La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do es bue­na para los niños- F. Pianiski

La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do no es un régi­men de tira­nía, no es una ven­gan­za cruel ni un gigan­tes­co cam­po de con­cen­tra­ción rodea­do de alam­bre de espino. La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do no es un esta­do de terror per­ma­nen­te, no es el tota­li­ta­ris­mo de un cau­di­llo, no es el poder con­cen­tra­do en manos de una cama­ri­lla de vanguardia.

Fren­te a su cri­sis estruc­tu­ral, el Capi­ta­lis­mo evi­den­cia su natu­ra­le­za de cla­se a cada paso que da. Todas las medi­das adop­ta­das, en una sali­da deses­pe­ra­da hacia nin­gu­na par­te, sin nin­gu­na pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo, están diri­gi­das a pro­te­ger los intere­ses de la bur­gue­sía en con­tra de los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Los recor­tes en dere­chos labo­ra­les y ser­vi­cios socia­les, son de tal mag­ni­tud que para­le­la­men­te deben ser com­ple­men­ta­dos con una esca­la­da en las polí­ti­cas repre­si­vas, como así demues­tran los pla­nes para refor­mar el Códi­go Penal.

Lo lla­man Demo­cra­cia y si lo es, pero es Demo­cra­cia bur­gue­sa. Es la Demo­cra­cia en la que unos pocos deci­den el futu­ro de la mayo­ría. Es por lo tan­to, una for­ma de Dic­ta­du­ra, la que algu­nos han veni­do defi­nien­do duran­te los últi­mos meses como «Dic­ta­du­ra de los Mercados».

El Esta­do, en cual­quie­ra de sus for­mas, es un ins­tru­men­to de domi­na­ción de una cla­se sobre otra. Por lo tan­to, no nos encon­tra­mos ante un apa­ra­to de natu­ra­le­za neu­tral, que sir­ve a los intere­ses de obre­ros y ban­que­ros por igual, sino con un apa­ra­to que sir­ve a los intere­ses de la cla­se domi­nan­te, dise­ña­do y diri­gi­do por esa mis­ma cla­se dominante.

La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do tam­bién es Demo­cra­cia, pero es la Demo­cra­cia de los tra­ba­ja­do­res. Es la Demo­cra­cia en la que la mayo­ría deci­de sobre su pro­pio futu­ro, impo­nién­do­se a la volun­tad de la mino­ría bur­gue­sa para­si­ta­ria. Es la domi­na­ción del pro­le­ta­ria­do, de los tra­ba­ja­do­res sobre los capitalistas.

La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do no eje­cu­ta a gran­des empre­sa­rios, los des­po­ja de sus pri­vi­le­gios. La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do se adue­ña de los medios de pro­duc­ción y los con­vier­te en pro­pie­dad social. De igual mane­ra, la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do, con la cla­se tra­ba­ja­do­ra a la cabe­za, toma las rien­das de la vida eco­nó­mi­ca pla­ni­fi­can­do la pro­duc­ción para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la pobla­ción. La Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do es garan­ti­zar el Socia­lis­mo, por eso, la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do es bue­na para los niños.

Bajo la Dic­ta­du­ra del Capi­ta­lis­mo, las muje­res y los niños son espe­cial­men­te cas­ti­ga­dos. Esto lo reco­no­ce el pro­pio Capi­ta­lis­mo en un Estu­dio sobre la Infan­cia en Espa­ña rea­li­za­do por UNICEF en 2011. En este infor­me se afir­ma que «Uno de cada cua­tro niños en Espa­ña es pobre». Así de rotundo.

El estu­dio del bien­es­tar mate­rial de los niños, rea­li­za­do por UNICEF, se ha medi­do por tres indi­ca­do­res: los ingre­sos fami­lia­res, el acce­so a los recur­sos edu­ca­ti­vos bási­cos y las con­di­cio­nes de la vivien­da. Según Mar­ta Arias, direc­to­ra de Sen­si­bi­li­za­ción de esta orga­ni­za­ción, “Ser un niño pobre en un país desa­rro­lla­do como Espa­ña no quie­re decir que ese niño pase ham­bre, pero sí pue­de estar malnu­tri­do” y «aun­que los niños vayan a la escue­la y ten­gan aten­ción sani­ta­ria bási­ca, si sus padres son pobres no podrán com­prar­les libros o arre­glar­les los dientes».

Esta es la Demo­cra­cia bur­gue­sa, la Demo­cra­cia en la que unos pocos deci­den sobre la vida de millo­nes de seres huma­nos. Una Demo­cra­cia que pre­ten­de que en el futu­ro, estos niños no ten­gan ni edu­ca­ción ni aten­ción sani­ta­ria bási­ca. Por eso, la Dic­ta­du­ra del Pro­le­ta­ria­do, la Demo­cra­cia de los tra­ba­ja­do­res, es bue­na para los niños. Por­que ante­po­ne la edu­ca­ción y la aten­ción sani­ta­ria a los intere­ses de empre­sas pri­va­das. Por­que ante­po­ne el bien­es­tar de la socie­dad al bene­fi­cio mul­ti­mi­llo­na­rio de una cas­ta de pará­si­tos. Por­que la Demo­cra­cia de los tra­ba­ja­do­res es mucho más democrática.

No exis­te un tér­mino medio, no hay con­ci­lia­ción posi­ble entre cla­ses anta­gó­ni­cas. Es una gue­rra his­tó­ri­ca en la que debe­mos tomar par­ti­da. O su Demo­cra­cia o la nues­tra. O su Dic­ta­du­ra o la nuestra.

¡Todo el poder para el pue­blo! ¡Viva la Demo­cra­cia de los y las tra­ba­ja­do­ras! ¡Viva la Dic­ta­du­ra Proletaria!

F. Pia­nis­ki es mili­tan­te de Ini­cia­ti­va Comunista

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *