci­do al 20 por cien­to) y que per­mi­ta la super­vi­sión per­ma­nen­te y omni­pre­sen­te por par­te del Orga­nis­mo Inter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (IAEA, Inter­na­tio­nal Ato­mic Energy Agency) de todas las ins­ta­la­cio­nes de defen­sa ira­níes. (33) Nin­gún país de los más de un cen­te­nar que rea­li­zan inves­ti­ga­ción en el ámbi­to nuclear está some­ti­do a seme­jan­tes con­di­cio­nes. De hecho, Irán se sitúa den­tro de los pará­me­tros de la legis­la­ción inter­na­cio­nal y el acuer­do de no pro­li­fe­ra­ción… mien­tras que Israel recha­za toda ins­pec­ción inter­na­cio­nal de su arse­nal de arma­men­to nuclear y jamás fir­mó el tra­ta­do de no pro­li­fe­ra­ción nuclear.

Los ira­níes pro­po­nen nego­ciar las con­di­cio­nes de enri­que­ci­mien­to limi­tan­do la can­ti­dad, el gra­do de enri­que­ci­mien­to y las ins­pec­cio­nes. Pero, sin duda y com­pren­si­ble­men­te, no van a des­truir sus ins­ta­la­cio­nes de inves­ti­ga­ción avan­za­da, ni a poner fin a todo tipo de enri­que­ci­mien­to. Dicho de otro modo: la posi­ción israe­lí-sio­nis­ta-esta­dou­ni­den­se está con­ce­bi­da espe­cí­fi­ca­men­te para sabo­tear toda nego­cia­ción razo­na­ble que garan­ti­ce el uso pací­fi­co del pro­gra­ma nuclear de Irán. El obje­ti­vo es crear un pre­tex­to para afir­mar que «se inten­tó nego­ciar», pero que se fra­ca­só y que el ata­que mili­tar está «jus­ti­fi­ca­do». (34)

Con el gobierno de Oba­ma, como con el de su pre­de­ce­sor, Esta­dos Uni­dos ha hecho gala de que sus­cri­be infle­xi­ble­men­te la doc­tri­na de polí­ti­ca exte­rior por decre­to uni­la­te­ral en la tarea de cons­truir un mun­do uni­po­lar.

Washing­ton recha­zó un acuer­do nego­cia­do de la cri­sis libia: res­pal­dó una gue­rra aérea y naval gene­ra­li­za­da mar­ca­da por el éxi­to mili­tar y la devas­ta­ción abso­lu­ta de la eco­no­mía, la socie­dad y la estruc­tu­ra polí­ti­ca libias. (35)

Esta­dos Uni­dos y sus sátra­pas de la OTAN y Esta­dos clien­tes del Gol­fo piden que el gobierno sirio reduz­ca uni­la­te­ral­men­te la defen­sa mili­tar de su país mien­tras ellos siguen sumi­nis­tran­do armas, ayu­da eco­nó­mi­ca y mer­ce­na­rios a la opo­si­ción arma­da. En la prác­ti­ca, Esta­dos Uni­dos apo­ya un alto el fue­go uni­la­te­ral para faci­li­tar el avan­ce de sus clien­tes «rebel­des» y mer­ce­na­rios. (36)

Esta­dos Uni­dos, en soli­ta­rio y sin un solo país que le apo­ye, insis­tió en que Cuba fue­ra exclui­da de la «Cum­bre de las Amé­ri­cas» cele­bra­da en Car­ta­ge­na, Colom­bia, los días 14 y 15 de abril de 2012. (37) Los paí­ses asis­ten­tes deja­ron cla­ro a Oba­ma su volun­tad de que esta fue­ra la últi­ma cum­bre de la que que­da­ra exclui­da Cuba. (38) El veto uni­la­te­ral con­tra las polí­ti­cas pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca Lati­na está muer­to y ente­rra­do. En cam­bio, en aras sus gue­rras colo­nia­les, Esta­dos Uni­dos, la zona Euro e Israel se alían con los gobier­nos más retró­gra­dos, como los de las dic­ta­du­ras petro­lí­fe­ras del Gol­fo. Y son unas polí­ti­cas recha­za­das por las prin­ci­pa­les poten­cias de Asia (Chi­na, India), Amé­ri­ca Lati­na (Bra­sil, Argen­ti­na), Áfri­ca (Sudá­fri­ca) y Rusia. En otras pala­bras: a pesar del cre­cien­te ais­la­mien­to inter­na­cio­nal y del caos y la des­truc­ción tre­men­dos que las gue­rras colo­nia­les dejan a su este­la, el com­ple­jo sio­nis­ta-mili­ta­ris­ta y de Wall Street que gobier­na Esta­dos Uni­dos y, por con­si­guien­te, la OTAN, se nie­ga a refle­xio­nar y recon­si­de­rar las reali­da­des del siglo XXI. Washing­ton no con­si­gue reco­no­cer que el mun­do es mul­ti­po­lar, que las gue­rras colo­nia­les des­tru­yen impe­rios y que una polí­ti­ca impe­rial dic­ta­da por una éli­te mino­ri­ta­ria ali­nea­da con un gobierno racis­ta-mili­tar-colo­nial solo pue­de desem­bo­car en desas­tres.

Oba­ma ha sen­ta­do las bases para otra gue­rra más gran­de en Orien­te Pró­xi­mo a base de reubi­car sol­da­dos de Iraq y Afga­nis­tán y con­cen­trar­los fren­te a Irán. Para debi­li­tar a Irán, Washing­ton está amplian­do las ope­ra­cio­nes civi­les y mili­ta­res clan­des­ti­nas con­tra los alia­dos ira­níes: Siria, Paquis­tán, Vene­zue­la y Chi­na. La cla­ve de la estra­te­gia beli­co­sa esta­dou­ni­den­se e israe­lí hacia Irán es una serie de gue­rras en Esta­dos veci­nos, san­cio­nes eco­nó­mi­cas de ámbi­to mun­dial, ciber­ata­ques diri­gi­dos a inha­bi­li­tar indus­trias vita­les y ase­si­na­tos terro­ris­tas clan­des­ti­nos de cien­tí­fi­cos y altos car­gos mili­ta­res. Todo el ímpe­tu, la pla­ni­fi­ca­ción y la eje­cu­ción de las polí­ti­cas del gobierno nor­te­ame­ri­cano con­du­cen­tes a la gue­rra con­tra Irán se pue­den atri­buir a la cons­te­la­ción de poder sio­nis­ta que ocu­pa car­gos estra­té­gi­cos en el gobierno, los medios de comu­ni­ca­ción y la «socie­dad civil» esta­dou­ni­den­se. Has­ta la pren­sa eco­nó­mi­ca sub­ra­ya la influen­cia polí­ti­ca del dine­ro judío en la elec­ción y selec­ción de can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y legis­la­do­res: «The Finan­cial Times» resal­ta el papel que desem­pe­ña el uno por cien­to de la éli­te de poder judía en el títu­lo de su artícu­lo «El voto judío: un seg­men­to peque­ño, pero pro­ta­go­nis­ta en la recau­da­ción de fon­dos» («The Jewish Vote: Small seg­ment but a big role in rai­sing funds»). (39)

Es igual­men­te impor­tan­te y de cono­ci­mien­to públi­co que las prin­ci­pa­les fun­da­cio­nes res­pal­da­das por Israel y diri­gi­das por sio­nis­tas desem­pe­ñan un papel deci­si­vo en el dise­ño de unas san­cio­nes con­tra Irán por par­te de Esta­dos Uni­dos y la Euro­zo­na que per­ju­di­can a sus eco­no­mías. Según «The Finan­cial Times», «el direc­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción para la Defen­sa de las Demo­cra­cias» (sic) («Foun­da­tion for Defen­se of Demo­cra­cies»), con sede en Washing­ton, Mark Dubo­witz, que con­tri­bu­yó a redac­tar la últi­ma lis­ta de san­cio­nes, reco­no­ce que se corre el ries­go de que el pre­cio del petró­leo se dis­pa­re aún más». (40) Un escru­ti­nio sis­te­má­ti­co de los legis­la­do­res que dise­ñan e ins­tau­ran la polí­ti­ca de san­cio­nes eco­nó­mi­cas en el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se arro­ja como resul­ta­do el papel des­ta­ca­do que desem­pe­ñan sio­nis­tas sobre­sa­lien­tes como Wax­man, Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, Levin, Can­tor, Ber­man y sus innu­me­ra­bles segui­do­res. Den­nis Ross en la Casa Blan­ca, Jef­frey Felt­man en el Depar­ta­men­to de Esta­do y David Cohen en el del Teso­ro garan­ti­zan que la Casa Blan­ca aca­te la dis­ci­pli­na israe­lí. El gobierno de Oba­ma, en ple­na cam­pa­ña de reelec­ción pre­si­den­cial, está espe­cial­men­te endeu­da­do con recau­da­do­res mul­ti­mi­llo­na­rios sio­nis­tas y sigue el ejem­plo de los 52 pre­si­den­tes de orga­ni­za­cio­nes judeo-esta­dou­ni­den­ses impor­tan­tes. Jun­tos, recau­dan más del 50 por cien­to de los fon­dos para la cam­pa­ña del Par­ti­do Demó­cra­ta. La estra­te­gia sio­nis­ta israe­lo-esta­dou­ni­den­se con­sis­te en cer­car a Irán, debi­li­tar­la eco­nó­mi­ca­men­te y ata­car a su ejér­ci­to. La gue­rra de Iraq es el «mode­lo» esta­dou­ni­den­se de su actual esca­la­da para ata­car Irán. Israel es el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio polí­ti­co y mili­tar de las gue­rras con­tra Iraq y Libia, como tam­bién suce­de en la actual gue­rra por pode­res con­tra Siria. Estas gue­rras han des­trui­do a los adver­sa­rios de Israel o están en vías de hacer­lo. Pero el cos­te eco­nó­mi­co, polí­ti­co y humano para Esta­dos Uni­dos ha sido inmen­so: billo­nes de dóla­res en deu­das de gue­rra han hecho desan­grar­se a las arcas esta­dou­ni­den­se sin nin­gún bene­fi­cio eco­nó­mi­co, pues en Iraq e Irán se han sacri­fi­ca­do las ven­ta­jas petro­lí­fe­ras esta­dou­ni­den­ses.

La prin­ci­pal arma esco­gi­da son las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, con­ce­bi­das para pro­du­cir males­tar en el inte­rior de Irán. Esta medi­da le ha sali­do por la cula­ta por­que ha dis­pa­ra­do el pre­cio del petró­leo en un 20 por cien­to en el año 2012 y ha soca­va­do toda posi­bi­li­dad de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en la UE y Esta­dos Uni­dos. La cam­pa­ña de san­cio­nes glo­ba­les que com­pro­me­tió las ener­gías de los prin­ci­pa­les gru­pos de pre­sión judíos-sio­nis­tas triun­fó cuan­do el gobierno de Oba­ma la acom­pa­ñó con una esca­la­da de san­cio­nes eco­nó­mi­cas. Los gobier­nos esta­dou­ni­den­se, de la OTAN e israe­lí no han encon­tra­do nin­gu­na opo­si­ción en los medios de comu­ni­ca­ción, el Con­gre­so o el gabi­ne­te pre­si­den­cial. La cons­te­la­ción de poder sio­nis­ta no reci­be prác­ti­ca­men­te crí­ti­cas siquie­ra de los auto­res, movi­mien­tos paci­fis­tas y gru­pos izquier­dis­tas más pro­gre­sis­tas… con unas cuan­tas y nota­bles excep­cio­nes. La reubi­ca­ción de tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Iraq el año pasa­do, el envío de por­ta­vio­nes fren­te a la cos­ta de Irán, las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y la pre­sión ascen­den­te del lobby de Israel en Esta­dos Uni­dos acre­cien­ta la pro­ba­bi­li­dad de gue­rra en Orien­te Pró­xi­mo. Esto segu­ra­men­te sig­ni­fi­ca un ata­que aéreo y marí­ti­mo «por sor­pre­sa» con misi­les por par­te de Israel y Esta­dos Uni­dos.

El lobby israe­lí trans­mi­ti­rá fiel­men­te a sus laca­yos del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se y a la opi­nión públi­ca occi­den­tal para con­su­mo y difu­sión del res­to del mun­do occi­den­tal el pre­tex­to esgri­mi­do por Israel: la posi­bi­li­dad de un «ata­que nuclear inmi­nen­te» y la afir­ma­ción de la Casa Blan­ca de que «es impo­si­ble» que Irán par­ti­ci­pe en una nego­cia­ción de bue­na fe. Con­tra­ria­men­te a lo que opi­nan los diri­gen­tes israe­líes, esta no será una gue­rra limi­ta­da. Irán es capaz de man­te­ner una gue­rra pro­lon­ga­da que se extien­da por toda la región del Gol­fo. Irán es capaz de atra­ve­sar la fron­te­ra para entrar en Iraq ayu­da­do por sus «alia­dos» chiíes. Pue­de para­li­zar el trá­fi­co de petró­leo en el Estre­cho de Ormuz. Pue­de lan­zar misi­les a los cam­pos petro­lí­fe­ros sau­díes. Una gue­rra israe­lo-esta­dou­ni­den­se con­tra Irán será una gue­rra devas­ta­do­ra, san­grien­ta y pro­lon­ga­da que podría pro­vo­car una depre­sión mun­dial. Esta­dos Uni­dos sopor­ta­rá el cos­te mili­tar direc­to en soli­ta­rio y el res­to del mun­do paga­rá un alto pre­cio eco­nó­mi­co. La gue­rra esta­dou­ni­den­se pro­mo­vi­da por los sio­nis­tas con­ver­ti­rá la rece­sión de los años 2008 – 2012 en una depre­sión más gra­ve y, segu­ra­men­te, pro­vo­ca­rá levan­ta­mien­tos de masas.

Con­clu­sión

La con­fi­gu­ra­ción del poder mun­dial en la nue­va déca­da es mucho más com­ple­ja que la desig­na­ción coci­na­da por las prin­ci­pa­les ban­cas. (41) El BRIC, por ejem­plo, inclu­ye a una poten­cia autén­ti­ca­men­te mun­dial, Chi­na, que es todo un cen­tro de manu­fac­tu­ras, cien­cia y cre­ci­mien­to; a Rusia, una poten­cia mili­tar muy depen­dien­te de la expor­ta­ción de ener­gía y que care­ce de un sec­tor manu­fac­tu­re­ro com­pe­ti­ti­vo; a Bra­sil, una eco­no­mía depen­dien­te de la expor­ta­ción de bie­nes que pade­ce estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co; y a la India, don­de tres cuar­tas par­tes de la pobla­ción vive con una can­ti­dad igual o infe­rior a 3 dóla­res dia­rios.. El decli­ve del eje UE-EE UU no vie­ne acom­pa­ña­do de una con­fi­gu­ra­ción mul­ti­po­lar del poder mun­dial. La cri­sis engen­dra­da por el neo­li­be­ra­lis­mo en Occi­den­te vie­ne acom­pa­ña­da del ascen­so del pro­pio neo­li­be­ra­lis­mo en Asia, espe­cial­men­te en Chi­na, India, Corea del Sur e Indo­ne­sia. El decli­ve del neo­li­be­ra­lis­mo en Occi­den­te no vie­ne acom­pa­ña­do por el auge del socia­lis­mo: en el sur de Euro­pa, los gobier­nos de dere­cha auto­ri­ta­ria res­pal­dan el orden neo­li­be­ral con­vul­so por la cri­sis impo­nien­do medi­das por decre­to y cri­mi­na­li­zan­do los movi­mien­tos socia­les y la des­obe­dien­cia civil y cen­tra­li­zan­do el poder eje­cu­ti­vo.

Igno­ran­do que la espe­cu­la­ción finan­cie­ra es el deto­na­dor de la cri­sis y el res­ca­te de los ban­cos a cau­sa del ele­va­do endeu­da­mien­to, los gobier­nos cul­pan per­ver­sa­men­te de la cri­sis a los pro­gra­mas socia­les para la pobla­ción e impo­nen pro­gra­mas de aus­te­ri­dad duros e impo­pu­la­res que redu­cen el nivel de vida e incre­men­tan los bene­fi­cios. El deba­te entre neo­li­be­ra­les y neo­key­ne­sia­nos se cen­tra en la «aus­te­ri­dad» fren­te al «gas­to»; nin­guno de los dos abor­da el fun­da­men­to cla­sis­ta de la polí­ti­ca esta­tal y las rela­cio­nes de cla­se que defi­nen los cos­tes y los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos. Lo que ha que­da­do cla­ro duran­te toda esta lar­ga cri­sis socio­eco­nó­mi­ca es la imper­mea­bi­li­dad del Esta­do: a pesar de la des­afec­ción masi­va, de las huel­gas gene­ra­les reite­ra­das y de las mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, el Esta­do capi­ta­lis­ta igno­ra los intere­ses mayo­ri­ta­rios y per­sis­te en impo­ner una reduc­ción del nivel de vida sal­va­je y retró­gra­da. El gobierno capi­ta­lis­ta de Occi­den­te se basa en un retro­ce­so de seten­ta años de con­quis­tas socia­les. La reali­dad del cre­cien­te hun­di­mien­to en la mise­ria sus­ti­tu­ye a la idea de pro­gre­so social. Hemos pasa­do de la deno­mi­na­da «épo­ca dora­da» del capi­ta­lis­mo pos­te­rior a la Segun­da Gue­rra Mun­dial a la lar­ga noche de la «Edad Oscu­ra» del capi­ta­lis­mo, un perio­do de deca­den­cia y des­cen­so a la bar­ba­rie.

Todos los indi­ca­do­res apun­tan que la segun­da déca­da del siglo XXI va a ser una épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca inin­te­rrum­pi­da que se pro­pa­ga­rá des­de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos a Asia y sus domi­nios en Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na. Las catas­tró­fi­cas gue­rras impe­ria­les por pode­res ace­le­ran la deca­den­cia sos­te­ni­da del impe­rio esta­dou­ni­den­se y faci­li­tan el ascen­so de Asia como epi­cen­tro del capi­ta­lis­mo mun­dial y sede de con­flic­tos de cla­se cre­cien­tes. La cri­sis del gobierno de cla­se capi­ta­lis­ta es autén­ti­ca­men­te glo­bal y se des­bor­da agu­di­zan­do con­fron­ta­cio­nes comer­cia­les inter-impe­ria­lis­tas. Las gue­rras colo­nia­les están des­ba­ra­tan­do todas los esfuer­zos por ali­viar esta cri­sis. Una cri­sis eco­nó­mi­ca pro­lon­ga­da y una inter­mi­na­ble espi­ral des­cen­den­te del nivel de vida, ali­men­ta­das por pro­gra­mas de aus­te­ri­dad cla­sis­tas con­ce­bi­dos para redu­cir los sala­rios y las pres­ta­cio­nes socia­les e incre­men­tar los bene­fi­cios. En res­pues­ta, los movi­mien­tos socia­les de masas emer­gen­tes están desem­pe­ñan­do un papel fun­da­men­tal en el seno de la opo­si­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta. La acción direc­ta está eclip­san­do poco a poco a la polí­ti­ca elec­to­ral, des­pla­zán­do­se con el paso del tiem­po de la pro­tes­ta y la rebe­lión hacia la lucha por el poder del Esta­do.


Notas

(1) Sobre la rece­sión sos­te­ni­da en la zona euro, en espe­cial en Gre­cia, véa­se «The Finan­cial Times», 16 de febre­ro de 2012, p. 2.

(2) «The Finan­cial Times», 15 de diciem­bre de 2011, p. 3.

(3) «BBC Busi­ness News», 2 de abril de 2012.

(4) «La Jor­na­da», 12 de abril de 2012

(5) Edward Luce, Time to Start Thin­king: Ame­ri­ca and the Spec­tre of Decli­ne (Little, Brown: 2012).

(6) «The Finan­cial Times», 16 de febre­ro de 2012.

(7) Ibíd.

(8) «La Jor­na­da», 10 de abril de 2012, y «The Finan­cial Times», 11 de enero de 2012, p. 7.

(9) «The Finan­cial Times», 2 de mar­zo de 2012.

(10) Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, «Pre­vi­sión de Cre­ci­mien­to para 2012», mar­zo de 2012.

(11) «The Finan­cial Times», 11 de abril de 2012, p. 6.

(12) Ibíd.

(13) «The Finan­cial Times», 12 de diciem­bre de 2011, p. 1.

(14) «The Finan­cial Times», 15 de diciem­bre de 2011, p. 1.

(15) Earth­link News, 6 de febre­ro de 2012.

(16) «BBC News», 13 de febre­ro de 2012.

(17) Execu­ti­ve Order – Natio­nal Defen­se Resour­ce Pre­pa­red­ness, 16 de mar­zo de 2012; Stephen Lend­man, «Poli­ce Sta­te Ame­ri­ca», www​.Free​domsPhoe​nix​.com.

(18) «The Finan­cial Times», 16 de diciem­bre de 2011, p. 3.

(19) «The Finan­cial Times», 16 de diciem­bre de 2011, p. 6.

(20) James Petras, The Power of Israel in the Uni­ted Sta­tes («Cla­rity Press», Atlan­ta, 2006).

(21) James Petras, «On Ben­ded Knee: Zio­nist Power in Ame­ri­can Poli­tics», en James Petras, War Cri­mes in Gaza (Cla­rity: Atlan­ta, 2010), pp. 69 – 104.

(22) James Petras, «US_​Israeli War on Iran: The Myth of Limi­ted War­fa­re», Axis of Logic, 15 de abril de 2012; The New York Times, 21 de mar­zo de 2012; «The Finan­cial Times», 24 de mar­zo de 2012, p 7; http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​894

(23) Chi​na​wor​ker​.info, 1 8 de mar­zo de 2012.

(24) «The Finan­cial Times», 29 de febre­ro de 2012, p. 13.

(25) «A Bum­per Year for Chi­ne­se Scien­ce», Scien­ce vol. 335, 9 de mar­zo de 2012, p. 1.156.

(26) Dex­ter Roberts, «Chi­ne­se Pre­mier Wen Jia­lao Talks Like a Bold Refor­mer», «Bloom­berg Busi­ness Week», 4 de abril de 2012.

(27) «The Finan­cial Times», edi­to­rial, 13 de abril de 2012, p. 8.

(28) Mar­tin Hart_​Landsberg, «Chi­na and Neo­li­be­ra­lism», http://​media​.1clark​.edu.

(29) Mar­tin Wolf, «Chi­na is Right to Open Slowly», «The Finan­cial Times», 29 de febre­ro de 2012, p. 13.

(30) David Hoff­man, The Oli­garchs (Public Affairs: Nue­va York 2002).

(31) Hoff­man, op. cit., Segun­da Par­te, pp. 177 – 324.

(32) La tota­li­dad de la pren­sa occi­den­tal, inclui­dos The New York Times, «The Finan­cial Times», The Washing­ton Post, El País y Le Mon­de han rea­li­za­do una cam­pa­ña sal­va­je de pro­pa­gan­da con­tra Putin y en defen­sa de la era Yel­tsin, pasan­do por alto las inmen­sas dife­ren­cias en cuan­to a cali­dad de vida.

(33) «BBC News», 5 de abril de 2012.

(34) «The Finan­cial Times», 6 de mar­zo de 2012, p. 9.

(35) «BBC News», 15 de abril de 2012.

(36) «BBC News», 16 de abril de 2012.

(37) «La Jor­na­da», 16 de abril de 2012.

(38) Ibíd.

(39) «The Finan­cial Times», 6 de mar­zo de 2012, p. 9.

(40) Ibíd.

(41) Clau­dio Katz, «El aje­drez glo­bal de la cri­sis», 22 de diciem­bre de 2011, http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​2​7​426 p. 7.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​896 – Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Ricar­do Gar­cía Pérez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *